BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Un blog desde el terreno de la mano de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN Internacional y Farmamundi.

Cuando la primavera decide florecer

Selva Nancy Rojas, Ayuda en Acción Paraguay

Natalia acelera sus pasos, pide a su niña de 3 años que haga lo mismo, faltan sólo unos metros para llegar a la escuela donde la aguardan sus otros 5 hijos. Tiene 28 años y es madre de 6 niños, orgullosa -aunque con un dejo de pesar en los ojos- me cuenta que es madre soltera, trabaja limpiando casas y de esa manera sustenta a sus hijos.

Mientras dialogo con Natalia, observo un entretenido partido de fútbol disputado por los niños en la cancha de tierra roja. El sonido de esta algarabía (que me recuerda el ímpetu de cualquier  final de campeonato profesional) se funde con la imagen de varias mujeres llegando en caravana para participar de una reunión en la escuela.

Fútbol en la escuela de Villa Primavera. Foto: Nancy Rojas, AeA Paraguay

¿Quién no soñó alguna vez vivir una eterna primavera? Quizás esta fue la esperanza que motivó a las habitantes de Villa Primavera a adoptar este nombre para la comunidad. Este barrio se encuentra en las afueras de la ciudad de San Ignacio Misiones, en Paraguay. En el 2.006, el gobierno paraguayo construyó 50 pequeñas viviendas y destinó las mismas a familias solventadas por mujeres solas.

Está a punto de iniciar la reunión. Las madres ya están ubicadas en la sala de clases, que es el lugar donde se reúnen periódicamente para organizar las gestiones de la Comisión Vecinal. Nimia es la mayor de todas, tiene 46 años y 9 hijos, es presidente de la comisión de Villa Primavera. Comenta que al principio –cuando se instalaban en la comunidad- el lugar parecía un desierto, y ellas, habitantes de un lugar inexplorado: “las madres estábamos felices, lo que más queríamos era conseguir un techo para nuestros hijos, pero pasaba el tiempo y no contábamos con los servicios básicos: teníamos que llevar a los niños hasta la escuela de San Ignacio, eran 7 kilómetros de camino todos los días; tampoco teníamos agua, a veces, incluso  faltaba para beber”.

La realidad para estas mujeres seguía siendo muy difícil de superar, pero algo había cambiado en sus vidas: ya no estaban solas. Cada vez que pasaba el transporte de bomberos, que les proveía algunos litros de agua para la semana, se juntaban a conversar compartiendo las dificultades que tenían cada una de ellas. Luego de un año viviendo en la comunidad, notaron que varios niños habían abandonado la escuela y decidieron que esta situación no podía continuar. Fue por esta razón que marcharon hasta la Gobernación de Misiones, donde acamparon y no abandonaron el lugar hasta conseguir la asignación de maestros para la comunidad.

 Graciela tiene 33 años y 5 hijos, trabaja vendiendo chipá en las calles de San Ignacio (panecillos de harina de mandioca o maíz; típicos de la gastronomía paraguaya), fue una de las mujeres que impulsó esta movilización: “les dijimos a las autoridades que únicamente queríamos maestros, que luego nosotras veríamos la manera de construir nuestra escuela… y fue así como ocurrió, durante más de un año, las clases se daban en nuestras casas, las tizas y pizarras decoraban nuestras cocinas y el recreo se disfrutaba en nuestros patios”.

Con esta decisión y trabajo comunitario, en los últimos años, fueron levantando entre todas una verdadera comunidad. Ayuda en Acción las apoyó construyendo aulas, servicios sanitarios en las escuelas, instalando un sistema de agua potable y acompañándolas en la gestión de las organizaciones comunitarias, tanto de la comisión vecinal como de la asociación escolar. En la actualidad, estas madres analizan la posibilidad de aliarse a fin de emprender microempresas que les permita mejorar sus niveles de ingresos económicos.

Capacitación en preparación de alimentos. Foto: Nancy Rojas, AeA Paraguay

Una hora después de iniciar la reunión ya lo tienen decidido, y la presidente concluye: “bueno chicas, entonces queda decidido, vamos a capacitarnos para que dentro de poco tiempo sea posible formar nuestras empresas, teniendo más ingresos podremos darle una mejor vida a nuestros hijos”.

