BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Archivo de Mayo, 2017

Nadie rescata a los animales implicados en un accidente, no existen protocolos para ayudarles

Los animales no son cosas, claro que no, son seres vivos. No son reemplazables como un objeto. Sienten y padecen. Fundación Affinity tiene en marcha una campaña para hacernos entender algo tan básico a todos y para que haya un cambio en el Código Civil que lo contemple y cuya recogida de firmas ya cuenta con el apoyo de más de 265.000 personas.

Como parte de esa campaña en la que defienden (y que comparto) que #AnimalesNoSonCosas, este mismo miércoles alertaron de la indefensión en la que se encuentran los animales cuando tenemos un accidente de tráfico en el que ellos también están implicados.

Su suerte depende de si hay personas sensibilizadas y capaces de gestionar esa ayuda en los servicios de emergencias que nos atiendan o de que nosotros, pese a haber sufrido el accidente, podamos reaccionar, pedir y encontrar ayuda.

Si una persona viaja actualmente con su animal de compañía y sufre un accidente, los servicios médicos y policiales se harán cargo naturalmente de la persona accidentada, pero no existen protocolos ni está entre sus responsabilidades asegurar el bienestar del animal. Esto quiere decir que si el propietario no está en disposición de atenderle, nadie más lo hará.

Es el caso de Arantxa. Tras sufrir un aparatoso accidente de tráfico junto a sus dos gatas, Carla y Vita, con las que regresaba a su domicilio tras una visita rutinaria al veterinario, Arantxa tuvo que ser socorrida por los servicios de emergencia. No sabía nada de sus gatas. Aturdida y muy asustada, logró que los servicios médicos le permitieran hacer una llamada a una amiga, quien finalmente se acercó a recoger a Carla y Vita, que afortunadamente no habían sufrido lesiones.

Según afirma Isabel Buil, directora de la Fundación Affinity, “En un accidente, la indefensión del animal es total. Tenemos que asegurar el rescate de los animales implicados y procurarles atención veterinaria. En este sentido, el cambio del Código Civil para que los animales no sean considerados cosas, es el primer paso, y muy necesario, para seguir avanzando en la protección de los animales”.

En 2009 la Unión Europea realizó una modificación en su Tratado de Funcionamiento para reconocer a los animales como seres sintientes. Antes, otros países europeos ya habían dado el paso para adecuar sus leyes a la situación de los animales en la sociedad. Es el caso de Austria, Alemania o Suiza, que especifican en sus leyes que los animales no son cosas. Más recientemente Francia y Portugal también modernizaron sus legislaciones en esa misma dirección.

Arroja cuatro cachorros de gato en una bolsa a un solar y la absuelven porque no eran domésticos

Y hoy, la sentencia que muestra una nula sensibilidad con los seres vivos, procede de Murcia. La Sección número 2 de la Audiencia Provincial ha absuelto a una mujer que había sido acusada de abandonar a cuatro gatos recién nacidos arrojándolos a un solar en el interior de una bolsa porque no se ha podido demostrar que los animales fueran domésticos según la sentencia.

Os dejo los hecho tal y como los cuentan en un teletipo de Europa Press:

Los hechos se remontan a las 13.25 horas del 18 de agosto de 2015, cuando la mujer arrojó una bolsa de plástico, en cuyo interior llevaba cuatro gatos recién nacidos, a una parcela ubicada en la calle Méndez Núñez de Águilas con intención de abandonarlos allí.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 7 de Lorca condenó a la acusada a pagar una multa de 240 euros como autora de un delito leve de abandono de animales domésticos. No obstante, la condenada interpuso un recurso de apelación contra la sentencia, alegando que no había cometido el abandono de los gatos.

La Audiencia Provincial estimó el recurso de apelación, al considerar que las únicas pruebas practicadas habían sido la declaración de la persona que vio a la apelante arrojando la bolsa con los gatos y la de la propia acusada, sin que fueran citados los agentes de la Guardia Civil que intervinieron en los hechos.

Por lo tanto, la Sala considera que no pudo valorarse ni tenerse en cuenta el atestado elaborado pues “no es una prueba documental”.

Además, la Sala recuerda que los animales objeto del abandono han de ser “cualquiera que no viva en estado salvaje”. Sin embargo, en este caso, la acusada afirmó en la vista judicial que se trataba de una gata callejera la que tuvo los cachorros en su patio, sin que se practicara prueba alguna que permita sostener lo contrario.

“La conducta de la acusada merece indudablemente un reproche, pero ello no puede hacerse vulnerando los principios inspiradores de la legislación penal, por lo que el recurso ha de ser estimado”, señala la Sala, que decidió absolver a la acusada.

Reconoce los hechos, reconoce haber metido unos cachorros en una bolsa y haberlos arrojado a un solar. Pero no pasa nada, solo merece un reproche porque los gatos no eran suyos, porque vivían “en estado salvaje”, porque eran cachorros de una “gata callejera”.

La impunidad de los maltratadores es así de grande, tanto como la sensibilidad de algunos magistrados, tanto como la inoperancia del carajal de leyes que hay en este reino de taifas que es España, tanto como la impotencia que sentimos otros al leer sentencias así.

Contacto para la adopción de alguno de los gatos que aparecen en el post: info@gataweb com

Para terminar os dejo con un vídeo que ha elaborado la Asociación Gata, que asegura que tienen “una misión apasionante”, salvar vidas. Vidas que para otros no valen nada, vidas que para otros merecen una muerte lenta dentro de una bolsa al sol. Otros que se libran de sus acciones solo con un reproche pero cuya (escasa) calidad humana debería quedar retratada ante todos los que les conozcan y sepan de su acción.

