BLOGS
¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Archivo de la categoría ‘elecciones generales 20N’

ZP saldrá de Moncloa la tarde-noche del martes 20

José Luis Rodríguez Zapatero y su mujer, Sonsoles Espinosa, ya están preparando su mudanza. El presidente del Gobierno y su familia dormirán por última vez en el Palacio del Moncloa en la noche del lunes 19 al martes 20 de diciembre, y abandonarán la que ha sido su casa en los últimos siete años y medio en la tarde-noche del martes.

El martes, previsiblemente, Mariano Rajoy logrará al filo del mediodía la investidura como nuevo presidente. Por la tarde de ese mismo día, el presidente del Congreso, Jesús Posada, se lo comunicará oficialmente al rey, y a la mañana siguiente su proclamación saldrá en el BOE. Esa tarde-noche del miércoles 21, le comunicará Rajoy al rey la composición de su Gobierno, que tomará posesión al día siguiente, el jueves 22, fecha en que se celebra el sorteo de Lotería de Navidad, como se barajó aquí hace dos meses. Previsiblemente, se prestará a bromas: habrá ministros a los que les tocará el gordo, habrá otros solo con la pedrea y habrá, en fin, muchos ministrables que seguirán siéndolo, sin cartera alguna a la vista. Se han barajado tantos nombres que habrá muchos más frustrados que contentos.

Zapatero, de nuevo ante el dilema del dedazo

Extraños movimientos en el PSOE. O no tan extraños. Da la impresión de que una buena parte de la vieja guardia se está conjurando para que al congreso de febrero se llegue con un solo candidato a secretario general y que este sea Alfredo Pérez Rubalcaba. Los argumentos que utilizan en privado esos agitadores son los mismos que esgrimieron en primavera para evitar unas primarias de verdad, con al menos dos candidatos fuertes. Entonces fue que con 5 millones de parados no se podía dar el espectáculo del ministro de Interior (Rubalcaba) enfrentado a la ministra de Defensa (Chacón), que Chacón no era militante del PSOE sino del PSC, que había que cerrar filas y mantener el partido unido, que había riesgo de que se rompiera… Ahora son argumentos parecidos, y se le añade que un mes después del congreso de febrero se celebran las elecciones andaluzas, y pintan mal para los socialistas.

¿Y Zapatero, que al fin y al cabo sigue siendo el secretario general, qué dice de esto? Después de haber prometido en abril que no habría dedazo, que la elección de su sucesor como candidato socialista a presidente del Gobierno sería en unas primarias limpias, con igualdad de oportunidades para los candidatos, en mayo claudicó ante la amenaza de perder él mismo el poder orgánico en el partido. La propia Chacón aseguró en público en aquel momento que daba un paso atrás y no se presentaba porque había quienes querían “un candidato único” y se había producido “una escalada” que “pone en riesgo la unidad del partido, la autoridad del presidente del Gobierno y secretario general”, la imagen colectiva del PSOE y “la estabilidad del Gobierno”.

¿Cederá también ahora Zapatero? ¿O aguantará la presión porque ya no tiene nada que perder, camino de su retirada completa? Probablemente desde aquí al próximo sábado, día en que reúne el decisivo Comité Federal socialista, veremos alguna otra escaramuza.

Soraya, Pastor, Arias… ministrables en todas las quinielas

Dos días después de la contundente victoria electoral del PP, abundan las quinielas sobre la composición del nuevo Gobierno, pero quizás muchas de las que circulan se basan más en deseos de algunos de ser ministros que en decisión cierta de Rajoy de nombrarlos. “La verdad es que nadie sabemos nada”, me comentaba hace unos minutos un ministrable.

El anuncio de ayer de que Mariano Rajoy ha encargado a Soraya Sáenz de Santamaría que coordine con el Gobierno Zapatero el traspaso de poder sí parece un indicio cierto de que la hasta ahora portavoz del PP en el Congreso será al menos ministra. “De Presidencia”, asegura un dirigente muy cercano a Rajoy, “y quizás también vicepresidenta”. “Vicepresidenta y ministra de Interior”, comenta otro.