Natalia está contenta, me comenta que con la ayuda de una vecina está aprendiendo a hacer collares y otros productos artesanales. En voz alta llama a sus niños, es hora de ir a casa y preparar el almuerzo: “Pedro, ya vamos a casa!… tiene 10 años y solo quiere jugar a la pelota”, sonríe al despedirse. Mientras acaricio la cabecita de Pedro, le pregunto si quiere ser jugador de fútbol cuando sea grande: “aún no sé… quizás sea médico”, dice, mientras camina junto a su madre y hermanos.

Mujeres y niños de Villa Primavera. Foto: Nancy Rojas, AeA Paraguay

13 comentarios

  1. esto lo deberia de leer toda la gente que se cree que el dinero que se da a este tipo de asociaciones no sirve para nada y que todo se queda en el camino . Seguramente algo se quede por el camino pero el resto del dinero hace una labor impresionante.
    Enhorabuena.

    pincha para ver los bancos que ofrecen mayores intereses en depositos y cuentas remuneradas en
    http://www.miseuritos.com/depositos-bancarios/

    09 Junio 2010 | 11:51

  2. Dice ser antonio larrosa

    Con las crisis se deben notar menos ayudas,
    ¡Maldita crisis!

    CLica sobre mi nombre

    09 Junio 2010 | 13:11

  3. Dice ser Davis ORTIGOZA

    Una revista latinoamericana a calificado como a las Paraguayas como unas de las mas trabajadoras Y SACRIFICADAS de AMERICA.

    09 Junio 2010 | 16:31

  4. Dice ser Abogado Malaga

    Da mucha alegria saber que organizaciones como éstas y todas las personas que ayudan en una labor así, hacen posible que la situación mejore, por minima que sea, y eso ya es un gran paso.

    09 Junio 2010 | 17:53

  5. Dice ser Roxana

    Enhorabuena, Nancy. A ti y a los compañeros de Ayuda en Acción en Paraguay, que sbaemso están haciendo un buen trabajo.

    09 Junio 2010 | 20:20

  6. Dice ser murcia

    aqui vemos la fuerza de las mujeres, el relato me conmovio mucho, felicitaciones por el trabajo que realizais!

    10 Junio 2010 | 04:26

  7. Dice ser Nuria

    hola, estoy leyendo y no doy crédito a lo que veo estas mujeres, con tantos ninos ¿y vivian en el abandono? os aliento a ayuda en accion seguir apoyando a esta comunidad, muy bonita histOria.

    10 Junio 2010 | 14:40

  8. Dice ser javi

    OS COMENTO QUE COLABORO CON AYUDA EN ACCION Y ESTE RELATO ME HA EMOCIONADO MUCHO, ENHORABUENA POR EL TRABAJO.

    10 Junio 2010 | 15:01

  9. Dice ser OBSERVADORA

    ¿Por que hay mucha pobreza en Latinoamerica, por los malos manejos o por nosotros mismos? hay mucha gente que no tiene oportunidad, como los niños de Primavera, las madres, ya es otro tema. Me ha llegado mucho el artículo, cortico y justo ahi.

    10 Junio 2010 | 16:25

  10. Dice ser Violeta

    Estas son las historias que motivan el trabajo con la gente menos favorecida… Gracias Selva Nancy por recordarnos.

    10 Junio 2010 | 17:25

  11. Dice ser Cata

    si bien muchos afirman que el problema de la pobreza tiene que ver con el poco control demografico, yo estoy en desacuerdo, es facil ocultar la injusticia que existe en el mundo diciendo que la gente es pobre porque se la pasa follando y pariendo. Urge mas bien inversion en educación,salud reproductiva y sacar leyes que garanticen la igualdad de oportunidades de todos los pueblos.
    Muy bueno el post el titulo me ha llamado la atencion.

    10 Junio 2010 | 22:03

  12. Dice ser Cata

    ah,olvidaba, mi participacion es para responder a Observadora, la pobreza es responsabilidad de TODOS.

    10 Junio 2010 | 22:06

Los comentarios están cerrados.