BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Entradas etiquetadas como ‘cachorros’

No traigáis más cachorros a un mundo en el que sobran, en el que no hay bastantes hogares para ellos

Hace algunas tardes paseaba con mis perras por un parque cercano a mi casa. En un banco había una pareja con un yorky que nos observó acercarnos sin inmutarse. De pie, a su lado, había una chica que no llegaría a los treinta años que tenía una mestiza simpática, jovencita y algo pelilarga, de unos cinco o seis kilos, que estaba suelta y vino corriendo a saludar a mis perras.

“Voy a juntarla con un yorkshire más pequeño que el tuyo”, decía su dueña, igual de jovial que la perrilla, a la chica sentada en el banco, “mi vecina quiere un cachorro, y Santi también. Tendrá como mucho unos cuatro, así que los otros dos no me costará darlos. Lo mismo me quedo uno. Me han dicho de todas maneras que cien o doscientos euros lo mismo puedo sacar. Si luego quieres en un año o así la junto con el tuyo”.

Estomagante.

Valoré por un momento intervenir, explicar de buen modo que no era buena idea traer más cachorros a un mundo en el que sobran, que asegurarse de que acaben en buenas manos no es tarea fácil, que no iba a beneficiar precisamente a su perra teniendo con ella camadas, que debía tener una bola de  cristal para saber que su perra tendría solo cuatro cachorros porque podían perfectamente ser muchos más.

No lo hice. En otras ocasiones sí he dejado caer la charla pensando en sembrar al menos la duda, pero no debía ser mi día de meterme en asuntos ajenos. O instintivamente supe que no serviría de nada. No sé el motivo. Simplemente continué el paseo bajo el sol acompañada del fantasma del desaliento.

Veo a diario muchos casos de perros y gatos, cachorros y adultos, que no logran jamás un hogar. Soy consciente de que hay muchos mas que ni siquiera asoman a mi correo o mis redes sociales. Sé bien que la cría profesional hay que regularla a conciencia para que solo críen buenos profesionales que antepongan el bienestar de los animales al beneficio económico y que hay que insistir en que la gente compre cachorros de raza viendo a la madre y el lugar en el que vive.

Pero es que luego están los particulares que se dedican a tener camadas porque se aburren, por sacarse unos eurillos en negro, porque les hace ilusión pasar por la experiencia, por quedarse con un cachorro de su perro sin pensar en el resto, por descuido, porque no tienen conciencia de la problemática existente, porque les da igual todo.


Son necesarias buenas campañas de esterilización acompañadas de campañas informativas sobre la conveniencia de llevar a cabo estas intervenciones, pensando en el bienestar de nuestros animales pero también en el bienestar animal en general.

Respecto a la protección animal, podemos ser parte del problema o de la solución. Tener camadas al tuntún nos hace formar parte del problema, por mucho que amemos a los animales y cuidemos a los que tenemos.

Chula fue abandonada por un cazador en la calle, ahora espera en una casa de acogida que sus once cachorros tengan la oportunidad que no tuvo ella al nacer, ser felices con una familia.

Contacto: cpa.torrejon@hoope.org

En España hay 850.000 licencias de caza, hace siete años superaban el millón. ¿Por qué están cayendo?

Estos días me ha llegado una noticia con una serie de datos sobre el negocio de la caza en España que me hacen reflexionar. Os dejo primero con ella y luego con lo que se me pasa por la cabeza al leerla:

España es, después de Francia, el país europeo con mayor número de cazadores. Según un informe reciente publicado por el Círculo Fortuny, en nuestro país hay unas 850.000 licencias de caza, un número considerable aunque menor que hace siete años, cuando el número de permisos superaba el millón.

(GTRES)

Por comunidades autónomas, Andalucía, Castilla La Mancha y Castilla y León son las que registran mayor número de licencias de caza, ya que representan alrededor de la mitad del número total de permisos en nuestro país.

De acuerdo con los cálculos que ha hecho la red social para cazadores Myhuntbook, a partir de las últimas cifras publicadas por la FACE (Federación de Asociaciones de Cazadores de la Unión Europea), se estima que en torno a un 2% de la población española es cazadora. Este porcentaje es uno de los más elevados de toda Europa.

