BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Un blog desde el terreno de la mano de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN Internacional y Farmamundi.

Archivo de la categoría ‘Tayikistán’

Luchas del poder

 

por Kartik Chandaria (médico en Tajikistan con Médicos Sin Fronteras)

Baktyor es un chico de cuatro años con dos paletas ennegrecidas y enormes pestañas que hace rabiar a su hermano. No tiene ni idea de las envidias que levanta cuando juega con su enorme camión de juguete chino. La tuberculosis (TB) rodea a Baktyor como si fuera una práctica incestuosa.  Su madre está en tratamiento para la TB resistente a fármacos. Su tía materna está en tratamiento para la TB resistente a fármacos. Sus primos maternos están en tratamiento para la TB resistente a fármacos. Tres de sus primos maternos murieron de TB. Dos de sus tías maternas murieron de TB a pesar de recibir tratamiento, lo que sugiere que su TB también pudo ser resistente a fármacos. No cabe duda de que el riesgo de que Baktyor desarrolle la TB es elevado, pero no presenta ningún síntoma ni signo que sugieran una TB clásica.

La enfermedad puede no manifestarse a primera vista, hacen falta tiempo y paciencia. A lo largo del siguiente mes y medio Baktyor apenas gana peso y, finalmente, aparecen las muestras de la enfermedad antes aparentemente oculta. Su radiografía revela sombras blancas (de infección) en su pulmón derecho. Efectivamente, tiene tuberculosis y, dada la cercanía física con su madre, es probable que sea resistente a fármacos.

Ahora que tenemos pruebas, debemos empezar a tratarlo para la TB resistente a fármacos. Le explico al padre de Baktyor la naturaleza de la enfermedad, pero reacciona con aprehensión. Lo noto, pero no comprendo por qué. Pregunto sobre el tema a uno de los orientadores que trabajan con MSF.

El padre ha oído que los extranjeros vienen a experimentar con las personas. El primer niño que habíamos tratado, Rafiq, murió, y la madre había contado que lo habían matado los medicamentos que le dimos. Me quedo profundamente consternado. Como médico tengo que justificar que lo que hacemos es lo correcto, ético y moralmente, para el bien del paciente. Lo único que sé es que Rafiq no fue un experimento. ¿Quiénes son estos extranjeros de los que habla el padre? ¿Somos nosotros? ¿Son otros? ¿Fue en el pasado, cuando la guerra civil trajo extranjeros al país?

La vida nunca es sencilla para las familias pobres. Este sistema tiene unas políticas preocupantes que hacen de la toma de decisiones una locura esquizofrénica. El hospital quiere que el chico se vaya porque se le considera un riesgo para los demás niños. Hablo con su padre. Tiene el rostro arrugado, las manos pesadas y hendidas por pequeños cortes, un aspecto de trabajo duro y falta de formación. A su estatus en la sociedad se suma el hecho de no tener trabajo. El pueblo en el que vive está a 7 km de la clínica más cercana. El transporte público no llega hasta su casa – la maltrecha carretera no da para ello. Él, como tantos otros cuyas familias han sido azotadas por la TB, se ha quedado solo en casa y sin trabajo. No se puede asegurar de ningún modo que Baktyor vaya a recibir su medicación. Suplico a las autoridades para que le permitan quedarse pero  no logro convencer a la autoridad de que deje a Baktyor quedarse. Ese mismo día le dan el alta.

Baktyor pasa la primera noche con su padre y su tío paterno. Al día siguiente me encuentro al padre. Baktyor, incómodo con su nuevo entorno, se ha intentado escapar la noche anterior. Informo a las instancias superiores de MSF y la situación se trata a  nivel superior.

Existe muchísimo politiqueo dentro del Ministerio de Sanidad y cada uno tiene su propia agenda. En este sistema, dar poder a otro se interpreta como señal de debilidad y la autoridad individual que ha dictado toda esta situación quiere sacar algo a cambio. El problema es que no tenemos nada que podamos ofrecer de manera inmediata. La autoridad nos da permiso para mantener al niño en el hospital durante dos semanas mientras MSF realiza reformas para una unidad que acoja a niños con TB resistente a fármacos. A Baktyor se le permite quedarse y el poder se reequilibra un poco. No sé qué pasará cuando hayan pasado las dos semanas y rezo para que la reforma de la unidad se termine a tiempo.

