BLOGS
¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Las europeas, un DAFO a los partidos

Las elecciones europeas del próximo 25 de mayo están adquiriendo un enorme interés político. No solo porque a los ciudadanos nos afectan cada vez más las decisiones que se toman en los organismos europeos, como hemos visto durante estos últimos años con la gestión de la gran crisis económica, sino también porque todos los partidos –grandes y pequeños, viejos y nuevos- afrontan la cita en clave interna y casi como un DAFO: las urnas van a medir a cada uno sus debilidades, sus amenazas, sus fortalezas y sus oportunidades.
-El PP se juega mucho en la victoria y en la derrota, aunque sean una u otra por muy pocos votos respecto al PSOE. Si gana, abortará todo debate interno sobre el liderazgo de Rajoy, deducirá que el desgaste de reputación y de credibilidad ante los ciudadanos que está sufriendo desde que gobierna va a ir a menos en la segunda parte de la legislatura y se convencerá de que el partido llegará a las citas electorales de 2015 (municipales, autonómicas y generales) con muchas posibilidades de conservar el poder que tiene en todos esos niveles de la Administración. Si pierde, temerá que se forme un sunami que le acabe arrebatando buena parte de ese poder, y quizás reaccione cambiando algunas de sus políticas actuales y, probablemente, los cabezas de lista donde lo vea más difícil. Además, verá en las europeas cuántos votos se le van por su derecha a la incipiente Vox y cuantos por otros flancos a UPyD o incluso al PSOE. Y estarán en el PP –como en el PSOE- muy atentos a otro dato: ¿la suma de PP+PSOE (73,35% de los votos en las últimas generales, en 2011; 82,05% de los votos en las últimas europeas, en 2009) se irá, como indican muchas encuestas, por debajo del 65%? ¿Será el principio del fin del bipartidismo?
-El PSOE también se juega mucho en ganar o perder ante el PP, aunque sea por poco margen. La victoria la interpretarían los socialistas como un cambio de ciclo y como la antesala de su vuelta al poder en todos los niveles de la Administración, y probablemente animaría a Rubalcaba a presentarse en las primarias de este otoño. La derrota, sobre todo si fuera amplia, abriría una nueva crisis y quizá acelerara y profundizara los procesos internos de cambio, tanto de personas como de ideas. Si la derrota frente el PP viene además acompañada de indicios sólidos del fin del bipartidismo (suma PP+PSOE muy a la baja) y de subidas tan pronunciadas de IU y UPyD como auguran algunas encuestas, el pánico puede extenderse entre los socialistas.
-IU va a la cita de mayo con una certeza y una incógnita. La certeza de que mejorará muchísimo sus resultados tanto de las anteriores europeas (3,77% de los votos en 2009) como de las últimas generales (6,92%), casi todo a costa del PSOE, y la incógnita de si Cayo Lara y su equipo lograrán aglutinar en su candidatura algunas pequeñas formaciones territoriales de izquierdas (como Chunta Aragonesista, que sí) y sobre todo, de cuánto le frenarán en su despegue las pequeñas formaciones que no aglutine en su mismo espectro ideológico: Equo, Podemos, etc.
-UPyD, la formación de Rosa Díez, que en las anteriores europeas de 2009 casi era una recién nacida y aun así logró unos 450.000 votos (el 2,89% del total) y un escaño, aspira también a crecer mucho, pero tiene una incertidumbre aún mayor que IU: cuántos votos le disputará Ciudadanos, la formación liderada por Albert Rivera, muy pujante en Cataluña y que va a concurrir a estos comicios de mayo casi como un test para decidir después si lo hace en toda España en municipales, autonómicas o generales.
-ERC afronta también como un test las europeas, en este caso para medir sus fuerzas reales en la gran operación política en la que está embarcada y que va a ser el eje de su campaña: la independencia de Cataluña. Ha descartado tanto ir con Bildu –no quiere que se le relacione en estos momentos con nada que recuerde a ETA- como hacerlo con CiU, que sondeó al partido de Oriol Junqueras la posibilidad de montar un frente soberanista que disimulara el desgaste de la formación de Artur Mas.
-CiU y PNV irán finalmente juntos y con Coalición Canaria y Compromiso por Galicia, como hicieron en 2009. Entonces lograron un meritorio 5,18% de los votos que ahora tienen difícil repetir por el desgaste de los catalanes en su proceso soberanista. La alianza, de todos modos, le deja más cómoda a Unió, aterrada ante la posibilidad del frente CiU+ERC intentado por Convergencia.
-Bildu es muy probable que reúna no solo a todas las formaciones independentistas vascas -Sortu, EA, Alternativa, Aralar- sino también a algunas otras formaciones similares de otros territorios, como la catalana CUP.
-¿Y la abstención? Esa es una de las grandes incógnitas. O de las grandes certezas. En las últimas europeas, hace casi cinco años, sólo votó en España el 44,9% del censo electoral. Ahora la participación puede ser incluso inferior. Hay un dato en el último Barómetro del CIS, de la semana pasada, que inquieta especialmente a todos los partidos. Los que dicen que ahora no votarían en unas elecciones (24,2%) más los que aseguran que lo harían en blanco (8,1%) suman el 32,3% del electorado, casi tanto como la suma en voto directo en ese mismo Barómetro de PP (10,8%) más PSOE (11,8%) más IU (7,1%) más UPyD (4,6%) juntos.
Las urnas de mayo pueden suponer, en definitiva, el rechazo frontal al sistema de partidos y la crítica dura a la clase política de una parte muy significativa de la sociedad española.

