BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Archivo de Noviembre, 2016

‘Los dioses mienten’ y las personas no deberían ignorar a los animales abandonados

imageLas películas de animación japonesa siempre me han gustado, pero no había comenzado a leer mangas hasta hace relativamente poco. Estoy descubriendo que las historias más breves son las que me resultan más atractivas y que hay tantísimas variedad en calidad, temáticas y tratamientos como en las novelas convencionales.

¿Qué hago hablando de mangas en un blog de protección animal? Me explico. Uno de los títulos que más me ha gustado ha sido Los dioses mienten, una obra de un solo tomo elaborada por Kaori Ozaki y editada en España por MilkyWay Ediciones, un manga con unos personajes y una historia preciosa, de amistad y descubrimiento, de lo que somos capaces de hacer si las circunstancias nos obligan a ello.

Pero me estoy yendo de lo que os quería contar. En el libro el protagonista, un preadolescente deportista como tantos otros, se encuentra un cachorro de gato herido y abandonado. Escucha sus maullidos pidiendo auxilio y, en lugar de mirar a otro lado y seguir su camino, decide complicarse la vida y rescatarlo. Lo que siempre deberíamos hacer todos. Lo hace pese a que es un niño, pese a que no sabe bien qué hacer con él, pese a que no tiene recursos y sabe que no contará con la aprobación de su madre.

image

Ese pequeño animal se convertirá en el hilo conductor y en protagonista en la sombra de Los dioses mienten, ese cachorro de gato propiciará uno de esos encuentros que marca para toda la vida e incluso acabará convirtiéndose en un maestro de vida, “porque un gato que ha perdido un pata, corre con las tres que le quedan. No es algo que resulte triste en absoluto”.

No os quiero contar mucho, pero sí que os lo recomiendo. Tanto para esta época de regalos como para cualquier otra.

image

 

Otros posts que te pueden interesar:

 

“¿Las protectoras a quién ayudamos, a los animales o a las administraciones?”

ProtectorasHay protectoras que luchan por su cuenta, que recogen animales dentro de las posibilidades que tienen (siempre al límite por la enorme problemática existente) y se gestionan solas. Hay otras que consiguen encargarse de la gestión de la perrera municipal de turno. Buenas noticias para los animales de ese municipio que haya gente preocupándose de ellos que tienen interés real en ayudarles, que no van a sacrificar sin ton ni son, que van a perseguir su bienestar y su adopción. Buenas noticias para ellos que esa concesión municipal no esté en manos de la empresa que se encarga también de la limpieza de las calles o de cualquier listo que lo único que quiere es llevarse la pasta.

Pero para la protectora que consigue gestionar la perrera municipal puede que las noticias no sean tan buenas, que los retos sean mayores. Ya no serán una organización privada que si llega al tope de su capacidad no recoge más animales, como perrera de la zona están obligados a acoger a todo animal abandonado del municipio. Aunque no quepa, aunque no haya medios. Puede que incluso les coloquen animales de los municipios circundantes. Muchos más de los que pueden manejar en las instalaciones que tienen y con los recursos que reciben.

Un marrón. Porque los ayuntamientos tienen obligación de recoger a los animales abandonados, pero el presupuesto que dedican a ello es muy pequeño y no se adjudica en función de la problemática existente.

Mirad lo que me cuenta la presidenta de una protectora en esa situación.

Aquí en mitad de una crisis financiera gorda y revisando las cuentas, me he dado cuenta de hasta qué punto somos capaces de llegar con tal de ayudar a los animales, porque el tema de financiar la recogida de animales abandonados es un problema generalizado en todas las administraciones.

Nosotros tenemos un problema muy grave con el ayuntamiento; para que te hagas una idea, en los últimos tres años hemos destinado mucho dinero a cuidar de esos animales, fondos que han salido de donaciones, actividades y muchísimo trabajo por parte de todos los implicados, sin que al ayuntamiento se le haya movido una pestaña, cuando año tras año, reclamábamos mayores ayudas para un problema realmente importante.

En general las administraciones miran hacia otro lado porque ya están las locas de los animales para financiar a esos animales, pero la realidad es bien distinta, lo que realmente financiamos es a la Administración. Es decir que de mi salario, del tuyo y del de cientos, miles de personas sale un dinero, duramente ganado, para que la Administración destine a cosas como iluminación navideña unos dineros que se necesitan para mantener en condiciones normales (nada de lujos: comida, agua, limpieza y veterinario) a los animales de sus municipios.

