BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Entradas etiquetadas como ‘pastor aleman’

La perrera de Barcelona se plantea el sacrificio de Garulo, su etóloga pide paciencia y atención veterinaria

Por EVA SAN MARTÍN (firma invitada)

garulo-foto-aperturaGarulo jadea de alegría antes de acercarse a la valla metálica en busca de más mimos humanos. La mano del cuidador le acaricia de nuevo el lomo y le retira con cariño los pelos muertos del manto. Garulo, un perro mestizo con pastor alemán, agita su cola con entusiasmo y le devuelve el cariño al chico con lametones en sus manos. Un beso en versión perruna. Una caricia amistosa en el lenguaje de los canes.

Garulo ha sufrido lo que no hay escrito en su corta vida: cuatro años de graves maltratos psíquicos y físicos continuados, un abandono que acabó enviándole al Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona (CAACB), la perrera de la capital condal que coordina Joan Vallbona. Y ahora, Garulo se enfrenta a lo peor: el equipo de veterinarios y etólogos ha puesto sobre la mesa la posibilidad de sacrificarle después de que mordiera a un voluntario en noviembre. Una decisión polémica, ya que Cataluña prohíbe desde 2003 matar a perros y gatos abandonados, excepto en casos humanitarios. En otras palabras: la vida de Garulo depende de que el centro defina a Garulo como un animal peligroso e irrecuperable.

“Garulo mordió a un voluntario en noviembre provocándole gravísimas heridas; su peligrosidad y graves problemas de comportamiento requieren un grado de atención muy superior al que se le puede dar en el centro“, dicen fuentes del Ayuntamiento de Barcelona para explicar por qué Garulo ha abandonado el centro de acogida para ser trasladado a una residencia canina, y que los responsables de la perrera se planteen ahora poner fin a su vida.

Aunque el sacrificio de Garulo aún no está decidido. Hablan las fuentes oficiales del centro: “en este momento se está evaluando el diagnóstico del perro”. Voluntarios y amigos humanos de Garulo, que lo conocen y pasean sin problemas desde hace medio año, han desenterrado el hacha de guerra; también quienes afirman que el ataque de Garulo es un caso “extraño y aislado”. Y aún hay más: en el momento de publicar este artículo, 2.000 ciudadanos anónimos han mostrado ya su apoyo al perro firmando el S.O.S. lanzado bajo el nombre “Salvar a Garulo” en Change.org, y se ha iniciado en redes sociales con la etiqueta #SalvarAGarulo.

El caso del perro Garulo recuerda a los primeros episodios de la historia de Excalibur, el can de la enfermera Teresa Romero contagiada de ébola, que la Comunidad de Madrid sacrificó en 2014. Excalibur levantó una ola sin precedentes de apoyo ciudadano al animal en España, con centenares de miles de firmas recogidas, movilización masiva de las redes sociales, manifestaciones y acampadas frente a la casa Excalibur y que buena parte de la comunidad veterinaria se opusiera a su sacrificio. Los amigos de Garulo no quieren que esta historia se repita.

Mientras, Garulo espera en la residencia canina La Masía, a 46 kilómetros de Barcelona. La educadora Miriam Olmedillo pasa dos días a la semana con Garulo: durante estas sesiones, la educadora lo socializa, juega y trabaja con él.

Miriam reconoce que “Garulo es un perro difícil, que no está bien, porque ha vivido aislado y no lo han tratado bien”. También explica que Garulo no está socializado, tiene problemas cuando conoce a algunas personas, en especial hombres: “se acelera, puede gruñir y ladrar”. Y, aunque admite que la recuperación de Garulo va a ser un proceso largo y que en este momento “no es adoptable”, está convencida de que “su rehabilitación es posible, y con trabajo, encontrará una casa adoptante apropiada para él”. Ella se opone de manera tajante a su sacrificio.

“Garulo es un perro que lo ha pasado mal en la vida, es cierto que tiene miedo de algunas personas, pero está haciendo enormes avances: ya sale a pasear por centros urbanos con gente, e incluso ha aprendido a no reaccionar cuando otros animales le ladran“, cuenta Miriam, que, además, acude a los paseos con Garulo acompañada de su hijo de un año, y cuenta que nunca ha habido problema alguno. “Todo lo contrario, más bien es Garulo quien cuida del bebé”, dice la educadora.