15 comentarios

  1. Dice ser rigodon

    yo votare por una europa sostenible y alternativa… yo votare EQUO, que es el miembro español de Partido Verde Europeo (que tiene por candidatos para presidir la Comisión Europea a José Bové, activista altermundialista francés y Ska Keller, alemana y representante de la Federación Joven Verde)… os animo a tener en cuenta el programa electoral de EQUO antes de ir a votar a estas elecciones donde los ciudadanos europeos nos jugamos muchisimo

    esto lo escribe un ciudadano que desde 25 de mayo de 2011 ha votado en las dos elecciones que ha habido, cuando llevaba desde el año 1997 sin hacerlo

    y ahora si quereis me censurais para apoyar al cuatripartidismo (que es un PPSOE extendido)

    1saludo a todxs

    12 febrero 2014 | 18:53

  2. “Parecía un enfrentamiento “superado”
    Hace unos pocos años, era un tópico poner en duda la vigencia del enfrentamiento izquierda/ derecha. Quizá se trataba de la versión postmoderna del “final de las ideologías” proclamado por Fukuyama tras la caída del muro de Berlín. El capitalismo había derrotado definitivamente a su opositor, y por tanto aparecía como único sistema económico viable.
    El abanico de alternativas quedaba limitado a la posible gestión del capitalismo: más una cuestión de eficacia que de ideología, más técnica que política. A lo más, quedaba un margen para un posible “rostro humano” que permitía diferenciar un centro-izquierda respecto a la derecha, la cual por cierto se autocalificaba de centro-derecha como indicativo de amplio predominio.
    La pregunta “¿qué significa ser de izquierdas hoy en día?” presuponía que no había respuesta contundente en los términos tradicionales de lucha de clases. En todo caso debía buscarse en el eje ético moral: pacifismo, igualdad de género, aborto, respeto a opciones homosexuales,… Con estos ingredientes, se podía tejer ese centro-izquierda a la americana, pero no había espacio para una izquierda radical.

