BLOGS
¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Archivo de la categoría ‘Sin categoría’

Mis mejores fotos de campo de 2016

Como os he contado otras veces, una de mis actividades de ocio favoritas es dar largas caminatas por el campo en mi pueblo de Burgos o en mi pueblo de Guadalajara. A menudo, haciendo fotos con el móvil y tuiteándolas desde el terreno. ¡Casi un directo desde la bellísima naturaleza castellana!

Recojo ahora aquí una selección de mis fotos de campo de este año 2016 que mañana acaba, para que las disfrutéis también quienes aún no me seguís en Twitter.

Muchos más, en mi cuenta de Twitter. Y en unos meses un nuevo resumen aquí.

Ética de la convicción y ética de la irresponsabilidad en el PSOE

Algunos de los autores intelectuales del golpe en el PSOE -los más leídos, los menos iletrados- apalean y pastorean estos días a los derrotados para que, en su comportamiento (Comité Federal de mañana domingo, votación de la investidura en unos días, recogida o no de firmas para que se celebre el Congreso Federal que marcan los Estatutos, reuniones con los militantes en las agrupaciones, etc.), prime en ellos la llamada ética de la responsabilidad sobre la ética de la convicción.

El partido está en una situación delicadísima, les dicen a los derrotados los principales responsables de la delicadísima situación. Dividido, fragmentado, fracturado, incluso en riesgo de escisión. No echéis más leña al fuego -prosiguen-, no hagáis olas, someteos a la disciplina interna, rendíos del todo… por responsabilidad.

Dicho de otro modo: Con la ética de su convicción y la ética de su irresponsabilidad mataron al secretario general elegido por los militantes e incendiaron y dañaron tanto el partido que lo han convertido casi en un solar menguante y ahora apelan a la ética de la responsabilidad de los derrotados para que el incendio y la ruina no vayan a más y se le dé la manguera apagafuegos del Gobierno a Rajoy y la manguera apagafuegos de la oposición a Podemos.

¡Pirómanos bomberos!

La crisis del PSOE, en nueve tuits

La crisis del PSOE, en nueve tuits desde el bochornoso Comité Federal del sábado pasado. Están ordenados de más antiguo a más reciente:

 

 

 

Rajoy deambula por un campo de minas

Si Mariano Rajoy Brey fuera sometido a una auditoría independiente, el informe final estaría lleno de salvedades por incertidumbres, la inmensa mayoría por corrupción o corruptelas.

Hace tres semanas, el caso Soria 2. Hace dos semanas, De Guindos. Esta última semana, Rita Barberá, a la que el presidente en funciones debe de deberle tanto que no se atreve a hacerle ni la más leve crítica; más el levantamiento del secreto sumarial en el caso Taula, con hediondas novedades; más Jaume Matas, que está pactando con la Fiscalía una confesión que puede salpicar a la dirección nacional del PP; más Luis Bárcenas y su extraña maniobra en el caso de sus ordenadores. La próxima semana, el comienzo del juicio por las tarjetas black. La siguiente, el juicio de la Gürtel

El presidente del Gobierno en funciones deambula por un campo de minas, y es muy probable que antes o después alguna de ellas le cause destrozos irreparables. Lo sabe Pedro Sánchez, y por eso insiste en su no a Rajoy; lo sabe Albert Rivera, y por eso pone distancia cada vez que salta una señal de alarma; lo sabe el PNV, y por eso no quiere ni oír hablar de negociar con el PP tras el 25-S; lo saben en el PP los recién llegados a la primera línea de mando, y por eso ponen distancia con la vieja guardia y critican con dureza a Barberá y le exigen que devuelva el escaño. Lo sabe incluso el IBEX 35, y especialmente la llamada “banda de los cuatro”, los más poderosos, y por eso le dan vueltas a si habría que cambiar de caballo.

Probablemente lo sabe incluso Mariano Rajoy, y por eso está ya rezando porque en los próximos tres meses no estalle ninguna mina y fiándolo todo a que unas terceras elecciones lo indulten de nuevo.

 

Asegurar las pensiones, tarea urgente

Los últimos datos del sistema público de pensiones, publicados ayer por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, confirman que se agrava el problema que saltó al debate público en julio pasado, cuando el Gobierno echó mano, por dos veces, de la hucha de las pensiones para poder pagar a los jubilados: sacó 8.700 millones de euros a primeros de julio, con nocturnidad, veranidad y alevosía, y 1.000 millones más el día 20.

