BLOGS
¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

El futuro de la prensa

Hoy se ha celebrado en Madrid un Encuentro Europeo de Medios, dentro de los actos de la Presidencia Española de la UE. He intervenido en una mesa sobre el futuro de la prensa impresa, y he dicho esto:

“A finales del siglo pasado, coincidiendo con la eclosión de Internet, comenzó a extenderse entre los profesionales que nos dedicábamos a la prensa impresa cierto pesimismo. No tenemos futuro, decían algunos. Hubo incluso quien le puso fecha al punto final. El profesor Philip Meyer auguró que en 2043 desaparecería la prensa impresa. Tanto nos auto diagnosticamos nuestra propia muerte, y con tanta convicción y resignación, que renunciamos a ponerle remedio, a intentar siquiera algún tratamiento médico que la evitara.
Por fortuna, aquellos años del pesimismo parece que están remitiendo y los profetas del desastre han enmudecido un poco. Hasta el propio Meyer dice ahora que aún tenemos futuro. Y en mi opinión, lo tenemos. La prensa impresa puede aspirar a seguir existiendo cuando llegue el 2043 o cuando acabe este siglo. Tenemos futuro, lo que ahora hay que hacer es trabajar duro para encontrarlo. Analizar, reflexionar, innovar. Someter a escrutinio todo lo que venimos haciendo hasta ahora, preguntarnos si tenemos que seguir haciéndolo igual, discernir entre las cosas que hacemos bien y que aún funcionan en este entorno que cambia a toda velocidad y aquellas otras cosas que son pura inercia del pasado. Adaptarnos al cambio, en suma.
Desde la AEEPP, la asociación de editores que presido, nos gusta precisar algunos conceptos previos cuando hablamos de la prensa. La prensa no son sólo los grandes diarios de pago. La prensa son también los pequeños diarios locales de pago o gratuitos y los grandes diarios gratuitos, y los semanarios, y los quincenales, y los mensuales; los que hacen información general para todos los públicos y los que tienen contenidos especializados, profesionales, de nicho. Los que obtienen sus ingresos de dos distintos clientes, el anunciante y el lector, y los que sólo cobran al anunciante y son gratuitos para el lector. Entre los asociados de la AEEPP, tenemos de todo: editores grandes y editores pequeños, diarios y no diarios, generalistas y especializados, gratuitos y de pago. Tenemos también como asociados, por supuesto, a editores que sólo tienen publicaciones on line, en Internet. Somos, por tanto, la asociación más transversal, la más heterogénea, la más variada. En mi opinión, la que mejor representa en España a la industria de la prensa.
A nadie se nos oculta que la prensa, esa prensa variada y heterogénea de distintas periodicidades, contenidos y modelos de ingresos, se enfrenta ahora a la crisis probablemente más grave de su historia. Se nos han juntado dos crisis al mismo tiempo, tenemos una fuerte tenaza de dos brazos diferentes sobre nuestras cabezas. La crisis coyuntural por la grave situación económica y financiera que desde hace ya más de dos años vive el mundo globalizado, y especialmente España, y la crisis estructural, que se ha desatado por la revolución tecnológica y por el desarrollo de Internet.
La primera de las crisis pasará, confiamos en que pronto. Pero la segunda crisis, la del cambio del modelo, tiene mucho más alcance, mucho mayor impacto. Nada volverá a ser lo mismo. La revolución tecnológica ha cambiado todo: nuestro trabajo y nuestro ocio, nuestras casas y nuestras ciudades, el uso de nuestro tiempo, nuestra vida cotidiana, nuestras relaciones personales… Y también, por supuesto, el comportamiento y los hábitos de nuestro público, de nuestros lectores y de nuestros anunciantes. Los editores que sólo se dedican a la prensa impresa asisten atónitos a un fenómeno para ellos extraño, por el que los nuevos públicos, los nuevos lectores, apenas buscan papel impreso; los viejos públicos ahora lo buscan con menos frecuencia y entusiasmo, y todos se informan, se entretienen y se relacionan cada vez más en los nuevos medios digitales. ¿Y los anunciantes? ¿No emigrarán también algún día en masa los anunciantes?, se preguntan esos editores.
Nosotros no vemos a Internet como un enemigo, como una amenaza, sino como una oportunidad. Creemos que Internet, además de ser factor que desencadena y acelera nuestra crisis, es también el que nos está abriendo a la prensa impresa la puerta del futuro. Creemos, estamos convencidos, de que en ese futuro una de las claves del éxito será la combinación de soportes en papel y en Internet, preferentemente arropadas bajo un mismo paraguas: la marca. El papel, las ediciones impresas, han creado la marca, dan rigor y credibilidad a los contenidos, se llenan de atributos positivos, e Internet traslada todo ello a los nuevos públicos. Lo importante será hacer lectores en uno y otro soporte y mantenerlos leales a la marca.
