BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Un blog desde el terreno de la mano de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN Internacional y Farmamundi.

Ya son las 12…

Por Patricia Lledó (Liberia, Médicos Sin Fronteras)

… Paso a la planta. Hay postoperatorios que van bien, pacientes que ahora sonríen y madres sin bebés porque no llegamos a tiempo. Llego a mi habitación favorita, la 107, ya os he hablado de ella. Allí hay nueve camas para mis niñas y no tan niñas; chicas desesperadas que no sabían a quién acudir para librarse de su embarazo y las que ahora hay que arreglar de diversas formas.

Hasta la que esta más malita y séptica me sonríe…  en esta habitación nunca falta esa impresionante mezcla de sentimientos encontrados y de vivencias (dolor, vergüenza, heroicidad, agallas, desconsuelo, y al mismo tiempo felicidad por seguir vivas).

Alice me llama desde el quirófano. Mientras yo estaba haciendo lo mío, ella ha comenzado a hacer una operación y necesita ayuda. Hay veces que pasamos los días cosiendo y cosiendo rotos, da igual el qué. Acabo un roto y sigo por el siguiente.

Pero hoy no puedo entretenerme. Sebas, el pediatra, está completamente saturado de trabajo y los casos de “cirugía pediátrica” son míos. Fajay, de 8 años, es mi pequeño milagrito: después de curarle y desbridarle las quemaduras que cubrían un tercio de su cuerpo durante dos horas cada día a lo largo de tres semanas, empieza a mejorar y ya no tiene fiebre. Madre mía, ¡si hay un dios estoy segura de que vive en el Benson!

Patrick, de 8 meses, no tendrá tanta suerte. Sus quemaduras son más profundas, y su cuerpecito es más pequeño. Ya le he quitado rebanadas de tejido muerto hasta que no queda nada más que quitar. Es un luchador. Lleva doce días gritando y volviendo locos a todos en la UCI neonatal. Intento no encariñarme con él, pues después de tres meses aquí, sé cuáles son sus posibilidades. Pero qué se le va a hacer… el corazón está para romperse.

Los demás niños van bien: abscesos, cortes y más quemados. Mis niños… quién me lo iba a decir a mí…

Son ya las 12. ¡Cómo pasa el tiempo aquí! Me llaman de la maternidad para una ventosa complicada. Niño pocho, lo reanimo y me lo llevo a la UCI. En la UCI, Sebas reanima desde hace 35 minutos a un niño desnutrido . Espero pacientemente… el límite son 40 minutos, así que aún no hay que desistir. TIC TAC, TIC TAC. 40 minutos. Tubo fuera, ¡ánimo pequeño, pelea! Pero no le quedan fuerzas.

Sebas se gira, hace lo mismo que yo, quita tubos, vías y sondas y devuelve humanidad. Se gira, me mira y continúa con el siguiente. La UCI es un infierno. Dejo a mi recién nacido en una cunita compartida con otros dos niños y le pongo una mascarilla de oxígeno… ¡aguanta pequeño, en cuanto puedan te atienden!

Casi es hora de comer, pero aún tengo que acabar las estadísticas para la reunión médica de la tarde. Acabo volando el informe de las cesáreas, los partos, las admisiones, las muertes y sobre todo mi informe de los abortos inseguros, esta carnicería que tenemos que remendar diariamente.

Como corriendo, me voy a la reunión mientras Alice sigue en el quirófano haciendo dios sabe qué (esta semana le toca a ella seguir los casos de urgencia y a mí el resto). Reunión larga y tediosa, tantas cosas que arreglar y que apañar…

Este ha sido uno de mis días en Benson.  Absolutamente agotador, demoledor, pero a la vez verdaderamente apasionante . Cada vez que pasas por las escaleras, los niños gritan un saludo, y mis niñas de la habitación 107 se incorporan en sus camas para decirme hola a través de la puerta.

