BLOGS
¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Archivo de la categoría ‘taurinos/antitaurinos’

Carta al alcalde de Tordesillas sobre la barbarie del Toro de la Vega

Estimado señor alcalde, José Antonio González Poncela:

Permítame que, ahora que ya se ha celebrado y perpetrado el Toro de la Vega 2015 sin que entre todos hayamos sido capaces de impedir que se maltrate y se dé muerte a Rompe-suelas, le pida por esta carta que trabaje desde hoy con su Ayuntamiento y con sus vecinos para impedir la tortura y muerte dentro de un año de otro congénere del noble animal.

El maltrato y martirio de un animal -sea un toro, un perro, un gato, un gallo, un ganso o cualquier otro- para diversión de la gente no es una tradición admisible a estas alturas de civilización, señor González Poncela. Es un salvajismo, una inhumanidad, una incultura suprema, una barbarie.

Llamarle a esa vil práctica “torneo” (DRAE: “Combate a caballo que se celebraba entre dos bandos opuestos”. “Fiesta pública en que se imitaba ese combate”) parece una licencia excesiva. No hay dos bandos opuestos, señor primer edil. Hay un bando o una banda numerosos (este año, de 53 individuos que han acudido de modo voluntario) y hay al otro lado un noble animal que va completamente solo y absolutamente obligado. Intentar lavarle la cara a esa práctica salvaje y cruel con calificativos como “tradición histórica”, “rito cultural” o “ritual folclórico” no solo no limpia y lava, sino que además nos parece a muchos un ejercicio supremo de cinismo y desfachatez. Y declarar, como se ha hecho este año, que el resultado del presunto “torneo” había resultado “nulo” por no cumplir sus propias normas nos parece a algunos una muestra extrema de la desvergüenza. Cuéntele a Rompe-suelas que el jurado anuló la lanzada de Cachobo, a ver si el pobre astado resucita.

Con todo el respeto y consideración, señor alcalde. No permita ni una sola vez más que el nombre de Tordesillas vuelva a asociarse en la opinión pública local, regional, nacional e internacional a esos atributos negativos de la iniquidad y la barbarie. No consienta ese baldón, esa mancha, esa deshonra.

Si por turismo y reputación fuere, dispone usted en Tordesillas de muchos otros valores que poner en valor. Dispone de la reina Juana, símbolo de la mujer encadenada y explotada -pero no sometida- por su padre y por su hijo, también reyes. Del Tratado de Tordesillas, que en 1494 organizó la geografía, la política y el gobierno del Nuevo Mundo, así como de las casas palacio donde fue firmado. De la Plaza Mayor, del Puente, de la Muralla, del Monasterio de Santa Clara, de la iglesia-museo de San Antolín… De las iglesias de San Pedro, Santiago y San Juan. De los muchos balcones sobre el río Duero. De las fiestas populares de la Virgen de la Peña, del desfile de faroles. Dispone usted, señor alcalde, en fin, de tantos activos materiales e inmateriales para lanzar al mundo la Marca Tordesillas que no entenderíamos que los tuviera inactivos, inmovilizados e improductivos y al tiempo movilizara y activara el único que, a buen seguro, convertirá a la «muy ilustre, antigua, coronada, leal y nobilísima villa» que usted gobierna en la “muy oprobiosa, desvergonzada e ignominiosa capital mundial del maltrato animal”.

No más Rompe-suelas vilmente alanceados y muertos, alcalde; no más cruentos y crueles Toros de la Vega. Sí más Tordesillas nobilísima; sí más cultura y humanidad.