Detenido por pornografía infantil y por “maltrato animal extremo con fines sexuales”

Cuando crees que ya lo has visto todo en lo que crueldad del ser humano respecto a los animales se refiere, de repente salta una noticia que te pilla con el pie cambiado.

Llevo quince años con este blog, quince años que me han traído todo tipo de noticias desoladoras, terribles, que confirman que hay muchos monstruos caminando impunes entre nosotros, cometiendo delitos terribles acompañados de castigos absurdamente leves o directamente inexistentes.

Y siempre que he visto el proceder de esas bestias a dos patas he quedado convencida de que eran un peligro para otros seres humanos, que si muchos de esos villanos no habían dañado aún a otras personas o no lo harían sería por miedo al castigo, por los controles sociales existentes, porque no se ha orientado la oportunidad o el conjunto de circunstancias que les inviten a ello.

Alguien que es cruel con un animal es peligroso también para sus congéneres, es alguien que no es de fiar, para mí es un indicativo claro de que quiero a esa persona lejos de mí y de los míos.

En estos años también he visto bastantes noticias en las que los delitos de maltrato animal estaban vinculados a crímenes terribles contra el hombre. ¿Recordáis a José Bretón? ¿Recordáis los huesos de perros calcinados que encontraron mientras buscaban los restos de sus hijos, que él asesinó?

Hay muchos ejemplos que refuerzan la idea de que tomarse en serio el maltrato animal puede ayudar a identificar a aquellos que son un peligro para todos. Esto lo cuenta Rosario Monter, coordinadora y promotora de la Sección de Derecho y Bienestar Animal del Colegio de Abogados de Málaga, en Abogacía Española:

El maltrato hacia los animales se conecta con otras figuras delictivas (armas ilegales, piromanía, drogas, destrucción de propiedad, entre otros). Recientemente el FBI lo ha equiparado a crímenes violentos, como los delitos de homicidio.

La violencia hacia los animales en el ámbito familiar aumenta las posibilidades de que otras formas de violencia se produzcan, así como que los menores presentes ante dichos actos puedan estar en riesgo de sufrir maltrato físico o abuso sexual. Igualmente, un alto porcentaje de mujeres maltratadas, tardan en tomar la decisión de abandonar a su maltratador por temor a represalias contra sus animales.

Los actos de maltrato hacia los animales realizados por menores están relacionados con el bullying y con una alta probabilidad de comportamientos violentos contra los seres humanos cuando son adultos. Por lo que el maltrato animal y la violencia interpersonal es un vínculo innegable.

La última noticia, de esta misma semana y procedente de la Guardia Civil, me lo confirma de nuevo. Y sí, me deja en shock sabiendo que no, que no lo he visto todo, que hay mentes muy enfermas, cargadas de maldad.

El martes la Guardia Civil confirmó la detención de un hombre en Chantada (Lugo) en un operativo con cinco arrestados por poseer y distribuir pornografía infantil. Y la misma Guardia Civil destacó que uno de los detenidos producía y distribuía vídeos de “maltrato animal extremo” con “fines sexuales”.

Los cinco hombres, todos españoles y de edades comprendidas entre los 28 y 71 años de edad, intercambiaban vídeos de alto contenido sexual de menores de entre dos y 14 años de edad.

Uno de los detenidos, además, producía y distribuía videos “donde se podía ver de forma explícita maltrato animal extremo con fines sexuales”, según explica la Benemérita. “En estos vídeos se podía observar cómo diseccionaban gatos mediante el uso de un machete y, mientras el animal seguía vivo, se masturbaban encima“, añaden las mismas fuentes.

Para este tipo de prácticas también utilizaban perros, hurones, hamsters y pollos. Además, según relata el Instituto Armado, esta persona solicitaba a otros usuarios “la realización de acciones crueles hacia los animales de distintas especies similares a las relatadas, al objeto de poder intercambiar a través de la aplicación móvil con esos usuarios las grabaciones efectuadas para satisfacer las necesidades y apetito sexual”.

No soy capaz de imaginar hasta qué punto se está podrido por dentro para disfrutar ante el abuso y el sufrimiento de niños y animales, que comparten indefensión y derecho a ser protegidos.

A sádicos así hay que apartarlos de la sociedad. Me pregunto qué pena tendrán y qué pena ridícula habrían tenido de haber sido el maltrato animal su único delito, dado que el tope de pena de prisión son 3 años para los supuestos más graves.

‘Saturno devorando a un hijo’, Francisco de Goya (Wikimedia Commons)

Pacma pide al Congreso ley de “maltrato cero” que armonice la protección animal en toda España (y a todos nosotros una firma apoyándolo)

El Partido Animalista (Pacma) presentó este miércoles en el Congreso de los Diputados su “Ley Cero” de bienestar animal. El Cero es porque aspira a un “maltrato cero”, con la que instan a los partidos a apoyar la elaboración de una norma general que agrupe los criterios de las 17 leyes autonómicas.

Un cazador puede acribillar a tiros a un perro o a un gato abandonados en Castilla La Mancha, aunque en Andalucía sería sancionado. Un gallo puede ser obligado a pelear por su vida, contra otro gallo, en un rincón cualquiera de cualquier municipio canario, pero en Galicia está prohibido. Si un caballo vive en territorio gallego, no estará amparado por su ley de protección animal, mientras que la de Cataluña lo protege como animal doméstico.

