BLOGS
El blog del Becario El blog del Becario

Se presenta el encargado de moderar los comentarios, el personaje más odiado de 20minutos.es

Entradas etiquetadas como ‘coleccion’

Recoge chapas durante cinco años para crear un efecto increíble en su cocina

Un caballero estadounidense y un grupo de amigos estuvieron recogiendo algo más de 2.500 chapas de botellas durante 5 años para llevar a cabo un original proyecto de renovación en su cocina. O-O La paciencia de algunos no conoce límites.

La idea inicial era crear una imagen con las chapas“, publicó en Imgur. “Luego cambiamos radicalmente y nos decantamos por un efecto de declive, mucho más sencillo. La secuencia elegida se llama ROYGBIV (tonos como si fuera un arco iris)“, comentó. Lee el resto de la entrada »

No cambia cinco muñecos de Darth Vader por un Porsche 911

darth_vader_porscheHe conocido coleccionistas enamorados de sus posesiones, pero el caso de Bill McBride, un estadounidense de 42 años, merece una mención aparte. Su amor y devoción por Darth Vader, el malvado personaje de Star Wars, le ha hecho acumular más de 60.000 figuras con su imagen durante los últimos 20 años. ¡¡¡Toma ya!!! Además del espacio que ha tenido que dedicar en su casa para tan ‘magna recopilación’, ‘Mr. Lado Oscuro’ se ha gastado la bonita cifra de 200.000 euros en reunir todas las figuritas. ¡¡¡Qué el dinero te acompañe!!! (porque la fuerza, en este caso, tiene poco que hacer).

Lee el resto de la entrada »

Guarda todas las uñas que se ha cortado durante casi cuatro décadas

coleccion_unas

Hace unos años, mi predecesor en el cargo (hay que tratarlo bien no sea que se vaya a enfadar) os trajo la historia de una muchacha británica de 21 años que poseía más de ¡¡¡12.000 pokémon!!! (récord Guinnes por si alguien lo dudaba). Pues ahora me ha llamado la atención el curioso hobby de Richard Gibson, un inversor estadounidense de 58 años, que colecciona las uñas cortadas de sus manos y pies desde hace 36 años. ¿Para qué?

tarro_unasSu extraño pasatiempo comenzó en febrero de 1978, cuando después de cortarse las uñas, no sabe muy bien por qué, decidió no tirarlas a la basura y las guardó cuidadosamente en su cajita de manicura. A partir de aquí, el señor Gibson lo transformó en un reto y se marcó como objetivo llenar el pequeño maletín. Dos años después ya no había espacio para más ‘garras’. Así que buscó un lugar mayor: un frasco de vidrio, que tres décadas más tarde casi está repleto de ‘células muertas con queratina’. Un preciado botín para ‘Mr. Nails’, observando el cuidado que pone en su conservación.

Tengo que esconder el tarro de las visitas y de las miradas de mi exesposa. A ella le da mucho asco y siempre le molestó mi pasatiempo“, comentó Gibson en un medio local.

Y como hay gente para todo, en un libro de la franquicia Ripley’s Believe It or Not! (Ripley, ¡aunque usted no lo crea! – dedicada a mostrar fotos sorprendes y objetos raros) la recopilación de ‘Mr. Nails’ va a tener un espacio destacado. “Estoy esperando el lanzamiento del ejemplar para mostrárselo a mi exmujer. A partir de ahora seguro que cambia de opinión. No es como ganar un Oscar, pero estoy muy orgulloso“, concluyó. Unas bonitas palabras para un hombre tan apegado a sus uñas.

(Fotos: Ripley’s Believe It or Not!)

Una herencia que no vale para nada

Cada uno colecciona lo que quiere, hasta ahí podíamos llegar. Pero claro, según van pasando los años hay que ir pensando en el después. Es decir, nosotros no somos eternos… ¿qué pasará con nuestras colecciones cuando hayamos muerto?

Pues bien, el canadiense Barry Grosse no lo pensó y fue recolectando bolas y bolas de golf. Cuando quiso darse cuenta, se había plantado con 40.000 bolas de golf (no ni una ni dos, 40.000) y una noche, a las 3 de la mañana, murió mientras montaba en bicicleta, según la prensa local.

¿Qué podían hacer sus herederos con tanta bola? Groosse tenía 64 años, estaba jubilado y padecía trastornos del sueño, que combatía montando en bici de madrugada, (a ver… es un hombre que coleccionó 40.000 bolas de golf… ¡no os parecerá raro!). Esa pasión por la bici le costó la vida, aunque las únicas dos personas relacionadas con su muerte han quedado absueltas.

Tras su muerte, tanto Carol, su esposa, y Phil, su sobrino, no sabían qué hacer con las 40.000 bolas. De momento han devuelto unas 30.000 a la Asociación de Golf de Saskatchewan, que prometió donarlas.

Ellos no esperaban encontrar una cantidad tan desproporcionada de bolas. Esta fiebre por el golf está a camino entre lo entrañable de la pasión por un deporte y el síndrome de Diógenes. Yo tampoco soy quien para hablar, porque colecciono monos de plástico y de peluche, pero no creo que junte nunca 40.000.

¡¡Aunque bien pensado… entonces mis Monos sobrenaturales tendrían hasta extras!!

Envía el post:

http://www.wikio.es