    La voracidad de la derecha
    Quizá Fukuyama hubiera tenido razón si la derecha hubiese sabido administrar su victoria. Pero no ha sido así, y él mismo se ha retractado. Lejos de esa prudencia, la derecha ha abusado de su hegemonía hasta extremos insospechados. No sólo la apropiación de rentas y patrimonio por parte de las élites parece no tener freno, sino que se socavan los pilares fundamentales del pacto social vigente durante buena parte del siglo XX.
    Primero se atacaron los derechos laborales, desde el poder adquisitivo hasta la estabilidad e incluso la sindicación. Después los fiscales, hasta el punto que las rentas de trabajo de las clases bajas y medias pagan más que las altas o que las rentas de capital. A continuación los sociales, poniendo en jaque todo el estado del bienestar, incluyendo educación y sanidad. Y más recientemente, los políticos, prohibiendo referendos y hasta sustituyendo gobernantes elegidos por tecnócratas designados.
    La crisis actual, tanto en su origen como en su presunta solución es el mejor ejemplo de esta voracidad, al mismo tiempo que la excusa para justificar todos los excesos. Tan lejos han ido como para que algunos magnates reclamen pagar más impuestos, o para que gobernantes conservadores quieran implantar la tasa Tobbin unilateralmente. No se sabe si por compasión, o por precaución ante la posibilidad que finalmente la recesión, el paro, la pobreza, la caída de la demanda,…, terminen socavando el propio sistema.
    ¿Por qué este desenfreno depredador, que incluso alguna derecha quisiera limitar? Quizá es la simple borrachera de victoria, ciega a todas las alertas. Quizá es que la esencia del capitalismo es la explotación máxima, hasta donde sepas y te dejen. En todo caso, no parece que la derecha industriosa y prudente pueda frenar a la rampante.

    No hay pacto posible
    Esta radicalización deja sin interlocutor al centro-izquierda pactista antes referido. Cada vez tiene menos credibilidad el discurso del capitalismo de rostro humano a la europea, o la posibilidad de gestionarlo mediante un nuevo pacto social entre una derecha refulgente y una izquierda desarbolada. No se ve el final de las sucesivas reformas laborales, ni de los sucesivos recortes. Y sobre todo no se ve posibilidad alguna de recuperar lo perdido cuando la tempestad amaine, suponiendo que lo haga.
    En el mejor de los casos, Europa va hacia un largo estancamiento o “crecimiento 0”. Por tanto, el problema no será cómo repartir las ganancias, sino cómo redistribuir lo que tenemos : los ricos sólo podrán seguir enriqueciéndose a base de empobrecer a los pobres; los pobres sólo podrán salir de la pobreza quitándoselo a los ricos.
    Sólo queda en pie el discurso de la izquierda radical. De hecho puede esgrimir el “teníamos razón”cuando Maastrich, las privatizaciones, etc., hasta la reforma constitucional del pasado mes de agosto. Esto no arregla la dramática situación de tanta gente, pero legitima y da audiencia a nuestras ideas, como herramienta política de trabajo: está de nuevo bien claro el enfrentamiento izquierda/derecha, y quién está a cada lado”.

    por Josep Ferrer Llop,
    ingeniero industrial, es catedrático de matemática aplicada y ha sido rector de la Univ. Politècnica de Catalunya (UPC)
    04/11/12

    12 febrero 2014 | 19:16

  3. Dice ser Elestel

    Podemos y el Partido X pueden ser una buena incógnita… pueden acabar recabando bastantes votos resentidos de los partidos tradicionales.
    Por otra parte, sería interesante ver si lograra Podemos un acuerdo con IU para hacer el “frente de izquierdas”, pero dudo mucho que IU llegara a renunciar a su nombre.
    Y sobre el PPSOE, está claro, la gente está muy quemada por los desmanes de unos y la total apatía de los otros. El verdadero reto será que la gente salga a votar en unas elecciones que no le dicen nada en principio. Pero si lo hacen… fijo que el bipartidismo no llegará al 50%, y más notoriamente que en otras ocasiones quedarían tocados, por el hecho de ser las únicas elecciones a circunscripción única.
    PD: Interesante mención al análsis DAFO. :-)

    12 febrero 2014 | 20:30

  4. Dice ser yo

    los españoles todavía no le damos importancia a estas elecciones y apenas se vota, así que es imposible que sirva para medir los datos reales de como están los partidos.
    De aqui a dos años que son las generales pueden ocurrir demasiadas cosas para que las europeas sean algo fiable de lo que pensamos los españoles.