La disparidad entre las leyes autonómicas de protección de los animales, el aumento de las denuncias por maltrato animal y, sobre todo, la creciente sensibilidad de la sociedad española hacia el resto de especies animales, obligan a un proyecto que unifique en todo el territorio la normativa legal para proteger a los animales y eliminar cualquier obstáculo a la hora de promover mejoras autonómicas y locales en aras de su bienestar. Una Ley, en definitiva, que parta de una premisa: Maltrato Cero.

Lo del maltrato cero es bastante optimista, tirando a ingenuo. Pero me parece bien esa aspiración barojiana:

“Hazme caso, porque es verdad. Si quieres hacer algo en la vida, no creas en la palabra imposible. Nada hay imposible para una voluntad enérgica. Si tratas de disparar una flecha, apunta muy alto, lo más alto que puedas; cuanto más alto apuntes más lejos irá”.
La lucha por la vida. La busca. Pío Baroja

Pacma ha lanzado una campaña de recogida de firmas a través de la web leycero.es. Yo ya he firmado, ya he disparado mi flecha. Y cuando lo he hecho ya había más de 55.000 arqueros.

Tauromaquia, circos y sacrificiocero. Eso es lo que resumen en cada uno de esos apartados:

Sacrificio cero:

A través de medidas efectivas como la prohibición de la compraventa y la esterilización obligatoria, la Ley Cero hará posible y real el Sacrificio Cero en todo el territorio nacional. El fin de sacrificio de animales en las perreras es una de las principales reivindicaciones del movimiento animalista y una histórica propuesta política de PACMA. Algunas administraciones públicas ya articulan el conocido “Sacrificio Cero”, aunque sin buenos resultados al no atajar el problema en su origen. No prohíben prácticas como la compraventa, no refuerzan la esterilización ni la tenencia responsable. No castigan con firmeza el abandono ni dan apoyo institucional a las protectoras de animales. El resultado son perreras saturadas, con el perjuicio que eso supone para la salud de tantos animales.

Circos:

España está preparada para prohibir la utilización de animales en los circos. Si ya no está permitido en países de culturas tan dispares como Holanda, Hungría, Grecia o Bosnia-Herzegovina, ¿por qué España mantiene esta permisividad hacia el maltrato impropia de un país moderno y avanzado? Conseguiremos arreglarlo con la Ley Cero. Muchos ayuntamientos españoles, conscientes del cambio que necesita nuestro país en materia de protección animal, intentan prohibir esta práctica proclamándose ciudades libres de circos con animales. Lo que necesitamos es un país libre de circos con animales. Una Ley estatal que los prohíba. Necesitamos la Ley Cero.


Tauromaquia:

Que el maltrato esté al servicio de la diversión no es propio de un país civilizado. La sociedad española está, en este caso, por delante del actual escenario legal en materia de respeto animal. Las últimas encuestas muestran un amplio rechazo de la población a la tauromaquia. Y cuando no, indiferencia ante este cruel festejo. Sólo un 8% de la población acude, al menos una vez al año, a un festejo taurino. En esta atmósfera de rechazo, es inaudito que la tauromaquia no se haya prohibido ya. La iniciativa del Partido Animalista pretende eliminar a la tauromaquia su catalogación cultural y prohibir, a través de la esperada Ley Cero, el sufrimiento y la agonía de los toros.

No traigáis más cachorros a un mundo en el que sobran, en el que no hay bastantes hogares para ellos

Hace algunas tardes paseaba con mis perras por un parque cercano a mi casa. En un banco había una pareja con un yorky que nos observó acercarnos sin inmutarse. De pie, a su lado, había una chica que no llegaría a los treinta años que tenía una mestiza simpática, jovencita y algo pelilarga, de unos cinco o seis kilos, que estaba suelta y vino corriendo a saludar a mis perras.

“Voy a juntarla con un yorkshire más pequeño que el tuyo”, decía su dueña, igual de jovial que la perrilla, a la chica sentada en el banco, “mi vecina quiere un cachorro, y Santi también. Tendrá como mucho unos cuatro, así que los otros dos no me costará darlos. Lo mismo me quedo uno. Me han dicho de todas maneras que cien o doscientos euros lo mismo puedo sacar. Si luego quieres en un año o así la junto con el tuyo”.

Estomagante.

Valoré por un momento intervenir, explicar de buen modo que no era buena idea traer más cachorros a un mundo en el que sobran, que asegurarse de que acaben en buenas manos no es tarea fácil, que no iba a beneficiar precisamente a su perra teniendo con ella camadas, que debía tener una bola de  cristal para saber que su perra tendría solo cuatro cachorros porque podían perfectamente ser muchos más.

No lo hice. En otras ocasiones sí he dejado caer la charla pensando en sembrar al menos la duda, pero no debía ser mi día de meterme en asuntos ajenos. O instintivamente supe que no serviría de nada. No sé el motivo. Simplemente continué el paseo bajo el sol acompañada del fantasma del desaliento.

Veo a diario muchos casos de perros y gatos, cachorros y adultos, que no logran jamás un hogar. Soy consciente de que hay muchos mas que ni siquiera asoman a mi correo o mis redes sociales. Sé bien que la cría profesional hay que regularla a conciencia para que solo críen buenos profesionales que antepongan el bienestar de los animales al beneficio económico y que hay que insistir en que la gente compre cachorros de raza viendo a la madre y el lugar en el que vive.

Pero es que luego están los particulares que se dedican a tener camadas porque se aburren, por sacarse unos eurillos en negro, porque les hace ilusión pasar por la experiencia, por quedarse con un cachorro de su perro sin pensar en el resto, por descuido, porque no tienen conciencia de la problemática existente, porque les da igual todo.