¿Puede haber algo más detrás del episodio aislado de agresividad de Garulo? Miriam está convencida de que la salud del perro es frágil. “Garulo sufre dolor, y se marea durante los paseos: su salud es delicada para un perro tan joven como él”, afirma. “Un veterinario privado le ha examinado, y cree que los mareos pueden deberse a un problema cardíaco o del oído, pero seguimos esperando a que los veterinarios municipales vengan y le proporcionen el tratamiento que Garulo necesita desde hace cinco meses, sin respuesta por el momento”, afirma la educadora.

Miriam asegura haber solicitado atención veterinaria continuada al Centro de Acogida de Animales de Barcelona, pero ha sido denegada: “Trabajo con muchas protectoras, y es la primera vez que un centro de animales rechaza colaborar con nosotros y ofrecernos la atención veterinaria que pedimos, y que Garulo necesita”, se lamenta, con la sospecha de que el dolor pueda estar retrasando la recuperación de Garulo.

Una investigación de la Universidad Autónoma de Barcelona llega a la misma conclusión. En el estudio La relación del dolor con las agresiones en el perro: 12 casos clínicos, publicado en la revista científica Journal of Veterinary Behavior, el equipo encabezado por el etólogo clínico Tomàs Camps aborda la relación que tienen el daño y el sufrimiento con la agresividad en el perro, y concluye que la relación es más que estrecha. “Existen multitud de patologías que pueden inducir, o agravar, un problema de agresividad. Pero, entre ellas, el dolor es especialmente importante”, afirma Camps.

Durante estos cinco meses, Garulo ha recibido la visita de una decena de voluntarios del centro de acogida, preocupados por el futuro de su amigo perruno.

Los grandes avances sociales de Garulo explican que su educadora esté convencida en que la recuperación del perro es posible. Es más: Miriam afirma que, con tiempo y cariño (¿quién no?), Garulo podrá entrar en el grupo de perros adoptables del centro de acogida, porque estará preparado para encontrar una familia adoptante, con experiencia con perros, que sepa cuidarle y darle el amor que necesita.

SALVAR A GARULO: “MATARLE ES INMORAL”

Emma Infante, animalista y presidenta de la asociación FuturAnimal, también ha alzado la voz para salvar a Garulo. Emma reconoce que toda agresión de un perro a una persona (u otro animal) es preocupante, pero también piensa que hay que contextualizarla. “Si una perrera cree que los únicos cuidados que necesitan los animales son pienso y agua, se equivoca. Hay perros que lo han pasado muy mal y que por estrés, dolor y sufrimiento, al no haber recibido el cariño y tratamiento educativo adecuados, pueden malinterpretar gestos o señales enviados por las personas”, dice Emma, experta en derecho animal y en bienestar canino.

La presidenta de FuturAnimal recuerda, además, que “el sacrificio de animales está prohibido en Cataluña”, y que la perrera sólo podría justificar una muerte por “causa humanitaria” contra Garulo. Es decir, la ley sólo permitiría el sacrificio en caso de que quedara demostrado que Garulo es un animal peligroso irrecuperable, extremo que ni Emma ni Miriam comparten. Emma apostilla: “No hay parte médico independiente que diga que Garulo es peligroso e irrecuperable, ni informe que demuestre que su reacción normal es la agresividad; todo lo contrario.”

Garulo continúa en La Masía, a la espera de que el centro decida su futuro. Garulo sabe que cuenta con el apoyo de los voluntarios del centro, de sus amigos humanos que lo visitan para jugar y acariciarlo.

“Seamos serios: si Garulo fuera peligroso e irrecuperable, nadie lo sacaría de paseo con un bebé de un año, como hace su educadora; y nosotros seríamos los primeros en pedir su eutanasia para no confinarle a una jaula el resto de su vida, con el sufrimiento que eso implica”, asegura la presidenta de FuturAnimal. “Garulo puede recuperarse con la educación apropiada, y lo demuestra cada día. Matar a Garulo sería sencillamente inmoral”, zanja.

Emma pide paciencia al Ayuntamiento de Barcelona. Sus técnicos de bienestar animal, por su parte, explican que “el seguimiento de Garulo lo hace un etólogo y veterinario del centro de acogida de animales”, y que serán ellos los que decidan si Garulo es irrecuperable. Por eso, Emma pide también al equipo veterinario y etólogo municipal tiempo para permitir a Miriam y su equipo terminar su programa de educación; que tomen en cuenta su opinión independiente, contraria al sacrificio de Garulo, antes de tomar una decisión.

