BLOGS
¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Archivo de la categoría ‘elecciones 22 de mayo’

Pocas explicaciones, mucha ocultación

El Gobierno que decía que iba a llamar al pan pan y al vino vino y que explicaría las cosas, sigue tomando a los ciudadanos por idiotas. Europa va a rescatar a nuestra banca averiada a costa nuestra, de los contribuyentes (el dinero se financiará finalmente mediante deuda pública), pero ni comparece el presidente Rajoy (quizás porque hace apenas 12 días dijo que esto del rescate nunca ocurriría) ni el ministro Guindos, que sí comparece, explica lo que se se ha pactado.
No solo no se nos dan explicaciones, sino que da la impresión de que se nos ocultan cosas sustanciales. Ese préstamo que describe Guindos es tan maravilloso y favorabe que no es creíble. ¿Dónde está la trampa? ¿En qué párrafo de una nota de prensa nos vamos a enterar? ¿O será un sábado en el BOE?
Esto sí que es déficit. ¡Déficit democrático!

“Estado de excepción” en el PSOE, dice uno de sus dirigentes

José Andrés Torres Mora, miembro de la Ejecutiva del PSOE, amigo y ex asesor áulico de Zapatero, cree que en su partido se puede estar decretando un “estado de excepción” por el que se le quita a “las bases” su derecho a decidir para dárselo a “las élites”, y aboga por negarse a dar el poder al “hombre providencial… sea cual sea la amenaza”.
Atención a este párrafo:

“Yo me sentiría fracasado como dirigente de mi partido, si tuviera que decirle a mis compañeros que lo he llevado a tal situación de debilidad que para preservar su unidad es mejor que renuncien a una elección verdadera, y por tanto reñida, del candidato. Me sentiría fracasado si tuviera que decirles que lo he llevado a un estado de excepción en el que es necesario suspender los procedimientos que dan la decisión a las bases, para poner en marcha los procedimientos que dan la decisión a las élites. Y, desde luego no se me ocurriría, después de haber llevado al partido a esa situación, pedir que me dieran todo el poder a mí. Yo no creo que esta sea la situación del PSOE; pero en todo caso, no imagino una situación tan grave en la que el miedo haga a un socialista entregar su decisión a otros. Siempre que aparece un hombre providencial que nos exige que le entreguemos todo el poder para salvarnos debemos negarnos, sea cual sea la amenaza. Este es el precio que se paga por ser libre”.

El artículo completo, aquí.

Rubalcaba gana la guerra interna

Lo que hay en el PSOE estos días no es un debate ideológico sobre si volver o no a las esencias del partido o sobre por qué les dan la espalda los ciudadanos, sino una cruenta guerra interna de poder, cargos y empleos en un espacio tan estrecho tras la debacle del 22-M que ya no caben en él todos los dirigentes.
El 2 de abril, cuando Zapatero anunció su retirada como candidato, dijo que no habría dedazo al elegir al nuevo candidato a la Presidencia del Gobierno. Que sería democrática, mediante primarias. Se perfilaron dos candidatos, aunque no lo hicieran público: Alfredo Pérez Rubalcaba, vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, y Carmen Chacón, ministra de Defensa. Algunas encuestas decían que ambos están muy bien valorados y tendrían las mismas probabilidades de ganar cuando los militantes socialistas votaran en las primarias.
El 22-M, tras la terrible derrota electoral, Zapatero insistía en las primarias. Pero no las habrá, o al menos no como estaba previsto. Las presiones sobre Chacón para que no se presentara han sido tan fuertes que esta mañana la ministra confirmaba que tenía decidido desde hace tiempo presentarse, que había elaborado un programa, que “quería encabezar un proyecto que recuperara y actualizara las señas de identidad de la socialdemocracia y aplicara la ambición de igualdad y de justicia en un contexto de crisis”… pero que daba un paso atrás y no se presentaba porque había quienes querían “un candidato único” y en los últimos días se había producido “una escalada” que, ha dicho literalmente, “pone en riesgo la unidad del partido, la autoridad del presidente del Gobierno y secretario general”, la imagen colectiva del PSOE y “la estabilidad del Gobierno”.
Chacón no ha dado nombres, no ha sido más explícita. Pero lo que estaba denunciando es que el otro candidato, Rubalcaba, apoyado por parte de la dirección socialista y por algunos dirigentes territoriales, le habían puesto a Zapatero y a ella en una disyuntiva. Si no se retiraba como candidata, forzarían que el Comité Federal de mañana, en vez de convocar primarias, votara la celebración de un congreso extraordinario, lo que supondría la derrota y caída del ZP secretario general socialista y quizás su caída también como jefe del Gobierno.
“Hay quienes piensan que el futuro se conquista con fuerza, y es verdad. Pero en el Partido Socialista sabemos que el futuro se conquista con fuerza y con generosidad”, decía Chacón. No está claro cuáles son su futuro y el de su programa. La guerra la ha ganado Rubalcaba, que sólo podría perder el poder interno si cae por mucho en las generales frente a Rajoy. Solo otras urnas distintas a las que él no ha querido ahora le darían a ella una nueva oportunidad.