Y aquí seguimos las tontas de siempre, con los ojos cerrados, pensando que lo hacemos por los animales cuando en realidad estamos ayudando a que el alcalde o alcaldesa de turno se compre un nuevo coche oficial o se gaste lo que dotan a la recogida de animales en un fin de semana para que los ganaderos tengan una bonita feria, o para que moteros puedan hacer concentraciones, o para ir de viaje a los campos de refugiados y hacerse fotos (que conste que el problema de los refugiados me parece grave, pero que un alcalde vaya quince días no ayuda en nada, en mi opinión).

No sé, estoy muy desanimada, la semana que viene tenemos una reunión con el alcalde y me temo lo peor, porque los animales no importan a nadie, solo a los que estamos en ello. Y puestos a elegir entre la iluminación navideña y tener un veterinario, eligen la iluminación y cuando no hay para todo, creo que los seres vivos deberían ser prioritarios.

En fin… ¿Las protectoras a quien ayudamos, a los animales o a las administraciones?

A mí también me importan más los seres vivos que las luces de Navidad, pero la realidad es que la recogida y posterior gestión de los animales abandonados no interesa demasiado en la mayoría de los ayuntamientos, no es una prioridad porque cómo se haga no da votos. La gente habla y se acuerda de lo bonitas que han puesto las luces de la Navidad este año, pero si preguntas si saben dónde está su perrera municipal, quién lleva esa concesión, si sacrifican o no… lo más habitual es que la gente lo desconozca, incluso los que son amantes de los animales.

No da votos. Así que lo único que les importa es que no haya polémicas gordas en torno a su perrera.

Y sí, lo cierto es que la Administración, en general, está haciendo dejación de funciones en lo que se trata de recoger y atender a los animales abandonados. Que esa responsabilidad que debería ser suya está en manos de personas que luchan contra los elementos, se desmoralizan y están asumiendo una tarea que, como poco, debería estar mejor financiada.

Pero ya que no es una prioridad en la mayoría de los ayuntamientos, debería serlo para los ciudadanos. Deberíamos enterarnos de donde está la perrera de nuestro municipio, de cómo funciona, cómo son sus instalaciones, de qué empresa u organización la gestiona. Deberíamos estar mas informados y ser mas exigentes en ese sentido.

Protectoras
Me escriben de la protectora El amigo fiel de Córdoba para hablarme de Nora, la perra ue véis en las imágenes, que tiene todo para que no la quieran adoptar: es grande, de color negro y además es un cruce de rottweiler.

Su tamaño es proporcional al cariño que da, es una perra encantadora y que demasiado tiempo lleva ya esperando que algún día la saquemos del albergue para algo más que una visita al veterinario… desea que el viaje sea para un nuevo hogar.

Esto no sucede, tenemos la mala costumbre de rescatar perros que no son adoptables y que se quedan siempre en el olvido, no podemos dejar de tener esa mala costumbre, para nosotros todos son iguales.

Nora necesita una acogida o una adopción.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

Esta cruce de chihuahua maltratada necesita ayuda para superar su terror a los seres humanos

Sire tiene ocho años y ha pasado tres en una perrera. Con otros perros y gatos se lleva divinamente, pero tiene terror hacia los seres humanos.

Fijaos en su miedo. A saber lo que le habrán hecho a esta pequeña cruce de chihuahua, las personas que la están intentando ayudar no lo saben ni lo podrán saber nunca.

Ahora está en una residencia y va mejorando, pero demasiado despacio: “por ejemplo, ya se acerca dudosamente a coger una chuche y luego se vuelve a ir corriendo. Esto en la residencia, en la calle nunca”.

Precisa urgentemente una casa de acogida. Lleva mucho tiempo buscando, pero no ha logrado dejar de ser invisible, no ha logrado encontrar lo que necesita: calor humano, mucho cariño y paciencia.

Me cuentan que nunca intenta morder, su reacción es intentar huir o quedarse paralizada, aterrada. Solo ha conocido monstruos y es nuestra responsabilidad intentar ayudarla para que vea que no todos los seres humanos somos como los que la han maltratado tanto.

Es fundamental para que pueda superar sus traumas, ese miedo a los humanos. En la residencia el progreso es lento, porque pasa más tiempo con perros que con humanos. El mejor entorno para que pueda superar sus miedos sería una casa. No puede seguir así, entre rejas, ya ha sufrido bastante.