El fin de las corridas de toros

El Parlament catalán va a debatir mañana sobre las corridas de toros. Le obliga una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que han avalado 180.000 firmas pese a que sólo necesitaban 50.000 para que se tuviera en cuenta. Como explica hoy en El País Leonardo Anselmi, el promotor de esta ILP, mañana no se vota la continuidad o no de las corridas en Cataluña sino si el tema ha de ser debatido o no por el Parlament. Pese a que los protaurinos son una clara minoría tanto en la sociedad catalana como en la española (una encuesta de Gallup de 2006 decía que el 27% de los españoles se mostraban interesados en las corridas de toros, mientras que un 72,3% no mostraba ningún interés) lo cierto es que disponen de muchos y potentes altavoces, y han activado todos para combatir y desacreditar la ILP. No quieren que se comience hablando de la tauromaquia en una institución parlamentaria autonómica y se acabe hablando y votando la prohibición de las corridas en otros parlamentos autonómicos o en el propio Congreso de los Diputados. Temen, en fin, ver en el horizonte la abolición de las corridas.

Una de las líneas de ataque de los taurinos contra la ILP ha sido tildarla como una acción más del nacionalismo catalán contra España. “Van contra la Fiesta Nacional -dicen, y le ponen mayúsculas- por lo que t¡ene de nacional, de española”. Pues no: en toda España, en todos los ámbitos ideológicos y sociales, señores protaurinos, hay cada vez más gente que rechaza las corridas de toros, y evidentemente no es por lo que tenga o no tenga de fiesta o de nacional (española) sino por lo que tiene de tortura y de maltrato a los animales.

Aquí, como sabéis los que frecuentáis este blog, lo debatimos mucho hace casi cuatro años y decidí que 20 minutos y 20minutos.es no promocionarían ni apoyarían las corridas de toros, ni admitiríamos publicidad de esa actividad.

Múgica debiera disculparse ante los antitaurinos

El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica Herzog, que según la ley es el alto comisionado de las Cortes Generales para proteger y defender los derechos fundamentales y las libertades públicas de los ciudadanos recogidas en la Constitución, nos ha llamado tontos a los antitaurinos.

“Vaya usted a explicar a los tontos la estética del toro”, ha dicho el locuaz Múgica.

Es decir, que quien está para defender nuestros derechos y libertades se ha convertido en agresor de algunos de los principales que consagra la Carta Magna, como el derecho al honor (artículo 18) o el derecho a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción (artículo 20).

Lo que Múgica ha hecho es grave, es impropio y es lesivo para al cargo que desempeña. Si fue un pronto poco reflexionado, debiera disculparse de inmediato. Si de verdad piensa lo que dijo, debiera dimitir.

Ayúdale a tomar una decisión escribiéndole desde el propio servicio de quejas por Internet del Defensor del Pueblo.

Los toros vuelven a la tele portuguesa

Las corridas de toros vuelven a darse en directo en la televisión portuguesa antes de las 22.30 horas, por una decisión de la institución que regula allí las emisiones, y algunos aficionados taurinos que siguen atentamente este blog han aprovechado la noticia para llenar mi correo de advertencias, admoniciones, reproches y alguna amenaza. Quieren que revisemos nuestra decisión de no promocionar desde 20 minutos ni desde 20minutos.es las corridas de toros. “El país vecino y hermano te ha dado un ejemplo, los toros son arte, no violencia”, dice uno.

Pues no, no vamos a replantearnos aquella decisión, son muchísimos más los lectores que la apoyan que los que la critican.

P.D. Ninguno de mis corresponsales, por cierto, menciona en sus correos que en Portugal está prohibido matar al toro en la plaza. Aquí, hace un par de años, la entonces ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, ecologista militante, se mostró partidaria de hacerlo como en Portugal, como un mal menor, y le llovieron palos hasta de su propio partido. ¡La muerte del toro ante el público era la culminación del rito, el paradigma de la esencia cultural de las corridas!, dijeron los taurinos, ofendidísimos.

“José Tomás, grave, y ’20 minutos’ sin contarlo”

“JOSE TOMÁS GRAVE Y VOSOTROS SIN DECIRLO”, gritaba en mayúsculas esta mañana en mi correo un aficionado a los toros.

