BLOGS
El blog del Becario El blog del Becario

Se presenta el encargado de moderar los comentarios, el personaje más odiado de 20minutos.es

Entradas etiquetadas como ‘nueva york’

Compra 1.000 ejemplares de un diario local para intentar ocultar su arresto

El propietario de un periódico del estado de Nueva York indicó en una entrevista que un hombre compró cientos de copias de la publicación, en un loco esfuerzo para evitar que sus vecinos y conocidos leyeran la noticia de su detención por conducir borracho. Se ve que el caballero no usaba mucho las redes sociales ni consultaba los diarios online.

La policía estatal detuvo a Joseph Talbot (el comprador compulsivo de ejemplares), de 43 años, en el condado de Wayne, acusado de conducir en estado de embriaguez. Los agentes también le imputaron un delito de resistencia a la autoridad por negarse a tomar las huellas digitales. Lee el resto de la entrada »

Salva la vida a una electrocutada reanimándola a ritmo de los Bee Gees

beeg

Una empleada del metro de Nueva York sobrevivió a una electrocución en las vías gracias a que un compañero de trabajo le realizó una resucitación cardiopulmonar al ritmo de la canción de los años 70 Stayin’ Alive, de los Bee Gees. O-O

Monique Brathwaite comentó en una entrevista al diario Daily News, que no recuerda nada de su caída a las vías, las cuales trasmiten electricidad al convoy, después de tropezar en el andén de una estación de Manhattan. Lee el resto de la entrada »

Un empleado de McDonald’s noquea a su jefe con los clientes como testigos

mcdonalds_punchesp

¿Has tenido un/a jefe/a tan detestable que cada vez que le ves te imaginas usándolo como un saco de boxeo? Pues este puede ser el caso de un empleado de McDonald’s que decidió tomarse la justicia por su mano y dio una somanta de (…, el sustantivo os lo dejo a vosotros) al encargado del local, como quien come chicle por aburrimiento.

No me gusta hacer eco de la violencia desmedida y sirva este post para denunciar un hecho lamentable. Por muy quemado que esté uno, el sosiego y la cordura siempre tienen que estar por encima de los mamporros. Lee el resto de la entrada »

Se libra de una multa de tráfico con un truco de magia

Steven_BrundageEl famoso mago estadounidense Steven Brundage fue cazado durante un control de tráfico por circular a más velocidad de la permitida por una zona residencial. Al acercarse los agentes al vehículo, observaron que Brundage llevaba un montón de cartas en el asiento trasero y le preguntaron cuál era la razón, a lo que él respondió que se dedicaba a la prestidigitación (volvía de una función en Nueva York).

Uno de los policías, que quería tener espectáculo gratis, le comentó que si les podía hacer un truco con los naipes, pero el ilusionista cambió rápidamente las cartas por un cubo de Rubik y lanzó un reto a los uniformados: “Lo resuelvo en menos de quince segundos“. Aparentemente algo sencillo para un experto en el arte de birlibirloque.

Lee el resto de la entrada »

Una modelo pasea ‘desnuda’ por las calles de Nueva York y nadie se da cuenta

culo_body_paintNi un giro de cabeza de un experto en ‘traseros poderosos’, ni una mirada furtiva hacia tan aparentes posaderas, la magia del body paint hace que un culo desnudo pase totalmente desapercibido al común de los mortales. El trabajo está tan logrado que parece que viste unos vaqueros de verdad.

De cerca, de lejos, bajando unas escaleras mecánicas, en las gradas de un espectáculo, en la cola de un establecimiento de comida rápida… Nadie se da cuenta del engaño.

Lee el resto de la entrada »

Se gana la vida haciendo cola

¿Quién no ha esparado alguna vez una larga cola? ¿Quién no se ha impacientado tras horas y horas de pie en una fila interminable? Seguro que en muchos de esos momentos has pensado que podrías haber estado haciendo algo mejor (por ejemplo: estar tirado tranquilamente en el sofá de casa o practicando deporte en el parque). Pues no desesperes porque ha llegado la solución: se llama Robert Samuel y está dispuesto a ocupar tu puesto en cualquier cola siempre que pagues en efectivo. El único inconveniente es que sólo trabaja en Nueva York. ¡Mecachis! No iba a ser todo tan idílico.

Robert Samuel. (Foto: SOLD Inc / Twitter)

Robert Samuel. (Foto: SOLD Inc / Twitter)

Mr. Samuel, tras perder su empleo en una empresa de telefonía, tuvo la brillante idea de ganar algo de dinerillo aguantando pacientemente las colas que se producen a las puertas de muchas tiendas neoyorquinas cada vez que se lanza un nuevo ‘juguetito tecnológico’ o el último modelo de zapatillas de una rutilante estrella de la NBA. Y parece que el negocio no le va mal ya que saca lo suficiente para pagar el alquiler de su casa y para darse algún capricho.