Cruce de Chihuahua

Su acogida tendría que ser en Madrid y contaría con visitas periódicas de una educadora y pautas de los expertos para trabajar sus miedos. Si en la casa hubiera más perros probablemente la ayudarían a confiar de nuevo.

También vendrían bien padrinos que ayudaran a costear sus gastos en la residencia.

Contacto: 670 95 96 88 iasg12@hotmail.com

Un buen plan para divertirse e iniciarse en el canicross (niños y adultos) en Arganda del Rey

canicrossEste sábado hay un buen plan animalista en Madrid, en Arganda del Rey. Se trata de una jornada pensada para “incentivar la adopción de animales abandonados y dar a conocer los beneficios de practicar distintos deportes con los perros, en la rehabilitación de estos animales y en la motivación de la práctica deportiva de muchas personas al mostrarles que pueden practicar su deporte con su mascota”.

A partir de las tres de la tarde se abrirán inscripciones para la carrera popular y la carrera infantil.

Carrera popular: la idea principal es que sirva como iniciación al canicross. Está abierta a todo el público y cuenta con una distancia máxima de 2 km (se permitirá correr a todos los perros con una edad superior a 6 meses que estén debidamente identificados y con la vacuna de la rabia). Se trata de una carrera competitiva con entrega de premios a los ganadores masculinos y femeninos.

Carrera infantil: aquí el binomio adulto-niño correrá con su perro una distancia no superior a 700 metros.

Carrera no competitiva, donde todos los niños disfrutan con un perro.

La finalización y entrega de premios de estas dos actividades está prevista a las 16:30 y  a partir de las 15:30 h comenzara el I Mushing Arganda del Rey, valedero para la Copa de Madrid.

cartel-arganda

Había una jornada de adopción que iba a La tener lugar durante todo el día en la que las protectoras participantes iban a mostrar a sus animales con la esperanza de encontrar una familia para ellos. Desafortunadamente esa parte del evento se ha suspendido por el mal tiempo. Una pena, este tipo de jornadas son una buena manera de conocer animales y la labor de distintas asociaciones si se está pensando en adoptar.

Para comprar un perro o un gato hay que acudir a las instalaciones del criador

perroNo hay otra manera ética de comprar un animal.

Hoy tenemos otra noticia que es un nuevo ejemplo de lo mal que se cría en España (y lo poco que le importa a muchos mientras consigan al cachorro barato). Una señora, por decir algo, que aparentemente va cambiando de casa y dejando alquileres adeudados por Alicante, tiene a los perros sobreviviendo entre la mierda mientras puede sacarles cachorros que vender y con los que lucrarse y, cuando ya no le sirven para sus propósitos, los abandona o deja morir de mala manera, ya sea en una clínica veterinaria de la que desaparece o en las casas que ocupó y de las que desapareció.

Otro ejemplo más de lo imperioso que es, si es que estamos empeñados en comprar un perro o un gato, hacerlo bien para no fomentar el sufrimiento con nuestras acciones. ¿Cómo hacerlo bien? Muy fácil: es imprescindible acudir en persona a conocer las instalaciones del criador, a ver a la madre de nuestro cachorro y cómo se encuentra.

No, no vale con que nos manden fotos. No hay otra manera, tenemos que verlo con nuestros propios ojos.

Que sí, que soy una pesada, que no es la primera vez que os lo digo. Pero es que sigue siendo necesario insistir para que este mensaje cale. ¿Me ayudáis a conseguirlo?

Por cierto, antes de comprar vendría bien darse un paseo por una protectora y ver a los animales que tienen en adopción.

Todas estas perras que veis fueron máquinas rotas a base de criar sin tregua que han pasado por este blog:

Y aquí el tipo fábricas que ocupan muchas de ellas:

Contenidos relacionados:

Los malos adoptantes (y la difícil tarea de entregar un animal en adopción)

Lo he contado alguna vez. Por mucho que veamos en las películas que una familia llega a un centro de protección, se pasea directamente por las jaulas, elige animal y se lo lleva a casa el mismo día, es poco probable que en las protectoras suceda así. Cuanto mejor sea la protectora, más en serio se tomarán el intentar asegurarse de que uno de sus animales irá a un buen hogar y no a uno que le traiga un nuevo abandono o malos tratos.

