BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Un blog desde el terreno de la mano de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN Internacional y Farmamundi.

Todo es relativo

Por Trish Newport (Chad, Médicos Sin Fronteras)*

Antes incluso de llegar a Chad, ya había oído hablar de las duras condiciones de vida de los trabajadores internacionales de MSF en el proyecto de Massakory. Cuando los expatriados curtidos enseñan por primera vez sus “aposentos” a los recién llegados, lo hacen con una mezcla de orgullo, incredulidad y anticipación por la reacción esperada en los novatos. Soy de las que generalmente se desenvuelven mejor en la falta de confort, pero incluso yo, que siempre he buscado maneras de vivir que otros jamás elegirían, quedé impresionada por las condiciones. Se podrían calificar como “desafío”… en el mejor de los casos.

Soy enfermera y trabajo en la vertiente de salud comunitaria del ambicioso proyecto de MSF contra la desnutrición infantil en Massakory. El componente de salud comunitaria del programa se centra en tratar la desnutrición severa dentro de la comunidad. Si bien disponemos de los clásicos programas ambulatorios fuera de los centros de salud, estamos probando también un nuevo enfoque para el tratamiento de la desnutrición severa en comunidades remotas.

Hemos formado a miembros de las comunidades más aisladas para que sepan reconocer los síntomas de la desnutrición. Los niños identificados son derivados a la consulta del programa ambulatorio local. Si se considera que no presentan complicaciones, regresan a sus casas y reciben, en sus pueblos, su ración semanal de alimentación terapeutica preparada, que es el tratamiento para la desnutrición sin complicaciones. Es una pasta a base de cacahuete que incluye todos los nutrientes de origen animal y vegetal que un niño con desnutrición aguda necesita para recuperarse. La distribuye la persona ‘formada’ de la comunidad, a la que ‘paga’ la comunidad misma, bien en metálico, bien con comida o con alguna otra retribución.

Al llegar, visité algunos de los pueblos que participaban en esta nueva iniciativa. En los últimos cuatro años he tenido la oportunidad de trabajar en algunos de los sitios más desamparados y remotos de este planeta. Recuerdo la primera vez que me adentré en las zonas más aisladas de Níger: me quedé descolocada por la nueva definición de ‘desamparo’ que se formó en mi mente en aquella ocasión.

Pues la de esta visita de que os hablo ha sido una experiencia similar, quizás no tanto debido al desamparo, sino más bien por lo remoto del lugar. Durante hora y media, el todoterreno atravesó el desierto por pistas arenosas que conducían desde la ya pequeña localidad de Massakory hasta un pueblo aún más pequeño si cabe, que cuenta con un centro de salud apoyado por un programa nutricional ambulatorio de MSF. Desde allí condujimos otra hora más, sobre una pista tremendamente incierta a través del bosque desértico más cautivador que haya visto jamás.

Vimos unas preciosas aves verdes, varios tipos de rapaces, camellos a la pata coja (les atan las piernas entre sí para que no escapen) y un sinfín de mulas y ganado un tanto escuálido. Dicen que este bosque lo atraviesan también elefantes pero, muy a pesar mío, no vimos ninguno.

Al cabo de una hora llegamos a un diminuto poblado compuesto por unas pocas chozas de barro con los tejados de paja. A nuestra llegada, salieron trastabillándose de las chozas, cual payasos saliendo de diminutos carromatos circenses, una cantidad impresionante de niños. En el poblado no había rastro alguno de vehículos motorizados.

Pregunté al jefe de la comunidad cómo iban al centro de salud y cuánto tardaban: me explicó que normalmente había que ir en una carreta tirada por un burro, lo que llevaba varias horas, o andando, lo que era incluso más largo. En la mayoría de los casos solo se dirigen al centro de salud en caso de urgencia médica y las mujeres dan a luz en casa, con la esperanza de que todo vaya bien. Al verme en este diminuto poblado, se me hizo más que evidente la importancia de nuestro nuevo enfoque para el tratamiento de la desnutrición.

Tras nuestra primera parada, viajamos a varios pueblos más de los que participan en el programa de desnutrición, cada uno igual de pequeño y remoto que el primero. Los jefes de los poblados nos agradecían sin cesar que hiciéramos más accesible el tratamiento de la desnutrición y nos contaron un sinfín de historias sobre la penuria que supone vivir tan lejos de un centro de salud.

 

En el último mes se había producido un aumento exponencial del número de casos de niños desnutridos en el conjunto del proyecto de MSF en Massakory, a pesar de que, en teoría, aún faltan algunos meses para que llegue la ‘brecha del hambre’ estacional, el llamado ‘huger gap’, es decir los meses en los que, a la espera de la nueva cosecha y consumida la del año anterior, aumentan los niveles de inseguridad alimentaria y las tasas de desnutrición.

Aunque las causas de la desnutrición a lo largo y ancho del mundo son extremadamente variadas, no cabe duda de que una de las principales es la falta de atención médica temprana para las enfermedades básicas de la infancia. Viendo aquí de primera mano las distancias que tantas familias deben recorrer para obtener un tratamiento básico, me preocupa lo que traerán los meses de la brecha del hambre, cuando se combinen los efectos de la inseguridad alimentaria y la falta de acceso a un tratamiento médico temprano.