Para obtener y mantener la licencia de caza en España es obligatorio contar con un permiso de armas y de caza y, un seguro de responsabilidad civil. “El precio y las trabas burocráticas se han convertido en un obstáculo importante para sacarse o renovar esta licencia. Hay que tener en cuenta que para obtener la licencia de cazador se necesita un permiso de armas, que cuesta unos 20€ al año, uno de caza, por unos 80€ al año, un seguro de responsabilidad civil, que está en torno a los 40€ al año, además de los 150€ que cuesta el examen psicotécnico. En muchos casos, el titular no puede hacer frente a los gastos de renovación de su permiso, lo que explica que el número de cazadores en nuestro país haya dejado de crecer, a pesar de que en algunas regiones hayan aumentado las licencias en vigor durante el último año”, explica Luis Pérez Ullivarri, fundador y CEO de Myhuntbook.

Y ahora van las reflexiones que lanzo al aire tras leerlo:

  • España es el segundo país con más cazadores de Europa y también el país europeo en el que más abandono animal existe. Fundación Affinity cifra en más de 130.000 perros y gatos abandonados al año, pero es solo la parte visible de un iceberg, ya que no contabiliza los animales que acaban muertos, recogidos por particulares, por pequeñas asociaciones… ¿Correlación o causalidad?
  • El mayor número de licencias de caza están en Andalucía, Castilla La Mancha y Castilla y León. Extremadura no aparece, pero si se mirase el porcentaje de licencias en lugar del número me apostaría un meñique a que también asomaría en cabeza. Por otro lado, en cuanto conoces un poco el panorama de protección animal existente en España, pronto descubres que la primera línea, dónde más maltrato y abandono hay y más difícil es luchar contra ello es en Andalucía, Extremadura y las dos castillas.
  • Se quejan de que obtener y renovar el permiso de armas y de caza, que va acompañado de un seguro de responsabilidad civil, es muy caro. No veo que se quejen de la poca rigurosidad de un sistema privado y perverso en el que el que obtiene esa licencia es un cliente y cuanto más se corre la voz de que en un sitio “esta tirado” obtenerla porque “no te miran nada”, más clientes se tiene. El mismo sistema que existe para renovar el carné de conducir y la licencia para tener perros potencialmente peligrosos, aunque esos sean otros cantares.
  • Hace siete años había más de un millón de licencias y ahora son unas 850.000. ¿Qué está pasando? ¿Hay mucho cazador sin licencia disparando por ahí? ¿Ese precio del que se quejan lo ha facilitado? ¿Se está perdiendo afición por la caza? ¿Tal vez hay un relevo generacional que se está haciendo notar?.

¿Qué creéis vosotros? ¿Qué os sugieren estos números?

Otros contenidos que te pueden interesar:


Para terminar os dejo con cuatro cachorras de un mes y medio que necesitan un hogar. Serán de tamaño mediano-grande y las instalaciones de la protectora no son un buen lugar para ellas.

Necesitan adoptantes, a los que se les facilitará si se desea un curso de manejo y preadiestramiento en positivo completamente gratis en la protectora AiBA de Valdemoro.

Contacto: adopciones@aibamadrid.com

 

 

Los gatos de la calle no llegan a viejos, los cachorros de la calle necesitan familias que los adopten

Los cachorros de la calle no tienen futuro. Al menos no uno bueno. Los cachorros de la calle suelen morir. Aplastados, de frío, por enfermedades, envenenados, hambrientos, a manos de gamberros, atropellados…

Los cachorros de la calle que logran sobrevivir (que es salgo muy distinto a vivir) y que se convierten en adultos de la calle no llegarán a tener esa vejez plácida y entregada al sueño que tienen los gatos de las casas.

Los gatos  de la calle morirán antes de tiempo, aplastados, de frío, de hambre, enfermos, envenenados, atropellados, a manos de gamberros.

Ayer fue noticia la detención de un hombre en Antequera que azuzó a sus perros contra una gata callejera preñada, que murió tras el ataque. Primero la sacó de su refugio con un palo y arrojo después los restos de ese pobre animal al contenedor.