En junio, el número de pensiones que pagaba el sistema aumentaba al ritmo del 1,17% anual y sumaba un total de 9.402.148. De ellas, 5,7 millones eran por jubilación, 2,3 millones por viudedad, 0,94 millones por incapacidad permanente, 0,34 millones por orfandad y 0,04 millones de pensiones a favor de familiares. La prestación media del total del sistema se situaba en 903,14 euros mensuales por cada pensión, tras subir el 1,88% desde junio de 2015 a junio de 2016, y la nómina mensual de pensiones contributivas que tenía  que pagar la Seguridad Social alcanzaba los 8.491,48 millones de euros, un 3,08% más que un año antes.

Apenas dos meses después, en agosto, los datos son estos: el número de pensiones aumenta al ritmo de 1,29% anual y alcanzan ya un total de 9.427.785 (o sea, 25.637 más en solo dos meses, a un ritmo de unas 427 pensiones nuevas más al día), la prestación media sube un poquito, a 905,30 euros al mes, y la nómina total ya alcanza los 8.534,97 millones, un 3,20% más que hace un año.

Los ritmos de crecimiento, en conclusión, están aumentando, se están acelerando. ¿Y los de ingresos del sistema? Esos no, no crecen a un ritmo parejo. Por una sencilla razón: los cotizantes nuevos de la Seguridad Social tienen en su inmensa mayoría contratos precarios y malpagados y cotizan por bases bajas, insuficientes para compensar las pensiones nuevas, casi todas muy altas pues corresponden a trabajadores que cotizaron muchos años y con salarios medios superiores a los nuevos contratos actuales. De ahí que, cada mes, el sistema ingresa y gasta casi lo mismo, en torno a 8.500 millones ahora, pero cada vez que hay que pagar una extra en las pensiones al Gobierno no le queda otra que acudir a la hucha, que se está quedando escuálida. Zapatero se la dejó en 2011 a Rajoy en 66.815 millones, y Rajoy ya la ha ordeñado tanto que está en solo 24.207 millones. Le quedan para dos pagas extras, la de la Navidad próxima y la de verano de 2017, y no mucho más.

Este de la sostenibilidad del sistema de pensiones sí es un problema que hay que afrontar con urgencia. Los partidos, por responsabilidad, deberían acometer en el Congreso de los Diputados cuanto antes una reforma de la financiación de la Seguridad Social, sin esperar a que haya Gobierno. Y han de pensar que el esfuerzo no puede caer una vez más, como en la últimas reformas del PSOE y del PP, en los más débiles, los jubilados y los que van a serlo en breve. Nuevas ideas y nuevas fórmulas no faltan. Lo único que falta es voluntad política y reconocer el PP y el Gobierno de Rajoy que la recuperación del empleo de la que tanto alardean es insuficiente para mantener uno de las grandes pilares de nuestro Estado del bienestar: el sistema de pensiones. No les tengan mucho más tiempo a los pensionistas con la incertidumbre de si van a cobrar la extra de Navidad del próximo año y de si el sistema es sostenible a medio plazo, señores diputados.

¿Desde cuándo no veis unas mariposas blancas?

-Cuando éramos chicos, había miles… ¿Desde cuándo no veis unas mariposas blancas?

En el bar del pueblo, como tantas otras veces antes, se hablaba de la despoblación del campo. Esta vez no de la despoblación humana, sino de la despoblación animal. Todo, porque yo había comentado que apenas veía pájaros en mis paseos matutinos.

-Y cada día verás menos. Ni urracas, ni gorriones, ni perdices, ni codornices, ni moñudas…

-… ni alondras, y mira que había alondras en los aguanales, que íbamos por la noche con un cencerro y un candil y se confiaban y dejaban que nos acercáramos y las cogíamos por docenas.

-No sólo pájaros. En el campo ya no quedan tampoco ni saltamontes, ni vinagreras, ni aquellas mariposas blancas… Cuando éramos chicos, había miles… ¿Desde cuándo no veis unas mariposas blancas?

-Ni lagartos, ni culebras… Ni lagartijas en las solanas.

Casi unanimidad en las causas de la despoblación animal:

-Es por los insecticidas, por la manía de echarlo cada vez más y en todos los lados, hasta en las cunetas, en los cirates y en las regueras.

