BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Un blog desde el terreno de la mano de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN Internacional y Farmamundi.

Respondiendo a nuevos brotes de cólera

Por Amos Hercz (Haití, Médicos Sin Fronteras)

El cólera no ser queda quieto por mucho tiempo en Haití. Ya me estaba acostumbrando a la rutina en el Centro de Tratamiento de Cólera (CTC) aquí en Dessalines, cuando nuestro equipo de consultas externas empezó a detectar nuevos brotes en las localidades circundantes.

Así que empezamos a llevar medicamentos, materiales y médicos, para organizar el tratamiento local del cólera. Algunos pueblos están muy apartados. La carretera a Nampol, por ejemplo, zigzaguea abruptamente montaña arriba. El viaje me permitió admirar hermosas vistas del valle de Artibonite, donde comenzó la epidemia de cólera. Es zona rural, pero hay gente por todas partes, trabajando en el campo, caminando, descansando, comiendo, lavándose, bañándose, mirándonos pasar, saludando con la mano… Haití es un país densamente poblado.

El dispensario local de Nampol ya estaba proporcionando tratamiento a pacientes con cólera cuando llegamos. Los enfermos estaban siendo atendidos justo al lado del pozo que abastece de agua al pueblo. Había camas por todas partes, y era imposible circular entre ellas. La electricidad en la región rara vez funciona, y las enfermeras estaban atendiendo a los pacientes a la luz de las velas.

El panorama preocupó mucho a nuestra logista. El control del contagio se estaba viniendo abajo. Era imposible distinguir a los enfermos de sus familiares, o identificar a los pacientes en estado más grave. De hecho, ella incluso fue testigo de cómo alguien lavaba directamente en el pozo las tazas utilizadas por los enfermos para rehidratarse. Una forma bien eficaz de propagar la epidemia…

Esto es lo que nos encontramos al llegar, así que nos pusimos manos a la obra de inmediato.

Cercamos la instalación y redirigimos la circulación, de forma que quienes quisieran llegar al pozo tuvieran que rodear la unidad de tratamiento. También limitamos a uno el número de visitantes por paciente.

La gente nos miraba con asombro. ¿Por qué estos extranjeros insisten en tener camas vacías, en filas ordenadas, cuando hay gente fuera, en el barro? Es difícil de explicar, pero explicarnos es parte de nuestro trabajo. Las camas vacías son para los pacientes que aún no han llegado, es la preparación básica de emergencia: los pacientes con cólera a menudo llegan moribundos, necesitan una atención inmediata, y eso supone que tiene que haber camas de hospitalización disponibles en todo momento.

También es muy posible que la enfermera local nunca haya visto un moderno servicio de urgencias. Me reúno con los médicos locales que hemos contratado, con la idea de que puedan asumir un papel activo en la organización y gestión de la instalación. La mayoría acaban de comenzar sus carreras y no están acostumbrados a tal responsabilidad. Necesitaremos algo de tiempo para “construir” un servicio eficiente, así que, mientras trabajamos en ello, transferimos a los pacientes más enfermos a nuestro CTC en Dessalines.

Volví a Dessalines para esperar al primer grupo de pacientes que íbamos a trasladar desde Nampol. Estoy habituado a las referencias de pacientes en Canadá, pero, a diferencia de allí, en Haití no hay helicópteros con telemetría cardiaca. A pesar de que un enfermero acompaña a los pacientes, las condiciones del viaje eran muy complicadas. Cuando llegaron, ya estaba oscuro y había poca visibilidad, y la lona que cerraba la trasera del camión lo oscurecía todo aún más.

Me di cuenta de que no tenía idea de en qué estado llegaban los pacientes. Así que les pedí a todos que se pusieran en pie. No parecía una orden amable en sus circunstancias, pero lo cierto es que era la única forma de identificar a los que no podían moverse y comprobar su pulso en primer lugar. Todo el mundo tenía pulso. Pocos podían caminar. Fue un viaje difícil, pero conseguimos que pasaran la noche en Dessalines.

____

Fotos: Todas: © Amos Hercz

6 comentarios

  1. Dice ser Una

    Es peligroso ayudar a esta gente, pueden acusarte injustamente de propagar la enfermedad incluso porque no los dejas beber agua del pozo insalubre, quizás tendrás problemas por prohibirles que laven las tazas. Y quizás te echen la culpa a tí de haber propagado el cólera, mientras tú mismo estás intentando curarles o aliviar algo que ellos mismos no pueden evitar, porque no les gustará aceptar nuevas normas, ya se sabe lo que hicieron con los franceses hace años y el resultado actual de lo que pasó es este.

    Prefieren quemar neumáticos a hervir el agua, eso es un polvorín.

    Amos, espero que tu labor no acabe como tú ya sabes, esta gente a mí me daría miedo, y no precisamente miedo al contagio, es a sus convicciones y a su cultura.

    24 Diciembre 2010 | 15:15

  2. Dice ser khatte

    Las personas deben ayudarse a SI MISMAS, ya hace meses se les advirtió que debian seguir unas medidas de higiene, lavarse las manos, hervir el agua…pero ellos prefieren matar brujos…
    Mejor dejar que las especies se autorregulen, según el artículo es un país densamente poblado…para salir adelante tendrían que cambiar de hábitos, cosa que no parece probable, por lo tanto dejemos que se regulen solos.

    24 Diciembre 2010 | 15:53

  3. Dice ser Daniel

    Ahí el tema de los brujos y el levantamiento de Zombis es un hecho que los cientificos lo desvelaron a media los productos que usan para lograr el seudomilagro. Igualmente, supongo que manejarse en una cultura tan creyente en fuerzas del bien y el mal demonico. Puede traer peligros a los que quieran ayudar.

    24 Diciembre 2010 | 16:51

  4. Dice ser Miriam Ventura

    Y esto es Espana, la que nos colonizo?

    26 Diciembre 2010 | 07:53

  5. Dice ser Estrella

    Lo primero que quería aclarar es que en la especie humana no existen razas, así que por favor, hay que dejar esa falacia ya.

    Y una nota más, genéticamente está comprobado que podemos diferenciar más con gente de nuestro mismo color de piel que con gente de otro color de piel o rasgos físicos.

    La situación de Haití es muy crítica, lleva siéndolo mucho tiempo, y no deja que la población salga adelante. También es cierto que los dirigentes políticos y la élite del país no ha ayudado nada.

    El trabajo de las ONG´s, tiene la obligación de ser lo más efectivo que se pueda porque no basta con querer ayudar, debe ser lo más humano y a la vez profesional para que vaya bien….por ello, a todos los que trabajan creyendo en lo que hacen, sabiendo lo que hacen y con principios éticos mucho ánimo y gracias por querer un mundo mejor.

    26 Diciembre 2010 | 12:34

  6. Dice ser Clica aqui

    Felicidades a pesar de todo a las personas buenas

    26 Diciembre 2010 | 23:11

Los comentarios están cerrados.