Son necesarias buenas campañas de esterilización acompañadas de campañas informativas sobre la conveniencia de llevar a cabo estas intervenciones, pensando en el bienestar de nuestros animales pero también en el bienestar animal en general.

Respecto a la protección animal, podemos ser parte del problema o de la solución. Tener camadas al tuntún nos hace formar parte del problema, por mucho que amemos a los animales y cuidemos a los que tenemos.

Chula fue abandonada por un cazador en la calle, ahora espera en una casa de acogida que sus once cachorros tengan la oportunidad que no tuvo ella al nacer, ser felices con una familia.

Contacto: cpa.torrejon@hoope.org

Sobre el bienestar animal en albergues y refugios

Resulta curioso que en dos de las tres entrevistas que he publicado recientemente, elaboradas con motivo del reportaje sobre protección animal que 20minutos publicó en su Anuario del cambio, se hacía incidencia en la necesidad de ‘profesionalizar’ la gestión de la protección animal, de dar un paso adelante para asegurar el bienestar de los animales, la buena experiencia de los adoptantes y evitar devoluciones, hacinamientos…

Irene Herrero, de la Asociación Nacional de Amigos de los Animales, se expresaba así:

¿En qué deberían mejorar las protectoras?

Habría que mejorar las adopciones, que sean realmente responsables. Han salido asociaciones como setas, que no tienen centros, que todo lo hacen por Internet, y hay que intentar yo creo autolimitarnos entre nosotros a gente que realmente funcione bien. Justo esta mañana he hablado con unos adoptantes que me decían “fíjate, a mí me habéis contado todo pero tengo amigos que han adoptado animales y no les han contado nada, ni sobre enfermedades que tenían, su comportamiento y se han encontrado con problemas serios”. Ahora que estamos despegando un poco más necesitamos organizarnos mejor entre nosotros y ser conscientes de que el trabajo que tenemos que hacer, tenemos que hacerlo bien. Menos corazón y más cabeza. El corazón hace falta de base, pero tenemos que profesionalizarnos, hacer las cosas bien y que la gente que adopte tenga una buena experiencia para que repita en un futuro.

Me da la impresión de que Internet es un instrumento maravilloso para la protección animal, pero tiene su doble filo.
Lo malo de Internet es que puedes conseguir un animal demasiado fácil y te lo mandan desde cualquier sitio sin ningún tipo de control. Lo bueno es que tienes acceso a muchos más animales en adopción que antes, que solo tenías la protectora cercana o te ibas a la aventura. Es verdad que tienes un abanico más grande para elegir el animal adecuado, pero hay que saber moverse para que esa protectora o ese particular no te lleve a una adopción fracasada que sea un problema y un sufrimiento para el animal y para la familia.

E Isabel Buil, de Fundación Affinity, contaba lo siguiente:

¿En qué deberían mejorar las protectoras?
Cada vez hay más protectoras que trabajan de una manera más metódica, más ordenada y más profesionalizada. Pero sigue habiendo una tarea importante que hacer en la profesionalización de las protectoras, y eso también pasa por campañas de imagen. La adopción no es una opción mayoritaria en España y a veces la gente no adopta porque le parece que es complicado, que puede traer problemas, que los animales van a estar sucios, no se van a comportar bien, que es algo de segunda… Hay que cambiarlo con campañas de imagen y teniendo determinadas protectoras que sean modelos de conducta, que funcionen muy bien y que sean un ejemplo, con los animales muy bien atendido y unas tasas de éxito en las adopciones altas.

Es complicado gestionar ese voluntarismo no profesional. Y posiblemente lleve bastantes años mejorar la situación, pero hay que aspirar a eso, a que las protectoras sean autosuficientes y que puedan hacer un mejor trabajo, en la recogida de los animales, en su cuidado y en su potencial adoptabilidad. Que los animales están allí el menos tiempo posible ne las mejores posiciones antes de pasar a un hogar.

Es difícil, será lento, habrá que tener en cuenta con frecuencia que lo mejor es enemigo de lo bueno, pero yo también creo que hay que tender a ello. Y justo de esas conversaciones me acordaba cuando vi que la protectora asturiana Amigos del Perro ha organizado un seminario sobre bienestar animal en albergues y refugios que impartirá Nicolás Planterose, un educador canino con amplia experiencia en este tipo de gestión.

Tendrá lugar el fin de semana del 10 y 11 de junio en el Centro Municipal El Llano (Gijón). Tras este enlace hay más información. Y también se puede solicitar en el correo formacion@amigosdelperro.org


Para terminar os dejo con un perro que espera su segunda oportunidad desde Asturias. Max es macho, está castrado, tiene tres años y dos meses. Es decir, es un jovenzuelo aún. Y es grande, salta a la vista.

De este cruce de mastín atigrado me cuentan: “decir que es bueno es quedarse corto, se lleva bien con perros, con gatos, con niños…”. Está además acostumbrado a vivir en un piso, es tranquilo en casa, le gusta jugar pero es muy obediente y muy listo y está educado como se puede ver en el vídeo.

Es urgente encontrar una adopción porque está en una casa de acogida en al que ya tienen otros dos perros y dos gatos.

Contacto: 638335000 adopciones@amigosdelperro.org

Isabel Buil, directora de Fundación Affinity: “Si el perro y el gato no son objetos y sienten, ¿qué pasa con el pájaro, el toro, el cerdo que comemos…?”

