BLOGS
¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

La avaricia de ’20 minutos’

Sergio, de 27 años, me abronca por correo electrónico. Pone en el asunto del mensaje: «La avaricia rompe el saco». Y dentro dice: «Hasta hoy era un gusto leer su diario gratuito. Pero parece que han decidido que ya es hora de hacerse ricos con la publicidad. Los lectores tenemos que ir esquivando los anuncios para poder leer las noticias…».

El exceso de publicidad siempre ha levantado polémica entre los lectores. Entiendo las críticas cuando el diario es de pago, porque el editor vende el mismo papel dos veces: al comprador y al anunciante. Las entiendo menos en los gratuitos. No tenemos otro ingreso. Gracias a la publicidad pagamos el papel, las imprentas, la distribución, los salarios, las oficinas… Gracias a la publicidad, en fin, os damos gratis el diario. Y si tenemos mucha publicidad y de muy diferentes anunciantes, tenemos más medios para hacer un buen diario y somos más libres. «Donde hay publicidad resplandece la verdad», bromea a menudo José Antonio Martínez Soler, editor de 20 minutos.

Cuando nació este diario, hace seis años, anunciamos que la publicidad ocuparía en torno a un tercio de las páginas. Si entraban más anuncios, aumentaríamos la paginación. Así ha sido siempre y así seguirá siendo, salvo contadas excepciones por motivos técnicos. Hoy es una de ellas: nuestra edición impresa de Madrid supera ese tercio, pero es que ya va a 48 páginas, el máximo que pueden hacernos las imprentas durante la noche. Si aumentáramos páginas, tendríamos que bajar la tirada, y muchos os quedarías sin vuestro ejemplar.

Por lo general, creemos que la misma publicidad genera en los lectores de gratuitos una mejor imagen de la marca anunciada que en los diarios de pago. En uno de pago, el lector tiene la sensación de que el anuncio le quita un espacio a la información. En uno gratuito, el lector es consciente de que, gracias a la publicidad, el diario es gratis. Los de pago generan “costes por impacto”; los gratuitos, “cariño por impacto”. Voy a decirle a José Antonio que os lo cuente pormenorizadamente un día en su blog.

10 comentarios

  1. Dice ser ole

    veo en tus preferencias antes el papel que los salarios de tus trabajadores, ummmm, ¿serán todos becarios? mis felicitaciones a esos becarios que hacen tan buen trabajo

    30 noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser Marian

    Hola! Soy Mary, jeje. Sólo quería decirle a Sergio que debería entender lo que tú has explicado tan bien. Cuando me enteré, hace años, de que había periódicos gratuitos no entendí porqué y cuando me explicaron que era por la publicidad quedé fascinada (puede parecer exagerado, pero no, realmente me impresionó) de que algo así fuera posible. El 20 minutos es el único periódico que me gusta, y la verdad es que jamás se me había ocurrido quejarme por la publicidad, todo lo contrario, me parece bien que ellos paguen y yo lo pueda conseguir gratis. Bye!

    21 marzo 2006 | 10:40

  3. Dice ser 20minutos@bienpagao.es

    Es que la extorsión da mucho de si… igual que a ETA. Que disguto se debió llevar la Espe al verse tan aviejada en la foto del otro día..4 páginas de publicidad de la Comunidad de Madrid. ¿Una pasta? Podemos dormir tranquilos porque Esperanza Aguirre se gasta el dinero público en apaciguar a las hordas progresitas y supersolidarias para que la saquen guapa!? en las fotos.Y mientras tanto… Pues tenedremos una policía autonómica de anuncio de mistol y publireportajes pagados y cada día un asesinato, o dos, o tres… en la Comunidad de Madrid

    21 marzo 2006 | 10:55

  4. Dice ser Johnymepeino

    Hoy ya no es así (díselo a Soler). Efectivamente cuando eramos críos nos explicaban “El País” haciendonos ver que cuanta más publicidad menos subvención del Estado ergo más independencia.Además, entonces, el grueso iba en la página de la izquierda, la que menos se fija la gente.Hoy las cosas han cambiado. Un anunciante te veta (puede vetarte, vaya): notícias, periodistas, ciertas líneas de investigación, temas, y hasta “a otros anunciantes”.No sé cual será la solución, pero buscadla :)

    21 marzo 2006 | 11:41

  5. Dice ser Sayonara

    Hombre Johny, depende, … Si tienes pocos anunciantes estás en manos de ellos, pero si tienes muchos y muy variados el poder de negociación cambia de manos, ya que el que más pierde es el anunciante, que pierde un medio de gran impacto.

    21 marzo 2006 | 11:59

  6. Dice ser Juanpi

    Hola Escolar:Quisiera pedirte un pequeño favor. Siempre se habla de director de periódico, editor, presidente… pero ¿Que hace cada cual?¿Es más importante el director que el editor? ¿Que funciones tiene cada uno?En el caso de “2o minutos” hay alguna inovación en el modo de trabajo del staff?Muchas gracias, siempre es un placer leerte.

    21 marzo 2006 | 13:59

  7. Dice ser yomisma

    pues lo encuentro fenomenal, que de esta manera la gente que anteriormente, sus ojeadas a la prensa no fuera habitual, ahora te caiga del cielo, un llevadero y fácil “minidiario”, para ponerse las pilas, y estar al día de la actualidad.Visualamente el formato del diario es ameno, y de leer también.De los actuales diarios que se están dando gratuitamente a diario, éste es el que más me gusta.Y ES QUE EL QUE SE QUEJA, POR ALGO SIEMPRE TIENE QUE SER, PORQUE SINÓ, NO TENDRÍA GRACIA LA COSA… ;-)A ESOS QUE CRITICAN TANTO: “a caballo regalado no le mires el dentado”un saludete

    21 marzo 2006 | 14:23

  8. Dice ser imagina

    Efectivamente, el exceso de publicidad es un palo, pero para mi lo es mucho más en la televisión no de pago, en el periódico lo puedes leer todo, sin haberte fijado en los anuncios, en cambio en la tele, tienes que verlos a la fuerza o “zaping”, todo y así agradezco que haya televisión “gratuita”. Como a otro de los comentaristas, cuando aparecieron los gratuitos, me sorprendió gratamente, y también me preguntaba ¿Cómo es posible?, la respuesta es la publicidad, bienvenida sea.Con todos los respetos, no estoy de acuerdo con usted cuando normalmente compara su periódico (gratuito), con los de la prensa de pago, en mi opinión son dos productos distintos, y las tiradas, creo yo, no son extrapolables, ya que conseguir aumentos de tirada (cuando se ha llegado a niveles altos) cobrando un euro por ejemplar, parece más difícil que aumentar la tirada, una vez superados los problemas (sin duda importantes) de costos, impresión, logística, anunciantes y competencia de otros gratuitos, etc., “simplemente” por una decisión directiva de en lugar de editar dos millones de ejemplares, editar tres millones.De todas formas hay una cosa en la que 20 Minutos supera, en mi opinión, a los demás medios, de pago y gratuitos, el permitir la interactividad sin trabas con sus lectores en el apartado comentarios.Aprovecho para destacar a una repartidora de vuestro diario, ubicada de 7 a 9 horas, en la entrada del metro estación “Llucmajor”, de la línea 5 del metro de Barcelona, donde habitualmente recojo mi ejemplar. Esta repartidora, siempre y a todo el mundo (varios miles cada día, supongo), nos saluda con un agradable buenos días, a diferencia de los repartidores de otros periódicos gratuitos que se reparten en el mismo emplazamiento.Saludos

    21 marzo 2006 | 17:40

  9. Dice ser Gromenawer

    Estoy en desacuerdo con la opinión de que hay mucha publicidad. Me gustaría que el periodico fuese más extenso si la proporción de publicidad se mantiene constante, incluso si aumenta un poco tampoco me quejaría (un poco eh? no os paseis que este pais das la mano y te toman el brazo XD).En otros gratuitos parece que estés leyendo el catálogo de Ikea y de vez en cuando te encuentras una página con noticias.

    21 marzo 2006 | 20:45

  10. Dice ser Javier

    Arsenio,Dadle fuerte a las máquinas que hoy en Plaza de España (Madrid, cerquita de la redacción) no habíais llegado cuando ya estaba toda la competencia (mucha, a las 7:30 de la matina)Id con cuidado porque pasa demasiadas veces.Javier

    21 marzo 2006 | 21:29

Los comentarios están cerrados.