Suerte que la rápida denuncia de los que allí estaban, le vieron, le increparon y no lograron detenerle haya conducido a esa otra detención a manos de la Policía. Espero que se lo piense de nuevo en un futuro, aunque solo sea por las molestias, porque la pena derivada por su comportamiento una vez pase por el juzgado no creo que le quite el sueño.

No, los gatos no están hechos para vivir en la calle. No saben apañárselas como muchos creen. Es un falso mito tan extendido que hay que insistir en que es incierto hasta que nos quedemos afónicos.

Incluso los gatos de las colonias mejor controladas, con esterilizaciones, chips, vacunas, cobijos y alimentación adecuada, estarían mejor en un hogar si estuvieran suficientemente socializados.

Por eso es importante sacar de la calle a los cachorros, lograr para ellos casas en las que puedan llegar a convertirse en gatos viejos y felices, que exigen caricias, juegos y alimento con ronroneos y cabezazos. También a los adultos que han sido gatos de casa y se han visto abandonados.

Y arranca la época de cosechar gatitos. Con el buen tiempo, con la primavera, se suceden las camadas. Cachorros de la calle que necesitan familias que cambien su suerte y su destino.


Como los cuatro cachorros que hoy os muestro. Han nacido de ua colonia felina recién registrada en Madrid, de una gata blanca y negra que se escapó a la esterilización y ha dado a luz a estos gatitos.

Lo más urgente es encontrar acogida urgente para sacarlos de la calle y que pasen la cuarentena. Y también adoptantes por supuesto.

Contacto: lauralopezr1984@gmail.com

Los cachorros de perro reaccionan a la voz “para bebés” que usamos con ellos

Hay distintas investigaciones centradas en cómo nos entienden los perros, cuantas palabras comprenden, si distinguen los tonos… Investigaciones sobre el animal que más hemos creado los seres humanos según nuestros gustos y necesidades que pueden ayudar a comprender también un mecanismo tan complejo como es el lenguaje humano, cómo apareció y se genera.

Estos días de atrás ha habido un estudio que no cambia la existencia de nadie, pero que resulta curioso.

En ese estudio los investigadores pusieron a un grupo de mujeres a decir ante las fotos de cachorros, de perros adultos y ante un investigador: “hola, hola monada. ¿Quién es un buen chico? ¡Ven aquí! ¡Buen chico! Sí, ven aquí dulzura. ¡Qué chico más bueno!”. No es un discurso digno del Nobel, soy consciente, pero es que las palabras son lo de menos.

Los científicos pudieron constatar que el tono de voz de agudiza cuando se dirigían a los perros, en el caso de los cachorros los agudos subían aún más. Se trata de una voz similar a la que se emplea con los bebés, no sólo más alta, también más cantarina, más lenta.

En cuanto a los perros, lo curioso es que cuando les pusieron las grabaciones, los cachorros reaccionaron a esa voz. Se excitan, buscan su procedencia, ladran, se acercan... No es el caso de los perros adultos, que no reaccionaban a menos que se tratara de una voz conocida.

 La investigación, dirigida por Nicolas Mathevon de la universidad de Lyon, también comprobó que las conversaciones entre humanos no interesan a los perros, ya sean jovenes o adultos.

En investigaciones posteriores tratarán de dilucidar si esa respuesta de los cachorros a la voz humana es innata y cómo comienzan a distinguir palabras concretas.

De momento, está claro que no viene mal hablar de esa manera a nuestros cachorros para captar su atención.

Los cachorros que veis están en Palencia. Y no hay acogida para todos. Son muy pequeños y no pueden estar en las instalaciones de la protectora, necesitan para ellos acogidas o adopciones por Palencia o Valladolid (en cuyo caso la asociación Defenpal corre con los gastos), o adopciones. Mejor aún esta segunda opción.

Contacto: 657961568 (@defenpal en Twitter).

