BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Un blog desde el terreno de la mano de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN Internacional y Farmamundi.

¿Quién puede pensar en mañana?

Pino González, coordinadora de Médicos del Mundo en Haití

Regreso a Haití después de unos días en España. Vuelvo con ganas, motivada y sintiendo aún el calor que me han transmitido mi familia, mis amigos y mis compañeros y compañeras de Médicos del Mundo. A todos y todas quiero agradecerles el cariño y apoyo que me brindan. La última tarde en Las Palmas, mientras tomaba el último té, tuve una conversación muy enriquecedora con Emma, Konte y Maila. Comentaba Konte que, a menudo, nos preocupamos por algo y nos metemos en una espiral de angustia que nos impide ver más allá y, sobre todo, nos impide ser felices. Esto lo hilábamos con la diferencia entre nuestras culturas en cuanto al tiempo y el hacer planes. A Konte le sigue resultando una locura el que ya estemos pensando en los acontecimientos que llegarán en unos días, semanas, meses…cuando, comenta, deberíamos tratar de centrarnos en el hoy, en estar bien ahora, en ser optimistas, positivos, felices.

Como nos recuerdan esas típicas y predecibles presentaciones power point que circulan por la red, nos pasamos la vida posponiendo el momento preciso para ser felices, para simplemente vivir. Ese carpe diem que aprendimos estudiando literatura cuando adolescentes dicta el paso de millones de personas que no hacen planes, no sólo porque no han crecido con esa filosofía de vida, sino porque en determinados contextos, demasiados contextos…por desgracia, es francamente imposible. Entonces pienso ¿por desgracia o por la perpetua impasividad de tantas generaciones como ha conocido ‘la era moderna de la humanidad’?

Campamento de desplazados Delmas 33 en Puerto Príncipe

Hoy visité con Irene, nuestra psicóloga y Elsa, presidenta de la asociación haitiana JADERH, los campamentos de Delmas 33 en los que desarrollamos el proyecto de atención psicosocial, gracias a su buen trabajo y al de los voluntarios y voluntarias de su asociación.

A pesar de haber trabajado aquí desde el inicio de esta catástrofe he de reconocer que me impactó el ver cómo cada vez parece más claro que la basura y los chamizos de plástico y palos seguirán siendo la estampa cotidiana de este Puerto Príncipe que se ha convertido en una enorme ‘bidón ville’ donde la vida indigna de miles de personas se me antoja absolutamente desesperanzada. El panorama: un canal que lleva el agua de lluvia con toneladas de basura acumulada, cerdos y cabras que beben y comen de ella, niños que juegan saltando de un lado al otro, cometas hechas con bolsas de plástico y dos palos cruzados enredadas en el tendido eléctrico…

Vertedero a orillas de los campamentos de desplazados en Puerto de Príncipe

Los líderes comunitarios nos cuentan cuáles son sus necesidades principales. “Bueno, pues, tal vez unas sillas más y unos plásticos para este espacio que hemos arreglado como escuela”. Nos explican ante lo que llaman ‘la escuela’: una esquina del campamento bajo un plástico, sillas que traen los propios niños y tres tablones de madera fijados con clavos en la pared y en los que se puede leer “31 de Mayo, Dios es la respuesta” seguido de un ejercicio de lengua.

Escuela improvisada en el campamento de desplazados

En unos instantes pasamos de tener la camiseta empapada de sudor a estar caladas a causa de la lluvia que nos sorprende viendo el último campamento. Este parecía de primera división, hasta en la fatalidad hay niveles. Cada familia cuenta con una tienda grande, colocadas en orden, sin demasiada basura en el terreno, incluso una llamaba la atención porque tenía dos macetas dando cobijo a la típica puerta de entrada con cremallera. En cuanto empezó a llover salieron cuatro niños y jugaban saltando en los charcos, dejándose mojar por el chorro de agua que caía por las tiendas, no paraban de reír…y las de esta tarde me parecieron que eran las imágenes que reflejan la realidad del pueblo haitiano, fuerte ante la adversidad, superviviente desde que nace. Ante esta imagen, amigo Konte, quién puede pensar en mañana, ¿verdad? Ahora, a esperar a que deje de llover, pensarán los cientos de mujeres y hombres que se refugian cubriéndose con lo que pueden en sus puestos ambulantes. Luego, a ver si vendo lo suficiente para llevar que comer a casa, esta noche, a ver si no me roban los plásticos bajo los que duermo, mañana…“si Dios quiere”, como repiten cada vez, será otro día.

Como nos recuerdan esas típicas y predecibles presentaciones power point que circulan por la red, nos pasamos la vida posponiendo el momento preciso para ser felices, para simplemente vivir. Ese carpe diem que aprendimos estudiando literatura cuando adolescentes dicta el paso de millones de personas que no hacen planes, no sólo porque no han crecido con esa filosofía de vida, sino porque en determinados contextos, demasiados contextos…por desgracia, es francamente imposible. Entonces pienso ¿por desgracia o por la perpetua impasividad de tantas generaciones como ha conocido ‘la era moderna de la humanidad’?
Hoy visité con Irene, nuestra psicóloga y Elsa, presidenta de la asociación haitiana JADERH, los campamentos de Delmas 33

4 comentarios

  1. Dice ser antonio larrosa

    ¡Y luego nos quejamos , cuando llueve.

    Clica sobre mi nombre

    17 Junio 2010 | 17:16

  2. Dice ser Abogado Malaga

    Ellos si que son verdaderos supervivientes, es admirable verlos sonreir.

    17 Junio 2010 | 17:35

  3. Dice ser Rafa

    Y ¿cómo hacer para que estas situaciones no pasen desapercibidas después del “boom” sentimentalista? A veces me avergüenzo de mí mismo cuando me veo contemplando la realidad bajo el prisma de los medios de comunicación.

    Rafa (http://atriogentiles.blogspot.com/)

    17 Junio 2010 | 19:29

  4. Dice ser carlos arroyo

    gracias pino por el testimonio directo.desde luego, el mañana es solo un asunto de ricos.los pobres solo tienen presente y muy feo

    08 Julio 2010 | 19:38

Los comentarios están cerrados.