O la cabeza de Chacón o la de Zapatero

Una hipótesis sobre la guerra interna del PSOE que circula a estas horas de la mañana del jueves, víspera de la reunión mañana de Zapatero con los líderes regionales del PSOE y antevíspera del decisivo Comité Federal del sábado:
Rubalcaba y el núcleo duro de la dirección socialista (Blanco, etc.) retirarían los tanques que le han puesto en la puerta a Zapatero (forzar que el Federal del sábado vote la celebración de un congreso extraordinario, lo que supondría la derrota y caída del Zapatero secretario general y quizás su caída también como presidente del Gobierno) si a cambio Zapatero convence a Chacón de que anuncie que no será candidata y se va a unas primarias con un solo candidato: Rubalcaba.

PD. ¿Ya me sigues en twitter? Hace una hora he dicho esto:
“22M Miles d socialistas al paro. Ahora la aristocracia socialista se pelea por quién de ellos se salva, incluso apuñalando a su rey”

El PSOE, refundación o riesgo de liquidación

Los detalles de la debacle electoral del domingo, barrio a barrio, mesa a mesa, han llevado hoy un desánimo aún mayor a las filas del PSOE. “El resultado tiene clarísima relación con la crisis económica tan profunda que ha tenido efectos en el estado de ánimo de los españoles”, decía Zapatero anoche. ¿Con la crisis, o con las recetas liberales anticrisis despachadas por nosotros mismos?, se preguntan algunos socialistas.
ZP descartó que vaya a anticipar elecciones, la Ejecutiva socialista ha decidido esta mañana no convocar un congreso extraordinario y sí refrendar su calendario de primarias para buscar un nuevo cabeza de cartel para las generales de 2012, pero la presión interna va a ser muy fuerte.
Hay quien sostiene que, si no hay una reacción mucho más rápida y contundente, con una refundación del partido y una vuelta a sus raíces socialdemócratas señeras, se corren incluso riesgos de supervivencia.
Con el PSOE gravemente herido y sin reaccionar y el PP tomando casi todo el poder municipal y autonómico y a las puertas de lograr el poder central, España se encaminaría a un modelo de un solo gran partido, el Partido Popular, que controlaría casi todas las instituciones y representaría a la población desde la extrema derecha hasta el centro, algunos grupos nacionalistas locales y una izquierda tan atomizada como en Italia. Allí había hace relativamente poco un centenario Partito Socialista Italiano (PSI) que en 1994 acabó disolviéndose.
Un observador me hacía ayer un paralelismo económico. “El domingo la empresa PSOE entró en concurso de acreedores. Si no se la hace reaccionar, tras las próximas generales puede entrar en liquidación”.
La empresa, por cierto, tenía varios miles de empleados trabajando en consejerías, diputaciones, ayuntamientos… Muchos pueden perder en breve el empleo, lo que complicará aún más la grave situación interna socialista.