Una pequeña protectora madrileña necesita nuestra ayuda

Hace algunos días me escribió Isabel contándome que hace dos años creó una pequeña protectora en Madrid, en la población de Villarejo de Salvanés, “sin muchos recursos, sin refugio y sin casi ayuda económica”. ¿Por qué? Pues la respuesta es obvia: “me movió mi gran amor por los animales”.

Ella ayuda en todo lo que pueda a tantos animales como es capaz de asistir. Ahora tienen acogidos a Alu, Zorte, Rania, Kenia, Yako, Noa y un caso que tenemos ahora de un bulldog francés con hernias cuyo tratamiento está suponiendo un gran coste económico.

>Esta protectora actualmente está cubriendo numerosos pueblos de la Vega de Tajuña. ¿Su labor? “Recoger animales abandonados, moribundos, los rescatan, los cuidan, los miman y les buscan una segunda oportunidad. También controlan las colonias de gatos callejeros que hay por nuestros municipios”.

Y viendo a todos ellos decidí que iba a extender su recomendación desde el blog a todos los que me leéis, invitándoos a visitar su página, a ayudar difundiendo a los animales que necesitan ayuda, a acoger si podéis, a adoptar si es para siempre. Es bueno ayudar al que ayuda.

Aquí tenéis su página de Facebook en la que podéis encontar más información sobre su labor, sobre los animales cuyas fotos ilustran este post y sobre cómo ayudar.

Los cachorros, para los que más sepan (no por comprar un cachorro de labrador vas a tener un perro de La Once)

imageSuelo decirlo con frecuencia a la gente que desea adoptar un perro y me consulta: los cachorros son para los que más saben de perros, los que más conocen sobre su comportamiento y educación, para aquellos a dispuestos a dedicar tiempo a su socialización y bregar con los retos que puedan surgir.

En cambio, también es común que me encuentre a gente que no sabe apenas de perros que se empeña en el cachorro diciendo que es precisamente porque los perros les dan miedo o respeto y teniéndolo de pequeño no será así, o porque les hace ilusión esa etapa en la que es cierto que son adorables pero que dura pocos meses en los que las exigencias son altas dando luego lado a la adolescencia canina. Es un error.

Por suerte una mayoría de los perros son suficientemente equilibrados como para crecer y educarse (más o menos) casi solitos. El problema es que los hay que no y con los que la convivencia en familia es difícil, los hay que por su forma de obrar o necesidades no encajan en el hogar en el que están. Y ahí vienen los cambios de manos, los arrepentimientos, las malas experiencias, incluso los abandonos.

Para los que menos saben de perros, mejor un animal adulto, uno que ya se sepa cómo es, con un carácter fácil, dócil. En una buena protectora conocen bien a sus perros y explicándoles cómo es nuestros estilo de vida, nuestras circunstancias, cuánto tiempo tendremos para el animal, y encontrarán para nosotros un perro que encajará en la familia sin el menor problema.

imageUn cachorro es una incógnita. Da igual que sea de una raza cuyo carácter se supone que será de determinada manera, primero porque el comportamiento futuro de un animal no está tan determinado como el tamaño o el color o tipo de pelo, en parte porque muchos criadores no es algo que cuiden porque no se ve. En segundo lugar, porque incluso un cachorro de una línea de trabajo criada de modo exquisito para tener determinado necesita ser educado y socializado.
Lee el resto de la entrada »

Capítulo 42 de Mastín: No, no lo haría

Todos los viernes desde enero publico en este blog un capítulo de Mastín, una novela juvenil apta para adultos con la protección animal como fondo.

CAPÍTULO 42

Paseaba con Logan notando los cincuenta euros que su abuela le había dado como regalo de cumpleaños en el bolsillo delantero del vaquero. Se los entregó doblados en cuatro partes, como formando un paquetito, y así tal cual los había guardado. “Tu regalo de cumpleaños, para que convides a tus primos y te compres lo que quieras”, había dicho ella, sonriendo pero triste, como siempre. El hijo perdido le dolería siempre en la mirada, como no le dolía a él o a su madre. Y no es que no lo echaran de menos o que lo quisieran menos. Tal vez es que era distinto, peor, perder a un hijo que a un marido o a un padre. Puede que, sencillamente, hubiera gente que estaba hecha para tirar para adelante con lo que la vida les mandara y otra que no.