Qué locura de ritmo de trabajo, qué dolor y qué maravilloso es a pesar de todo estar aquí y poder tratar a mis pacientes. “Pura vida”, como diría Mendiluce. 

_________

Fotos 1 y 2: Pacientes ingresadas en el hospital Benson de MSF en Monrovia, Liberia. (© Patricia Lledó)

Foto 3: vista del exterior del hospital Benson (© MSF).

9 comentarios

  1. Duro, mucho trabajo, pero tiene que merecer la pena y compensar, no sólo por saber lo que estás ayudano, sino por el cariño que seguro que dan 🙂

    28 Septiembre 2010 | 14:08

  2. Dice ser Steficool

    Pura vida! Qué gran labor.

    28 Septiembre 2010 | 14:10

  3. Dice ser temasarte.com

    Ánimo campeona, espero que la vida te recompense al menos con tanto disfrute como voluntad de lucha desparramas. Me enorgullece mucho leerte de nuevo.
    http://www.temasarte.com/esculturas-arte-a/mfaura_dafne/ficha/Montserrat-Faura—Dafne.html

    28 Septiembre 2010 | 14:49

  4. Dice ser LOLA

    El mérito de tu trabajo, no tiene nombre. Bueno si AMOR. El que de una manera u otra reciben esos niños y con el que tu te ves recompensada, para los que a muchos sería garnar una loteria, para ti es una sonrisa. Te aplaudo, y te envío un correo de besos para que los repartas a esos niños.

    28 Septiembre 2010 | 15:19

  5. Dice ser Gernám

    Estas son las noticias y comentarios que vale la pena leer!! Gente que desinteresadamente trabaja por que otros tengan una mejor vida. Un abrazo y ánimo que gente como vosotros son los que valen la pena, gente valiosa.

    28 Septiembre 2010 | 16:14

  6. Dice ser Anonadado

    Siempre anima leer este tipo de noticias.

    http://www.anonadadomehallo.tk

    28 Septiembre 2010 | 16:22

  7. Dice ser tiopacotilla

    Todavía hay gente buena en este mundo que luchan por los demás.

    28 Septiembre 2010 | 17:43

  8. Dice ser Una que lo medita...

    Muy interesante leer la tarea de esta mujer valiente y solidaria.
    Es facil arrimar el hombro desde nuestro cómodo bienestar. Probarlo engancha y da mucha satisfacion y paz interior.
    Tan simple empezar como solo quitar unos euros de nuestros gastos absurdos de cada dia, no reparamos en eso, cómo se va en insignificantes bobadas, esa pequeña cantidad que a una ONG le resuelve el equivalente a una fortuna.
    Ánimo, nuestra ayuda es importante y no tenemos que privarnos de nada para ello.
    Una vez que empiezas no puedes renunciar a tu aportacion, es adictivo.
    Si queremos podemos y está en nuestra mano.

    Los Estados, con la excusa del hambre extrema de medio mundo, se ponen ciegos a comer y beber reunidos unas cuantas veces al año. Sin reparar siquiera, como en el rato que dura su yantar obsceno, mueren de ese hambre cientos y cientos de seres humanos. Eso si, quedan ya en feliz armonia claro, para la proxima reunión y lo anotan en sus agendas para poderla programar con tiempo…
    Nosotros, los normales, los de a pie, somos los que en serio, y ya digo, con lo que sobra de un capricho podemos ayudar a estas personas que están codo a codo con la miseria de un mundo igual que el nuestro, pero vergonzosamente separado y explotado o viceversa.
    Ojalá, estas letras mias, sirvan a alguien que no lo haya probado y sé como se sentirá de feliz. Me lo debe. ;-P
    Buenas noches.

    28 Septiembre 2010 | 23:55

  9. Dice ser monica

    GENIAL TU TRABAJO

    29 Septiembre 2010 | 10:14

Los comentarios están cerrados.