-Bueno… -replicó alguien, quizás agricultor-. También por los zorros y por las aguilas, que acaban con todo.

-¡Pero qué dices! Zorros y águilas ha habido siempre. Son los insecticidas los que están acabando con el campo. No van a quedar… ni zorras ni águilas, ya lo veréis.

 

Enhorabuena y ánimo a los cuartos puestos olímpicos

Las 17 medallas logradas por el deporte español en Río, una por una, ocupan hoy lugares preeminentes en los medios de comunicación y en las redes sociales y en algunas conversaciones de bar… (y en los tuits de los políticos de uno y otro signo, que han competido duramente en adelantarse al rival en las felicitaciones e incluso en apropiarse de alguna de las medallas).

Bien está. Se lo merecen. Loor y gloria a los héroes olímpicos: a los campeones, a los subcampeones, a los bronces… ¿Pero… y los cuartos puestos? ¿Alguien se acuerda de los cuartos puestos, de los que se quedaron al pie de la escalera del podio, sin poder subir, con poca y ninguna visibilidad ante los medios?

Enhorabuena y ánimo a nuestros esforzados cuartos puestos: Fátima Gálvez, en tiro; Jonathan Castroviejo, en ciclismo; Alfonso Benavides, en piraguismo; Berta BetanzosTámara Echegoyen, en vela; y Mireia Belmonte en natación y Rafael Nadal en tenis, estos dos últimos también medalla en otras pruebas de su especialidad.

Enhorabuena y ánimo también a los que han logrados nuestros 14 quintos puestos (algunos de ellos, en equipo), y a los 4 sextos puestos, y a los 6 séptimos puestos, y a los 8 octavos puestos… y a todos los que han competido, 163 chicos, 143 chicas, 306 deportistas españoles en total.

En los Juegos, los medios de comunicación solemos descubrir deportes y deportistas en los que apenas reparamos en los cuatro años que pasan entre cita y cita olímpicas. Nuestro mea culpa también, y nuestra promesa de que esta vez, camino de Tokio 2020, vamos a intentar que no nos pase.

Niza como símbolo y como alerta

Lo que más aterra del atentado de anoche en Niza es por un lado el cuándo y el dónde y por otro el cómo. El cuándo, un 14 de julio, y el dónde, en una celebración popular de la fiesta nacional francesa, por la enorme carga simbólica que esa fecha y esa fiesta tienen.

Los franceses celebran su fiesta nacional el de julio porque un 14 de julio, el de 1789, los revolucionarios franceses tomaron la prisión de la Bastilla, símbolo del Antiguo Régimen, y emprendieron el camino que abría una nueva edad en la historia del mundo. La Revolución Francesa no es solo francesa, es universal. Es uno de los hitos más relevantes de la historia de la civilización, el símbolo original de muchas de las libertades del mundo moderno. Quien atenta un 14 de julio contra una multitud que celebra el 14 de julio atenta en realidad contra toda esa civilización, atenta contra todos nosotros.

La forma de atentar, el cómo -lanzar un camión a toda velocidad a atropellar y matar a cientos de personas- aterra por lo simple, lo indetectable, lo imprevisible, lo difícil que es defender a los ciudadanos de algo así. Esta mañana, en Los Desayunos de TVE, Luis de la Corte, experto en terrorismo y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, analizaba este ataque “de baja sofisticación y alto impacto” y contaba que ya se produjeron hace unos meses en otras dos ciudades francesas, Dijon y Nantes, sendos precedentes de este tipo de ataques, por fortuna sin víctimas mortales.

Lo que inquieta ahora es que el macabro éxito del terrorista de ayer haga que se extienda el método, sea por emulación de otros yihadistas o sea por órdenes y estrategia del Estado Islámico.

Qué tiene que ver el arco inglés con el teléfono móvil

Dos semanas después, anteayer se me averió de nuevo el coche. Está en el taller, con síntomas de fallo multiorgánico. He venido de casa al periódico en metro, 12 estaciones. El vagón casi vacío, ya se nota el veraneo, apenas una veintena de personas. Dos hombres leían la edición impresa de 20minutos, una mujer ojeaba una revista que no he identificado y nueve viajeros, nueve, casi la mitad del total, iban embebidos en su teléfono móvil, muchos de ellos con auriculares.