Del bipartidismo al partido y medio

La victoria del PP en las elecciones autonómicas y municipales es contundente, mucho más de lo que vaticinaban las encuestas, y previsiblemente abre en el PSOE una crisis de alcance incalculable. Ya no hay dos grandes partidos en España. Hay uno y medio. El PSOE entonó anoche el final de uno de sus ciclos históricos, el del zapaterismo. Aunque quizás no fue ayer cuando se produjo el final, quizás fue hace un año, cuando, acuciado por la crisis económica generalizada y por el acoso de los mercados financieros, el líder socialista y su Gobierno emprendieron un viraje de sus políticas económicas y sociales que su electorado no le han perdonado. 
La victoria del PP es por aplastamiento. La derrota del PSOE es severísima. En las municipales, que se celebraban en toda España, el partido de Mariano Rajoy le saca 9,5 puntos porcentuales y más de 2 millones de votos al partido de Zapatero, y arrebata a los socialistas algunas de las pocas grandes ciudades que aún les quedaban: Sevilla, Palma de Mallorca, A Coruña, quizás Zaragoza… En las autonómicas, el PP mantiene de modo holgado sus grandes feudos (Madrid, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Murcia, La Rioja…), le quita al PSOE los gobiernos de Baleares y Castilla-La Mancha, y puede arrebatarle con pactos también el de Aragón. A los socialistas, así, sólo les queda el Gobierno de tres autonomías, Euskadi y Andalucía, que no celebraban ayer comicios, y Extremadura, con pacto. Los socialistas es más que probable que pierdan Asturias y ceden también su principal ayuntamiento, el de Barcelona, que gobernará CiU.
Con esta debacle socialista, el PP previsiblemente insitirá a Zapatero que disuelva de inmediato las Cortes y adelante las elecciones generales, previstas en principio para marzo del 2012. ¿Cederá el presidente del Gobierno? Es improbable, esta misma noche ha descartado el adelanto electoral. Tiene razones para intentar aguantar.
Por un lado, los socialistas aún no cuentan con su candidato para esa cita, después de que a primeros de abril pasado anunciara el propio Zapatero que él no lo será. Los socialistas aún no han decidido formalmente cuándo celebrarán las primarias de las que saldrá su candidato, previsiblemente lo harán el próximo sábado, 28 de mayo.
Por otra parte, los dirigentes socialistas creen que, recibido ayer el durísimo castigo del electorado por sus pecados antisociales, sus posibilidades de no salir derrotados en las generales aumentarán cuanto más tarde se celebren. Creen que, si llegan a marzo de 2012, la economía y el empleo habrán mejorado, y sus expectativas aumentarán.
¿El que gana las municipales gana las generales siguientes? Pues durante tres ciclos seguidos así fue. En 1995, el PP ganó las municipales y se impuso después en las generales de 1996. En 1999/2000, pasó lo mismo: ambas las ganó el PP. En el siguiente ciclo, el PSOE ganó también ambas: las municipales de 2003 y las generales de 2004. Pero la serie se quebró en el último ciclo: el PP ganó al PSOE por 156.000 votos las municipales de 2007, pero el PSOE ganó al PP las generales de 2008 por casi 900.000 votos. ¿Qué ocurrirá en las próximas generales? Todo apunta a favor del PP, aunque mejore la economía: los 2 millones de votos de diferencia que las listas de Rajoy sobre las listas de Zapatero son mucha distancia.
Además del PP, hay otros ganadores en las elecciones de ayer. El principal, Bildu, que logra en el País Vasco casi tantos votos como el PNV e irrumpe con fuerza en las instituciones municipales y forales vascas y en las navarras. También UPyD, que entra tanto en el ayuntamiento de la ciudad de Madrid como en la Asamblea regional madrileña. CiU, que se hace con Barcelona tras 32 años de alcalde socialista. Francisco Álvarez Cascos, que consigue más votos y escaños en las autonómicas de Asturias que su ex partido, el PP, y tiene la llave del Gobierno del Principado. Y en menor medida IU, que sube en votos, pero pierde Córdoba, su mayor alcaldía.
Hay también otros ganadores. Los ciudadanos que fueron a votar en blanco, más de 555.000; y en menor medida, porque no se sabe cuántos eran intencionados, los más de 362.000 votos nulos. Un mar de ciudadanos que quieren intervenir en la vida pública, pero que no han encontrado partidos o políticos a los que confiar su voto.

22M. Hay partido en los sitios clave

Los datos de participación de las 18 horas indican lo mismo que los de las 14: hay partido, hay batalla en los sitios claves donde los electores están decidiendo si el poder cambia de manos, del PSOE al PP, o no lo hace: Castilla-La Mancha, Aragón, Extremadura, Asturias… La participación es, en general, mayor que en 2007. Hay movilización.
En algunos, sospecho que el resultado parece que va a ser muy estrecho.
“Hace una semana, hubiera apostado por un hundimiento del PSOE. Ahora no tanto”, me dice un experto.
Veremos.