    12 febrero 2014 | 20:38

  5. Dice ser Gormando

    Yo no se a que banquero votarle, al fin y al cabo los políticos son sus siervos leales.

    12 febrero 2014 | 21:09

  6. Dice ser Sicoloco del casting de Foolyou

    Por primera vez votaré a IU para que nos defienda de los atropellos de Bruselas y de Alemania.

    12 febrero 2014 | 21:59

  7. Dice ser pacma

    Yo votare al pacma, partido contra el maltrato animal, una gran opcion.

    12 febrero 2014 | 23:05

  8. Dice ser JL

    Y si eso sucede (lo de una enorme abstención) al día siguiente los partidos, principalmente los dos mayoritarios, hablarán de que toman nota y después todo seguirá igual…

    12 febrero 2014 | 23:34

  9. Dice ser DICE SER LORDRAYMOND

    Lo que tengo clarísimo es que va a haber una enorme tasa de abstención y que la gente al ser las elecciones europeas lo perciben como algo lejando, de ahí que votarán la mayor frikada posible. Mi bola de cristal me dice que ganará el PP por estrecho margen, que IU, UPyD, Ciudadanos y VOX van a ganar muchos votos y que los nacionalismos se estancarán a escepción de ERC que va a robar muchos votos a CIU

    13 febrero 2014 | 00:35

  10. Dice ser Daniel L.

    abstención activa cuando el sistema es corrupto y las elecciones un chanchullo.
    esto se le olvida decir al bloguero.

    13 febrero 2014 | 11:22

  11. Dice ser ApaRRRa

    Pues yo no veo ningún DAFO, perdónenme que les diga.

    13 febrero 2014 | 11:55

  12. Dice ser Antiabstencionista

    En no votar no sirve de nada, aquí tenéis varios ejemplos sobre ello:

    Elecciones en Jamaica, 1983

    El 97,3% de los que podían votar se abstuvieron; es decir, no votaron, ya que estaban en contra de el PLJ. Casi todos los que votaron lo hicieron a el PLJ, y esto resulto en que el PLJ consiguió el 100% de los escaños. No hubo ningún tipo de revolución: el PLJ gobernó seis años, hasta las próximas elecciones en 1989.

    Elecciones en Venezuela, 2005

    El 74,7% de los que podían votar, no votaron, como medio de protesta contra el MVR. No hubo ningún tipo de revolución: el MVR gobernó cinco años hasta las próximas elecciones en el 2010.

    Elecciones presidenciales en Burkina Faso, 1991

    El 72,7% de los que podían votar, no votaron, como medio de protesta contra el ODT-MT. Esto resulto en que el candidato de el ODT-MT ganara, y gobernó siete años hasta las próximas elecciones en 1998.

    A la gente no le falta razones para abstenerse, pero no tiene ningún sentido decir que con la abstención no apruebas el sistema y que si fuera masiva el mismo cambiaría, seamos prácticos y dejémonos de idealismos.

    13 febrero 2014 | 13:55

  13. Dice ser Daniel L.

    votar solo sirve para dar tu apoyo a un sistema corrupto.
    absteniéndome al menos no doy mi visto bueno, no pierdo tiempo ni energías.
    la solución está otro día que no sea el de unas elecciones.

    13 febrero 2014 | 15:37

  14. Dice ser Injusticia española o también europea

    Un portavoz municipal del PSOE. «El nivel de prestación de servicios que son de obligado cumplimiento para el Ayuntamiento y, pese a no asumirse, se están cobrando de manera injusta y con total indefensión para los vecinos» a través del Impuesto de Bienes Inmuebles –IBI– y otras contribuciones. El edil lamenta que se giren recibos por servicios «que no se prestan debidamente como la recogida de basuras, limpieza viaria, alumbrado, agua potable, alcantarillado, cementerios, pavimentación de calles ». Esto es España, se cobra como con la luz 60% para impuestos más IVA todo para el estado. Si se hiciese propaganda de esta no compraría nadie una casa en España. El colmo es que tenga déficit público el estado, el que más recibe del pueblo si prestar nada a cambio. Si aquí no reclama Europa y pones las cosas en su sitio. Mi pregunta es. Para que votar si hacen como los españoles.