La vida entera nos la cambió mucho internet a finales del siglo XX y ahora nos la cambia del todo el móvil en estas primeras décadas del siglo XXI. Casi siempre, para bien, pero a veces para menos bien. Por ejemplo, nuestra salud y nuestra anatomía.

Leí el domingo pasado en 20minutos que, además de tendinitis varias y síndromes del túnel carpiano, los móviles están ahora provocando en algunos hiperusuarios de la cámara fotográfica el ‘codo de selfie’, con inflamaciones similares a las del ‘codo de tenista’.

Me recordó una vieja historia, la de otro objeto que también cambió el rumbo de la sociedad y de la vida… y la salud de sus usuarios.

Baja Edad Media. La guerra era por aquel entonces en casi toda Europa –y desde hace muchos siglos- una de las principales actividades económicas, si no la principal. Una larguísima guerra concreta, que acabará llamándose Guerra de los Cien Años, pero en realidad durará 116, enfrenta a los reinos de Francia e Inglaterra. Batalla de Crécy, al norte de Francia, 26 de agosto de 1346. En el lado francés, 12.000 caballeros, 6.000 ballesteros, 15.000 infantes. En el inglés, muchísimos menos: 2.500 caballeros, 6.500 infantes. Y, sin embargo, victoria total y aplastante de los ingleses, y este parte de bajas: 1.200 muertos y heridos en las filas inglesas, 12.000 muertos en la filas galas. ¿Qué había pasado? La gran mayoría de los 6.500 infantes ingleses eran arqueros, pero no arqueros normales: arqueros de arco largo, luego llamado arco inglés. Tan nuevo, tan innovador, que fue el factor decisivo de la batalla.

El arco no era largo, era larguísimo. Medía hasta dos metros. Era muy difícil de manejar, los arqueros necesitaban varios años de adiestramiento. La tensión que desarrollaba un arco tan grande era tal que solo hombres muy fornidos lograban sujetar la madera con el brazo izquierdo totalmente desplegado y hacer retroceder la cuerda con el derecho hasta la altura de la oreja para lograr el disparo de la saeta. Las flechas volaban lejísimo, a doscientos metros de distancia. Una a una, eran imprecisas. Pero, disparadas a la vez miles de saetas por miles de arqueros coordinados, caían como sucesivas lluvias letales sobre la caballería rival antes de que esta empezara su temible carga, hasta entonces imparable, indefendible. Los efectos del arco largo sobre caballeros y caballos eran demoledores. Las saetas llevaban atrás plumas de ganso para que planearan mejor y llegaran más lejos, y las miles de flechas lanzadas a la vez provocaban un siseo estrepitoso de plumas que se convirtieron después en señal del ulular de la muerte. Al arco largo se le llamó después “la ametralladora de la Edad Media”.

El arco inglés cambió todo, la historia militar y en parte también la historia social del mundo. Acabó con la supremacía secular de la caballería y dio paso a la de la infantería. Cerró en parte la brecha social entre la clase alta de la caballería, de los que podían pagarse un caballo para ir a la guerra, y la clase baja de los de a pie, de los infantes que convertidos en arqueros competían casi de igual a igual por la victoria y por el botín. Para algunos historiadores, el arco fue un activador de la movilidad social, casi un precedente de la lucha de clases.

El arco inglés provocó otras transformaciones. Anatómicas. En muchas excavaciones, se ha identificado a los arqueros por su deformidad sobrevenida. Su brazo izquierdo se había alargado, y la muñeca, el hombro y los dedos de la parte derecha de su cuerpo mostraba signos de descalcificación.

En las excavaciones del futuro -si la incineración de cadáveres no acaba siendo universal-, los investigadores verán en nosotros las transformaciones anatómicas provocadas por el móvil. Sabrán leer en nuestros restos cuántos mensajes mandábamos de media al día, qué dedos usábamos más, si éramos diestros o zurdos, si nos hacíamos muchos selfies y acabamos con ‘codo de selfie’…

 

El PP ganaría, PSOE y Unidos Podemos muy igualados, C’s se descolgaría

La porra de periodistas y políticos que acertó los resultados del 20 de diciembre pasado da hoy este resultado de media:

-El PP gana las elecciones con el 29,9% de los votos y 123/124 escaños.

-PSOE lograría 87/88 escaños y el 21,5% de los votos.

-Unidos Podemos más sus confluencias, el 23,8% de los votos y 85/87 escaños.

-Ciudadanos lograría el 12,37% de los votos y 32/33 escaños.