BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Un blog desde el terreno de la mano de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN Internacional y Farmamundi.

Ellos son los protagonistas…

Pilar Palomino, delegada de Cruz Roja Española en Haití

Cuando trato de mirar atrás para empezar a escribir cronológicamente, toda la información que hay en mi cabeza salta a primera página. Desde el día 12 de enero el concepto tiempo se distorsiona, no medimos el tiempo en horas, o días, sino en resultados, en avances, o en frustraciones. Y es que cada día se sufren decepciones, e ilusiones; cada día está lleno de momentos intensos, de situaciones complicadas y de retos que superar. Han sido semanas intensas, en las que el trabajo en equipo se convierte en el soporte de cualquier acción. Cualquier progreso es una labor realizada entre todos, y cualquier retraso es un problema de todos. Y juntos vamos siempre hacia delante.

Merecen un homenaje los voluntarios de Cruz Roja Haitiana que, afectados directamente por el terremoto, están trabajando desde el principio con toda la fuerza y decisión. Algunos han venido de otras ciudades del país para trabajar en la respuesta en Puerto Príncipe; muchos han perdido su casa, a familiares y amigos, sus trabajos… y son una pieza clave para el equipo. Gracias por estar ahí.

Quiero comenzar con un lamento por la labor de algunos medios de comunicación que, si bien son un actor más en los escenarios humanitarios (y muy importante), deben aprender a respetar la dignidad del pueblo desde el que comunican. Es cierto que el desastre es de una magnitud gigantesca, que es un drama sin precedentes, pero creo que el periodista podría cubrir la noticia, la misma información, sin llegar a los extremos amarillistas que se han alcanzado.

Debe respetarse a los muertos y a los vivos. Debe evitarse confundir a la audiencia con imágenes de violencia que no son más que episodios puntuales y que ponen a la población haitiana en un papel de salvajismo que no merece. Olvidaron mostrar las actitudes solidarias que han salvado muchas vidas, la lucha que día a día miles de personas mantienen para seguir adelante y para recuperar la normalidad. Sí, Haití es el país más pobre de América, y sí, tenía graves retos que superar antes del terremoto, pero Haití es también un país orgulloso y luchador, que no entiende de compasión y misericordia.

Es justo y necesario que toda la comunidad internacional se vuelque en la reconstrucción de Haití, pero son los haitianos y haitianas los que serán los protagonistas de ese proceso; y ellos no merecen la imagen que algunos medios han mostrado.

Los comentarios están cerrados.