BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Un blog desde el terreno de la mano de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN Internacional y Farmamundi.

La voz escondida de Chanthy

Por Gabriel Díaz, cooperante de Global Humanitaria*

Juan Díaz (Global Humanitaria).

Juan Díaz (Global Humanitaria).

Con los labios apretados haciendo la mueca traviesa de quien esconde un secreto, Chanthy interrumpe la entrevista y desaparece, se marcha hacia su habitación. La música la había arrancado de pronto de su gran timidez, la misma que deja a un lado cuando improvisa pequeños números musicales ante sus compañeras del hogar de acogida en Phnom Penh, Camboya.

Poco tiempo después reaparece sonriendo y abrazando una almohada. Sonríe con la misma mueca traviesa. Ni los mosquitos, ni el bochorno ni el alboroto de esa tarde de sábado consiguen extraer a Chanthy de aquella emoción contenida. ¿Y entonces?, le pregunto.

Agacha la mirada y tras dar un giro a la almohada corre la cremallera que hay en uno de los extremos de la funda. De allí saca un montón de piezas de papel. Mete su mano y recoge, una y otra vez, unas cuantas cuartillas diminutas, llenas de palabras. ¿Qué es todo eso? Son canciones, explica, letras de canciones en jemer (khmer, lengua camboyana).

Chanthy cuenta que cuando llega la noche y se siente triste, echa mano a aquel montón de papelitos viejos y gastados y canta muy suave para que la tristeza se marche lejos. ¿Nos cantarías alguna de esas canciones? Entonces, concentrada, toma todo el aire que puede y con el ceño fruncido comienza a cantar con fuerza y desgarro.

Sus compañeras, que en ese momento riegan el huerto del hogar o se hamacan, se giran y sonríen al otro lado de la ventana. No es la primera vez que canta de esa forma. Desde que llegó a esta casa de acogida, poco a poco ha ido soltando los malos recuerdos: con 10 años, Chanthy fue sometida a los maltratos físicos infligidos por su padrastro; luego llegaron los abusos sexuales y violación, cometidos por un vecino de la casa familiar en la provincia camboyana de Kandal.

Varios años después de todo aquel infierno personal, las letras de sus canciones hablan de abandono, soledad y dolor, pero también de amor e ilusión.

El temor puede crecer en el niño víctima de abusos sexuales hasta extremos imprevisibles.
Nunca más vuelve a ser el mismo. La inseguridad y la falta de confianza se instalan en él y moldean una personalidad que a veces se torna agresiva, marcada por la ansiedad y el cansancio provocado por tantas noches de pesadillas y mal dormir.

Si este tormento no se ataja a tiempo, las víctimas pueden llegar a repetir las mismas agresiones sexuales con otros niños, matar sus días esnifando pegamento o desarrollar por otros canales comportamientos violentos.

Ra, el trabajador social de Protect* de Global Humanitaria, tiene a su cargo una de las tareas clave del proyecto: estar cerca de las víctimas, abrir junto a ellas espacios de confianza y tranquilidad. Escucharles.

Lo fundamental, explica Ra, es haberle dejado claro a Chanthy y a todas las víctimas que ellos no han cometido ninguna equivocación, que hay personas que los van a proteger, que ya no tienen nada que temer.

Desde 2003, el equipo de Protect Camboya ha investigado 472 casos de pederastia, ha asistido social y legalmente a más de 600 niños y niñas víctimas de abusos sexuales. La colaboración con las autoridades locales ha dado como resultado la detención, juicio y condena de más de 180 agresores.

*www.globalhumanitaria.org
*www.smscontralapederastia.org

17 comentarios

  1. Dice ser Ester

    ¡Por todo esto, por todos ellos es por lo que merece la pena seguir trabajando cada día!

    22 Noviembre 2013 | 14:12

  2. Dice ser Rosario

    Muy bueno el trabajo que hacen. Os envío mucho ánimo. Saludos y a seguir adelante.

    22 Noviembre 2013 | 19:19

  3. Dice ser Inés

    Es una historia conmovedora…me he quedado de piedra. Toda mi solidaridad con las víctimas…Se necesita mucho valor y coraje para combatir este flagelo. Gracias por todo lo que hacéis, contad con mi apoyo.