___________

Fotografía: Pacientes enfermos de tuberculosis en un hospital de Abkhazia. @Serge Sibert/Cosmos

 

Un tratamiento para Aziz y su familia (II)

 Por Kartik Chandaria (médico en Tajikistan con Médicos Sin Fronteras)*

Como se contaba en la entrada anterior el viaje a  Dusamé comenzó…

La familia de Aziz vive en las montañas, a más o menos una hora en coche de Dusambé, este es un viaje que lleva una mañana, o quizá el día completo. Conocemos la localidad principal, pero no tenemos ni idea de dónde se encuentra el pueblo, así que hacemos varias paradas en dos cruces para preguntar el camino. Particularmente, yo no habría preguntado a uno de los hombres que, bajo su única y poblada ceja, nos miraba fijamente como si quisiera asesinarnos, pero nuestro conductor parece saber lo que se hace y el hombre de una sola ceja nos dirige colina arriba, hacia el oeste.

Para mi sorpresa, nos indica el camino correcto, y seguimos hacia adelante, ascendiendo lentamente el precipicio con la mirada puesta en el valle. A medida que subimos la pronunciada pendiente, vemos casas de barro cubiertas con estiércol de vaca que sirve para mantenerlas calientes. Dejamos atrás el colegio – cuatro caravanas situadas al borde del acantilado – me siento fascinado por los niños que están allí, la mayoría tienen rasgos montañeses, algunos ojos azules cristalinos  y rostros castigados por el viento. Los niños y yo nos miramos fijamente, hipnotizados por la diferencia del otro, pero me parece que la competición a la mirada más fija la gano yo. Si no fuera por el trabajo, nos podríamos haber pasado allí el día entero, mirando fijamente y hablando.

Llegamos a la casa, que estaba en el punto más elevado del pueblo. Es un ‘havli’ rural, un complejo tradicional de viviendas con una pequeña parcela de tierra para cultivar fruta y verdura. Alcanzo a ver dos vacas que pastan tras el ‘havli’, pero ninguna come hierba.

Los padres salen a recibirnos a la entrada, al padre ya lo conozco pero a la madre aún no. Los dos tienen buen aspecto. Nos ponemos nuestras máscaras y nos quitamos los zapatos. Nos invitan a entrar y pasamos al salón, una zona rectangular que hace también las veces de dormitorio. En una esquina veo una estufa metálica, por dónde sale el calor que produce el carbón. Tienen un calefactor eléctrico, pero la electricidad aquí está racionada e imagino que a lo largo de este invierno habrá hecho frío.

Nos sentamos sobre un ‘kurpacha’, un cojín alargado y relleno de algodón, que tiene un estampado floral sobre un fondo azulado. Cronológicamente, ambos son más jóvenes que yo, pero el clima de la montaña y una vida laboriosa han hecho que su piel se haya cuarteado prematuramente. Su hogar es silencioso. Hace nueve meses que el ‘havli’ no lo ha habitado ningún niño, cosa curiosa en Tayikistán, donde lo habitual es que haya unos cinco niños por hogar.

Anoto la historia de la madre, pero no conoce las fechas exactas del comienzo de su enfermedad. Tras alguna frustración inicial, caigo en la cuenta de que es más fácil recordar las estaciones del año. Cuando la madre empezó a tomar su medicina hacía calor, lo que sugiere que era verano, y finalmente llegamos a la conclusión de que era mayo o principios de junio de 2011. La madre me cuenta que el enfermero local, que vive a 2.5 km, la visita una vez a la semana para darle las medicinas, y que cobra a la familia un somoni (la moneda tayika) por visita. Lo que nos preocupa es que si los niños regresan a casa, el enfermero tendría que visitar a la familia todos los días, y esto es algo que parece no vaya a cumplirse.

El hermano del padre vive en otra casa dentro del mismo complejo, con su mujer y otros dos niños. Todos ellos han pasado un cribado para TB y no tienen la enfermedad. Los niños podrían regresar a casa, ya que sería poco probable que otros miembros de la familia los volviesen a contagiar. El padre me cuenta que tienen un problema económico, ya que no tiene trabajo, pero que va a ir a Rusia a ver si lo encuentra.

Siento que en el pueblo se respira una cierta tristeza, noto que apenas hay hombres. Muchos de ellos están en Rusia, porque las familias carecen de sustento y se ven obligados a salir del país para poder aportar algún dinero. Así, las familias se separan, en condiciones lamentablemente muy duras. Parece que la enfermedad es la causante de que se rompan muchas veces las redes familiares, siendo además la madre la que suele enfermar. Ejemplo de ello es que el padre de Aziz tiene cuatro hermanas, una de las cuales se está tratando para la TB resistente a fármacos. Otras dos hermanas murieron a causa de la enfermedad en 2008. Entre las cuatro hermanas tienen quince hijos, pero dos han muerto de TB.