En el PP fue muy comentado ayer tarde el silencio clamoroso en que se quedó varada María Dolores de Cospedal -número 2 del partido, no se olvide- cuando en rueda de prensa anunció lo de Soraya. Las relaciones entre Cospedal y Sáenz de Santamaría no son intensísimas ni de gran confianza mutua, y parece que la primera lamenta hoy haberse ido a Castilla-La Mancha de candidata y luego de presidenta regional si con ello ha cerrado la vía a ser ahora ministra. Hay quien cree que, pese a sus desmentidos, Cospedal puede ser finalmente ambas cosas, ministra y presidenta autonómica, y quien aventura incluso que podría dimitir como presidenta castellano-manchega, apenas medio año después de serlo, para ser o ministra de algún departamento relevante o incluso vicepresidenta en el Gobierno de Rajoy.

En Economía, donde se especula desde hace semanas con hasta una docena de nombres -Jaime Caruana, Luis de Guindos, Cristóbal Montoro, Álvaro Nadal, Francisco Gonzalez, Pablo Isla, Salvador Alemany, José María Castellano, Josep Piqué, José Manuel González Páramo, Fernando Bécquer… incluso Rodrigo Rato- ahora se habla sobre todo de Caruana, de Piqué y de Arias Cañete. Este último, con Ana Pastor y Soraya, están en todas las quinielas. ¿Y Gallardón? Pues no es seguro, porque unos le ven de ministro portavoz o de ministro de un macrodepartamento de Justicia e Interior unidos y otros dicen que no, que ahora será el portavoz del PP en el Congreso de los Diputados porque Rajoy, que teme que su primer Ejecutivo se queme muy pronto por los recortes y por la crisis, quiere preservar al todavía alcalde de Madrid para una presunta remodelación gubernamental a mitad de legislatura.

El 20-N en 12 claves

El 20-N ha reforzado tanto el poder que ya logró el PP en las elecciones autonómicas y municipales de mayo pasado que deja un mapa político de España muy diferente al de hace pocos meses.  El bipartidismo se ha roto, al menos por ahora. Ahora hay un partido grande y otro mediano de ámbito estatal y muchos más partidos pequeños estatales o de ámbito nacionalista o regional. Estas son algunas claves de lo que pasó ayer:

1. Rajoy obtiene para el PP la mayor victoria de la historia de su partido: un número récord de diputados -186, tres más que en 2000- y la mayor diferencia histórica sobre el PSOE. Le saca 3,8 millones de votos, casi 16 puntos porcentuales y 76 escaños. En el récord anterior, el PP de Aznar le sacó al PSOE de Almunia 2,4 millones de votos, 10,4 puntos porcentuales y 58 escaños. La victoria de Rajoy es tan contundente que supone casi un cheque en blanco de la sociedad española para el plan de recortes que ha anunciado, aunque hasta ahora no las haya detallado.

2. El hundimiento del PSOE es sideral. Se queda en el número de escaños más bajo de su historia desde la restauración democrática. Ha tenido tres grandes boquetes por la que se le han ido los sufragios: a la abstención, a partidos minoritarios de centro (UPyD) y de izquierda (IU, Equo…) y directamente al PP. Como el propio Rubalcaba pidió anoche, la Ejecutiva socialista previsiblemente convocará hoy un congreso del que saldrá un nuevo líder. Rubalcaba no aclaró si él competirá y tampoco está claro si intentará hacerlo Carmen Chacón, que intentó ser su rival en las primarias socialistas de primavera y que tampoco ha logrado un buen resultado en Cataluña. Quizás el que sea el próximo líder del PSOE no lo sepa aún ni él mismo, como Zapatero en el año 2000.

