BLOGS
El blog del Becario El blog del Becario

Se presenta el encargado de moderar los comentarios, el personaje más odiado de 20minutos.es

Entradas etiquetadas como ‘carne’

Una autoescuela ofrece comida y bebida gratis a sus alumnos durante 9 meses

Con el descenso de la natalidad y la buena calidad del sistema de transporte público japonés, los jóvenes del país del sol naciente se sacan cada vez menos el carné de conducir. Esto significa que las autoescuelas andan más necesitadas de alumnos que un colegio en un barrio de nueva construcción.

En estos tiempos de recesión en la economía nipona, las academias tienen que ingeniárselas para atraer al mayor número de estudiantes, y podría decirse que ninguna de ellas se lo ha tomado tan en serio como Minoo Driving School, en Osaka. Lee el resto de la entrada »

El repugnante filete de ternera que quizá te vuelva vegetariano

beef_zombiUn vídeo de poco más de medio minuto está revolviendo los estómagos de medio mundo. La razón es muy sencilla, un corte de carne de ternera, quizá putrefacta (el color grisáceo no invita a hincarle el diente), se mueve como si todavía estuviese vivo (una especie de ‘bistec Re-Animator‘) o tuviera una legión de larvas en su interior. Cualquiera de las opciones es igual de asquerosa.

Al parecer, tal como explica la cadena de noticias asiática CCTV, el ‘suculento filete’ fue comprado por una mujer en una carnicería de la provincia china de Shandong. “La idea era cocinarlo a la plancha, pero al ver que se movía, preferí grabarlo con mi móvil“, comentó impactada. ¡¡¡Beef zombi en busca de una nueva víctima!!! Lee el resto de la entrada »

Un artista conceptual se come su propia cadera y le sabe deliciosa

Alexander_Selvik

Alexander Selvik Wengshoelm es un creador noruego de 25 años que tuvo la ‘gran idea’ de hacer realidad un proyecto que llevaba pensando desde su adolescencia: realizar una especie de escultura con sus propios huesos. La ocurrencia aunque parezca descabellada tiene cierto sentido ya que Selvik nació con una deformidad en la cadera y fue intervenido quirúrgicamente para sustituir su maltrecho hueso por una prótesis. En ese momento, aprovechó para pedirles a los médicos que le cedieran su parte de esqueleto porque quería convertirlo en una ‘obra maestra’.

El artista grabó toda la operación, y tras recibir sus restos óseos, se le antojó cocerlos y comerse la carne que se había desprendido de su propia cadera. ¡¡¡Vaya guiso!!! Me imagino que le echaría un poco de sal para que fuera más sabroso.

Tenía que hervir la carne para llegar al hueso y cuando empecé a raspar, tomé un pedacito y pensé ¿por qué no hacerlo?, no todos los días voy a disponer de un trozo de carne humana y es la mía, me la puedo comer“, comentó Wengshoelm a un medio de comunicación.

Tras degustar lentamente su propio ‘cuerpo’, este ‘Hannibal Lecter con paleta’ quedó fascinado de lo rico que sabía. “Mi carne tenía un intenso toque a oveja salvaje” (curiosa comparación. En Noruega debe ser común ingerir este tipo de ungulados), describió con pelos y señales el artista. Solo de imaginarlo se me revuelve el estómago.

Como no podía ser de otra forma, su ‘culinario’ proyecto de arte ha recibido todo tipo de críticas en las redes sociales, incluso hubo gente que lo encontró muy original. Selvik está encantado de haber podido compartir su ‘performance gourmet‘ tras cuatro años de silencio tras la intervención. “No he podido guardar por más tiempo mi secreto“, concluyó.

(Foto: captura de Youtube y Facebook)

Detenido después de que creyeran que mentía sobre su edad

¿Te enfadas cuando la gente te echa más años de los que tienes en realidad? No merece la pena, de verdad. Yo, que prácticamente soy imberbe, he vivido siempre lo contrario: siempre he sido el niño, el chaval, el Will Smith recién llegado a los Men in black. Por eso muchos te toman por el pito del sereno… por eso quizás aún sigo siendo el becario.

Parecer más joven de lo que se es puede terminar siendo un coñazo y si no que se lo digan a Jose Sanders, un estadounidense de 22 años que pasó dos días en el calabozo después de que intentara comprar cerveza y nadie creyera que fuera mayor de edad.

Jose tiene una extraña enfermedad que le hace tener apariencia de un adolescente pese a que ya es mayor de edad, por eso siempre lleva su carné de conducir en el bolsillo. No le sirvió de mucho en la tienda de Basleton (Georgia, EE UU) a la que entró a comprar cerveza, porque los dueños pensaron que la identificación era falsa y se negaron a vendérsela.

Evidentemente no le detuvieron porque creyeran que fuera menor y quisiera comprar cerveza. Lo que ocurrió fue que, harto de que siempre le pase lo mismo, se enfadó y discutió con los trabajadores intentando convencerles de su edad. No fue así, llamaron a la policía y le arrestaron por alteración del orden público.

No obstante, no está muy claro lo que ocurrió en el interior de la tienda después de que le negaran la cerveza. La prensa estadounidense recoge que, según la Policía, el joven se enfadó y empezó a echar maldiciones a diestro y siniestro. El muchacho lo niega y asegura que lo único que hizo fue decir (gritando, eso sí) que podían llamar a las autoridades, porque su única intención era comprar la cerveza.