    13 febrero 2014 | 17:38

  15. Dice ser Trigolimpio

    MORENO BONILLA, LA GRAN PROMESA PARA ANDALUCÍA
    .
    …Sin tutelas ni tu tías. Juan Manuel Moreno Bonilla, actual Secretario de Estado de Igualdad y Servicios sociales, se ha convertido por derecho propio en el flamante candidato para dirigir al PP en Andalucía, tras presentar sus correspondientes avales, que ha conseguido en tan sólo 24 horas. Todo un récord. Aunque esa circunstancia a nadie ha extrañado. Pues su forma de ser, su honestidad y humildad, su gran experiencia política, su vocación de servidor público, su juventud y gran formación académica, etc., ya le hacían por sí mismo ser el gran favorito del partido para liderar un gran proyecto. El auténtico proyecto de responder a las verdaderas necesidades de Andalucía.
    .
    …Por eso mienten quienes aseguran que Moreno Bonilla ha sigo escogido por Mariano Rajoy simplemente atendiendo a las peticiones de Soraya, Javier Arenas y Jorge Moragas, sus supuestos patrocinadores. La decisión ha sido única y exclusiva de Juan Manuel, y Mariano Rajoy, quien lo tuvo a su lado cuando era jefe de la oposición, sólo ha intervenido para proponerle, en nombre de todo el partido, la candidatura. Y Bonilla ha aceptado. Porque sólo Bonilla aglutina el consenso de los populares andaluces, donde no hay fisuras ni cuchilladas por la espalda (como en las falsas primarias de Susana Díaz). En Génova y en Andalucía lo consideran el ejemplo paradigmático del buen político del siglo XXI. Un político moderado y sensible con los más desfavorecidos, y que tiene un discurso moderno y muy abierto.
    .
    …En él, la juventud y experiencia son un grado. Aparte de tener 2 títulos universitarios, con sólo 43 años ya ha sido diputado autonómico, presidente de las juventudes populares en España, diputado nacional y estrecho colaborador de Rajoy en Génova, formando parte del equipo interno del gran Pedro Arriola. Ahora vuelve a Andalucía con la ilusión de formar equipo para las futuras autonómicas. Y los andaluces se lo agradecen por una sencilla razón: el PP gobierna y gestiona los intereses de casi el 60% de la población andaluza desde ayuntamientos y diputaciones provinciales votadas democráticamente. Es decir, el PP es el primer partido de Andalucía.
    .
    …Frente a las eternas promesas de Susana Díaz y su profundo inmovilismo rayano en la estafa, Moreno Bonilla ya ha prometido trabajar desde el primer día por Andalucía, cuando alcance la presidencia de la Junta. Quiere acabar con el paro galopante andaluz, con la deficitaria sanidad, dotar de más comedores públicos a los colegios, acabar con el “apartheid” hacia los funcionarios y monitores andaluces y mejorar las infraestructuras. Para ello pretende gestionar mejor el dinero autonómico, trabajar sector por sector y reconciliarse con los sectores sociales. No está mal.
    .
    …De momento su gran reto es darse a conocer en toda Andalucía. Pero advierte que será difícil, porque la actual Junta de Andalucía tiene una gran plataforma de propaganda, manipulación y publicidad gracias a la RTVA (CanalSur televisión y radio), que pagamos todos. Pero seguro que los andaluces pondrán de su parte para favorecer el cambio de gobierno autonómico en Andalucía. Para apoyar a Moreno Bonilla. Les va mucho en ello.

    13 febrero 2014 | 23:28

Los comentarios están cerrados.