BLOGS
¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Un aire a Erik el Belga en lo del Códice Calixtino

El extraño caso de la desaparición del Códice Calixtino me recuerda alguno de los golpes de hace ya tres décadas de Erik el Belga, uno de los grandes ladrones de arte de las últimas décadas. Se diría que los ladrones han emulado al mítico ladrón.
Se llamaba en realidad René Alphonse van den Berghe. De joven, hizo sus pinitos como pintor, y fue luego anticuario. Pasó a ser ladrón precisamente para abastecer de piezas únicas a sus principales clientes. En la primera parte de su carrera, robaba sobre todo en museos de Francia y Alemania, y en este último país acabó preso. En 1975 huyó de la cárcel y se vino a España, donde se especializó en dos habilidades: comprar a pequeños anticuarios y curas poco escrupulosos piezas que luego revendía fuera de España y expoliar arte antiguo, sobre todo medieval, en ermitas solitarias, monasterios poco vigilados o iglesias de pequeños pueblos de Castilla y León, Aragón, Navarra o Cataluña. Él contó mucho después que no robaba, que recogía piezas que la Iglesia no sabía apreciar y tenía abandonadas y las llevaba a coleccionistas que sí las valoraban y las mantendrían impecables. Sin él, decía, muchas de esas obras de arte se hubieran perdido para siempre.
Al parecer montó y desmontó distintas bandas. La traición de un italiano de una de ellas le costó su primera cárcel aquí. Iban a robar, en la catedral de El Burgo de Osma (Soria), uno de los 25 libros que se conservan en el mundo manuscritos e ilustrados por Beato de Liébana en el siglo VIII. El italiano lo delató antes, y Erik acabó en la cárcel de Soria.
Uno de sus golpes más espectaculares lo dio en la catedral de Roda de Isábena (Huesca), en 1979. Se llevó toda la colección del museo catedralicio. Una de las piezas era la llamada Silla de San Ramón, que fue obispo de Roda, una pieza única del siglo XI que fue partida en trozos. Sólo se han recuperado algunos de ellos. Otro tras el que quizás estuvo fue el robo de unas tablas renacentistas de Pedro Berruguete desaparecidas en la iglesia de Santa Eulalia de Paredes de Nava (Palencia).
Se le atribuyen 600 robos de arte diferentes en toda Europa. Cuentan quienes le conocen bien que, aunque oficialmente Erik el Belga nunca colaboró con la justicia, oficiosamente sí lo hacía. Piezas que habían sido robadas por él se recuperaban por sorpresa, devueltas de modo anónimo. Quizás por eso pasó poco tiempo entre rejas.
Hace pocos años, Erik el Belga vivía en la Costa del Sol. Creo que de vez en cuando recibía la visita de algún agente de la Brigada de Patrimonio Histórico. Yo traté hace años a uno de estos, haciendo una investigación periodística. Llevaba siempre consigo un maletín con cientos de fotos de piezas de arte robadas. A Erik el Belga le visitaban como a un experto, para que, pieza a pieza, les ilustrara con sus conocimientos, les diera quizás alguna pista… Si aún vive, quizás el mítico ladrón haya recibido alguna visita así en las últimas horas para hablar del Códice Calixtino.

7 comentarios

  1. Dice ser Pablo

    El jeta este, vive tranquilamente en el sur de España.

    Efectivamente es una vergüenza lo poco que ha pasado en la cárcel con lo mucho que ha robado.

    Y nada de hermanita de la caridad ni ladrón de guante blanco, como parece cada vez que le entrevistan en la tele.

    Como relatas, no dudaba en partir piezas si era necesario, o dividirlas para venderlas por partes.

    En mi pueblo, Toro (Zamora) expolió también varios de los tesoros de La Colegiata.

    08 julio 2011 | 16:03

  2. Dice ser El Patrimonio Histórico Español también sufre las desigualdades dependiendo de en que Comunidad se encuentre

    Por desgracia en España hasta el Patrimonio Histórico padece las Consecuencias de la Organización Territorial en Comunidades Autónomas y de la desigualdad entre Territorios y regiones.

    En la Financiación Autonomica no se tiene en cuenta el Criterio de la Cantidad de Patrimonio a Conservar, sino que la Variable mas importante es el de la Población. Por eso algunas Comunidades poco pobladas ven como su Patrimonio se derrumba por falta de presupuestos, como le ocurre a un Sinfin de Monumentos de pequeños pueblos de Castilla y León y Aragón.

    Mientras tanto las Comunidades mas pobladas cuentan con mas Presupuestos y luego están las Comunidades que tienen Partidos Nacionalistas que Chantajean al Estado y que también sacan tajada incluso para mantener su Patrimonio Artístico.

    Esta es la desgracia de España. Que una Iglesia o Monasterios Medievales dependiendo en que Comunidad Esté tiene mas garantias de ser restaurada en unas, o corre mas riesgo de abandono y ruina en otras.

    08 julio 2011 | 17:43

  3. Dice ser Un Banyolí

    Este tio robo una arqueta muy valiosa de Banyoles, en Catalunya. Aun faltan piezas por encontrar.

    08 julio 2011 | 19:09

  4. Dice ser Emilio

    Sobre el robo del Códice se tendría que realizar una amplia investigación y que se informara de la misma, a su conclusión, a la opinión pública. Esto no se puede quedar, cara a todos los españoles, en el oscurantismo de los archivos policiales, como un caso más, tendremos derecho a saber qué se hizo, a quién se investigó y a quién pudiera haber quedado fuera de investigación y por qué. No nos podemos quedar sólo con los hechos consumados, se tienen que depurar responsabilidades.

    08 julio 2011 | 20:12

  5. Dice ser Jorge

    Las cámaras estaban vueltas hacia otro lado….., la llave de la caja fuerte estaba puesta….., el hurto no se descubrió hasta el martes…..
    Como decían hoy en las noticias de la “SEXTA” de televisión, si se hubieran cumplido los protocolos de seguridad no se habría producido el robo.
    Algún oportunista aprovechó para decir que el robo no se habría producido si se hubiera contado con dinero, con el presuesto y recursos suficientes para seguridad. ¡Qué vergüenza oir semejantes sandeces!. Ha habido una completa negligencia. Los responsables de la custodia del Códice deberían ser expulsados, no sin antes investigarlos a fondo.

    08 julio 2011 | 21:05

  6. Dice ser Blas

    Pues sí, las gallinas que robaba el Lute -y eso que era más bien hurto famélico- resultaban más caras en pena. Con el famoso Erik y la iglesia española se juntaron el hambre y las ganas de comer (ya que de gallinas hablábamos). No puede ser casual que durante la transición desapareciera mucho más del patrimonio artístico que aquel que se llevaron las huestes napoleónicas: los curas y frailes pendientes de un nuevo concordato y con el recuerdo del coco de la 2ª República…¡Ay, madre!
    Por cierto, ¿han dimitido ya el deán y su camarilla?
    http://sakurambotsumamu.blogspot.com/2010/10/con-la-mosca-detras-de-la-iglesia.html

    09 julio 2011 | 14:41

  7. Dice ser Ana García

    ¿por qué era consultado el Códice con asiduidad cuando hay cientos de copias para consultar?

    ¿por qué estaba custodiado por un archivero y no por un museologo?

    ¿está el resto del patrimonio catedralicio igual?

    ¿cómo están los tapices de Rubens?

    ¿Por qué han dejado poner ventanas metálicas en la Fachada de la Azabachería?

    13 julio 2011 | 21:03

Los comentarios están cerrados.