Isabel Buil, lleva cinco años siendo directora de la Fundación Affinity, la entidad de la que procede el único estudio fiable sobra abandono y adopción en nuestro país, porque no hay datos oficiales. Una fundación que también realiza todo tipo de campañas y de estudios sobre el vínculo que tenemos con nuestros animales de compañía.

Amante de los animales, entró a trabajar en la empresa internacional de origen catalán que hay tras la fundación hace una década, y desde entonces es observadora y protagonista de la evolución que, en este tema, está habiendo en nuestro país.


Fundación Affinity es responsable de la que probablemente sea la primera campaña antiabandono de este país, la del mastín en medio de la carretera. ¿Cuánto tiempo ha pasado de eso?

30 años, la fundación nació en 1987, y la primera campaña, justo un año después, fue la de “él nunca lo haría, no lo abandones”. Lo primero en lo que se fijó la fundación fue en el tema del abandono. La situación tenía que ser muy grave cuando la fundación se lo planteó. Es cierto que el tema de los perros en las carreteras en España ahora también ocurre, pero en menor medida.

¿Dirías que las cosas están mejorando en los últimos años?
Creo que sí, la protección de los animales ha aumentado, es cierto que con limitaciones, porque cuando hablamos de código penal o de sanciones administrativas para el tema de maltrato siempre hay unos condicionantes que permiten que en muchos casos no se aplique o que esté sujeto a interpretación. Pero sí que hay avances recientes en el código penal y en las leyes de protección de las CC AA. Eso antes no lo teníamos.

A mí me da la sensación de que ha avanzado más la sensibilización de la gente que su reflejo en las leyes o en la aplicación de esas leyes. En los últimos cinco años incluso he notado incluso un cambio en el lenguaje. Cuando yo llegué a hablar de vínculo afectivo con los animales no se entendía; en determinados medios de comunicación al decir que los animales eran un miembro de la familia era visto como revolucionario. En las primeras entrevistas me he encontrado que me decían “¡cómo va a ser un miembro de la familia si es un perro o un gato!”. Y eso ahora ya está superado, no nos escandalizamos.

En la calle hay una mayor sensibilidad. Y eso convive con la incoherencia de que hay mucho abandono y mucho maltrato. Nuestros datos muestran un ligero retroceso, pero no vemos un cambio significativo. Sigue habiendo un porcentaje importante de personas que conviven con animales que no establecen ningún tipo de vínculo afectivo con ellos, que los consideran un objeto a su servicio. Nosotros asociamos mucho el abandono a esa ausencia de vínculo afectivo.

¿Qué sería prioritario conseguir para cambiar esa situación?
Hay algo bastante simbólico que ya se está trabajando y que es el cambio del Código Civil para considerar a los animales como bienes muebles. Eso lo primero. Y después una ley nacional de protección animal. Es una asignatura pendiente que debería ocurrir a corto plazo, aunque hace poco salió una respuesta del PP diciendo que era una competencia autonómica y municipal. Pero eso hay que trabajarlo. Para mí es lo siguiente que tiene que ocurrir. Hay mucho por hacer y una ley nacional no sería la solución, pero sí un avance.

Hay temas culturales de cómo consideramos a los animales con respecto a nosotros, de cosificación de los animales, que deben abordarse desde nuestro punto de vista con medidas legales, impositivas, coercitivas. Podemos y tenemos que seguir educando pero tiene que haber mecanismos que impidan que alguien puedan abandonar o maltratar y quedar impune. Necesitamos leyes para todo el territorio que superen las contradicciones y que esas leyes no se aplican.

¿Qué debería contemplar esa ley de ámbito nacional?
Se tiene que controlar el tema de la compraventa. A nosotros nos gustaría que se eliminara la venta de animales.
Lee el resto de la entrada »

Chesús Yuste, APDDA: “La protección animal se ha incluido ya en la agenda política de una manera muy potente”

 El escritor de novelas policíacas y político de Chesús Yuste (Zaragoza, 1963), uno de los rostros más reconocibles de la Chunta Aragonesista, es el portavoz de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales (APDDA), una organización que integra a parlamentarios de diferentes fuerzas políticas preocupados por la protección de los animales, que arrancó cumplirá diez años en diciembre y a la que Yuste se unió en 2012.

¿En qué posición estaría España respeto a Europa respecto a protección y maltrato animal?
Posiblemente no hay ningún país en Europa que tenga el nivel de maltrato animal tan institucionalizado que hay en España. Siempre lo atribuyo a que la Ilustración en España no pudo culminar su proyecto y la reacción fue brutal. Prácticas bárbaras que fueron erradicadas en todo el continente, en España han sobrevivido. Y es un problema.

¿Diría que en materia de protección animal está habiendo un cambio a mejor?
Sí que invita al optimismo, pero yo reconozco que soy optimista. Creo que objetivamente en los últimos años ha habido un avance enorme en un montón de cosas, la sociedad está avanzando a pasos agigantados. Es enormemente estimulante ver cómo están cambiando las cosas, cosas que antes parecían impensables y que ahora parece que se pueden conseguir.

Está habiendo noticias positivas de todos los puntos cardinales. En unas comunidades autónomas se avanza en unas cosas y en otras, en otras. Y de distintos colores políticos que es lo que a mí me parece más interesante. Pero también de todas las comunidades nos llegan noticias desastrosas. Soy optimista, pero sabemos dónde estamos y lo mucho que queda por avanzar. El trabajo es inagotable.