En otras palabras: que se sumen al proceso en marcha para ayudar a Garulo a vivir, por fin, feliz.

garulo

* Actualización: La perrera de Barcelona no sacrificará a Garulo, miles han firmado para salvarle

Lo que el abandono puede hacer a un pastor alemán

imageUn pastor alemán joven, un animal que es sinónimo en todos nosotros de gallardía, de inteligencia, de fuerza… Se nos vienen a la cabeza animales como Rex, como Rintintín, como esos orgullosos perros de trabajo atentos al guardia civil o al policía que lo guía.

Norman es un perro así, tiene apenas tres años y es un precioso pastor alemán con una planta espectacular. Pero en Norman se aprecia lo que el abandono y el maltrato, en forma de dejadez, pueden hacer en poco tiempo.

Hace unas semanas llegó a nuestras instalaciones Norman, un precioso pastor alemán que venía en muy malas condiciones. No sólo tenía delgadez excesiva, también venía con leshmaniosis sin tratar, lleno de heridas y calvas por todas partes.

Actualmente se está recuperando, ha cogido peso y empieza a crecer su pelo. Norman poco a poco empieza a ser un nuevo perro, ya tiene otra mirada.

Es un perro muy agradecido, bueno y tranquilo, se lleva bien con machos y hembras, podría ser un perro de diez, pero sabemos que la leshmaniosis le quita muchisimas posibilidades de adopción. Por suerte la leshmaniosis tiene su tratamiento y la protectora corre con dichos gastos, buscamos un ángel para Norman, no nos rendiremos hasta encontrar esa familia que lo quiera a pesar de su enfermedad.

Efectivamente, la leishmania no debería ser un problema. Mi perra tiene 16 años y cuando la adopté, hace más de una década, ya la tenía.

Norman busca a una familia que le ayude a recorrer el resto del camino que le convertirá en un pastor alemán de los que quitan el hipo. Se envía a cualquier punto de España. Está esterilizado.

Contacto: protectoraelbuenamigo@gmail.com

image

image

“Ella te gusta”, capítulo 19 del libro animalista por entregas #Mastín

Fiel a mi cita, aquí tenéis un nuevo capítulo de mi folletín animalista. Quiero hacer una buena novela juvenil, capaz de gustar a adultos y con el marco de la protección animal para dar a conocer la problemática existente.

CAPÍTULO 19:
loba3Dejar que el tiempo transcurra suele funcionar. Martín lo sabía, estaba harto de oírlo, pero no lo había interiorizado hasta que murió su padre. Si el paso del tiempo había resultado efectivo con algo así, era imposible que no lo fuera tras una simple discusión con Manu. Simplemente el hecho de tener el domingo para serenarse le había servido para ir el lunes a clase apenas turbio, incluso con ganas de verla y arreglarlo. Aún así, procuró salir con el tiempo justo y escogió una ruta distinta, no quería encontrársela a solas camino al instituto. Lo que tenían que hablar llevaría tiempo. Por ese mismo motivo se había negado a ir durante el descanso entre clases a las gradas en las que él la había besado tras aquella noche en la que se dejó arrastrar. Había preferido esperar y hablar al salir del instituto en algún rincón tranquilo.

La mañana se les hizo eterna a ambos, ambos conscientes el uno del otro, cordiales pero procurándose la compañía de otros que a su vez se estarían preguntando qué pasaba con ellos. ¿Habrían roto? ¿Seguirían juntos? Tras la última clase se buscaron al fin y bajaron hasta la calle hablando de trivialidades. No fueron a las gradas, con el buen tiempo habría demasiada gente haciendo deporte o simplemente disfrutando de algo de tranquilidad al sol. Recorrieron el lateral de un centro de salud cercano al instituto hasta llegar a un banco parcialmente oculto entre los árboles de un parque descuidado por el que apenas cruzaban unos pocos vecinos de paso.

A Manu también parecía haberle servido el transcurrir del tiempo. Se respiraba sosiego y ganas de entendimiento. Se pidieron disculpas por lo que se dijeron el uno al otro en aquella casa toledana, por cómo obraron. Hablaron de lo que sentían, de sus motivos. Ella insistió en su sensación de querer más, de notarse con frecuencia un segundo plato y no poder soportarlo. Él recalcó de nuevo su necesidad de no sentirse ahogado, de poder disponer de su tiempo y dedicarlo a la protectora, a sentirse útil, valioso. Ella le hizo saber que él era valioso para ella. Él prometió que ella no era nunca un segundo plato pero que no podía anteponerla a todo. Y llegado ese punto Manu afirmó mirando al suelo:

– Ella te gusta –
Lee el resto de la entrada »

Las manos frías

Aquí están por orden todos los capítulos del folletín animalista que estoy publicando en este blog todos los viernes. Un libro por partes con el que quiero aprender y experimentar una nueva forma de escribir.

Quiero hacer una buena novela juvenil, apta para todos los públicos, con el marco de la protección animal para dar a conocer y concienciar sobre esta realidad.

Cualquier sugerencia, duda o puntualización será bienvenida.

 

SÉPTIMA PARTE

Se sentó en el coche intentando asimilar todo lo que había experimentado en los últimos minutos. La chica del galgo les había acompañado al chenil de cuarentena en el que habían dejado al mastín, a la espera de que viniera el veterinario. Estaba allí solo, tumbado sobre un suelo de cemento mal apisonado, impasible ante los olores y ladridos. Como investido con toda la paciencia del mundo.

– Tenéis muchísimos perros – oyó que decía su madre acercándose al lateral vallado junto a la casita de una planta de la que habían salido. Los ladridos arreciaron.
DSC03182 - copia
– Más de los que deberíamos. Las instalaciones no están mal para unos ochenta perros, pero tenemos casi el doble. Al ser una perrera municipal estamos obligados a coger a todos los animales que nos traigan. Y como no queremos sacrificar y tenemos muchos inquilinos que no son adoptables, no hay más remedio que apiñarlos. No están en una situación ideal, pero al menos tienen techo, comida, cuidados veterinarios y toda la atención que podemos darles. En una protectora privada tienes la posibilidad de no coger más animales si no te caben, aunque la mayoría también están por encima de sus posibilidades –

– ¿Y por qué no son adoptables? ¿No tienen buen carácter?- metió baza Martín.

– Pues algunos tienen malas pulgas, otros demasiado miedo, unos pocos están más felices aquí que en una casa, aunque te parezca raro. Pero la mayoría tienen un carácter estupendo. No son adoptables porque son muy grandes, viejos, negros o atigrados, que vete a saber porqué pero parece que gustan menos, o de razas potencialmente peligrosas o sus cruces como el vuestro. O son algún tipo de combinación de lo anterior. Los cachorros y los perros pequeños tienen más posibilidades, también los adultos de razas de moda que nos llegan lo tienen más fácil, incluso teniendo algún problema de salud o de carácter –

Mientras hablaba, había ido acompañándolos a la salida. Se despidió formalmente, dándoles la mano. Tenía un apretón fuerte y los dedos helados.

A Martín le daba la impresión de que había estado siendo educada con ellos, pero cuando hablaba sonaba como si le exasperara tener que repetirles todo aquello que para ella eran obviedades, que prefería que se fueran cuanto antes y la dejaran seguir con sus quehaceres.

Estaba lleno de desazón y de ganas de hacer algo, aunque no sabía el qué. Seguía acordándose del mastín, no había olvidado al podenco que encontró algunos días antes, pero ahora un montón de imágenes, de sensaciones que necesitaba procesar.

Decidió aparcar todo aquello de momento en algún rincón oscuro de su cerebro y se volvió hacia su madre, fue entonces cuando vio en el reloj del salpicadero que ya eran las ocho de la noche.

– ¡Mierda! Mamá, había quedado y llego tarde. ¿Puedes dejarme en la plaza? –

– Claro, ¿pero vas a ir así? ¿No pasas por casa a ducharte y cambiarte? –

– No, no me da tiempo –

– Tú sabrás – dijo su madre encogiéndose de hombros. – Yo no tengo ninguna prisa en que me traigas una novia a casa –

***

No había pretendido que pasara, pero pasó. Habían ido a un parque que había en la trasera del centro de salud. Se tardaba un buen rato en llegar, pero la caminata cargados con las botellas merecía la pena. Allí no había ni un alma un sábado por la noche. De día también era un lugar tranquilo, con sus máquinas para que los abuelos hicieran algo que a Martín le costaba llamar gimnasia, algunos bancos y una zona de hierba casi completamente pelada. Estaba flanqueado por uno de sus extremos por la valla que aislaba la autovía y por otro por varios pisos abandonados a medio construir cuando arreció la crisis. Estaba claro que no iban allí por las vistas o porque fuera un lugar especialmente bonito o bien comunicado. En aquel parque apenas iluminado podían beber tranquilos, hablar, reír y buscar un banco tranquilo lejos de una farola para intimar un poco. A los diecisiete años no se necesita más para celebrar un buen cumpleaños. A Martín le resultaba raro pensar que, solo unos pocos años atrás, muchos de los que estaban allí en ese momento habían celebrado también sus cumpleaños juntos, pero en parques de bolas y hamburgueserías con sus padres a escasos metros. La película había cambiado bastante.

– Ya tengo dieciocho años tío. Mayor de edad. Los diecisiete son un año absurdo. Es como estar en una sala de espera antes del año realmente importante, en el que puedes votar, coger un coche, dejar de ser víctima de un pedófilo o empezar en la universidad. A ver cuándo me dan pasta para sacarme el puto carné de conducir, que me importa mucho más que votar. Y a ver si ahora que soy un hombre consigo pillar ese culo – dijo Andrés mirando a Claudia, que hablaba con Manu y Luis a pocos metros, al tiempo que bebía de nuevo de la botella de cerveza. Se la pasó a Martín.

– Confórmate con pillar algún culo, el que sea –

– Si bueno, eso también es verdad – Andrés soltó la botella vacía y se puso en pie con un garbo excesivo – Voy a mear – anunció para convertirse a continuación en una sombra en la oscuridad.

La mayoría estaban en torno a los vasos y las botellas, un par de bancos más allá. Andrés había terminado de regar el triste césped y se había ido derecho al banco-bar. Martín se quedó allí sentado solo, en el respaldo del banco. Decidió que no había necesidad de moverse, no le apetecía demasiado socializar. Todo lo que había pasado aquella tarde le había dejado en herencia un humor extraño. Recordó al mastín con rabia. Un perro desahuciado por no ser pequeño y mono. De repente le asaltó una idea y sacó el móvil. Efectivamente, la perrera tenía una página de Facebook en la que mostraban algunos de los animales que tenían en adopción y de las actividades que realizaban para recaudar fondos. Le dio al ‘Me gusta’ de la página y se puso a cotillear los perfiles de la gente que interactuaba en las publicaciones. Había muchas fotos de perfil humanos acompañados de perros o gatos e incluso de los animales solos. Recorrió todos los avatares pero no logró distinguirla. Seguía sin tener ni idea de cómo se llamaba, sabiendo el nombre habría sido más fácil. No tenía difícil averiguarlo, bastaba con mirar su buzón.
DSC03149 - copia (2)
– ¿Qué haces aquí tan solo? –

Martín levantó la vista del móvil. Ya sabía que era Manu, pero al salir de aquel pequeño gran mundo retroiluminado que tenía en la mano también vio que Andrés estaba con Claudia y Luis partiéndose de la risa.

– Andrés me ha abandonado por otra – se quejó bromeando a su amiga.

– ¿Te extraña? No eres precisamente la alegría de la huerta esta noche. Y es su cumpleaños, déjale que ejerza de anfitrión –

– Y que tire la caña –

– Claudia no va a picar por mucho que lo intente. Está demasiado buena y tiene demasiado claro que va a estudiar periodismo para intentar convertirse en la nueva Sara Carbonero –

– Ya, todos lo sabemos menos él –

Manu se subió al respaldo, justo a su lado. Juntó las manos y soltó su aliento cálido en la cueva que había formado.

– Tú y tu frío –

– No es mi frío, es el frío. Estamos en febrero y me estoy congelando. Estoy deseando tener unos años más y algo de pasta para poder beber en un lugar con calefacción –

– Cuando seamos mayores y estemos bebiendo martinis agitados o removidos o como demonios los tomase James Bond, seguro que echamos de menos estos ratos con cerveza y cubatas baratos en un parque –

Manu lo miró con los ojos muy abiertos durante unos pocos segundos. – ¡Ni de coña! – explotó entonces entre risas mientras apretaba las manos bajo los brazos.

– Dame – dijo él cogiendo sus manos pequeñas y haciéndolas desaparecer en las suyas. También tenía los dedos helados..

– Como no entres en calor se te va a caer algún dedo –

– No quieras imaginar cómo tengo los pies –

– Es imposible que estén más fríos –

– Es una pena que no puedas comprobarlo y calentármelos tan bien como las manos –

Permanecieron allí unos minutos, mirando al resto peleándose con la Tablet y el altavoz para poner música. Martín terminó la botella de cerveza. No le importaría pillar otra.

– Estoy un poco cansada de todo esto. ¿Te apetece que nos vayamos a algún otro sitio? –

Martín miró sus ojos oscuros. Por un momento le recordaron los ojos de Logan, del mastín, del podenco… decían más de lo que mostraban. Y lo que decían le hacía sentir incómodo.

– Vale, vamos con el resto, anda. Quiero pillar algo de beber –

Al bajar del banco y dirigirse hacia dónde estaban los demás volvió a coger aquellas manos heladas y las metió, envueltas en una de las suyas, en el bolsillo de su cazadora.

***

No había pretendido que pasara, pero pasó. Apenas recordaba algo más de lo que había dicho o hecho aquella noche. Un par de colegas con los que había estado en el equipo de baloncesto le llevaron a casa, eso sí lo recordaba. También que vomitó en el jardincito del portal, que le costó un mundo lograr que la llave girase dentro de la cerradura y que la luz de la habitación de su madre se había encendido brevemente mientras él alcanzaba la cama como podía.

El domingo iba a comprobar si, como ella aseguraba, se le iba a pasar el cabreo.

DSC03160 - copia

Golfo es un pastor alemán de siete años. Lo encontraron hace unos días en el parque porque su dueño, después de unos meses de maltratos, le había abandonado.

Llevamos años conociendole de verle en nuestro barrio y sabemos que es muy bueno con perros y personas, super cariñoso, majo y bien educado.

De momento le tenemos en acogida en nuestra casa para buscarle un hogar donde pueda vivir feliz, porque nosotros no nos podemos quedar con él.

Golfo es un perro perfecto, también para personas mayores al no tirar nada de la correa y al no necesitar hacer mucho ejercicio; pero sí le viene bien pasear porque tiene artosis en las patas posteriores. Lo que sobretodo necesita son mimos y mucho cariño.

Contacto: santoro.viola@gmail.com lorenzoromano1@gmail.com

Feliz 20 cumpleaños a la protectora de Cáceres

imageHay algunas protectoras de animales que conozco desde que comencé con este blog hace una década. Una de ellas es la Protectora de Cáceres. Un buen puñado de sus ocupantes han pasado por aquí buscando una segunda oportunidad.

Cuando les conocí llevaban diez años en marcha, diez años luchando por los perros y los gatos en una región en la que es especialmente difícil, un lugar con mucha caza, poca conciencia animalista, mucha percepción utilitaria y de uso y descarte de los animales, un sitio en el que muy poca gente se plantea la adopción de un mestizo abandonado.

Y, con piedras en el camino, lo están haciendo bien.

Ahora están celebrando su veinte aniversario. Veinte años luchando bien merecen una felicitación ya que son ellos los que nos siguen haciendo el regalo de pelear por los animales.
image
Y el regalo de una nueva página web que os animo a visitar para conocer a los perros y gatos que albergan y buscan un hogar.

Somos la Asociacion Cacereña para la Protección y Defensa de los Animales, fundada en 1.994, con 170 de socios y unos pocos voluntarios que seguimos luchando contra el abandono y la ingratitud del ser humano, y necesitamos ayuda para seguir adelante. Adopta, hazte socio, denuncia el abandono, hay mucho por hacer.

Como parte de la celebración de nuestro 20º aniversario, hemos dedicado nuestro esfuerzo en elaborar una página web que sea de utilidad para tod@s, que ayude, conciencie, anime a la adopción, y al respeto. Poco a poco iremos mejorando sus secciones, faltan detalles por pulir, pero esperemos sea de utilidad. Ya esta disponible para tod@s los que queráis visitarla

Todos los animales que aparecen en este post están en adopción.

Contacto: 667287345 / 676809392. Email: protectoracaceres@gmail.com

image

image

image

image

Delta es un ejemplo de que ser de pura raza no garantiza encontrar un adoptante

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl tiempo va pasando y Delta sigue en A.P.A.P ” EL AMIGO FIEL”. Cuando Delta entró en la protectora tenía solo 10 meses y le faltaban 10 kilos de peso, parecía un esqueleto, además de tener a parte de una fuerte deshidratación. Por su aspecto pensaron que podía tener Leishmania, pero por suerte está sano.

Ya está completamente recuperado físicamente, se ha convertido en un perro espectacular. Muchas veces el ser de raza, anima a muchos a adoptar, pero por lo visto la gran mayoría de los interesados no reunen los requisitos necesarios para una adopción responsable y comprometida, por esa razón, Delta sigue esperando.

Este cachorro de pastor alemán puro apareció abandonado durante días en una urbanización de la sierra de Córdoba, donde casi todo el mundo tiene perro en casa y donde nadie ha tenido la humanidad de darle un cuenco de comida y agua viendo la desnutrición extrema que presentaba este animal.

No solo pasó hambre, sed y frío, sino que este cachorro ha sido juguete de muchos niños, ya que se acercaba a todo el mundo para buscar cobijo y cariño. Muchas manos lo han tocado, la mayoría niños, pero nos cuentan que otras no han sido para jugar, sino para maltratarlo para que no merodeara las casas a las que se acercaba, casas precisamente con perros… este impresionante cachorro ya conoció lo que son palos y patadas.

Delta es un perro activo, inteligente, juguetón, le encanta el agua y las pelotas. Es sociable con las personas pero aunque estamos trabajando mucho con él, se muestra dominante y reactivo con algunos perros. Quizás su estrés por estar viviendo en un chenil, le hace tener reacciones así con otros perros, por eso, pedimos una adopción que se comprometa a trabajar con él, alguien que pueda tener paciencia y que quiera darle lo que necesita.

Necesitamos que encuentre un hogar. Se entrega en adopción con seguimientos, contrato, microchip, pasaporte europeo, vacunas, desparasitado, esterilizado y con revisión veterinaria.

Contacto: informacion@amigofielcordoba.org

Delta cuando lo recogieron:

Goro tiene catorce años, ha vuelto a andar y no tiene dónde ir

goro2Goro tiene catorce años. Ahora es un abuelo saludable solo con algo de artrosis, pero Goro lo ha pasado muy mal los últimos meses y están intentando hacer lo posible para que no vuelva a una jaula.

Estas navidades Goro dejo de andar, estábamos desesperados buscamos acogida para operarle y darle una segunda oportunidad. Sino se operaba había que dormirlo Lo conseguimos. Salió una acogida gracias a toda la difusión que se le dio y a 20minutos y se operó. Pero el post-operatorio era muy duro y su acogida no tenía tanto tiempo para atenderle.

Estábamos de nuevo desesperados, no sabíamos qué hacer. No podía volver a una jaula y un voluntario, a pesar de la negativa de sus padres lo acogió hasta que andara.

goro3Con mucha paciencia y constancia conseguimos que Goro andara nuevamente, yendo a rehabilitacion una vez a la semana y con ejercicios diarios. El problema es que nuestro voluntario lo metió en casa con la condición impuesta por sus padres de que cuando andara lo devolviera. Dentro de tres semanas termina su rehabilitación Goro ha mejorado mucho pero necesita paseos diarios.

No encontramos acogida y en la residencia pasará, excepto el rato que lo sacamos, todo el día en una jaula.

¿Para eso tanto esfuerzo? ¿Para que termine así de nuevo?

Goro es muy desconfiazado con la gente, lógico si llevas 14 años viviendo en un refugio. No es un perro cariñoso y es poco sociable. ¿Pero a caso no merece una oportunidad como el resto?

Por favor reenvíalo al máximo de personas posibles el tiempo se nos agota y no merece volver a una juala.

Está en Sevilla.

Contacto: EstrellaArcadenoe@yahoo.es 633685244

goro

Lúa es una pastora alemana que espera un hogar en Ourense

Esta perrita cruce de pastor alemán se llama Lua y tiene en torno a los cuatro años años. La mejor edad a mi parecer para adoptar a un animal. Apareció en medio del monte, en Ourense, con otra perra semejante que probablemente era su madre.

A la otra perrita la adoptaron al poco tiempo, pero Lúa lleva ya casi tres años en Progape.

Es una perra super dulce, tímida al principio, pero super tranquila y cariñosa en cuanto te conoce. Es increible, tanto por fuera como por dentro.

Contacto: contacto@progapeourense.com sabelafonseca87@gmail.comlua

Además, en Progape siempre necesitan voluntarios y casas de acogida, como todas las protectoras. Así que si vives por la región y puedes echar una mano, estarán encantados de contar con tu ayuda:

Si te gustan los animales, y por tus circunstancias no puedes adoptar alguno y darle un hogar definitivo, pero puedes proporcionárselo temporalmente, colabora como casa de acogida. Muchos de los animales rescatados necesitan un ambiente tranquilo y unos cuidados personalizados para su total recuperación. Las tareas y urgencias diarias en lugares como un albergue canino, impiden muchas veces que se le pueda dedicar la atención y el tiempo necesarios. Una casa de acogida donde disfrute de tranquilidad y cuidados se puede convertir en la mejor de sus terapias y en el más efectivo de sus tratamientos. Son muy numerosos también los cachorros que prácticamente recién nacidos son arrojados a contenedores de basura, a ríos, o incluso enterrados vivos. Y para estos pequeños, las casas de acogida son prácticamente su única opción de vida. Contarás con nuestro asesoramiento 24 horas al día.