De momento tiene tres clientes fijos, a los que parece no importarles mucho el dinero. Uno de ellos ha llegado a pagar más de 300 dólares (unos 200 euros) para que Robert estuviera estratégicamente colocado en la fila que se formó para adquirir los primeros iPhone 5 que salieron al mercado. La fiebre consumista nunca dejará de sorprenderme.

Tal es su afán por dar a conocer su negocio, que incluso tiene folletos publicitarios con las tarifas, tarjetas de visita que promocionan su actividad y una perfil en la red social Twitter. El señor Samuel cobra 25 dólares (17 euros) la primera hora, y cada franja de 30 minutos siguientes: 10 dólares (7 euros). Vamos, si este hombre pilla la hilera que se forma cada primer viernes de mes ante la basílica del Cristo de Medinaceli, se le ponen los ojos como al Tío Gilito.

PD. Cuando la necesidad aprieta, el ingenio aparece sin invitación.

Amamantaba a su bebé y es reducida por la policía como si fuera una terrorista

Helayne Seidman / The New York Post

Foto: Helayne Seidman / The New York Post

Por mucho que bucee en medios digitales, sigue habiendo noticias que me dejan boquiabierto. Es el caso de un matrimonio belga que debió pasar uno de los momentos más desagradables de su vida, simplemente porque la madre amamantó a su bebé en un local de postín de Nueva York. Un error imperdonable que casi se transforma en un conflicto internacional.

Roseline Remans, de 34 años, y su marido Tom Neijens, de 36, y primer secretario de la representación de Bélgica ante Naciones Unidas, fueron a pasar una agradable velada en el Metropolis Country Club, en White Plains, según publicó The New York Post. Aunque ellos no pertenecían al reducido grupo de socios del club, se les reservó una mesa para comer como al resto de la elitista clientela. Con ellos estaba su bebé Luka, el protagonista involuntario de esta historia.

En un momento de la comida, al pequeño Luka le entró hambre y Roseline le dio de mamar. Pasaron escasos segundos y como si estuvieran siendo vigilados por una cámara de seguridad, la maître del restaurante se dirigió rápidamente a su mesa y les pidió que se fueran de inmediato porque estaban “molestando a los miembros del club“. El diplomático belga pidió que dejaran acabar a su hijo porque si no iba a ser peor el remedio que la enfermedad, alegando que el bebé lloraría desconsoladamente montando aún más revuelo en el comedor. La encargada se negó en rotundo y los envió al servicio para alejarlos de las miradas escandalizadas del resto de clientes. ¡¡¡Santa Madonna!!!

Si esto no fuera ya suficiente, la policía irrumpió en el restaurante casi como en un despliegue de película, con pistola y defensa eléctrica en la mano, indicando que la pareja estaba ilegalmente en una propiedad privada y que algunos de los clientes habían llamado alarmados al servicio de emergencias diciendo que parecían terroristas, porque llevaban una mochila negra y mostraban a un bebé de forma amenazante. Lo más increíble es que los agentes habrían dicho como justificación de su intervención que “en Sri Lanka los bebés son usados como escudos por los terroristas“, según relató el señor Neijens en la denuncia que presentó ante las autoridades competentes.

Finalmente, viendo el cariz que estaban tomando los acontecimientos, el diplomático sacó su identificación y los uniformados por fin se tranquilizaron, pero aun así la familia salió por la puerta trasera del restaurante para no manchar la reputación del famoso local. Un portavoz de la policía alegó, en defensa de la actuación de los agentes, que simplemente se trató de “un malentendido cultural“. Poco más, y terminan todos en la cárcel de Guantánamo.

Una ardilla practica sexo con la oreja de un hombre dormido

ardillaSiempre me ha llamado la atención, la especial fijación que tienen algunos perros por engancharse a la pierna y liberar todas sus tensiones sin miedo al qué dirán. Además, este acto suele estar acompañado de las sonoras carcajadas de los que presencian una demostración de amor tan apasionada. Pobres animalillos, la demostración de poder y el celo es lo que tienen.

Pues este también puede ser el caso de una ardilla de Central Park (Nueva York), que debía andar canina, y no se le ocurrió mejor forma de dar rienda suelta a sus instintos más salvajes que practicar sexo con la oreja de un hombre que dormía plácidamente sobre una de las praderas del parque más famoso de la Gran Manzana.

Eso sí, fue muy cuidadosa porque el hombre parece que no se enteró de nada. Vamos, que siguió durmiendo como un tronco mientras el necesitado roedor terminaba la faena. Y llegados a este punto, me embargan una serie de dudas: ¿Se habrá enamorado la ardilla del pabellón auditivo de su víctima? ¿Volverá a intentarlo con otra persona? ¿Habrá liberado totalmente toda su tensión sexual? Quién sabe. Mejor no darle más vueltas.

Y para finalizar este relato de pasión y desenfreno al estilo roedor, me hubiera gustado ver la cara del autor o autora de las  instantáneas que inmortalizaron el momento, si es que existe ese documento gráfico. ¿Sería algún amigo de la víctima? Si es así, seguro que todavía se siguen escuchando sus risas.