¿También en un plano político?
Estamos en una legislatura interesantísima por el hecho de que estemos en una legislatura abierta, sin mayoría absoluta, que obliga a la gente a ponerse de acuerdo. La protección animal se ha incluido ya en la agenda política de una manera muy potente que yo creo que ya no tiene vuelta atrás. Hay varios grupos parlamentarios que tienen su propia agenda en cuanto a presentar iniciativas relacionadas con el bienestar animal, con la protección animal, con erradicar el maltrato animal… y que haya varios grupos tanteando iniciativas de este tipo es tremendamente interesante porque estamos hablando de un asunto muy transversal y eso va a obligar a la gente a ponerse de acuerdo.

Se han logrado cosas interesantes como el acuerdo unánime de la reforma del código civil, que se puede decir que va de suyo porque lo pide el tratado de Lisboa, pero hasta ahora no estaba tan claro que hubiera una mayoría en esa dirección. Yo creo que ahora sí hay una mayoría como para aprobar una ley marco de protección animal, como para aprobar el sacrificio cero. Que incluso en comunidades con mayoría del PP estén planteándose mejorar las leyes de protección animal que tienen creo que demuestra que estamos en un momento de cambio.

¿Qué debería tener esa ley marco?
Esa ley seguro que va a abordar el sacrificio cero, seguro que va a abordar el tema de las campañas de adopción. Regulará o no la prohibición de venta de animales de compañía en función de si hay una mayoría que lo permita. Pero en el índice de contenidos de ese proyecto de ley estarán el 90% de cosas que se reclaman, como el registro de perros de caza. No creo que haya una mayoría para la prohibición de la caza con perro, pero todo eso entrará en el menú, en el índice de esa ley marco de protección animal.

¿Cuándo cree que será una realidad?
Yo espero que en esta legislatura. Depende de si la legislatura es larga para que haya tiempo para debatir estas cosas, de si Rajoy saca los presupuestos ahora en junio.

Hace tres años ya hubo una propuesta del PP de hacer una ley nacional que quedó en nada.
Hubo un amago cojo, solo de perros y gatos, de tenencia y compraventa, y avanzaron dos medidas muy potentes, no sé si como globo sonda, que eran el registro de los perros de caza y la prohibición de venta en tiendas. Y los dos recibieron, por supuesto, la reacción airada de los lobbies respectivos y el Gobierno decidió al final meter el tema en un cajón. Vamos a ver cómo se desarrollan los acontecimientos. Ahora el gobierno no tiene mayoría absoluta y el Gobierno además de tener en cuenta la presión de los lobbies implicados tendrá que tener presente la de los otros grupos parlamentarios y la del movimiento animalista, que cada vez es más amplio y organizado y tiene una capacidad de influencia social enorme porque va con el signo de los tiempos.

(EFE/Ángel Díaz)

Esa ley se centraba en los animales de compañía. ¿Diría que serán los impulsores de esta mayor sensibilización?
Con el tema de los animales de compañía posiblemente va a ser más fácil alcanzar mayorías en las instituciones que cuando hablamos, por ejemplo, de la tauromaquia. Lo que pasa es que estoy convencido de que en el momento en que cambie el paradigma, en el que las administraciones se pongan del lado de la sociedad, del lado de reconocer los derechos de los animales y que los animales, todos ellos, son seres sintientes y por tanto tienen derecho a la protección de las leyes, eso evidentemente irá encaminado a cuestionar que haya animales en circos, que se maten herbívoros en espectáculos públicos después de unas torturas brutales, etcétera. Hay gente que comenzará convenciéndose de que no puede ser que en las perreras se mate alegremente a perros y gatos solo porque están abandonados, y de ahí pasará a que tampoco hay porque matar a otros.

(GTRES)

El problema de la agenda animalista es que es inabarcable. No tiene final. Por eso el propio ente animalista ha atendido mucho a la especialización y a que haya asociaciones de temas muy concretos. Y tiene sentido que así lo sea porque la complejidad de todo lo que estamos hablando es enorme. Nosotros tenemos que tener una visión global de todo y aprovechamos el trabajo de los que saben, de los centenares de asociaciones que trabajan con los centenares de casuísticas concretas relacionadas con los animales.

Como la causa es enorme a veces tenemos la sensación de que se consiga lo que se consiga, cada vez que tenemos una pequeña victoria, somos muy críticos y parece insuficiente. Cabe ese análisis y es legítimo, pero yo creo que las pequeñas victorias hay que celebrarlas.

¿A qué se refiere?
Por ejemplo, el hecho de que el Toro de la Vega ya no se pueda celebrar como se celebraba es un avance. Todavía es una barbaridad y al toro le acaban torturando y lo matan después, esa es la pequeña venganza que les queda, pero han perdido. Dentro de la lista de mayores barbaridades que hay que enfrentar, pues el Toro de la Vega ya no es la primera. Ahora hay que ir a por el siguiente. La batalla es larga y los objetivos son muchos. Alegrémonos de lo que hemos conseguido.

Los problemas son mil y nos llegan los mil problemas. Hay algunos que son de ámbito municipal, otros autonómicos, otros son cuestiones sociales. Intentamos servir de altavoz para todo y el formato de pregunta parlamentaria nos da mucho juego, pero realmente nuestro objetivo es trabajar en el ámbito propio que tenemos: Código Civil, Penal, Ley Marco de Protección Animal en la que encajarían la mayoría de propuestas que se nos hacen. Nuestro objetivo fundamental son una serie de asuntos que entendemos que son los que mejor pueden resolver todos los problemas que hay encima de la mesa, pero no hablamos todo el rato de todos los problemas que tenemos encima de la mesa. Desde la regulación de exóticos hasta la tauromaquia.