Si bien los poblados que he visitado encajarían fácilmente en el estereotipo de ‘pintoresco pueblo africano’, estaba claro que su modo de vida implica un sinfín de retos y dificultades. Tras una larguísima ruta, volví a casa, al lujo de mi diminuta habitación, una más en una larga hilera de habitaciones con paredes y techos de paja trenzada. Me tumbé en mi cama, donde en la oscuridad de la noche puedo oír cada movimiento y cada respiración de los demás.

Escuché el cacareo de las gallinas en el gallinero, que tengo más cerca que las letrinas o las duchas exteriores. Encendí el ventilador, que hace circular el aire caliente, con la habitación impregnada de olor de gallinas y arena, y me sentí afortunada por todo ello. Una vez más, la relatividad me dio una lección de humildad, como sin duda lo seguirá haciendo durante los próximos meses.

 * Trish Newport, de nacionalidad canadiense, es enfermera. Esta es su quinta misión con MSF.

_____

Foto 1: Líderes comunitarios reunidos con un equipo de MSF en Kitchimarom, en el oeste de Chad, en febrero de 2012 (©Simon Petite/MSF).

Foto 2: Atención médica a un niño con desnutrición aguda severa en el centro de nutrición intensiva de MSF en Massakory, Chad, en mayo de 2012 (© Stephanie Christaki/MSF).

9 comentarios

  1. Dice ser Frank

    Condiciones de Seguridad

    La situación de seguridad es muy frágil, por lo que se ruega prudencia y precaución en todo el país. Se deben evitar los desplazamientos cerca de las fronteras. Las vías de comunicación terrestre, normalmente pistas, se encuentran, en general, en malas condiciones y la situación empeora en la temporada de lluvias, especialmente al sur. Son relativamente frecuentes los asaltos de bandas armadas, agresiones y atracos en carretera, por lo que se aconseja extremar precauciones y no viajar por la noche. Se recomienda el aprovisionamiento de gasolina y aceite de repuesto para los viajes de larga distancia debido a la escasez de estaciones de servicio en el trayecto. Son frecuentes las inspecciones policiales en las carreteras y pistas, por lo que es conveniente revisar la documentación, del vehículo y de las personas que van en el mismo antes del viaje. Se desaconseja el uso de moto-taxis.

    En las ciudades es aconsejable no salir por la noche, evitar las zonas más periféricas, aisladas y solitarias.

    La inestabilidad de los países vecinos afecta también a la situación de seguridad en el Chad, que acoge a un gran número de refugiados, en general en situación precaria. Según las últimas cifras disponibles, el número de refugiados procedenes de Sudán es de 261.741 y el procedente de República Centroafricana es de 63.082. Los desplazados internos en el este de Chad se elevan a 180.000. No obstante, los acuerdos concluidos entre Chad y Sudán a principios de 1010 están dando resultados.

    Existe el riesgo de que muchos de los antiguos miembros de grupos rebeldes, una vez disueltos, puedan convertirse en asaltantes de caminos, delincuentes que suelen actuar con gran violencia, especialmente en las zonas de menor presencia de Estado. Se deben evitar las áreas próximas a las fronteras con Libia, Sudán y República Centroafricana, así como con Níger, Nigeria y Camerún.

    Zona de riesgo (deben ser evitadas): todo el este del país a lo largo de la frontera con Sudán; la zona fronteriza con la República Centroafricana; el norte, Tibesti, Borkou y Ennedi y el suroeste, Logone, y el resto de áreas fronterizas por riesgo de asaltantes y bandas armadas en el camino.

    Zona de riesgo medio: la capital Yamena y sus alrededores, que son objetivos de la guerrilla; todo el resto del país. En abril de 2006 y febrero de 2008 hubo combates en el mismo centro de la capital y los actuales enfrentamientos en el este podrían desembocar en un nuevo avance de la guerrilla hacia la capital.

    Zona de riesgo bajo: en este momento ninguna.

    26 Junio 2012 | 13:13

  2. Dice ser Frank

    Condiciones Sanitarias

    Precarias, como en todos los países de la zona. Se recomienda la profilaxis contra el paludismo, así como tomar medidas y precauciones generales contra los mosquitos.

    Esporádicamente se suceden epidemias de meningitis, relativamente frecuentes en el sur, por lo que se recomienda especialmente la vacunación. Lo mismo ocurre con enfermedades transmitidas o provocadas por el consumo de agua contaminada, siendo especialmente graves los brotes de cólera.

    La enfermedad del SIDA afecta a un porcentaje considerablemente alto de la población por lo que resulta indispensable adoptar las precauciones y medidas adecuadas al respecto.

    Es aconsejable adoptar medidas de higiene alimentaria tales como beber siempre agua embotellada, evitar el consumo de hielo, de frutas y verduras crudas que no hayan sido pelados, de alimentos que no hayan sido cocinados.