Hace pocas semanas, en una intervención pública, el presidente de la agencia Efe, Álex Grijelmo, decía que “Internet es un basural lleno de joyas” y que “para navegar por su ciberespacio no necesitaremos tanto la habilidad del manejo informático como la habilidad del discernimiento”. Pues bien, si eso es así, creo que muchas de las joyas de Internet tendrán una base en el papel, y que la credibilidad de la marca que hace de paraguas a soportes de papel y de Internet, ayudará mucho a los lectores en el discernimiento, en la separación de la basura y de las joyas. El papel necesita a Internet e Internet también de alguna manera necesita al papel, le ayuda mucho a conseguir reputación. Combinados, uno y otro tienen mucho más despejado el futuro.
Volvamos a la prensa, sólo a la prensa impresa. No somos un sector económico más. Somos más cosas. Somos una pieza clave en la transmisión de conocimiento, jugamos un papel cultural y técnico relevante. Y somos también un pilar fundamental de las sociedades democráticas y de nuestro sistema de libertades. Somos un bien de interés público. Si la crisis nos vence, no sólo se destruiría riqueza y se perdería mucho tejido empresarial y mucho empleo, en nuestro propio sector y en todos los que orbitan a nuestro alrededor, sino que se producirá también una grave merma de la libertad de expresión, de la pluralidad, de la riqueza democrática.
Desde la AEEPP creemos, por ello, que las instituciones públicas han de apoyarnos en la resolución de nuestros problemas, han de ayudarnos a desbrozar el camino hacia el futuro. Hace menos de un mes, los pasado 10 y 11 de mayo, mi asociación celebró en Zaragoza su congreso anual. Llevaba por lema “Oportunidades en tiempos difíciles”, y en sus conclusiones, formuladas en la llamada Declaración de Zaragoza, pedíamos un Plan Nacional de Apoyo a la Prensa en el que intervinieran el conjunto de las administraciones públicas. Hay otras asociaciones de editores que no ven bien este tipo de iniciativas, creen que van en detrimento de la independencia de los medios. Respetamos esa opinión, pero déjenme que les explique nuestra propuesta. Permítanme que les lea dos párrafos de la Declaración de Zaragoza. Dicen así:
“El Plan debe fomentar la calidad y la competitividad de los medios, de las empresas y de todos los profesionales de la comunicación, así como el funcionamiento transparente del mercado. Ha de ser beneficioso para toda la prensa en su conjunto, independientemente del tamaño de las empresas, de la periodicidad de los medios, de su temática general o especializada, y del carácter gratuito o de pago de los productos.
Este plan debe incluir medidas que fomenten la reconversión tecnológica, la mejora de procesos y la competitividad en todos los eslabones de la cadena de valor, desde la producción, la impresión y la distribución hasta la comercialización y el paso al mundo digital, e incluir procedimientos eficaces de financiación”.
Fin de la cita. No pedimos subvenciones arbitrarias, no queremos mecanismos que fomenten el clientelismo y menoscaben la independencia de los medios, no deseamos que desde el poder se mantengan artificialmente fórmulas o productos que no sepan adaptarse a la libre competencia, al mercado, a los cambios que está provocando la crisis estructural. Queremos lo contrario: que haya marcos legislativos claros y objetivos, que se fomente la competitividad, que se elimine desde el poder el trato de favor y la discriminación para que ese bien de interés público que es la prensa refuerce su papel social y encuentre un nuevo modelo sostenible.
Concluyo ya y resumo. Yo sí veo un futuro a la prensa. En papel y tinta y en Internet, apoyados mutuamente. Será una prensa más transparente, más independiente y de mayor calidad. Basará mucho su éxito en la reputación de la marca. Tendrá probablemente un carácter más de análisis y de profundización y de opinión que de noticias y de última hora. No será ya, en mi opinión, un “notario de la actualidad”. Es muy probable que ya no sea para el gran público, para públicos mayoritarios, sino que ofrecerá muchísimos productos diferentes para diferentes nichos muy homogéneos de lectores. Y será una prensa, espero, en la que no haya publicidad de explotación sexual, por ejemplo, o en la que, también por ejemplo, la publicidad institucional se reparta con criterios objetivos, como marca la ley, y no por las viejas prácticas de trabuco y pesebre”.