3. Las elecciones las ha ganado el PP, pero sobre todo las ha perdido el PSOE. El PP y Rajoy obtienen un número total de votos sólo ligeramente superior al que lograron en 2008 como perdedores: 10,27 millones entonces frente a 10,82 ahora. El PSOE pierde un mar de votos: tuvo 11,28 millones en 2008 y ha tenido ahora solo 6,98 millones.

4. IU es el principal beneficiario del hundimiento del PSOE. Llevaba tres elecciones generales cayendo (8 escaños en 2000, 5 en 2004, 2 en 2008) y ahora repunta con enorme fuerza: casi duplica sus votos, al pasar de 0,97 millones a 1,68 millones, y salta de 2 a 11 escaños.

5. CiU no nota el desgaste de gobernar en Cataluña, donde desde que ganó las elecciones hace un año ha emprendido un programa de ajustes muy polémico. Más bien al contrario. Pasa de 10 a 16 escaños y del 3,05% al 4,18% de los votos.

6. Amaiur se convierte en la primera fuerza nacionalista vasca, al menos en escaños. Es la gran beneficiaria del final de ETA. Logra además rentabilizar mejor sus votos que sus rivales nacionalistas: con menos votos en el País Vasco que PNV, consigue un escaño más. Y suma otro más en Navarra.

7. PNV sube algo en votos totales y en porcentaje, pero parece derrotado porque cede un escaño y porque no será la primera fuerza nacionalista vasca en el Congreso, superado por Amaiur.

8. UPyD logra romper su imagen de partido basado solo en Rosa Díez y en la circunscripción de Madrid. Pasa de 1 escaño en Madrid a 4 en Madrid y uno más en Valencia, y logra porcentajes de voto relevantes en muchos otras zonas.

9. El Congreso se fragmenta más y cambia radicalmente de configuración. Pasa del bipartidismo de PSOE y PP al partido y medio y con muchos más formaciones representadas. Tenía hasta ahora 10 formaciones diferentes, y pasa a tener 13.

10. Los partidos nacionalistas y regionalistas toman nuevos impulsos. En el Congreso saliente tenían 25 escaños, y ahora logran sumar 38 entre todos ellos.

11. Andalucía ha sido clave en el vuelco. El PSOE tenía 11 escaños más que el PP y ahora el PP tendrá 8 más que el partido socialista: un saldo de 19 asientos que cambian de manos. El resultado de ayer augura también que en marzo próximo el Gobierno autonómico andaluz pasará a manos del partido de Rajoy.

12. El sistema electoral se muestra aún injusto y poco proporcional. Cada escaño le cuesta barato a Amaiur (unos 47.500 votos), Gbai (42.000), PP (58.000), PSOE (63.000), CiU (63.000) o PNV (64.500). Un poco más caro a Coalición Canaria (71.000), Esquerra (85.000), BNG (90-000) o el FAC (100.000). Y le sale carísimo a IU (152.000) y especialmente a UPyD (227.000 votos). El sistema es especialmente injusto para Equo, la nueva formación de izquierdas y ecologista: con 215.000 votos no logra ni un solo escaño, y el que consigue en Valencia con Compromís le cuesta 125.000 votos más.

Y una coda final. El voto en blanco ha pasado del  1,11% en 2008 al 1,37% ayer. Casi 335.000 electores han ido a votar para decir que no les gustaba ninguno de las formaciones que competían. Y hubo también casi otros 320.000 nulos, probablemente muchos de ellos también militantes de la protesta contra el sistema.

 

Con la participación de las 18h, todo más claro para el PP

Con los datos de participación de las 18h, las tendencias se ven más claras: la participación total se irá en torno al 71%, un poco menos de lo previsto a las 14 h. Y visto el detalle de cómo están votando las comunidades que más escaños aportan, pinta peor para el PSOE. Tanto Andalucía como Cataluña como la Comunidad de Madrid -y entre las tres suman 143 escaños del total de 350 del Congreso- estaban a las seis de la tarde por debajo de la media nacional, lo que previsiblemente quiere decir que el PSOE no ha logrado movilizar en ellas a su electorado indeciso, y el PP sí lo ha hecho.