22M. El PSOE recupera el aliento, pero…

El dato de participación de las 14 horas en las municipales es bastante alto, ha votado el 35,80% del censo, frente al 34,15% oficial de 2007. Algunos dirigentes socialistas han comenzado a recuperar el aliento, aunque creo que no debieren hacerlo aún.
Su electorado tradicional parece que se ha movilizado, ha ido a votar, pero está por ver que lo haya hecho para apoyar las siglas del PSOE. Una parte lo habrá hecho, pero otra quizás se haya ido a IU y a otros partidos minoritarios, o a votar en blanco o con voto nulo a conciencia. UPyD parece que también esta captando este voto alternativo, quizás a costa de los dos grandes: PSOE y PP. También es posible que haya hipermovilización para el PP, estimulado su electorado para arrasar al PSOE ante los síntomas de debilidad que han dado los socialistas en la semana del movimiento del 15M.
Por comunidades, hay datos muy significativos en aquellas donde hay una batalla clave. En las municipales de Castilla-La Mancha, por ejemplo, había un mar de votos a las 14 horas, el 42,27% del electorado frente al 38,79% en 2007. Por lógica, en sus autonómicas debe de pasar algo similar en participación. El dato beneficia a Barreda frente a Cospedal, el socialista tiene más posibilidades de conservar el poder con esa participación alta. Puede darse el caso, incluso, de que entre en el reparto de escaños IU, en una comunidad hasta ahora siempre bicolor.
En otras batallas autonómicas muy reñidas, la participación crece también bastante, lo que indicaría que el PSOE ha movilizado y aguanta: Aragón, Extremadura y Asturias, si bien en esta puede deberse al efecto Cascos. No crece apenas, o decrece la participación, en aquellas en las que todo parece claro de antemano a favor del PP: Madrid, Comunidad Valenciana, Murcia, La Rioja, Castilla y León. Todo queda muy abierto. Contrariamente a lo que os comentaba hace unas horas, la suerte no ha quedado echada a las 2 de la tarde.

22M. La suerte estará casi echada a las 14 h

Atentos a los datos de participación en las elecciones municipales que se alcancen a las 14 horas. Los hará públicos el Ministerio del Interior antes de las 15 h, y veremos ahí ya un indicador muy claro de cómo será la participación final, y por tanto la abstención, y quizás también el resultado. La suerte estará casi echada.
Todas las encuestas de hace una semana indicaban que el PP tenía muy movilizado a su electorado y que el PSOE, sin embargo, lo tenía poco motivado, con muchos de sus partidarios pensando en no acudir a votar. No sabemos cómo habrán influido en esos filosocialistas apáticos la última semana de campaña del PSOE y el movimiento del 15-M, pero, si la participación es baja o muy baja a las 14 horas, muy probablemente querrá decir que el PSOE se encamina a una derrota severa.
En las municipales de 2003, a las 14 horas había votado el 36,47% del censo electoral, y en el total del día lo hizo el 67,79%. El PSOE logró en total 123.000 votos más que el PP.
¿Qué pasó cuatro años después, en las municipales de 2007? Que la participación bajó (a las 14 horas había votado el 35,18% del censo electoral, y en total votaron el 63,81%), y que el PP se impuso por 156.000 votos totales al PSOE.
Si a las 14 horas de hoy la participación es inferior a ese 35,18%, el PSOE tendrá motivos para preocuparse aún más de lo mucho que ya lo está.

Minimunicipios poco viables

Hace 28 años, en la campaña de las elecciones municipales de 1983, busqué para un reportaje el municipio más pequeño de España, y encontré uno en Burgos, Castil de Carrias, que tenía un solo habitante. Florentino García vivía allí acompañado por su galga Culebra, cuatro gallinas ponedoras y un gallo cantarín. Castil no era una pedanía, no era una entidad menor. Era tan municipio como Madrid.
Hoy Castil de Carrias ya no existe, es una despoblado en el término municipal de Belorado, pero España sigue llena de municipios minúsculos. En total tenemos 8.116, y más de la mitad de ellos, concretamente 4.878, no llegan a los mil habitantes. ¿Son sostenibles esas miniadministraciones públicas? ¿Pueden esos municipios disponer de recursos para atender a sus administrados? ¿Debe activarse todo un proceso de fusión de los municipios más pequeños? ¿Son la crisis económica y el déficit público unas buenas perchas para abrir ese debate?
Los principales partidos no lo reconocen ahora, tienen muchos concejales en juego el 22-M, pero se están haciendo esas preguntas.