Jose no quiso hablar de su problema a los trabajadores y en cierto modo es comprensible. Primero, porque tiene que estar harto de contar la historia y segundo… ¿si no le creen con un carné en la mano se van a tragar que tiene un extraño problema que le hace parecer más joven de lo que es? Lo dudo.

PD: El 10 de abril irá a juicio, pero de momento tiene que pagar algo más de 211 euros de multa. Vivir para ver.

Rompe aguas, hace el examen de conducir, lo aprueba y va al hospital a dar a luz

Los hay que tienen muy claras sus prioridades: “Primero me saco el carné de coche y luego tendré un hijo”. El problema llega cuando las convicciones se juntan con las contracciones. Ahí tenemos lío, pero no os preocupéis que os lo explico.

Emma French es británica tiene 20 años y un día, a las cuatro de la mañana, rompió aguas. Parece una buena noticia, de no ser porque ese mismo día tenía el examen del carné de conducir y no se lo pensaba perder. Así pues, preparó los bártulos desoyendo los consejos de su novio, Neil MacFarlane (21 años), su hermano Scott (22) y su madre, Rhonda (44), y se fue a hacer el examen.

No le dijo nada al examinador por temor a que cancelara la prueba y, pese a que las contracciones empezaban a ser un problema, completó el examen… ¡¡¡Y LO APROBÓ!!!

Cuando terminó, condujo hasta el hospital donde finalmente dio a luz, creando cierta confusión entre el personal médico: “A las enfermeras les extrañaba que recibiera felicitaciones por el nacimiento y por el carné de conducir. Cuando se lo dije no se lo podían creer”, confiesa Emma a la prensa de su país.

Cuenta nuestra intrépida conductora que había suspendido en marzo y que, consciente de que tendría que esperar un tiempo hasta que su bebé creciera para poder presentarse de nuevo, decidió jugarse el todo por el todo (otra de esas expresiones que se están perdiendo) y probar suerte.

Eva MacFarlane tardó seis horas más en llegar. Al final, llegó con una anécdota bajo el brazo. “Me muero de ganas por contarle la historia a Eva cuando crezca”, dice Emma, quien cree (y yo coincido con ella) que es una buena batallita para contar a los nietos.

PD: Viéndolo por el lado bueno… lo que menos nerviosa le puso ese día fue el examen. Seguro.

Iba sin cinturón y sin carné porque le dolían sus implantes de silicona

BecConsejo: “Si pones una excusa, que sea buena”

¿Conocéis a Simona Suhoi? ¿No? ¿Y si os digo que es más conocida por Simona Sensual? ¿Menos? Bueno, pues hoy vais a tener el gusto de saber un poco de esta estrella televisiva rumana de 28 años, a quien hace no mucho le quitaron el carné de conducir tras un accidente.

Simona conducía recientemente por las calles de Bucarest sin el cinturón de seguridad puesto. La Policía (que no es tonta) le dio el alto y le hicieron las clásicas preguntas que se le hacen a alguien cuando le paran. Es decir, probablemente un agente le dio la vuelta al coche, mirándolo como si no hubiera visto ninguno. El otro le diría por la ventanilla aquello de… “¿permiso de conducir?”.

Si no habéis estado muy despistados al principio habréis descubierto que Simona no sólo no llevaba el cinturón, sino que tampoco tenía el carné porque se lo habían retirado. Sin embargo, lo que sí tenía era una excusa, bastante surrealista, sí, pero oye, qué le vamos a hacer.

La mujer, que se enfrenta a cinco años de cárcel, no tuvo más ocurrencia que decir: “Admito que no debería haber conducido el coche, pero no tenía otra opción. […] Tengo un terrible dolor en el pecho a causa de estos nuevos implantes”.

Vaya, vaya, vaya. Acabáramos. A Simona le ardía el pecho y no tenía forma de llegar al hospital. ¿Y un taxi? Os preguntaréis alguno. No, no podía. Según Simona, intentó coger uno pero estaban todos llenos.

“Cogí el coche y fui a la clínica. ¿Qué se supone que podía hacer?” le dijo a los agentes. Por lo que sea, a la Policía no le valió esa excusa, así que seguid el BecConsejo de hoy: “Si ponéis una excusa, que sea buena y creíble”.

PD1: Aquí podéis ver (en rumano) la explicación de Simona. La muchacha habla en un programa de TV para decir que no entiende por qué la Policía la odia tanto.

PD2: La primera foto es anterior a los implantes, como imaginaréis.

PD3: Por cierto… también canta, por si alguien quiere comprarle un disco.

A este anciano le pidieron el carné para ver si tenía más de 18 años

Suponed que vuestro abuelo fuera al supermercado del barrio y comprara una botella de vino. Bueno, ¿os imagináis que cuando fuera a pagar le pidieran el DNI para comprobar que tenía la edad necesaria para comprar alcohol?

Pues algo así le ha pasado a un británico de 73 años, que tuvo que enseñar su documento de identidad para acreditar que tenía más de 18 años cuando fue a comprar su equipo de pesca.

“¿Aparento 18?”, le preguntó al dependiente John Payne, que tiene nueve nietos, según la prensa inglesa.

Aunque admite que en el momento se sintió un poco humillado, lo cierto es que John intenta recordarlo como una anécdota para contar, nunca mejor dicho, a sus nietos, jejeje.

Desde la tienda dicen que todo fue una broma entre el dependiente y John Payne, pero este último insiste en que no, que el chico de la tienda se puso muy serio.

Y yo, que me indignaba porque con 20 años me pedían el carné para entrar a algunos pubs (si no iba acompañado de amigas, claro ¬¬).

Envía el post: