BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Archivo de la categoría ‘consejos’

¿Te has planteado adoptar a un animal anciano para darle un buen final?

Tal vez no lo sepáis. En estos momentos vivo con cuatro animales, dos perras y dos gatos. Los dos gatos rondan los quince años, son ya mayores. Una de las perras, Troya, tiene unos diecisiete. Una edad más que respetable en un perro. A veces bromeo con que tengo un geriátrico en casa.

Los gatos, Flash y Maya, duermen contentos casi todo el día, con pocas ganas ya de juego. Troya está feliz, sana, sin dolores y se mueve bien, aunque se canse pronto, haya perdido el interés por la pelota y ya no pueda saltar. Ve y oye lo justo y duerme casi tanto como los gatos, que es mucho. Pero sigue siendo una maravilla tenerla a mi lado, toda tranquilidad y dulzura.

A veces hay gente que me habla de sus ganas para tener perro, pero de sus pisos pequeños y poco tiempo disponible para dar paseos. Un perro mayor, con pocos requerimientos de energía y entregado al mimo y al sueño puede ser una buena opción para ellos. Pero muchos me hablan del dolor de perder a ese animal al poco tiempo.

Lo entiendo, pero no lo comparto. Ese peaje es algo por lo que tendremos que pasar siempre con nuestros animales y nunca sabremos cuándo será. Mi anterior perra, Mina, murió a los dos años por una leucemia y era aún joven. Y nuestros escrúpulos están privando a un animal mayor de tener un buen final, un animal que lo pasa especialmente mal en el chenil de una protectora.

Bueno, y va siendo el momento de dejar yo de hablar y dejar que sea Irene la que lo haga, una voluntaria que está buscando hogar precisamente para una bobtail ya mayor:

Qué te voy a contar yo a ti de lo que significa adoptar a un perro mayor, de poder darle también la oportunidad de una vida feliz el tiempo que le quede, de lo gratificante que es, de lo agradecidos que pueden ser, incluso de las ventajas que puede tener ya que al ser mayores tienen muchas cosas aprendidas y su temperamento ya está definido (no hay sorpresas).
Lee el resto de la entrada »

¿Cómo obtener la licencia para tener un perro considerado potencialmente peligroso PPP?

Hace unos dias me escribió una voluntaria de la Protectora de Lugo. Me decía que lo siguiente:

Llevo tiempo pensando como poder hacer más visibles las adopciones de los mal llamados PPP, me parece injusto las leyes sobre este tema, pero no quiero entrar en ese tema ahora….. prefiero pensar métodos para que la gente se fije en ellos y les de una oportunidad. Tu que tuviste una sabes mejor que nadie que son un amor, no se merecen ese calificativo. A mucha gente les “echa para atrás” tener que sacarse una licencia, y esto dificulta mucho la adopción de estos perros. En mi caso, veo como se estancan estos perros en la Protectora de Lugo.

Es cierto. Yo también he visto cómo crece el número de estos animales en las protectoras y perreras. Perros como cualquier otro, criminalizados sin conocerlos solo por su aspecto, por la potencia de su mandíbula. Perros que son, con frecuencia, inofensivos y cariñosos. Pero da igual que muchos ejemplares tengan un carácter perfecto. Las adopciones apenas salen.

A la gente le impone su apariencia, no quieren verse obligados a llevar un animal con bozal y siempre atado (con una correa de menos de dos metros, no extensible) y mayores restricciones que el resto, no desean que les miren con miedo por la calle, que haya gente (también gente con perros) que se cambie de acera…

Y también es verdad que obtener la licencia obligatoria para su tenencia es algo que tira para atrás, aunque sea un trámite muy sencillo.

¿Cómo se obtiene esta licencia? Algo necesario para adoptarlos y que debemos llevar siempre con nosotros. No es difícil. Hay que solicitarla en nuestro ayuntamiento (o el órgano municipal que lo tenga delegado, pero en el ayuntamiento nos informarán). Tenemos que acreditar lo siguiente:

  • Nuestra mayoría de edad.
  • Un certificado de penales que muestre que no tenemos antecedentes.
  • Aportar un certificado de aptitudes físicas y psicológicas que se obtiene en los mismos sitios en los que se renueva el carnet de conducir o la licencia de armas.
  • Contar con un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros con una cobertura mínima de 130.000 euros.

El perro (o los perros, una misma licencia vale para varios) que tengamos y que corresponda con las características de un PPP debe además estar identificado con un chip e inscrito como tal en el registro municipal.

Puede sonar complicado, pero no lo es. Mi anterior perra era un cruce, clasificada como PPP y más buena que el pan. Tuve que obtener la licencia justo cuando salió la ley en 2002 y aún había mucha confusión incluso desde los ayuntamientos sobre cómo tramitarlo. Hoy en día está todo ya instaurado y no es nada difícil, en el ayuntamiento informarán de todo.

Por cierto, que lo del certificado de aptitudes es un cachondeo. Lógico teniendo en cuenta que a los que los facilitan les interesa tener el mayor número de ‘clientes’ posibles, pero ese es otro tema.

En definitiva, que ese trámite no debería suponer un freno para adoptar a uno de estos animales.

Para finalizar os dejo algunos perros de la Protectora de Lugo que esperan su segunda oportunidad. Todos se entregan con contrato de adopción, microchip, vacunados, desparasitados, castrados, y también se necesitará licencia. Hacen cuestionarios pre adopción a los futuros adoptantes.

Contacto: voluntariosprotectora@hotmail.com, www.protectoralugo.org

Moredo y Moreda son los que más tiempo llevan, llegaron juntos y nos gustaría que se fuesen juntos, son tal para cual, dos brutotes hiper cariñosos, llenos de energía que te saltan y te suplican caricias, mimos, paseos, juegos…. son dos perros espectaculares, llevan demasiado tiempo encerrados allí y el estrés los tienen desbordados, necesitan ya una familia y una estabilidad.

Tex es espectacular, salta a la vista, quizás sea el más guapo y fuerte, un par de personas preguntaron por él y ¿sabéis por qué se echaron atrás? Por la edad. Sólo tiene 5 añitos y por ello mucha gente ya no se plantea ni conocerlo, una tristeza…. Tex es un bonachón, juguetón que se lleva bien con otros perros y que le encanta socializar con el ser humano a pesar de lo egoistas que somos.

Rocco, este jovenzuelo llegó hace poco, y como buen adolescente solo piensa en saltar jugar y correr, pura felicidad, ojalá no llegue a pasar mucho tiempo encerrado en un canil….

Y por último las dos nenas, Tura y Sasha, dos jovenzuelas que no pueden ser más buenas. Se derriten por una caricia y se llevan fenomenal con otros perros, llevan ya meses entre rejas y ladridos de cientos de compañeros, necesitan una familia en la que crecer felices PARA SIEMPRE.

¿Disfrazar a un perro en Carnaval atenta contra su dignidad?

Estos días previos a Carnaval me han llegado un par de notas de prensa con disfraces para perros. Y justo esta semana también abundan en las agencias que tenemos en el periódico las imágenes de perros disfrazados.

La mayoría de las fotos que ilustran este post provienen de Brasil, el autor es Marcelo Sayão para EFE. Las tomaron en el paseo marítimo de Copacabana, en Río de Janeiro, en un desfile que, además de divertir, denunció el maltrato y el abandono animal. Las fotos venían acompañadas de un teletipo de la misma agencia en el que se recogían declaraciones de algunos participantes.

Rosa a Vieira, de 47 años, no daba abasto con sus tres perros y sus respectivas correas, pero consiguió explicar a Efe que “los perros también tienen que divertirse” porque “no pueden estar todo el día solos”. “Les traigo aquí para que conozcan a otros perros y salgan de la rutina, de los paseos de siempre”, comentó.

Otros canes, más pequeños, fueron en los brazos de sus dueños, quienes bailaban con ellos al compás de la banda que les acompañó. A ellos se les sumó un animador que, disfrazado de perro para la ocasión, interpretó canciones expresamente elaboradas para estos animales.
Lee el resto de la entrada »

Un par de golpes en el capó pueden salvar la vida a uno de esos gatos que se esconden en el motor de los coches

Seguro que por ahí debajo pasa una tubería de agua caliente.

Cualquiera que haya vivido con un gato (porque a un gato no se le tiene salvo en los papeles), sabe que son animales que buscan el calor. Duermen muchas horas al día y en invierno gustan de hacerlo en los lugares más cálidos de la casa. Son especialistas en encontrar las zonas del suelo sobre las que pasan las tuberías, los rincones mullidos más cercanos a los radiadores, la esquina de la terraza o del patio mejor caldeadita por el sol y el regazo más acogedor.

Esa búsqueda de lugares confortables y cálidos choca con esa extendida y falsa creencia (no me cansaré de decirlo) de que los gatos se las apañan bien en la calle. Los gatos no son capaces de vivir en la calle, como mucho sobrevivirán unos pocos años hasta que una enfermedad o un accidente acabe con su vida prematuramente. Es así especialmente con aquellos que han sido gatos caseros. Y uno de esos accidentes, uno de los más frecuentes, sucede con el frío y los coches.

Un coche aparcado en la calle conserva el calor de haber estado en funcionamiento más tiempo del que parece. Un calor que invita a los gatos que malviven en la calle a buscar refugio sobre sus ruedas, incluso dentro del motor. Y ahí duermen. Pese a que son animales a los que les gusta estar limpios, sacrifican el llenarse de grasa y suciedad a cambio de estar calientes.

Los accidentes llegan cuando están profundamente dormidos, no sabemos que hay un gato en el interior de nuestro coche, y arrancamos. Las heridas, quemaduras y atropellos son frecuentes. Son especialmente vulnerables los animales enfermos, los cachorros y los más mayores.

Por eso por estas fechas, todos los años, son muchos, también la Policía y la Guardia Civil, los que recuerdan la necesidad de dar un par de golpecitos al capó del coche antes de arrancar.

No cuesta nada, ni siquiera en tiempo, y podemos salvar una vida.

Gus, esa belleza de un blanco inmaculado y ojos azules, es además un gato extremadamente cariñoso al que le encanta la compañía de humanos. Tuvo la mala suerte de caer en manos de una mujer enferma con Síndrome de Noé, pero no sufre ninguna secuela física ni mental. Se lleva bien con otros gatos.

Está en Murcia pero se envía a otras provincias. Se entrega con chip, vacuna, cartilla, desparasitado y castrado.

Contacto Para tener más información o adoptarle: www.equipobastet.com/contacto

Sobre los perros de jardín, de patio, de parcela para correr… que no entran en las casas

Hoy le cedo a Rocío la palabra en este espacio. Rocío es veterinaria y escribió un comentario en uno de mis últimos post, en el que os contaba que los perros lo que necesitan es nuestro tiempo y dedicación y no casas enormes. Con su permiso convierto ese comentario en una publicación porque creo que merece la pena leerlo.

A mí leerlo me recordó a todos esos pobres animales cuya vida transcurre en el exterior y sin compañía en distintos tipos de casas o chalets. Perros que tal vez tuvieron suerte de cachorros y conocieron lo que era vivir en familia para verse de adultos, cuando más tranquilos son y mejor estarían dormitando en el hogar, se ven aislados en patios, jardines, parcelas… con muchos metros que no sirven para que ellos corran sino para que sus dueños se ahorra el paseo que ellos siguen necesitando para recibir distritos estímulos.

Soy veterinaria y tengo una galguita recogida de protectora (desde que ésta tenía mes y medio, y ahora tiene 10 años). Los perros (sobre todo de razas grandes) que viven es casas con jardines enormes a menudo no entran dentro de casa y no crean que por eso están todo el día corriendo felizmente por el jardín. Todo lo contrario, sufren más las inclemencias del tiempo, suelen tener más enfermedades (leishmania, callos por apoyo en superficies duras, etc, etc) y más trastornos psicológicos porque están la mayor parte del tiempo solos, sin sus dueños y “encerrados” en ese maravilloso jardín sin salir a pasear porque sus dueños consideran que ya tienen suficiente espacio para correr en el jardín.

Sin embargo un perro que es sacado a pasear “como Dios manda” y está convenientemente educado, socializado y atendido, ya puede ser un mastín de 80 kilos, que puede vivir perfectamente en un piso de 30 metros cuadrados porque NO SE MOVERÁ DEL SITIO.Y os aseguro que será el perro más feliz del mundo y con muchas menos enfermedades.
Lee el resto de la entrada »

Los perros no necesitan grandes casas y enormes jardines, necesitan nuestro tiempo y atención

Ayer tuve de nuevo una conversación que he mantenido cien veces. Cosas del día de la marmota imagino. Una persona a la que le gustan los perros y los tendría, pero no acaba de ver que puedan ser felices en un piso pequeño.

Nada más lejos de la realidad. La felicidad de un perro depende de que seamos capaces de dedicarle tiempo para darle los paseos y el ejercicio que necesita. Y eso es algo muy variable que no depende del tamaño del perro: hay perretes pequeños con una necesidad de ejercicios y de recibir estímulos enorme y hay perros grandes y tranquilos que son como alfombras en casa. Suelo recordar a Caín, un enorme mastín de unos amigos que vivía en un piso de una sola habitación y que con una vuelta a la manzana tenía bastante.

Además, la necesidad de ejercicio no sólo varía según el perro, también según el periodo de la vida en el que se encuentre ese animal. Mi Troya era una fuerza de la naturaleza cuando la adopté. Tenía unos cuatro o cinco años, era una atleta a la que todas las mañanas llevaba a un pinar cercano a correr y desfogarse. Ahora, con diecisiete años, duerme más que mis gatos y afronta la mayoría de los paseos con pereza y ganas de volver pronto a casa.

Con sus necesidades de salir a pasear, relacionarse y olisquear cubiertas, necesidades que (resumiendo) varían mucho en cada animal, lo que ese perro hará en el piso es estar a nuestro lado. Ya podemos tener una casa de quinientos metros con una parcela gigantesca, que le veremos casi siempre junto a nosotros, dormitando o reclamando caricias y juegos tan contento.

Más contento, desde luego, que si la alternativa es un chenil en una perrera o protectora. No querer adoptar a un animal que está en esas condiciones pudiendo dedicarle tiempo solo porque creemos que el tamaño de nuestro piso no le hará feliz, resulta bastante absurdo.

Volvemos a lo de siempre, lo más importante es adoptar a un perro cuyo carácter y nivel de actividad se adapte mejor a nuestro modo de vida y a lo que podemos ofrecerle. ESO es lo importante y no mirar el aspecto que pueda tener.

Y si no tenemos tiempo para dedicarle y ganas de asumir los retos que se nos planteen, da. Igual que tengamos una mansión gigante, más vale que nos abstengamos de tener perro.

La perrita que veis en las imágenes se llama Coco y la conozco personalmente. Es una labradora joven (un año y siete meses), con un carácter estupendo. Se lleva bien con niños y con otros perros, aunque con gatos no se ha hecho la prueba. Solo quiere mimos y juegos, pero es tranquila y se queda perfectamente sola en casa.

Busca una familia responsable que le dé una segunda oportunidad. “Ella solo quiere dar amor y que se lo den”, me cuentan. Está acostumbrada a vivir en una casa con niños y no tira de la correa al pasear, solo cuando ve a otro perro para saludarle.

Se da en adopción preferiblemente en Madrid o alrededores. Está esterilizada y se hará seguimiento.

Contacto: evamhc76@gmail.com

* actualización: Coco ya tiene adoptantes

‘Miriam educa a su cachorro’, Sumara Marletta acerca de nuevo a los niños la etología canina

Conocí por primera vez del empeño de la adiestradora y etóloga (y amante de los animales) Sumara Marletta por acercar el comportamiento de los perros a los niños con el cuento La niña que sabía de perros (también con los talleres que hace ante los pequeños, pero esa es otra historia). Hace casi exactamente dos años os hablé de este libro.

Me gustó porque explicaba muy bien a los niños los conceptos más básicos del lenguaje de los perros, dejando claro cuando acercarse, cómo aproximarse a ellos, qué no hacer…

Se teme lo que no se conoce. Si eres capaz de mirar a un perro e identificar  su estado de ánimo, saber qué les gusta y qué pueden considerar una amenaza, si los entiendes y conoces, el miedo se disipa. Y se gana en seguridad, porque la mayoría de los encontronazos y problemas vienen por el desconocimiento.

Hace poco Sumara me escribió para escribió para contarme que había publicado un nuevo libro en la misma línea : Miriam educa a su cachorro, también de la editorial especializada KNS Ediciones y con ilustraciones de nuevo de Fernando Calderón.

“Con el primer libro he querido acercar el lenguaje canino a las personas, sobre todo los niños, con este segundo libro la intención es que ellos sepan qué hacer y qué no hacer cuando un cachorro llega a casa, este segundo libro es un poco más extenso que el primero. Está escrito muy en positivo para niños y perros (como es mi estilo) y el libro cuenta con actividades y una guía práctica al final” me contaba antes de hacérmelo llegar.

Y todo es cierto. Lee el resto de la entrada »

Los petardos son incluso más peligrosos para los pequeños animales que para perros y gatos

Petardos, la unión de peligro y ruido que jamás he entendido que divierta tanto. Precisamente esta semana ha sido noticia que un niño de doce años ha perdido dos dedos con un petardo, cuando además los menores de 14 años no pueden comprar ni usar material pirotécnico de ningún tipo.

Los petardos aterrorizan a muchos perros y gatos. En el caso de los perros, que tienen que salir varias veces a la calle, los peligros se multiplican. Además de afectar a su estado de salud propician que se escapen y pierdan.

Pero los petardos también afectan a los pequeños animales, no solo a perros y gatos (y personas, que también hay niños, enfermos, mayores y personas con discapacidad también lo pasan muy mal con ellos). Para hablar de los petardos y esos pequeños animales que comparten vida con nosotros, una de las veterinarias de Kiwoko ha accedido a contestar algunas preguntas.

Se suele hablar de cómo afectan los petardos a perros y gatos, pero compartimos hogar con muchos otros animales como aves o pequeños mamíferos. ¿A ellos también les puede causar algún perjuicio?
Por supuesto, cualquiera de estos animales son sensibles a padecer efectos similares a los que puedan padecer perros y gatos.

¿A qué riesgos se exponen?

Los riesgos son incluso mayores ya que en estas especies el estrés derivado de ruidos fuertes como los petardos pueden desembocar en alteraciones cardíacas graves conduciendo incluso al fallecimiento del animal.

¿Cuáles de las pequeñas mascotas más habituales son más sensibles a los petardos?

Las aves, sin duda.

¿Qué podemos hacer para evitarlo o minimizarlo?
Es complicado evitar estas situaciones porque dependerán de la frecuencia y cercanía de los ruidos causados por los petardos, será interesante buscar la habitación de la casa que esté más alejada de la calle y así crear un ambiente más tranquilo para nuestra mascota.

Y por último, algunos consejos para perros y gatos temerosos de los petardos, como es el caso de mi perra Troya, a la que por suerte la sordera de la edad ligada a sus 17 años le está evitando mucho sufrimiento.

  • Procura no dejarle solo, además de sufrir el estrés de la noche ruidosa sentirá que no tiene referentes afectivos cerca donde refugiarse.
  • Mantén la calma y trata de transmitirle esa misma sensación al peludo, pero sin exagerar, ya que la cuestión es no reforzar, sin querer, justo el comportamiento que buscamos evitar.
  • Cierra las puertas y ventanas para que puedas insonorizar el ruido lo máximo posible. Genera también ruidos que ‘oculten’ por ejemplo el sonido de los petardos, encendiendo la TV o la radio o poniendo música tranquila.
  • Crea su refugio. Prepárale un sitio acogedor aislado del ruido con su cama y su manta para que pueda refugiarse.
  • Dale un juguete que pueda distraerlo y disminuir su nivel de estrés.
  • Si se pone muy nervioso, procura no hacerle excesivo caso para que vea que no pasa nada. Aunque parezca contradictorio, si le acaricias, le coges en brazos y le hablas en un tono suave para calmarle, estarás confirmando sus temores y actitud.

La ninfa y las cobayas que ilustran este post están recogidas por la protectora de exóticos catalana APAEC, en su web hay más información sobre ellas y las condiciones de la adopción.

Contacto: tere.rodriguez@apaecatalunya.com

Otras entradas que te pueden interesar:

 

Regalos de Navidad y Reyes Magos solidarios con los animales

camionEs época de llenar alforjas, de preparar regalos para niños y grandes, de no saber muchas veces qué presente entregar. Hoy os voy a hacer una sugerencia, que consiste en darle una vuelta solidaria a estas fechas.

Si tenéis que hacer un regalo a alguien que le gusta los animales podéis plantearos entregar algo que redunde en el beneficio de los que esperan su segunda oportunidad en perreras y protectoras. En las páginas de muchas protectoras encontraréis un apartado de tienda online en el que hay libros de todo tipo (manuales y novelas), sudaderas y camisetas molonas, calendarios, joyas y complementos, cuentos infantiles como Galgui, El destino de Cartucho y ¿Por qué me llamo Mara? o para todas las edades como El silencioso amigo del viento, productos para animales, láminas, muñecos amigurumis…

También existe la posibilidad de regalar un intangible, como el apadrinamiento de un animal durante un año, que nos lo podemos currar bonito con marco y foto para que tenga algo que desenvolver.
regalos

Así que ya sabéis, hay muchas opciones para que las navidades sean unas buenas fechas para echar una mano. Y yo os hablo de solidaridad con los animales, pero hay muchas causas y muchas maneras de ser solidario. Que cada cual elija la suya.

Y, por supuesto, los animales no son juguetes. Nada de regalar seres vivos en estas fechas a menos que hablemos de adopciones (lo preferible) o compras razonadas, bien meditadas. Y en el caso de las compras jamás os dejéis llevar por los cachorros de los escaparates. Ya sabéis, hay que conocer a la madre y el lugar en el que crían.

galgui

viento01_620x400

15253612_679661332193387_7220947577622568430_n

teaserbox_55340342-jpg

Cobayas, conejos, hámsters… no son juguetes y también se pueden adoptar

imageCon la Navidad y los Reyes Magos encima se aproximan malas fechas para muchos animales, no sólo perros y gatos. Cobayas, conejos, hámsters, tortugas, agapornis, chinchillas, jerbos… que con demasiada frecuencia son tratados como regalos de consolación para aquellos (no siempre niños) que querían un perro y no puede ser. Grave error. Hablamos de seres vivos.

Por mucho que repitamos que los animales (cualquier animal) no son productos, que suponen una importante responsabilidad, que los niños no pueden asumirla, todos los años se repite lo mismo. Compras impulsivas, poco razonadas, sin que se hayan informado a fondo de las necesidades de esos animales antes de tenerlos en casa y que acaban mal, acaban en sufrimiento, muerte o abandono para muchos de ellos.

imageLas cobayas, los conejos, los hámsters, las tortugas, los agapornis, las chinchillas o los jerbos no son como algo a lo que arrojar a una jaula y alimentar de vez en cuando con el pienso que nos hayan vendido. Tienen diferentes requisitos nutricionales, de espacio y actividad, precisan cuidados veterinarios especializados, merecen todo el respeto del mundo y tienen todo el derecho a ver bien cubiertas sus necesidades.

No es obligatorio tener un animal, de hecho lo obligatorio debería ser no tenerlos a menos que estemos completamente seguros de queda responsabilidad que supone y nos informemos previamente bien para hacerlo.

Y se pueden adoptar, claro que sí, os recomiendo un paseo a fondo por La madriguera, una asociación dedicada al rescate y adopción de pequeños animales. Tienen muchísima información sobre los cuidados y características de conejos y pequeños roedores y muchos animales que arrastran historias de malos tratos y abandono, animales arrojados a la basura, tirados en rotondas, malnutridos, desatendidos en la enfermedad…

Este texto es suyo:

¿Feliz Navidad?

Llega la Navidad y, para muchos, es época de alegría, reuniones y vuelta a casa.

Pero para muchos animales que conviven con los humanos es, sobre todo, época de abandonos. No solo se abandonan perros y gatos. Tanto en esta época como en otras, conejos, roedores y otros animales de pequeño tamaño también son abandonados a su suerte, cuando sus cuidadores quieren irse de vacaciones.

Los resultados son casi siempre trágicos, ya que estos animales apenas tienen posibilidades de sobrevivir unos días al abandono. Algunos afortunados son rescatados antes de sucumbir al frío, la inanición, el tráfico y los depredadores.

Pero además, en Navidad se regalan muchos animales, especialmente a los niños. Los conejos y roedores, por su pequeño tamaño, suelen ser la principal elección como regalo de Reyes o Papá Noel. Muchos perderán su encanto en unos meses y pasarán a engrosar la lista de juguetes rotos que se irán abandonando según pasan los días hasta llegar a la Semana Santa, en que todos los que se van de vacaciones se tendrán que plantear qué hacen con ese pequeño animalito.

Todos los que veis en este post están buscando una segunda oportunidad desde La madriguera.

Contacto: adopciones@madrigueraweb.org