Con esos datos, todo apunta a que el PP de Rajoy puede obterner una victoria sobre el PSOE de Rubalcaba superior a la que logró en 2000 el PP de Aznar sobre el PSOE de Almunia. Entonces fue así: el PP sacó 2,4 millones de votos más, 10,4 puntos porcentuales más y 58 escaños más que el PSOE. Ahora la distancia puede ser aún mayor.

La participación a las 14h deja todo en el aire

Los datos de participación electoral a las 2 de la tarde -a esa hora ha votado el 37,87% del electorado, según acaba de hacerse público- deja aún muy indeciso el resultado electoral final. Todo indica que el PP va a ganar con mayoría absoluta y que el PSOE va a caer mucho, pero no está claro aún si la mayoría absoluta de Rajoy será muy holgada y si la caída del PSOE es un hundimiento, una debacle.

Según José María Astorkia, un experto en procesos electorales que trabaja en el Ministerio del Interior desde hace décadas (con Gobiernos de Felipe González, de Aznar y de Zapatero), en las elecciones generales en España suelen haber votado a las 14 horas en torno al 53-54% del total de los que van a votar durante todo el día. Si aplicamos la fórmula Astorkia (que tiene otros componentes más complejos) a ese 37,87% de votantes de las 14 h., a las 20 horas, cuando cierren los colegios, la participación final se situaría entre el 72% y el 73%. Sería una participación algo más baja de la media histórica, pero bastante superior (unos 2,5 puntos) a la de 2000, cuando Aznar logró mayoría absoluta para el PP y el PSOE de Almunia cayó a 125 diputados.

Las elecciones generales siempre logran en España una participación muy superior a las autonómicas o a las locales. En las generales, votan de media histórica casi tres de cada cuatro ciudadanos, casi el 75% de los residentes en España (excluidos los que residen fuera, cuyos datos no estarán hoy disponibles). En España o bien se vota mucho, entre el 75% y el 80% (en las elecciones de 1977, 1982, 1993, 1996 y 2004 y 2008), o bien se vota poco, en torno al 70% o menos (1979, 1986, 1989 y 2000). No hay término medio. Hoy parece que sí nos vamos hacia ese término medio, y es difícil interpretarlo.

Con mucha o con poca participación, el PP tiene un electorado muy estable, no le falla nunca. El PP lleva cuatro elecciones seguidas logrando en torno a los 10 millones de votos, con unas diferencias máximas de poco más de 600.000 votos: 9,71 millones de votos en 1996, 10,32 millones en 2.000, 9,76 millones en 2004, 10,27 en 2008.  Las dos primeras las ganó, las dos últimas las perdió.

El número de votos del PSOE es más errático, le afecta mucho más la participación: en 1996 tuvo 9,42 millones de votos, en 2000 logró 7,91 millones, en 2004 se dispara a 11,02 millones de votos, en 2008 sigue subiendo, a 11,29 millones. Su banda de fluctuación es, por tanto, de 3,3 millones de votos, muy superior a los 600.000 del PP. Dicho de otro modo: los votantes del PP van prácticamente siempre a votar, los del PSOE no. Los datos de las 14 h apuntan a que habrá muchos más votos que cuando el PSOE se hundió en 2000, pero no está aún claro si son votos que ha recuperado a última hora el PSOE de entre sus indecisos y cabreados o si son papeletas que se van directamente a otras opciones: IU, Equo… o directamente al PP.

