BLOGS
El blog del Becario El blog del Becario

Se presenta el encargado de moderar los comentarios, el personaje más odiado de 20minutos.es

Entradas etiquetadas como ‘factura’

Pide un “cuchillo que corte más” en un restaurante y le facturan 12 € por usarlo

Una vecina de la ciudad de Mar del Plata (Argentina) denunció que quisieron cobrarle 200 pesos (algo más de 12 euros) de recargo (por uso) en un restaurante céntrico, por haber pedido un cuchillo con mejor filo para cortar carne. ¡¡¡Ni que fuera de oro!!!

Analía Jensen, la ‘cliente cortadora’, sacó una foto al ticket en el que figuraba el cobro extra de un “cuchillo de corte”, y la publicó en la página de Facebook Banca 25, un espacio en el que se realizan habitualmente denuncias de interés público, según indica el diario Clarín. Lee el resto de la entrada »

Le llega una factura de teléfono de ¡¡11.700 billones de euros!!

Después de desayunarme con la noticia de que España es líder en fracaso escolar y en desempleo juvenil en la UE (¡ay!), mi habitual optimismo se ha desvanecido un poco. Mi confianza en el ser humano pierde puntos, una tendencia que se acentúa con noticias como la que nos ocupa en esta ocasión.

Fuente: Luis Sarabia (Flickr)

Fuente: Luis Sarabia (Flickr)

Ya sabemos que las compañías telefónicas generan bastante desconfianza entre los consumidores, no sé si por sus tarifas abusivas o por la fea sensación de monopolio, primero, y oligopolio, después, que han ejercido durante años y años. El caso es que la popularidad de las telefónicas está al nivel de la popularidad de nuestros dirigentes políticos, décima de punto arriba, décima de punto abajo. A esa baja estima del ciudadano contribuye que de vez en cuando nos pasen una factura con la que no estamos de acuerdo. Algo así le ha sucedido a la francesa Solenne San José, que recibió un susto cuando descubrió el importe que le demandaba la operadora gala BT. ¡11.721.000.000.000.000 euros! En lenguaje coloquial, 11.721 billones de euros (billones de los de toda la vida, esto es, millones de millones. Puntualizo porque también he leído que la RAE va a aceptar la equivalencia que los americanos hacen de billón, “mil millones”).

¡Ni llamando las 24 horas del día a Sandro Rey me salen las cuentas! Y eso que el futurólogo de aspecto siniestro que ameniza las horas canallas de la TDT española tiene un precio de tarifa casi prohibitivo. Para que os hagáis una idea, los cerca de 12 mil billones de euros equivalen a más de 5.000 veces el PIB de Francia. Puesto en lenguaje futbolero, con esa pasta podrías fichar a 12.000.000 de CR7s, es decir, unos 50.000.000 de Iniestas o unos 6.000.000 de Messis.

Como ya imagináis, la factura no era 100% exacta, había un “ligero” desvío. El total a pagar por Solenne era de 117,21 euros, ¡que ya está bien! Seguro que alguna llamada a Sandro Rey había caído ese mes… Si ya es sorprendente de por sí el baile de cifras, a mí lo que me desconcierta es que alguien haya sido capaz de emitir esa factura sin pensar que quizá estaba cometiendo un error. Más aún, es alucinante pensar que las primeras llamadas que la señora San José hizo a BT para resolver el conflicto se resolvieran con el habitual “le remito a mi encargado”.

Moraleja: ten mucho cuidado con las llamadas a los sacacuartos del 806, pero ten aún más cuidado con la estupidez humana.

Una factura de móvil de 145.000 euros

Hace poco estuve en Nueva York (algunos ya lo sabéis) y compré una tarjeta de llamadas internacionales. Aunque metía el código en el móvil, mi compañía me dio un pequeño sablazo como premio por mis vacaciones. Ahora bien, mi factura me parece un pellizco en comparación con la de Celina Aarons, una mujer de Florida (Estados Unidos) a la que le han llegado más de 200.000 dólares (unos 145.000 euros) por un mes de móvil.

