BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Un blog desde el terreno de la mano de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN Internacional y Farmamundi.

De “a tiempo” o “demasiado tarde”

Por Patricia Lledó (ginecóloga de Médicos Sin Fronteras, Sierra Leona)

El sistema de clínicas, criterios de complicación y traslados a tiempo con ambulancia al hospital ha logrado disminuir la mortalidad materna en este distrito de Sierra Leona en el que trabajamos. Es increíble lo que pueden hacer un “a tiempo” y un “demasiado tarde”… Pese a todo, aún recibimos  muchos “demasiado-tardes”, porque las pacientes tardan en tomar la decisión de acudir a la clínica y/o paren en casa, y a veces no viven cerca de la clínica o carecen de transporte.

Entra una paciente con parto obstruido. Lleva empujando desde la noche anterior y el bebé no sale. La examino a ella y escucho el latido del feto, muy lento. Decido hacer un parto instrumental con ventosa (por supuesto aquí sin esas cosas como anestesia epidural), y saco al bebé volando y llamo al pediatra para que me eche una mano con la resucitación del recién nacido. 20 minutos más tarde tenemos que admitir que ha sido un “demasiado tarde” para el bebé. Lo arropamos en un refajo de telas de colores.

Pero la madre está bien, un “a tiempo” para ella, teniendo en cuenta que el parto obstruido mata a entre un 10 y un 20% de las 1.000 mujeres que mueren cada día en el mundo por causas relacionadas con el embarazo y el posparto. Por no hablar de que puede causar fístulas de difícil arreglo en la madre, abocándola a perder orina el resto de su vida sin control.

Salgo a tomar un poco el aire (¡qué calor, no hay forma de encontrar una sombra para fumar un cigarillo tranquila!) justo para ver llegar la siguiente ambulancia. Hemorragia posparto. Hala, a correr todos. Sangre, vías intravenosas, mucha más sangre, drogas para contraer el útero, algún que otro trocito de placenta que hay que sacar y… ufff, “un a tiempo”. La hemorragia es la principal causa de mortalidad materna en estos países. ¡Ya llevamos dos puntos contra las estadísticas hoy!

Reviso a unos gemelitos, cuya madre murió hace cuatro días de una complicación relacionada con la hipertensión del embarazo llamada eclampsia. Llegó inconsciente, logró dar a luz a los gemelos y, pese a todas las drogas posibles, nunca despertó para verlos. Van ganando peso, estamos enseñando a la abuela cómo preparar la fórmula de leche artificial para recién nacidos. Ya queda poco y podrán irse a casa, a la casa sin madre… un “demasiado tarde”.

Así pasa el día, mezclando “demasiado tarde” con “a tiempo”, siempre salpicado por algún llanto o grito de dolor de las madres de las otras 150 camas pediátricas que tiene el hospital. Pero sazonado con alguna risa y mirada picarona de los niños que no están tan graves y pululan por el hospital.

Hoy no ha habido ningún “demasiado tarde” para ninguna madre, un buen día sin duda. Ya se ha hecho de noche y huele distinto, igual llueve pronto.

Hago la última ronda antes de intentar “estirar la variz”, como decían mis compañeros en el hospital en el que trabajaba en Madrid antes de esta vida loca. Y además tengo hambre. Si es que las necesidades básicas son las mismas en todas partes del mundo, ya lo decía mi abuela…

Miro la sala llena de mosquiteras a media luz. Todas las pacientes parecen ir bien, algunas sonríen (pensarán “qué hace la blanca esta despierta”). Pues a ver qué trae el resto de la noche. Nuevas miradas seguro, y esperemos que ningún “demasiado tarde” y muchos “a tiempo”.

 ____

Foto: Sala de Urgencias del Hospital de Refencia de Gondama, Sierra Leona (© Niklas Bergstrand/MSF)

6 comentarios

  1. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Lo que no comprendo es que siendo tan peligros tener hijos en un país sin apenas médicos y sin saber si podran alimentarlos , sigan habiendopersona tan irresponsables que no paran de tener y tener hijosd a mansalva siempre esparando que otros los salven a tiempo de tantas inquietudes, No lo comprendo .

    11 Mayo 2012 | 20:51

  2. Dice ser Marjorie

    olé.olé, olé Patricia a medida que iba leyendo tu articulo lo imaginaba en una guardia de cualquier hospital con todas las condiciones y aún asi sería una guardia negra, así que colega te felicito por tu trabajo, ojala en algún momento de mi vida pueda ir a algún proyecto de este nivel. Saludos.

    14 Mayo 2012 | 14:35

  3. Dice ser ANNA

    En hora buena Dra que trabajo más importante el que haces. Siempre es importante no tomar en cuanta comentarios como el del Sr Antonio Larrosa que además de tener una sobre dosis de egoismo tienen una dosis completa de estupidez. Mucha suerte. Soy socia de médicos sin fronterea y me llena de mucho orgullo colaborar un poco a estas acciones.

    14 Mayo 2012 | 14:40

  4. Dice ser Cecilia Lourdes

    Hola,estaba leyendo esta linda nota y medio mucha fuerza para continuar con mis estudios de enfermeria a mis 50 años, y con muchas responsabilidades como, muchas horas de trabajo, tareas familiares y cinco hijos, pero quiero dedicar mis proximos años a algun servicio humanitario, dando gracias a todo lo que la vida me dio, aunque les soy sincera que tambien no fue facil., bueno gracias por darme fuerza para seguir

    15 Mayo 2012 | 04:21

  5. Dice ser JuanCarlos

    Hola.

    Por su interés humano y para su mayor divulgación voy a publlicarlo en mi weblog el día 18-5.

    http://deberesparahoy.wordpress.com/

    🙂 Muchas gracias.

    17 Mayo 2012 | 16:19

  6. blog-solidario-cooperantes

    Hola Juan Carlos,
    muchas gracias por compartir el post. Cuantos más lectores, mejor.
    Médicos Sin Fronteras.

    30 Mayo 2012 | 10:54

Los comentarios están cerrados.