Esa tristeza constante y sus manías de persona mayor que lleva años viviendo sola dificultaban la convivencia durante el verano. Las manías eran lo más llevable, pero la pena contagiaba a veces a su madre, Martín lo veía en sus ojos, en su necesidad repentina de irse a otra habitación o salir a la calle.

– Vamos Logan – murmuró tirando del perrazo, que se había anclado al suelo con su mejor tracción a las cuatro patas para oler la base de un raquítico árbol urbano. Si en su ciudad de la periferia madrileña ya le chocaba ver esos arbolillos míseros, en Gijón con las imponentes arboledas que cercaban la ciudad e incluso colonizaban algunas partes, era irrisorio.

Tiró de nuevo. Logan no se movía. Por lo cabezón que se había puesto debía haber dejado allí su aroma la caniche del segundo, que estaba en celo.

– Estás tú como para hacerle los honores. Casi ni puedes levantar la pata para hacer pis. Eso sin contar con que no debe de pesar más de cinco kilos. Lo vuestro es imposible. Andaaa, ¡vamos!  Tenemos que volver a casa, que he quedado –

El viejo pitbull reanudó la marcha dócilmente, como si hubiera entendido lo que Martín decía. El chico miró al perro con ternura, pensando vagamente en amores imposibles.

***

La noche aguantaría, “no va a llover” había sido el veredicto de su abuela cuando lo vio listo para marcharse.  Otra peculiaridad de aquel lugar: la preocupación por el tiempo que hacía y cómo evolucionaría. Con Madrid en agosto no había dudas: calor más o menos infernal, ropa ligera y mucha agua. Allí la gente se asomaba a las ventanas al levantarse, consultaba aplicaciones meteorológicas en el móvil, veían el parte de la tele y oteaban el cielo como expertos. ¿Llovería? ¿Luciría el sol? ¿Haría tarde de chaqueta? ¿Abriría la tarde? ¿Merecía la pena alisarse el pelo? (de la íntima relación entre peinado y clima se había enterado por su prima).

Lee el resto de la entrada »

Que nadie espere una alfombra roja cuando vaya adoptar un animal

Las películas y series dan una visión muy equivocada de lo que es ir a adoptar a una protectora. En las pantallas se suele ver como llega una persona o una familia, se limita a escoger el animal que más tilín les hace, firma un impreso, se lleva una sonrisa y una palmadita en la espalda y a casa con el animal.
image
Es posible que haya perreras o protectoras en España en las que procedan así, pero ya os digo yo que no es lo habitual para que no os llevéis un chasco cuando piséis una.

En un buen centro de protección animal, uno que se toma en serio lo que hace, os harán muchas preguntas sobre qué vida vais a darle, os examinarán con lupa y cabe la posibilidad que se nieguen a entregar uno de sus animales si algo que contáis no les ha encajado. Es posible que alguna vez se equivoquen y nieguen una adopción que podría haber salido bien, pero no imagináis lo que los trabajadores y voluntarios de las protectoras han visto, lo que saben. Lo raro es que muchos mantengan la fe en el ser humano.

También puede ser que se nieguen a entregar el animal concreto del que el adoptante se ha encaprichado y recomienden otros. Es buena idea dejarse asesorar, ellos conocen bien a sus perros y gatos y lo que están buscando es encontrar un animal que encaje con el estilo de vida, conocimientos y carácter de los adoptantes.  No creáis que están intentando colocar al animal que nadie quiere, porque un trabajador de una protectora no tiene nada que ver con un vendedor a comisión de cosméticos.
Lee el resto de la entrada »

Seis cachorros de dos días arrojados al contenedor de la basura

nirkaJrSeis cachorros, seis vidas. Seis seres inocentes y ciegos aún que deberían limitarse a hociquear a su madre buscando su leche y disfrutar de su calor y cuidados. Y un monstruo, un ser humano sin entrañas que los coge y arroja dentro de un contenedor, como si fueran basura. Los animales no son basura. ¿Tan difícil es de entender?

