BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Un blog desde el terreno de la mano de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN Internacional y Farmamundi.

Nepal un año después, el terremoto que se llevó a los mayores

Por Judith Escribano, responsable de comunicación en Age International,
apoya las relaciones de lobby e incidencia con HelpAge International.

Nepal es uno de los países más pobres del mundo. Una de cada cuatro personas vive por debajo del umbral de pobreza con menos de 1$ al día. Cuesta imaginarse como estas personas sin recursos afrontan las devastadoras que dejó el terremoto de abril 2015. Sin embargo, he visitado recientemente Katmandú para ver el estado del nuevo programa de asistencia ante una catástrofe, y he visto cómo estas personas están haciendo todo lo posible para recuperar lo perdido.

¿Por qué hubo tantas personas mayores que fallecieron en el terremoto de Nepal?

Al menos el 29% de las personas que fallecieron a causa del terremoto de Nepal de 2015 fueron personas mayores. Es un dato altísimo si tenemos en cuenta que solamente el 8% de la población de Nepal es “mayor”.

¿Por qué ocurre este enorme contraste?

Cuando el terremoto de magnitud 7,8 se produjo a las afueras de Katmandú el 25 de abril de 2015, Dupha tenía 85 años y se había quedado casi ciego a causa de unas graves cataratas. Tenía también problemas para poder oír como consecuencia de una larga enfermedad, que le había dejado también con dificultades para poder moverse. Ni siquiera había notado el terremoto; fue sólo cuando su hija mayor lo sacó de la casa cuando entendió la gravedad de la situación. “Habría podido morir en mi cama si no hubiera sido por ella”, cuenta.

nepal1

La situación de Dupha es más frecuente de lo que puede parecer. En realidad, su historia nos ayuda a entender por qué las personas mayores son particularmente vulnerables durante las emergencias y por qué tantas personas mayores han fallecido en el terremoto de Nepal.

Las personas mayores se enfrentan a discriminación cuando ayudan en las emergencias y las cosas no son diferentes aquí. Cuando un helicóptero manda alimentos en un pueblo en las montañas, ¿cómo puede una persona mayor llegar a esos alimentos enviados? ¿Cómo podría una persona mayor cargar una bolsa con alimentos que pesa 30 kg y que se encuentre tal lejos del lugar de distribución? ¿Cómo podría una persona mayor, sin ayuda, construir una hogar temporal que necesita urgentemente? ¿Cómo podría una persona mayor caminar varios kilómetros hasta llegar a las autoridades locales o las ONGs para informarles sobre sus necesidades?

“Por un lado, estos datos se deben a que el terremoto afectó sobre todo a zonas rurales del país, y muchas personas jóvenes habían emigrado a las ciudades, pero por otro lado también se debe a que las personas mayores no cuentan con las mismas habilidades y condiciones físicas que niños y jóvenes para poder escapar. Si apenas pueden caminar, ten por seguro que no podrán correr”, explica Khemraj Upadhyaya, director de HelpAge Nepal.

Después de que su casa se derrumbara, el futuro de Dupha se preveía desolador. “Hemos tenido que vivir en el establo de las cabras durante dos meses hasta que hemos podido reconstruir nuestra casa. Ha sido un periodo muy duro y triste porque hemos sufrido réplicas del terremoto y granizadas. No podía caminar adecuadamente, no podía ver y no podía trabajar”.

nepal2

Antes del terremoto, no había datos oficiales sobre cuántas personas en Nepal, al igual que Dupha, tenían algún tipo de discapacidad, ya fuera que no podían ver, oír o caminar de manera adecuada. “Entonces, ¿cómo podemos saber cuántas personas con alguna discapacidad fallecieron y cuántas personas lo hicieron debido a esa discapacidad? Se pregunta Khemraj “¿Quizás no pudieron oír los gritos de alarma de la gente, o tal vez no pudieron ver dónde ir; quizás no pudieron moverse lo suficientemente rápido como para poder alejarse de la catástrofe?”

Tras el terremoto, HelpAge International junto con Age International entregaron a Dupha y otras 10.000 personas mayores utensilios básicos para su día a día, así como una manta, una lámpara solar y materiales para construir un refugio. También recibieron dinero con el que pudieron comprar arroz y ayuda médica básica en áreas muy afectadas como Kavrepalchuk, Nuwakot, Kathmandu y Bhaktapur

“La lámpara solar me ha sido de gran ayuda porque la puedo usar todo el tiempo; es una luz que se puede transportar y la puedo llevar conmigo a todos lados. Aquí no llegó nadie más, solamente vosotros.”

Pero sobre todo facilitamos la operación de cataratas de Dupha.

nepal3

“Fui a una revisión ocular. Me dijeron que tenía cataratas y me aconsejaron operarme para eliminarla. Si no me hubieran operado, ahora estaría ciego y mi vida habría sido totalmente diferente.”

Los programas de ayuda destinados a los mayores como estos son esenciales para las personas mayores en Nepal. “Estamos planeado crear una base de datos con el gobierno exclusivamente de mayores, de esta manera podremos entender mejor las necesidades de las personas mayores en nuestro país”, afirma Khemraj. “No queremos que este desconocimiento de su propia población vuelva a ocurrir. Si alguien pregunta al gobierno o a las autoridades ¿cuántas personas que fallecieron tenían alguna discapacidad?, ¿o cuántas personas mayores se vieron afectadas por el terremoto?… tienen que saber dar datos e información para así atender esta grave crisis humanitaria de una manera global, sin olvidar a nadie.

Un año después Dupha ya no está asustado. Ha recuperado la visión y ya no vive en el establo. “Había muerto sin vuestra ayuda”, cuenta. “Habéis sido una salvación para nosotros y es así como os recordaré, como mi salvavidas.”

En el futuro próximo, desde HelpAge International y Age International queremos ayudarles para construir de nuevo sus hogares y recuperar sus medios de vida. De hecho, hemos conseguido que las personas mayores sean incluidas en los programas de ayudas que se establecen para la reconstrucción en Nepal, asegurándonos de que no se expongan a trabajos que están por encima de sus condiciones físicas.

Los comentarios están cerrados.