BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Un blog desde el terreno de la mano de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN Internacional y Farmamundi.

Etiopía, año 2004

Por Rocío Raya (enfermera de Médicos Sin Fronteras en Aroressa, Etiopía)

Desde el frío montañero a 2.700 metros, os quería contar cómo va la vida en Mejo, Aroressa, en la “Southern Nations and Nationalities People’s region” (SNNPR), una de las regiones de Etiopía.

Estamos en el 2004.

Sí, ya sé que soy despistada y no sé a veces ni en qué mundo vivo, pero esta vez no me equivoco. Es que Etiopía tiene un calendario propio, el calendario Gi’iz, único en el mundo, y ahora aquí es el año 2004. Y en septiembre celebramos el Año Nuevo. Además, hay 12 horas al día y no 24, y siempre van con 6 más que las nuestras, con lo cual, si ya no nos enteramos con el idioma, quedar con alguien es toda una aventura.

Llegué al paraíso en agosto, nueve días después de aterrizar en Addis Abeba, donde por cierto me perdieron la maleta con toda la ropa de abrigo dentro. Menos mal que al día siguiente conseguí recuperarla, porque aquí uno se muere de frío.

Mientras subíamos como hacia el cielo por la carretera de tierra que circula entre las montañas, me preguntaba cómo es posible que en este lugar que parece un vergel (y en el que, como dice mi querida compañera dominicana Claudia, “hasta si escupes crece algo”) puede existir la desnutrición.

Mejo es una aldea. Sólo tiene una calle principal y un centro de salud. La casa donde estamos el equipo de MSF es sencilla pero acogedora: compartimos habitación, ducha a la cazuela y letrina climatizada, pero el ambiente es de lo más, con tres argentin@s, una dominicana, una catalana y un griego. ¡Para sentirse como en casa!

Yo trabajo en la periferia y ahora una compañera está ayudándome a implantar el programa nutricional. Me encargo de hacer lo que llamamos ‘OTP’, el tratamiento ambulatorio de los chicos desnutridos que no están tan graves como para hospitalizarlos, pero a los que hay que seguir y pasar consulta una vez por semana. A los que están más malitos los traemos al Centro de Salud, donde trabajan el resto de compañeras, entre ellas las dos médicos, que son un amor.

El día es largo pero se pasa rápido. Desde por la mañana, el equipo de periferia hace lo que llamamos de broma outreach ayuno”, o lo que viene siendo no comer nada hasta que volvemos por la tarde, porque nos pasamos el día haciendo el ‘screening’* y la consulta de los niños desnutridos del programa ambulatorio.

Aún así merece la pena levantarse temprano y, mientras desciendes el camino, ver los picos de las montañas que se asoman liberándose de la niebla matutina, y las casas o chocitas típicas de esta zona, de estructura circular, de una sola pieza con muros de barro y techo alto de paja, donde comparten vida animales y personas, y que echan humo como si estuvieran ardiendo.

Cuando llueve mucho en Aroressa es otro cantar. Obligados estamos a cambiar el LandCuiser por el mejor 4×4 que existe en el mundo: el “emergency donkey. Es decir, enfermería a caballo con la maleta de emergencia.

Pero esa es otra historia que ya os iré contando…

(Continuará…)

* Se denomina “screening” (“cribado” o “detección de casos”) a las pruebas, tests o exámenes clínicos que se hacen sistemáticamente a personas que no presentan síntomas de una determinada enfermedad, para identificar a aquellos individuos que tengan un riesgo suficientemente alto de padecerla y que justifique posteriores intervenciones diagnósticas o preventivas. En el caso de la desnutrición infantil, se realiza mediante el medidor MUAC (‘middle upper arm circumference’), una pequeña cinta coloreada que se coloca en el brazo, a la altura del bíceps, y que, mediante un código de colores, da una aproximación de la situación nutricional del niño: verde para situación correcta, amarillo en caso de desnutrición moderada y roja para desnutrición severa.

Fotos: Aroressa, Etiopía. Screening nutricional y vivienda típica de la zona (© Rocío Raya).

 

2 comentarios

  1. Dice ser javier

    bueno…me fascina esa aventura solidaria en la que andas inmersa. Yo soy socio de MSF y…bueno, pagar mi cuota y hacer mis aportaciones extra, ahora me será mucho más gratificante, ya que, de algún modo, y, además de con el boletín que me llega, tenerte por ahí con toda esta información de primera mano, lo hará todavía más interesante. En fin…pues un saludo desde Valencia y a seguir en ello. Uno más que te sigue.
    Salud

    14 Octubre 2012 | 03:03

  2. extraordinaria y meritoria la labor de esta gente…gracias en nombre de la humanidad…

    20 Octubre 2012 | 20:06

Los comentarios están cerrados.