Y si lo que prefieres es colaborar activamente con PROGAPE, en la mejora y bienestar de los animales abandonados en el albergue municipal, no lo dudes y hazte voluntario. El horario y las tareas se adecuarán a cada persona, contando con gran amplitud en ambos casos. No necesitas disponer de un tiempo concreto, el que tengas libre y decidas dedicar a ayudarnos será gratificante y suficiente. Podrás hacernos partícipes de tus preferencias a la hora de desarrollar tareas (paseos, cachorros, gatos…) aunque te aseguramos que acabarás involucrándote y disfrutando de todas ellas. Y si lo que prefieres es colaborar activamente con PROGAPE, en la mejora y bienestar de los animales abandonados en el albergue municipal, no lo dudes y hazte voluntario.

Ásbel, creciendo en un chenil (ADOPTADA)

OLYMPUS DIGITAL CAMERAMiles de perros todos los años en toda España crecen en un chenil, ven transcurrir su vida en un chenil y acaban muriendo en un chenil.

En las protectoras saben que un cachorro tiene una ventana de tiempo preciosa para aprovechar. Si no es adoptado en sus cinco o seis primeros meses la cosa se va complicando. La gente quiere cachorros, pese a que los adultos son una apuesta segura, pese a que con un adulto tienes lo que ves sin incógnitas, pese a que un adulto se adapta en tiempo récord, pese a que un cachorro puede plantearles unos retos para los que no están preparados. Solo los que más saben de perros deberían tener cachorros, un adulto es más fácil. Y por desgracia la mayoría de la gente sin experiencia con perros precisamente los pide pequeños creyendo que así los manejarán más fácil.

Pero volviendo al tema inicial: un cachorro tiene muchas más oportunidades. Salvo que crezca en el chenil. Eso es lo que le está pasando a Ásbel.

Está creciendo en un chenil, está conociendo lo que es esperar a diario la llegada de los voluntarios al albergue, ser paciente y fuerte, pero tan solo es una cachorra y sus primeros días han sido muy duros.

ÁSBEL se ha convertido en una perrita espectacular como se puede ver y necesita de un hogar donde la quieran para siempre.

Está recogida por El amigo fiel de Córdoba. Se entrega en adopción con seguimientos, contrato, pasaporte, vacunas, microchip y con compromiso de esterilización.

Contacto: formulario de adopción, acogida y apadrinamiento.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al pobre Joe le tiraron agua hirviendo a la cara

1551690_10203157407644339_89398883_nHoy os traigo a Joe, un pastor alemán de unos cinco años que lo ha pasado realmente mal. Apareció en Tomelloso (Ciudad Real) en un estado lamentable, lleno de garrapatas y necesitado de curas porque le habían tirado agua hirviendo a la cara.

Además ha resultado tener leishmania y vinculada a la enfermedad uveitis en los ojos y fallo renal, por lo que necesita un pienso específico renal, milteforan y alopurinol para la leishmania, otra medicación para el riñón y otras pastillas para los glóbulos rojos en alternativa a la carísima opción de la transfusión.

Apamag ha decidido hacerse cargo de este perro, pero van a necesitar mucha ayuda. Su recuperación supone muchos gastos y la adopción va a ser difícil. Piden cualquier tipo de ayuda: difusión, donativos, padrinos… y por supuesto adoptante.

Si no se le trata se irá muriendo, así que vamos a ir a por todas y a comenzar su tratamiento esta misma semana. Joe por fin ha descubierto lo que es el calor de una casa, su casa de acogida, el cariño de sus nuevos amigos de 2 y 4 patas, su ánimo va subiendo día a día y sus ojos ya no cuentan lo mal que ha pasado sino lo bien que quiere estar. No es justo que se le deje morir.

Probablemente, este sea uno de los casos más difíciles a los que nos hemos enfrentado y sabemos que nos va a poner al límite y que tenemos otros cincuenta peludos dependiendo de nosotros, pero vamos a luchar hasta el último momento.

Contacto: colabora@apamag.org

Para donativos:
Nº cuenta nacional: Ibercaja 2085.9269.15.0930064420, titular Laura Muñoz Ventero
Para ingresos bancarios desde el extranjero, titular Laura Muñoz Ventero // For international donations (account owner Laura Munoz Ventero):
IBAN: ES60 2085 9269 1509 3006 4420
BIC: CAZRES2Z
Paypal: colabora@apamag.org

1601445_10203163876686061_1674276509_n