Desde anoche, he tenido muchas dudas sobre si dar o no información sobre la cogida de ayer del torero en Las Ventas. Como recordáis, hace dos años adquirimos con los lectores el compromiso de “no ignorar la llamada fiesta nacional”, pero al mismo tiempo de “no dar informaciones que supongan una promoción de las corridas, que a una parte muy importante de nuestros lectores les parecen un espectáculo salvaje donde se maltrata a un animal para diversión del público”.

¿Informar sobre la cogida de un torero muy relevante es promocionar las corridas?

El País se proclama taurino entusiasta

Desde hace ya largos meses, El País incluye todos los días en sus páginas de opinión una pieza inclasificable, una especie de minisección titulada genéricamente ‘El acento’. No es un artículo firmado, no es una viñeta, no son cartas de los lectores… Como no tiene firma y no sabemos quién opina, habrá que atribuirle lo que dice -como los editoriales, que van en la misma página, también sin firma- al diario como tal y a sus principales responsables. ‘El acento’ está justo encima de la mancheta con sus nombres: “Presidente, Ignacio Polanco. Consejero Delegado, Juan Luis Cebrián. Director, Javier Moreno…”.

‘El acento’ de hoy glosa una presunta hazaña de un matador de toros y es digno del Diario Oficial para la Apoyo Entusiasta a las Corridas de Toros, si tal cosa existiera. Siento no poderlo enlazar aquí, pero no lo publican (o al menos yo no lo he encontrado) en elpais.com. Se titula ‘J.T. entra en el Olimpo’, y arranca así: “Matar o morir. Así las gasta José Tomas”. ¡Ole los arranques recios, las entradillas vibrantes! Luego habla de “la liturgia de una fiesta de glorias y tragedias” (¡toma ya, también apunta a religión!) y dice que José Tomás es “delicatessen del toreo” (aquí se les ha ido la mano, ¿están diciéndonos que los otros son simples matarifes?), que “peleó sin ventajas con su oponente” (sic) y que para relatar sus hazañas “hay que acudir al repertorio poético: música callada, soledad sonora” (otro sic).

“José Tomás -redondea El País en su página noble- ha entrado en el Olimpo de los dioses. Los aficionados cantarán esta gesta de generación en generación. La fiesta necesitaba un Mesías. Y ya lo tiene”.

Parece que, cada día más cuestionados por una gran parte de la opinión pública, los taurinos y las corridas de toros necesitan también su Mesías, su diario de referencia, su órgano oficial, su abanderado, y que El País se ofrece con entusiasmo indescriptible.

Dos razones más contra los toros

El pasado viernes, el etólogo Fernando Álvarez daba nueve razones para abolir la llamada fiesta nacional. Hoy, Javier Ortiz añade dos más:

“Décima razón: el espectáculo taurino implica una constante exhibición y exaltación de actitudes y poses machistas. (…)

Undécima razón: la llamada “fiesta nacional” se basa en la insensibilidad del público hacia determinados aspectos crueles que él se toma como arte”.

Sus argumentos, aquí.

¿Quieres añadir alguna otra?

Nueve razones para abolir los toros

Fernando Álvarez, etólogo y profesor de investigación (CSIC, Estación Biológica de Doñana), enumera y argumenta hoy en Público nueve razones para abolir la llamada fiesta nacional. Son éstas:

1. El toro sí sufre durante las corridas.

2. El toro no disfruta de una especial buena vida ni de una muerte digna.

3. La supresión de la lidia no implica la extinción del toro bravo ni de su hábitat.

4. El sufrimiento de los humanos y otros seres no justifica la tortura del toro en la plaza.

5. La existencia de otros espectáculos agresivos no disculpa la agresión en la lidia.

6. El aspecto artístico y tradicional de la lidia no justifica su componente sádico.

7. La lidia no es una seña adecuada de identidad de España.

8. El beneficio económico de la lidia está manchado de sangre.

9. La oposición a la lidia ha sido una constante en la historia de España.

Antes de discutir tanto como cuando os comuniqué que 20 minutos y 20minutos.es no promocionarían la llamada fiesta nacional, conviene que os leáis íntegro el artículo de Fernando Álvarez. Está aquí.