 

Rajoy no da entrevista a ’20 minutos’

Mañana viernes publicamos en las ediciones impresas de 20 minutos y en 20minutos.es la última entrevista electoral de la campaña del 20-N. Será con Alfredo Pérez Rubalcaba, el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno. Se la hice ayer miércoles en un coche, de camino de Almería a Guadix. En días anteriores, ya hemos entrevistado a Durán i Lleida (CiU), Josu Erkoreka (PNV), Cayo Lara (IU), Rosa Díez (UPyD), Alfred Bosch (ERC), Ana Oramas (Coalición Canaria), Francisco Jorquera (BNG), Carlos Salvador (UPN), Joan Coscubiela (ICV)… Incluso a los líderes de dos formaciones hoy extraparlamentarias que pueden entrar el domingo en el Congreso: Amaiur y Equo. En algunas ediciones locales de 20 minutos hemos publicado también entrevistas con dirigentes del PP como Esteban González Pons (Valencia), Celia Villalobos (Málaga) o Federico Trillo (Alicante).

Mañana teníamos previsto publicar también la entrevista que le íbamos a hacer estos días a Mariano Rajoy, pero no va a ser posible. No hay entrevista. Se la pedí a la directora de comunicación de Rajoy a primeros del mes de septiembre, y me dijo que sí, que entrevistaríamos al líder del PP. Pasaban las semanas y no nos fijaban la cita pese a nuestras llamadas casi diarias… y anteayer, martes, la directora de comunicación del candidato popular a presidente del Gobierno me envió un sms diciéndome que “con gran dolor de corazón” no iba a ser posible la entrevista. “Se nos ha echado encima la agenda”, decía por toda explicación.

En la campaña de 2008, entrevisté sin ningún problema tanto a Rajoy como a Zapatero. Fueron entrevistas largas, larguísimas, publicamos en papel una versión resumida, y en web la versión íntegra y varios cortes de video con las principales declaraciones. Creo que quedaron francamente bien. No por la habilidad de los que preguntábamos sino por lo que contaron los entrevistados. Muchos lectores nos felicitaron.

Lamento que esta vez Rajoy y sus asesores no hayan querido dirigirse a los casi 2,2 millones de lectores de media diaria que 20 minutos tiene en papel (somos el diario generalista más leído de España, según el Estudio General de Medios) ni a los 770.000 lectores de media al día de 20minutos.es. He protestado ante el PP por una discriminación que no nos hacen a nosotros, sino a todos vosotros. ¿Por un problema de agenda o por una decisión tomada porque, a la vista de que las encuestas dicen que el PP ganará por aplastante mayoría absoluta, han decidido sus estrategas no correr riesgos con alguna declaración inadecuada de Rajoy?

Voto del miedo y voto útil

Con todas las encuestas anunciando una mayoría absoluta aplastante del PP y un hundimiento histórico del PSOE, a niveles inferiores incluso a los de 2000 con Joaquín Almunia, la estrategia socialista de la última semana de campaña probablemente se centre en estos ejes:
1 – hiperactividad de Rubalcaba, con más presencia en mítines, reuniones con diferentes colectivos y entevistas a medios de comunicación.
2 – todos los mensajes, enfocados a los indecisos de izquierdas. De los 11,3 millones de votantes que el PSOE tuvo en 2008, hoy tiene a unos 6,5 o 7 millones movilizados y al resto disperso: unos ya han decidido optar por otros partidos (incluso por el PP), otros piensan quedarse en casa sin votar, y otros, no se sabe cuántos, dudan aún sobre qué hacer.
3 – meter miedo sobre el PP, sobre el peligro de que, con una mayoría absoluta aplastante, haga políticas tan duras de derechas que dañen de modo irreversible la igualdad, los servicios públicos y el Estado del bienestar.
4 – apelar de nuevo al voto útil, trasladarle al votante de izquierdas que ahora se inclina por otras formaciones minoritarias (IU, Equo, nacionalistas de izquierda…) que el PSOE es el único partido que puede frenar al PP.