Cobra una indemnización millonaria por tener un miedo pavoroso a las ranas

Foto: Wikimedia Commons

Foto: Wikimedia Commons

¿Sabéis lo que es la bufonofobia? Un miedo tremendo a tener cualquier tipo de anfibio cerca. Pues esta fobia, totalmente desconocida para mi hasta hoy, ha hecho ganar a un jubilado de Nueva York la nada despreciable cantidad de 1,6 millones de dólares (1,2 millones de euros). Eso sí, después de litigar en varios juzgados durante más de tres años.

El afortunado es Paul Marinaccio, que una buena mañana se despertó y descubrió que su propiedad, antes una pintoresca casa de campo, se había transformado en una ciénaga pantanosa que ya querría para sí el mismísimo Shrek. Si no fuera suficiente con esto, en los días más calurosos, se llena de ranas y sapos que campan a sus anchas. Así, el señor Marinaccio descubró de una forma traumática su miedo enfermizo a los anuros. Hasta tal punto llega su fobia, que ha pasado muchos días dentro de su casa, por temor a tener cualquier tipo de contacto con ellos.

La culpable de todas sus desdichas es una empresa constructora que realizó mal los cálculos en un movimiento de tierras en un campo cercano, con tan mala suerte, que desvió una gran cantidad de agua estancada hacia la vivienda de Marinaccio. Durante el juicio, que le ha dado por fin la razón, el jubilado relató que se queda petrificado cada vez que ve a una de esas criaturas. “Intento enfrentarme a esos bichos y no puedo. Incluso tiene que venir mi hija mayor a espantarlos“, ha declarado aterrado a un medio local.

Además de la compensación económica, a repartir entre el estado de Nueva York y la adjudicataria de la obras, esta última tiene la obligación de drenar los terrenos según indica la sentencia. De momento, Marinaccio no ha decidido si se va a mudar de su ciénaga o realizará reformas en su hogar con el dinero de la indemnización.

Un niño de siete años, esposado y detenido tras una pelea en el colegio

Sabes que el mundo ha entrado en una espiral de autodestrucción cuando descubres que hay agentes de la ley que le dan a una disputa infantil el carácter de un delito. Vimos semanas atrás que en Francia llevaron a comisaría a una niña porque sus padres no estaban al día en los pagos del comedor del colegio, pero eso se queda en nada con lo que acaba de acontecer en Nueva York, donde un niño fue detenido por pegar y robar cinco dólares a un compañero.

policia_newyorkWilson Reyes es un chaval de siete años que estudia en la Escuela Pública del Bronx, el barrio conflictivo por antonomasia, según nos ha enseñado el cine. Un día, se metió en una pelea de patio de recreo tras ser acusado de adueñarse de cinco dólares que se le habían caído del bolsillo a uno de los muchachos de su clase.

Pero el asunto no se quedó en una simple pelea y una visita, con su posterior castigo, al director del colegio, sino que fue mucho más allá. Dos agentes de la policía neoyorquina esposaron a Wilson y lo llevaron a comisaría, donde fue sometido a un interrogatorio de, asombraos, ¡10 horas!, según la madre del niño, Francisca Méndez.

Cuando la señora Méndez tuvo conocimiento del incidente, acudió presta a la comisaría, donde se encontró a su hijo llorando y con la muñeca izquierda esposada a una barra de acero atornillada a una pared. “Estamos traumatizados. Mi hijo lloraba y gritaba ‘¡mami, yo no fui!’. Jamás imaginé que la policía pudiera hacerle esto a un niño”, declaró, indignada, la mamá de Wilson al NY Post (¡OJO A LA FOTO!). Fuentes de la policía de NY se han apresurado a desmentir que el niño estuviera 10 horas en comisaría y aseguran que ‘sólo’ estuvo allí entre las 15.00 y las 19.45 horas. Además, aseguran que “fue tratado como cualquier otro joven sospechoso. Respondimos a una denuncia al 911 por robo y asalto. El chaval fue acusado de robo con violencia y fue llevado a la comisaría y custodiado en la sala de menores”.

De momento, la familia de Wilson ya ha puesto una demanda contra la ciudad y la policía de Nueva York por valor de ¡250 millones de dólares! (se les ha ido de las manos el asunto) porque el muchacho fue “verbal, física y emocionalmente abusado, intimidado, humillado, avergonzado y difamado”, según el abogado de la familia, Jack Yankowitz. “Es incomprensible, ¿qué hizo la policía? Todo esto suena muy estúpido. Lo estaban interrogando como si fuera un criminal sin escrúpulos”, añadió. A favor de la demanda juega, además, que poco después otro compañero del muchacho confesó ser el autor del hurto.

Así, lo que debió quedar en un castigo del director y una regañina de los padres, amenaza con convertirse en un juicio con una posible indemnización desproporcionada. ¡El mundo está loco!

FOTO: Inventorchris (Flickr).