No es un error como aquello de Antonio Gilipollas Caraculo, no. Es más, todo tiene una explicación: Celina tenía contratado un plan de 175 dólares mensuales (unos 127 euros) que pagaba religiosamente. En su factura también incluyó a su hermano Shamir, que es sordomudo y utiliza su móvil para enviar mensajes de texto y ver vídeos.

Aún así, 145.000 euros son muchos euros (ni siquiera Boris Karloff tuvo que pagar tanto), lleváis razón, de modo que supondréis a estas alturas que hay una palabra clave que lo explica todo: ROAMING. Sí, muchachos, Shamir dejó Estados Unidos para ir a Canadá durante dos semanas y nuestra amiga Celina olvidó cambiar su plan de llamadas.

El problema es que su hermano (que aún es estudiante) usó el móvil con normalidad… y normalidad equivale a 2.000 mensajes de texto más unos cuantos vídeos descargados, que traducido en dólares son 201.005,44. No sé vosotros, pero a mí me dicen que tengo que pagar eso (o la mitad de eso) y empiezo a hacer cálculos para ver si mis bisnietos podrán acabar con mis deudas.

Lo mismo le ocurrió a Celina, que confiesa que cuando leyó la factura (43 páginas nada más y nada menos), se volvió “loca” y se puso a temblar y a llorar.

Después del primer susto, empezó a pensar qué podía hacer para arreglarlo y acudió a un programa de televisión local en el que habló con un abogado, que a su vez se puso en contacto con la compañía e intercedió en nombre de nuestra querida protagonista.

Al final han conseguido que la factura se reduzca considerablemente, si bien aún tendrá que pagar 2.500 dólares (más de 1.800 euros) que podrá abonar, eso sí, en seis meses. Una letrita de 300 euros al mes que está ya lejos de los 24.000 que habrían sido con la factura original.

PD: Aquí lo máximo que puedes hacer si te pasa algo de eso es ir a De buena ley.

PD2: A petición de antihielos hago hincapié en que el montante de la factura obedece, fundamentalmente, a la descarga de vídeos.

PD3: Por cierto, si alguna vez tenéis ganas de leer un blog de verdad y no el mío, podéis visitar Fichados, de mi compañero David.

¿El fontanero arregló una avería por “sexo urgente”?

Me lo contaba un amiguete en el curro y no me lo podía creer. “Que sí, que sí, que es la factura que me hizo el fontanero cuando vino a mi casa”. Resulta que el pobre tuvo un destrozo en las tuberías y el fontanero acudió con premura a solucionarlo. Tanta fue la premura que… ¿le traicionaron los nervios al escribir la factura?

No sé vosotros, pero yo sigo leyendo “Sexo urgente a las 20 horas rompiendo falso techo de escayola” (todo escrito en lenguaje sms, sí). Vamos, que en vez de una avería parece que mi compañero estaba pasando un buen rato cuando el suelo dio de sí.

Nada más lejos de la realidad, amigos. Por el agujero no cabía una cama, ni mucho menos.

Una vez hecho el agujero, se lo tomaron con calma para volver y al pobre le tuvieron unos cuantos días con un pasadizo secreto entre su casa y la de la vecina.

Pero bueno, ya sabéis que a grandes males grandes remedios, así que mi amigo encontró una solución.

Sólo por curiosidad… ¿vosotros habéis leído a la primera “serv. urg.” o “sexo urg.”?

PD: Si alguien se pregunta por qué no publiqué el fin de semana… desgraciadamente estuve enfermo :S

PD2: A partir de hoy recuperamos las secciones habituales: jueves próximo entrevista, el lunes “la vuelta al mundo en 20minutos”…

PD3: Sé que os lo pedí el otro día, pero la votación acaba mañana y vamos 100 abajo. ¿Un voto por Marco Banderas? (Sólo hay que hacer votar en esta encuesta -es gratis-)

Hoy hace un año…

Me multaban dos veces en cinco días… por idiota

No era una pistola, era un pene

– Envía el post:

Bookmark and Share