Antes hablaba de los lobbies de cazadores y taurinos, ¿les nota más preocupados?
Que el adversario esté preocupado es muy buena señal. Antes no lo estaban porque los animalistas eran una minoría extravagante.Ellos de repente se dan cuenta de que están perdiendo la batalla, van para atrás.

Pero el enemigo también juega. En estos momentos en que las corridas están en regresión estamos asistiendo a una proliferación de festejos populares con vaquillas. Y todo porque el empresario taurino que no logra vender reses para corridas lo que hace es vender vaquillas muy baratas para crear esa afición en los pueblos. Y es una tragedia que se está extendiendo mucho y que va a ser el siguiente problema que tenemos que afrontar.

Imagino que en los diez años de existencia de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales también ha vivido en primera persona ese cambio de paradigma.
En el embrión de la APDDA estaba Curro Garrido, uno de los padres fundadores, diputado verde por Sevilla. Defendía el Proyecto Gran Simio en la Cámara y se le ridiculizaba, y en la prensa más conservadora le dedicaban dibujos como la caricatura de Darwin. Y hace tres años el Gobierno del PP traspone la directiva europea relacionada con la investigación con animales y en su primer artículo lo que dice que esta prohibido experimentar con grandes simios porque son los más parecidos a los seres humanos. A mí lo que más me impresionó fue que lo describe “dícese de los primates no humanos”. Es decir, que reconoce que somos primates. Y aquellos mismos medios que se reían de Curro Garrido ahora aprueban sin ningún problema que nosotros somos primates y no se puede experimentar con ellos. Ese salto tremendo se ha producido solo en diez años.

¿Cuántos integrantes tiene ahora APDDA?
En el momento fundacional de la asociación había siete diputados, la mayoría catalanes y que provenían del mundo político verde, y ahora tenemos más de setenta y gente de todos los partidos. Y en todos los partidos hay gente preocupada por los animales y todos los grupos parlamentarios tienen en mente iniciativas relacionadas con los animales. Si en general los políticos tienen más preocupación de los animales es posiblemente porque ven esa preocupación en sus electores y ven que tienen que corresponder.

 Contenidos relacionados:

Irene Herrero, portavoz de ANAA: “Las protectoras tenemos que profesionalizarnos, hacer las cosas bien”

Hoy 20minutos ha publicado, en versión impresa y en online, un anuario que recoge reportajes sobre distintos tipos de temáticas. Uno de ellos es mío, sobre protección animal, un asunto que cada vez preocupa más a toda la sociedad. El 37,5% de los españoles cree que dentro de los próximos treinta años se prohibirán los espectáculos con animales y el 23,6% considera el buen trato a todos los seres vivos uno de los cuatros pilares que construyen una sociedad ideal (tercera ola del barómetro sociológico Ulises).

Para ese reportaje charlé con Chesús Yuste, de la Chunta Aragonesista y portavoz de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales (APDDA), con Isabel Buil, directora de la Fundación Affinity, y con Irene Herrero, Portavoz de la Asociación Nacional de Amigos de los Animales (ANAA), una veterana protectora madrileña que justo está celebrando su 25 aniversario. De esas conversaciones nacieron tres entrevistas que quiero compartir desde aquí con vosotros, porque no solo informan, también invitan a reflexionar. Hoy traigo la de Irene Herrero, el viernes publicaré la de Chesús Yuste y el sábado la de Isabel Buil.

Irene Herrero lleva veinte años implicada en la protección de los animales. Empezó a colaborar como voluntaria cuando aún era una niña de catorce años y ahora su vida está dedicada a ello. “No entiendo a la gente que está un tiempo y se olvida. Para mí una vez que conoces esta realidad es muy difícil cerrar los ojos y dejar de ver animales que necesitan ayuda”, explica con una sonrisa.

¿Crees que se está mejorando en materia de protección animal?
Yo soy optimista por naturaleza, pero sí que es verdad que ha habido mucho cambio desde que empecé en esto hasta ahora. Sigue habiendo mucha necesidad de avanzar en muchos aspectos, pero la concienciación de la gente,  que cada vez haya más personas que ve animales en la calle y se preocupa y avisa, la nueva ley de la Comunidad de Madrid, que ayuntamientos estén implicándose en la esterilización de colonias felinas, en que la recogida de animales esté bien organizada y bien hecha…(desde la administración son personas y al final si esas personas tienen esa sensibilidad o esa concienciación, pues también lo aplican a sus áreas de trabajo). Todo eso era impensable siquiera plantearlo hace veinte años. Todo el trabajo de las protectoras se va notando.

¿En qué habría que mejorar?
Llevamos pidiendo una ley de protección animal nacional durante muchos años porque los mínimos de cada comunidad autónoma son muy dispares. Cosas que en Madrid son delito en Castilla la Mancha no lo son. Es muy necesaria.

¿Dónde se notan más esas diferencias?
Las zonas más rurales son las más necesitadas. Sobre todo en Andalucía; la gente que está allí implicada en materia de protección animal está bastante desesperada. Galicia y Extremadura son zonas calientes también. En Castilla la Mancha la gente de Guadalajara está trabajando muy bien, pero Toledo o Ciudad Real son provincias sin ley. Levante está un poco mejor porque hay más extranjeros que ayudan y la conciencia europea es mayor que la nuestra. En el norte hay algo menos de abandono. Cataluña y Madrid son las más avanzadas.