    El número de hospitales y establecimientos sanitarios es muy escaso y los recursos son generalmente limitados, incluso en las grandes ciudades. El aprovisionamiento de material médico y medicinas es también pobre y limitado. En caso de extrema urgencia se puede acudir al Centro Médico de la Embajada de Francia o al servicio médico militar francés en la base de Kossei en Yamena.

    26 Junio 2012 | 13:14

  3. Dice ser El Andoba

    ¿Todo eso porque?
    Al igual que el Chad y otras naciones, deberian de tener sus programas tanto de asistencia como de emergencia, si vale para ser un pais independiente, lo tiene que ser para todo.
    Una sitiacion española cuyo pais sino llega tercermundista poco nos faltará. Parado con dos hijos, con 420 euros al mes, pidiendo limosnas a Caritas sin poder pagar casa, ni luz, no elementos basicos para mantener la casa y la familia.
    ¿Que se pretende decirnos que los hay peor que nosotros? ¿Que tenemos una casta de gobernantes inutiles? No me puede dar lastima nadie, porque nadie la tiene de mi.

    26 Junio 2012 | 13:27

  4. Dice ser Persona Sin Fronteras

    El Andoba:

    Tú no puedes darte cuenta, pero acabas de resumir el verdadero drama de tu vida:

    “No me puede dar lastima nadie, porque nadie la tiene de mi.”

    Es un lapsus, se te ha escapado, pero es así. Cuando hagas consciente de dónde te viene eso, te curarás.

    Suerte.

    26 Junio 2012 | 14:47

  5. Dice ser HEC

    A mi lo que me gustaría saber, cómo es lógico, es la causa de que en esos países existan esas carencias y problemas de nutrición y salud.

    Supongo que hay dos teorías:

    1) La de “Ellos se lo han buscado”: por la corrupción de sus dirigentes, por sus propios conflictos internos que no son capaces de resolver más que por la fuerza bruta porque son así de primitivos, porque no está en su cultura luchar por una sociedad con derechos etc…

    2) La de “la culpa es del norte”: por propiciar los países desarrollados su pobreza, desigualdad en las condiciones comerciales y financieras, por sostener la corrupción y el caos mediante armas y dinero, por disponer de sus recursos naturales gratis etc…

    ¿Cuál de las dos explicaciones es la real, o un poco de las dos o ninguna de las dos?

    26 Junio 2012 | 15:18

  6. Dice ser Cocu

    HEC, como creo que tu pregunta es sincera, te recomiendo un buen libro sobre el tema: “Armas, gérmenes y acero”, de Jared Diamond, que trata de explicar por qué Europa dominó el mundo y no al revés. Sin teorías raciales.
    El tipo también escribió otro libro, “Colapso”, sobre el agotamiento de los recursos. Muy recomendables los dos.

    26 Junio 2012 | 15:51

  7. Dice ser claro

    yo solo me preocupo por la gente blanca

    26 Junio 2012 | 16:36

  8. Dice ser Porto

    El Andoba,
    Siento mucho tu situacion y estoy contigo cien por cien. Para los progres como “Persona sin Fronteras,” la necesidad parece ser cosa solo de paises tercermundistas. Tienes mucha razon en sentirte como te sientes y te deseo lo mejor. Los progres piensan que enviar comida, medicos y ropa a Africa va a solucionar el problema. NO. El problema se soluciona a traves de la alfabetizacion y poniendo limites a la reproduccion de esta gente. Dicho de otra forma: Progres, si quereis ayudar al tercer mundo, empezad por educarlos y por ensenarlos a controlar su natalidad. Haciendolos sentir bien por 6 meses solo va a empeorar las cosas…Solo les ayudareis a que sigan procreando y que en vez de alimentar a 8 hijos tengan que alimentar a 12. Ensenadles a utilizar sus recursos, no a hacerlos dependientes del “primer” mundo. Jamas dare ni un triste euro a una organizacion que solo busca perpetuar el problema de la superpoblacion en Africa.

    26 Junio 2012 | 17:51

  9. Dice ser jose luis

    todo esto no sirve para nada, esta gente esta igual o peor ahora que hace 50 años, hasta que no vayan alli uno señores y les digan que tienen que espabilarse que no pueden tener las tasas de natalidad mas elevadas del planeta, que tienen que trabajar y dejarse de hacer el vago y se olviden de religiones inventadas por pederastas misoginos que van contra la mitad de la poblacion esto es la mujer nunca jamas se desarrollaran.

    hacer publireportajes como este para que nos de pena y enviemos mas dinero solo sirve para seguir fomentando y aumentando el parasitismo de esta gente y por tanto para impedir que se solucionen los problemas, esta gente necesita que la den collejas y se espabilen y no tenerlas como niños que hay que amparar y proteger sin exigirles ningun cambio cultural.

    ahi teneis el ejemplo de españa que ahora nos van a dar dinero desde la union europea para ayudar a los bancos y a cambio del dinero nos van a hacer cumplir unas exigencias, porque lo que no es logico es ayudar sin pedir ninguna exigencia de cambio o de control hacia el que percibe las ayudas.

    26 Junio 2012 | 18:55

Los comentarios están cerrados.