5 comentarios

  1. Dice ser vulgo

    El futuro de la prensa es usted Escolar.

    ¡Es usted grande, homérico!

    04 junio 2010 | 22:46

  2. Dice ser encarna

    “Algunos Periodistas”, son los que como no se reciclen…las van apasar canutas hasta la Jubilacion.
    Internet es ORO MOLIDO y los que Critican es simple y llanamente por MIEDO.
    El Papel se ha quedado obsoleto…lo compran minorias, que por supuesto no tienen o no quieren Internet.
    Consultar las Noticia por distintos medios y las valoraciones que hacen de estas los “Periodistas”, esa ha sido la clave.
    Ver como se manipula dependiendo el Color Politico y sobre todo Economico de las distintas empresas de Comunicacion…
    Y si faltaba el broche a los desprospositos….
    Lo del Pais con Zp a cuenta de la TDT…fue ya de escandalo, asi les va el pelo.
    Los Periodistas y los Politicos y los grandes Empresarios de Comunicacion, NO SE DAN CUENTA que a los Ciudadanos…..NO SE LES TOMA EL PELO…Internet se regulara sola…como todo en la vida, cuando empieza en una “Novedad” que muchos emplean para hacer lo unico que saben Vilezas…
    Tener informacion, sobre cualquier personaje Politico o empresarial, ver su C.V. las mentiras y los aciertos…eso no tienen precio…a pesar que no es nada barato tener una linea ADSL…pero merece la pena, a la larga sale muchos mas Economico y por supuesto Educativo, informativo y eso hace a los hombres y mujeres libres, de pensar y opinar sobre la realidad…no sobre fabulas montadas por INTERESES.
    RECICLARSE O MORIR….Esa es la cuestion

    06 junio 2010 | 09:52

  3. Dice ser Fanjul Segundo

    La prensa como no este al día de los acontecimientos que pasa en este país y que es lo que ataña a la inmensa mayoría de los españoles:
    Ira, perdiendo la poca credibilidad que la queda por que esta mas con los poderosos que nos gobiernan que con el pueblo en el cual viven.

    El dinero que despilfarra Zapatero, lo pagamos los infelices de esta España empobrecidaza por que todo lo lapida en chorradas que nada producen nada mas que gastos súper flux. Y como va a su sentido da dinero embutido a estos sus amigos chupones que estiran la mano para vivir de gorrones. Artitas de poco talento que presumen con su retrato haciendo la ceja para vivir del pelotazo. Intelectuales los que van de normales estirando la mano para coger los caudales, que reparten y reparte y todos se quedan con buenas partes. Sindicatos del pesebre, donde le dan cariño mientras les cae el dinerillo que nos des sangran a los de siempre jubilados pensionista viudas, y minoritas y así sigue la cadena quitando el dinero a los funcionarios con un rebajada de sueldo del 5% y así va todo este cuento de un gobierno en des

    aliento, que nos suma cada tormento por no saber hacer los deberes a su debido tiempo. Haciendo puestos de trabajo y no quitando tajo siempre a los de mas abajo 5 millones de parados esto es de tormento de echase a las calle y no parar un momento has que esto cambie o mandar a este gobierno de vacaciones de invierno para largo y tendido de años largos y indefinidos

    España aporto mas de 2.000 millones a las ayudas a Grecia en plena crisis. Pero como es de todos, el se cree que no es de nadie, y así sigue repartiendo mientras España va empobreciendo. Lo pagaran los hijos y los nietos y sumando los bisnietos si esto sigue así, y no hay un cambio de gobierno, mandándolos l a todos a vacaciones de invierno,
    para que einviernen, para largo años y largos tiempos y así nos dejen tanto de dar tormentos. Unas elecciones anticipadas para que esto cambie de tal manera, que las personas puedan vivir con mejor solera. Los enlaces yo unas pequeñas muestras de donde se va el dinero que nos saca luego con los impuestos y el IVA

    [–http://www.nortecastilla.es/rc/20100325/mas-actual…1003251615.html–]

    06 junio 2010 | 13:39

  4. Dice ser Gulliveria.com

    Hola, enhorabuena por el post. Estamos totalmente de acuerdo, seguro que hay más gente que opina como nosotros, aunque ya se sabe… todos iguales y todos tan distintos. Saludos desde la redacción de Gulliveria.com

    06 junio 2010 | 21:16

  5. Dice ser SALVADORK

    Demasiados lugares comunes, demasiada retórica, Arsenio Escolar.
    Desde mi experiencia, advierto ahora descaros ocasionales en la prensa que siempre consideré seria, rigurosa y objetiva. Eso me duele, y mucho.
    Tener en quien confiar es uno de los mayores tesoros que puede alcanzar el alma humana.
    Pero hoy, creo que con mayor desfachatez que nunca, se imponen los intereses económicos, sea en papel o digital.
    Cuando la verdad es manipulada y sufre, no hay negocio que sobreviva. Podremos ser tontos, pero sólo un poco.
    Elija su futuro.

    .

    07 junio 2010 | 00:28

Los comentarios están cerrados.