El viaje de vuelta a la ciudad nos lleva a través de campos con las nuevas flores primaverales, una nueva esperanza tras el invierno. Nos detenemos a un lado de la carretera para comprar granadas frescas. Me resulta complicado entender lo que rodea a la TB, hay momentos en los que me siento totalmente confuso y desesperanzado, y otros, en los que adoro estar aquí, ya que me recuerdan a mis primeros tiempos en Kenia. Regatear por unas frutas crea un momento de interacción humana que siempre trae consigo una sonrisa (¡aunque sigo pensando que la mujer me cobró de más por el kilo que compré!).

 * Kartik es médico de Tayikistán, allí está trabajando para tratar a niños con tuberculosis multirresistente. Esta es la segunda misión con MSF. La primera fue en Liberia en 2007.

 _____________

Fotografía: Paisaje en las cercanías de Dusambé, @ Kartik Chandaria

Un tratamiento para Aziz y su familia

Por Kartik Chandaria (médico en Tajikistan con Médicos Sin Fronteras)*

Vestida con una bata rosa, sombrero rojo de invierno, y los calcetines, Samira, de 6 años y medio, tiene la cara redonda, los ojos almendrados y una sonrisa enorme. Está en la sala de juegos en este momento y,  aunque a regañadientes, es obediente cuando la llaman  para ir a su habitación para ser examinada.

No encuentro a su hermano, Aziz, pero unos segundos más tarde, entra con el ceño fruncido y vestido con una sudadera gruesa. Tiene casi 3 años, no parece contento de verme.  Los conocí en  el invierno de 2011, en ese momento acababan de comenzar su tratamiento en el hospital de tuberculosis pediátrica.

Su madre, de 32 años, fue diagnosticada con tuberculosis en mayo de 2010 e  inmediatamente inició el tratamiento. A pesar de estar tratada, seguía tosiendo y bajaba de peso y en abril de 2011, con nuevas pruebas moleculares, el diagnóstico fue confirmado, tenía tuberculosis resistente a los fármacos. Ella es una de las afortunadas que vive en la región donde el gobierno puede tratarla de este tipo de tuberculosis.

Sus hijos comenzaron a recibir tratamiento para la tuberculosis cuando se presentó en el hospital con pérdida de peso  y tos seca. Teniendo en cuenta que vivían con su madre, es muy probable que hubieran sido infectados con los mismos bacilos resisten a los fármacos.

Como los niños no podían producir el esputo y dado que no recibían nada mejor con el tratamiento de  “primera línea”, se decidió que empezaran a tomar el tratamiento de “segunda línea” ya que había sospechas de que padeciesen  tuberculosis resistente a fármacos. Ellos iniciaron el tratamiento en la segunda semana de enero de 2012.

La administración de medicamentos para un adulto es muy diferente a la que se debe suministrar a un niño.  Aziz no se fia de nosotros. Tenemos que cortar las medicinas en la cantidad correcta (de acuerdo a su peso, lo cual no es fácil) y su sabor es bastante repugnante. Aziz lucha  y el enfermero se defiende. Todo este pulso hace que el niño se sienta mareado. Junto con cinco fármacos orales, también se le pone una inyección diaria. Su tía le frota con miel las heridas recientes, para prevenir una infección y facilitar la cicatrización de las heridas. Él está cada vez mejor y esperamos  vuelva pronto con su familia.

¡Darle de alta es una aventura completamente nueva! Tenemos que averiguar algunas cosas acerca de la familia. Surgen muchas preguntas: ¿Podría alguien en la familia, que no haya sido examinado tener tuberculosis? Esto podría volver a infectar a los niños. ¿En qué condiciones están los niños que van a tomar el medicamento – tienen que caminar una distancia considerable o es la enfermera la que va a ir a darles la medicación? ¿Conoce la familia bien en qué consiste la tuberculosis?

 Si queréis conocer las respuestas a todas estas preguntas seguir leyendo en los próximos días…

* Kartik es médico de MSF en Tayikistán, allí está trabajando para tratar a niños con tuberculosis multirresistente. Esta es la segunda misión con MSF. La primera fue en Liberia en 2007.

 ______________

Fotografía: Un paciente de tuberculosis internado en el hospital de Karagalinkaya @Misha Galustov