Hay partido tras el debate, pero mínimo

El candidato del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, llegaba anoche a las 22 h al debate derrotado por unas encuestas muy desfavorables y salía a las 23.45 ligeramente reconstituido. El candidato del PP, Mariano Rajoy, llegaba sobrado, con una gran ventaja en los sondeos, y salió algo erosionado, pero poco. Rubalcaba tuvo dos habilidades. Una, soltar alguna propuesta nueva: por ejemplo, que el plan de recorte del déficit dictado por Europa se aplace dos años y no se nos vaya la mano en el ajuste o que haya un gran plan europeo de inversión pública. Dos: evitar que se hablara mucho del pobre balance de Gobierno socialista y convertir el debate casi en un monográfico sobre un presunto programa oculto del PP. Aseteó las cejas de Rajoy con una serie de preguntas muy concretas de asuntos que preocupan mucho a los ciudadanos. Sobre el seguro de desempleo, las pensiones, el IVA, la reforma laboral, la sanidad pública y la enseñanza públicas, el aborto, el matrimonio homosexual, la igualdad…

Rajoy aguantó el cuerpo a cuerpo con entereza. Quizá leyó demasiado, quizá dio la impresión de que algún tema no se lo conocía al detalle o que evitaba concretar la respuesta que le exigía su rival, quizá -ehhh- titubeaba en exceso… pero no sufrió excesivo castigo directo y metió alguna contra, con cifras del periodo de Gobierno socialista, que a Rubalcaba le castigaron el hígado y le acentuaron el nerviosismo.

Si lo que Rubalcaba buscaba era mover a su electorado, probablemente algo logró. Un poquito. Como para aspirar a que la diferencia en puntos electorales no sean los 16 que decían las encuestas sino 12 ó 10. ¿Hay aún partido el 20-N? Sí. Pero es por dirimir si la ventaja del PP es grande o grandísima, mayoría absoluta ajustada u holgada…

Mazazo o reconstituyente electoral

Hoy se dará a conocer la encuesta preelectoral del CIS, el organismo público de estudios sociológicos. Ayer vi muy asustado y pesimista a algún dirigente socialista. Hay mucha expectación por si el CIS confirma, o no, que el PP saca unos 15-16 puntos de ventaja y unos 70 escaños al PP en intención de voto para el próximo 20-N, como apuntan muchas encuestas recientes. El tamaño de la muestra de las preelectorales del CIS es muy superior al usual en los sondeos de los institutos privados. Estos andan entre 1.000 y 2.000 entrevistas en cada encuesta, y además son menos fiables porque se hacen por teléfono, mientras que las del CIS suelen acercarse a las 20.000 entrevistas, y además están hechas cara a cara con el entrevistado. Con muestras tan grandes, es más probable acertar no sólo en el porcentaje de votos de cada partido, sino también en el detalle de los escaños que generan esos votos provincia a provincia.

En las elecciones generales de marzo de 2000, cuando los cabezas de lista eran Aznar y Almunia, el PP le sacó al PSOE 2,4 millones de votos (10,3 frente a 7,9), diez puntos porcentuales (44,52% frente a 34,16%) y 58 escaños (183 frente a 125). Las encuestas privadas publicadas estos últimos días le auguran ahora un éxito aún mayor en todos esos parámetros al partido de Rajoy, y una mayor derrota al de Rubalcaba. No sé si este tiene aún posibilidades de mejora. A dos semanas de la cita, el reto del PSOE es si logra, o no, movilizar a una parte de su electorado que hoy se inclina por quedarse en casa o por votar a otras formaciones. La preelectoral del CIS de hoy tendrá para los socialistas un efecto reconstituyente, si no arroja muy malos datos, o un efecto mazazo si se parece a los sondeos privados.

 

Actualizado a las 12.40 del viernes. Mazazo y fortísimo. El PP le sacaría al PSOE 16,7 puntos porcentuales y más de 70 escaños