¿Qué haría falta en esa Ley Nacional de Protección Animal?
Sobre todo el fomento de la adopción. Hay más adopciones, incluso se adoptan animales que era imposible que se adoptaran antes. El problema es que sigue habiendo muchos en adopción, muchos más que familias interesadas. Por ejemplo en Madrid hemos empezado con un sacrificio cero que está muy bien, que es el objetivo al que queremos ir todos, pero antes hay que hacer un trabajo de adopción, de concienciación, etcétera, por que si no al final acabas con un campo de concentración de animales que no tienen salida. La adopción debe ser la primera opción. Debería estar prohibida la venta en tiendas de animales, debería comprarse directamente acudiendo a un criador local y reconocido que trate bien a los padres. También la esterilización y la identificación de los animales: que estén bien censados, que se pueda hacer una trazabilidad desde que nace un animal, saber en manos de quién está.  Evitar la cría indiscriminada por particulares, regular la cría, el tema de que vengan animales de Europa del Este a venderse en tiendas. Eso es muy importante regularlo. Es curioso que durante toda la crisis la compra se ha mantenido y es más cara, pero es una compra fácil porque las tiendas lo que quieren es vender y les da igual que ese comprador vaya a poder mantener a ese animal. Sin embargo la adopción que es una opción más responsable ha bajado bastante.

¿Ese avance en la sensibilización de la sociedad tiene un reveso tenebroso? ¿Problemas nuevos que hayan aparecido o se hayan acentuado?
Creo que hemos avanzado bastante en todo. Sí que es verdad que, a lo mejor, como todo, cuando se mejora nos vamos a extremos. Los perros son perros y hay que tratarlos como tal. Bien, pero no humanizándolos. No hay que maltratarlos, pero tampoco humanizarlos y tenerlos en condiciones que no son buenas para ellos.

Luego está el tema de las modas. Los bulldogs franceses se pasaron de moda y ahora se están viendo bastantes border collies y pastores australianos, que encima son animales que necesitan mucha actividad mental. Y a ver qué es lo siguiente.

¿Esas modas se perciben en la protectora?
Sí que lo notamos. De repente no has tenido bracos de Weimar en toda tu vida y en un año entran tres. Se perciben menos porque sí que es verdad que esos perros de razas de moda no es que se abandonen menos, pero es más fácil cambiarlos de manos porque la gente se los queda más fácil y llegan menos a los centros.

¿En qué deberían mejorar las protectoras?
Habría que mejorar las adopciones, que sean realmente responsables. Han salido asociaciones como setas, que no tienen centros, que todo lo hacen por Internet, y hay que intentar yo creo autolimitarnos entre nosotros a gente que realmente funcione bien. Justo esta mañana he hablado con unos adoptantes que me decían “fíjate, a mí me habéis contado todo pero tengo amigos que han adoptado animales y no les han contado nada, ni sobre enfermedades que tenían, su comportamiento y se han encontrado con problemas serios”. Ahora que estamos despegando un poco más necesitamos organizarnos mejor entre nosotros y ser conscientes de que el trabajo que tenemos que hacer, tenemos que hacerlo bien. Menos corazón y más cabeza. El corazón hace falta de base, pero tenemos que profesionalizarnos, hacer las cosas bien y que la gente que adopte tenga una buena experiencia para que repita en un futuro.

Lee el resto de la entrada »

Ciudadanos pide en el Congreso una Ley Nacional de protección de animales domésticos que incluya, entre otras medidas, el sacrificio cero

Este mismo jueves se ha votado en el Congreso  la Proposición no de Ley (no vinculante por tanto, una pena) que presentó en noviembre Melisa Rodríguez Hernández, Portavoz adjunta del Grupo Parlamentario Ciudadanos, solicitando una ley marco de a la protección y tenencia de animales domésticos. Ha sido aprobada con la abstención del PP.

Guillermo Díaz defendiendo la iniciativa de Ciudadanos en el Congreso.

Que haya una ley de ámbito estatal que unifique unos mínimos para todo el país es imprescindible para intentar frenar una situación insostenible. Una ley así pudo ser realidad hace tres años y al final aquel proyecto impulsado por el PP quedó en nada. Una ley así supondría un paso más adelante en un largo camino.

Este jueves Guillermo Díaz ha defendido en el Congreso la visión que de esa ley tiene Ciudadanos, una ley que recogería lo siguiente:

Cada Comunidad Autónoma e incluso cada municipio, a posteriori, gestiona de forma diferente las medidas de identificación del animal, sanción a los dueños, cuidado del animal en la protectora o refugio, así como los supuestos en los que los animales terminan siendo sacrificados. A día de hoy, la ausencia de una Ley Marco de Protección Animal provoca que cada Comunidad Autónoma regule según su criterio la tenencia de animales domésticos, lo que a su vez conlleva importantes vacíos legales, diferencias y carencias graves en lo referente a su protección. Desde el Grupo Parlamentario de Ciudadanos consideramos que las legislaciones autonómicas no abordan de forma eficaz la protección de los animales domésticos ya que existen deficiencias en el control, la recogida y el sacrificio de perros y gatos, y no existen verdaderas medidas de prevención al abandono y la superpoblación de estos animales.

(…)
También echamos en falta medidas concretas destinadas a controlar la cría y venta de animales, de la cual se calcula que una parte importante de estas actividades se produce ilegalmente. España posee un elevado número de animales de compañía que provienen de la cría ilegal, ya sea autóctona o de la industria de producción en masa de mascotas de los países de Europa del Este donde las condiciones en las que viven los padres de cría son deleznables y, la mayoría de cachorros, al ser criados únicamente para obtener un beneficio, tienen problemas físicos y etológicos como vienen denunciando muchos compradores de estas mascotas.
Lee el resto de la entrada »