    22 Noviembre 2013 | 19:28

  4. Dice ser Pablo

    Soy padre y creo que todos tenemos que echar una mano para que nuestros hijos y los niños más desprotegidos se sientan y sean realmente cuidados. Pienso que hay que informar abiertamente sobre este tema y tratarlo desde la escuela. Os envío un abrazo.

    22 Noviembre 2013 | 19:40

  5. Dice ser JUANITA

    Leer estas pequeñas pero sinceras experiencias siempre nos dejan un poco de tristeza pero esta niña nos deja tambien una gran esperanza, esperanza de que todos los hombres no somos iguales y que muchos, muchos mas, son los que ayudan, socorren, elevan.

    22 Noviembre 2013 | 20:24

  6. Dice ser María

    Precisamente ayer que era el Día Internacional de la Infancia le estaba leyendo a mi hijo un cuento “Kiko y la mano” que trata justamente de como prevenir a los abusos sexuales en niños, le tengo pánico a eso….Gracias por el trabajo y esta historia.

    22 Noviembre 2013 | 20:45

  7. Dice ser Ale

    Que bueno que la tinta…las hojas…estos artículos…..estas ideas, palabras y emociones….fluyan entorno a estas situaciones…que nos obligan a vernos…y a re-conocernos…desde el dolor…la angustia….la violencia….y en algunos casos desde la muerte….
    Ojalá en quienes tenga la posibilidad…que este articulo llegue a sus manos…entiendan que cada uno……….. desde sus posibilidades..desde su lugar…….puede generar un movimiento…para que este fenómeno disminuya….

    22 Noviembre 2013 | 20:50

  8. Dice ser Germán

    Excelente trabajo!
    Felicitaciones!!

    23 Noviembre 2013 | 18:01

  9. Dice ser alejandra

    Mezcla de dolor y esperanza siento al leer la entrevista, pero me voy a quedar con la segunda, así como Chanthy canta para alejar la tristeza yo voy a pensar en las personas que han logrado que vayan presos todos quienes han cometido estos horrores…y pensando en ella y en tantos otros, antes de dormir voy a susurrar alguna canción para que “se marche lejos…”

    24 Noviembre 2013 | 05:25

  10. Dice ser Coli

    Me gustaría sabe si la ciencia está haciendo algo para acabar con este tipo de abusos….porque no puedo pensar que alguien de 73 años sea “normal” coleccionando pornografía de niños de 5 años, no? Delito? Si, es delito. Pero que hay detrás? Patología…Perversión…Que hacemos con todo eso?? mientras tanto hay que seguir trabajando como lo hacen estos progrmas como el de global humanitaria. un saludo.

    24 Noviembre 2013 | 16:07

  11. Dice ser Alfredo Balmaceda Núñez

    Cualquier acción que contribuya a acabar con la lacra de los abusos a los menores es buena, felicitaciones por vuestros esfuerzos, pero las Administraciones deberían poner más medios para prevenir.

    24 Noviembre 2013 | 20:55

  12. Dice ser Antonia Mayer

    Una descripción muy real de una situación que se vive en distintos países, lo bueno es que cada vez son más las voces que se animan a denunciar y ayudar a los más desprotegidos.

    25 Noviembre 2013 | 02:50

  13. Dice ser Helena

    Gracias por compartir estas historias. Es un trabajo importante.

    25 Noviembre 2013 | 17:19

  14. Dice ser Simona

    Proteger a los niños deberia que ser el objectivo mas importante de la vida de cada ser humanos. Hay personas muy especiales que dedican su propria vida a todo eso. Gracias por todo el trabajo y felicitaciones!

    26 Noviembre 2013 | 11:38

  15. Dice ser Alejandro

    Excelente trabajo y relato de la realidad, admiro la descripción de Gabriel, a seguir adelante ayudando al que más lo necesita y los más desprotegidos… ADELANTE!!

    26 Noviembre 2013 | 22:23

  16. Dice ser Mabel Beltrán

    Un artículo necesario, escrito con sesibilidad y responsabilidad. Para acabar con esa lacra que nos denigra como ser humano.

    28 Noviembre 2013 | 15:39

  17. Dice ser Ivancho

    El trabajo de Protect y GH en Camboya es desgraciadamente necesario. También los son este tipo de textos para que se conozca lo que allí ocurre en el resto del mundo.

    11 Diciembre 2013 | 08:46

Los comentarios están cerrados.