Y no es nada excepcional. Es una de las formas preferidas de los mostruos a dos patas que caminan entre nosotros para deshacerse de sus animales. Cualquier voluntario de protectora lo sabe. Por mi blog ya han pasado unos cuantos casos. Mi gata apareció así, dentro de una bolsa cerrada en un contenedor. Y aquí tenéis algunos casos más:

Por suerte en este caso unas personas de buen corazón oyeron su llanto y los rescataron, ahora los están sacando adelante dejando horas de sueño. Dos de los seis ya tienen hogar, los otros cuatro, tres hembras y un macho, lo necesitan.

Y además de necesitar un hogar para ellos (serán dados en adopción cuando puedan comer solitos), también agradecen ayuda con leche, empapadores, mantas…

Contacto: elarcadenoecordoba@gmail.com

sallyJr

Desmedidas que afectan a los animales

PipoEn un edificio gallego hay un vecino con fobia a los perros. Una fobia diagnosticada y tremenda, una fobia que debe ser respetada y tratada por los profesionales de la salud correspondientes.

En ese mismo edificio gallego hay vecinos que tienen perros, animales que forman parte de su familia y a los que quieren y atienden. Perros pacíficos que ni ladran ni molestan al resto de los vecinos.

En ese edificio había una normativa aprobada hace años por la comunidad de vecinos de no permitir animales en el bloque y que por lo visto llevaba años sin aplicarse sin más problemas.

Ranger2Sobre ese edificio gallego pesa ahora la orden de un juez para desalojar a todos los perros que él viven tras una demanda de esa persona con fobia y amparándose en esa decisión vecinal. Como si no fueran seres sintientes con derechos, como si fueran cosas que molestan a la vecindad como un toldo o un aparato de aire acondicionado.

Es algo desmedido, injusto, excesivo aunque haya detrás más conflictos vecinales de los que nos cuentan. En el blog Alza la pata de Rocío R. Gavira cuentan el caso en detalle.

Respecto a esas prohibiciones comunales, esto es lo que cuentan en Consumer Eroski:

Los estatutos de la comunidad de vecinos pueden recoger la prohibición de la presencia de animales de compañía en la finca. Sin embargo, priman los derechos individuales del dueño del animal, por lo que esta norma se puede impugnar. Los gabinetes jurídicos con los que cuentan algunas asociaciones de protección animal asesoran a los ciudadanos que lo soliciten en estos casos.

La Ley 49/1969, sobre Propiedad Horizontal no prohíbe la tenencia de animales domésticos en las viviendas privadas. Sin embargo, los ayuntamientos sí pueden limitar el número de animales que se pueden tener en casa. Por su parte, el concepto y requisito para declarar un espacio como núcleo zoológico se recoge en la legislación de las comunidades autónomas.

De esta manera, cuando en una vivienda hay cuatro o más perros, se suele exigir la declaración de núcleo zoológico. Con este requisito se pretende garantizar las correctas condiciones higiénico-sanitarias del lugar donde viven los animales.

El cumplimiento de la normativa municipal y de la comunidad autónoma, así como evitar las molestias derivadas de la convivencia con animales en el vecindario son aspectos fundamentales para eludir problemas con la comunidad de vecinos.

TaraEs decir, que tenemos derecho a convivir con nuestros animales en nuestros pisos, pero siempre debemos hacer lo posible por hacerlo de tal manera que no causemos molestias a nuestros vecinos. Igual que ellos deben procurar lo mismo con otros asuntos: obras, fiestas, uso de zonas comunes… Y siendo respetuosos con la convivencia, no debemos dejarnos amilanar por los vecinos extremadamente pejigueros.

Os dejo más información de utilidad publicada en Consumer Eroski.

Tara, Pipo y Ranger tienen aproximadamente dos meses y podrían tener algo de labrador o pastor alemán, aún no está claro. Están en Cádiz y se envían a otras provincias. Hay que intentar conseguir adoptantes para ellos antes de que se hagan mayores en el refugio.

Contacto: chipidogchipiona@hotmail.es 622 31 50 62