No os extrañáis si os encontráis ante largos cuestionarios previos a la adopción, entrevistas en las que se preguntará de todo, visitas al domicilio en el que vivirá el animal y la exigencia de un seguimiento posterior, presencial o mediante el envío de fotografías.

Tampoco es raro que se niegue una adopción a una familia que lo ha requerido. O que se niegue la adopción concreta de un animal del que se han encaprichado y se recomienden otros. Se hace pensando siempre en el bien del animal, en que acabe en buenas manos. Y no todos los animales encajan en todas las familias. Por ejemplo, un perro activo puede ser el compañero ideal para una pareja de jóvenes deportistas pero no ser el más indicado para una familia que tiende a apoltronarse en el sofá de casa, por bonito que sea y buen carácter que tenga. Conviene dejarse asesorar.

Aun así se equivocan, claro que sí. Son seres humanos. Y además llevan una maleta a cuestas de malas experiencias que les hace desconfiar. Puede ser que se equivoquen al negar una adopción a una familia que hubiera sido maravillosa. También pueden meter la pata (y la meten) cuando entregan a uno de sus perros o gatos a unos malos adoptantes.

Esa labor implica una gran responsabilidad, yo he oído a varios voluntarios que se encargaban de otras tareas reconocer que ellos no la querrían, que preferían cualquier otra.

Pero alguien tiene que llevarla a cabo. Y aquellos que asumen la delicada tarea tienen que ser conscientes de que será imposible acertar siempre, que meterán la pata. Merecen la comprensión de sus compañeros, de los potenciales adoptantes y de ellos mismos. no voy a decir que no pasa nada, pero sí que al que hace lo que puede, no se le puede pedir más.

image

Kero fue uno de esos casos especiales del albergue sevillano Gran Familia que parecía haber encontrado una familia también especial. Han resultado ser de esos malos adoptantes.

Lee el resto de la entrada »

Entregar “perros escolta” a las mujeres víctimas de violencia de género es una muy mala idea

acurnwHay ideas que pueden parecer buenas hasta que te paras a reflexionar un poco sobre ellas. Un ejemplo es el de entregar a las mujeres víctimas de violencia de género “perros escolta”, como los ha llamado Ciudadanos en la proposición que ha hecho al Parlament.

Inés Arrimadas ha explicado que esta medida de los perros de acompañamiento es una “herramienta más” para ayudar a las mujeres que han sufrido violencia de género y para paliar el “miedo” al que se enfrentan. También ha defendido que esta “herramienta” ya se aplica en otras comunidades como Murcia, mientras que la de Valencia está estudiando esta medida.

Estimada señora Arrimadas, que ya se esté aplicando en algunos lugares desde hace varios años y que en sitios como milanuncios haya adiestradores particulares ofertándolos sin ningún control no significa que sea algo que deba extenderse. Las mujeres víctimas de violencia de género merecen y necesitan muchos apoyos, pero no deje en el tejado de los pobres perros (seres vivos con derechos, que no herramientas), una pelota que ustedes no son capaces de manejar.

Entregarles un animal adiestrado para atacar es un gravísimo error. No es una solución sino un fuego de artificio de los peligrosos, de los que puede explotarte encima.Un animal así necesita un dueño con un carácter muy templado, objetivos y funciones claras y con amplios conocimientos que no se adquieren en un curso rápido sino a lo largo de varios años.

¿Debería entregarse a estas mujeres un arma de fuego para que se sientan más seguras al salir a la calle? ¿Verdad que no? ¿En qué situación se encontraría esa mujer si hiriera o matara gravemente a alguien con ese arma? Pues la misma locura es darles un “perro escolta”.

A menos, claro está, que lo único que tenga ese animal sea un físico imponente, de los que disuaden, pero un carácter dócil y dulce que le impediría atacar jamás a nadie. Las protectoras están llenas de perros de esas características esperando una segunda oportunidad. La compañía de un perro (o de un gato) si es que les gustan los animales y pueden asumir la gran responsabilidad que supone tenerlos puede, efectivamente, ser de gran ayuda emocional para ellas.

Pero para defenderlas solo deberían estar los recursos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Hace pocas semanas estaba sentada a la mesa, cenando con un miembro de la Policía Nacional y un trabajador de una empresa de seguridad, ambos con mucha experiencia con este tipo de animales. Ambos veían todo este asunto de los perros adiestrados para mujeres maltratadas (en preocupante aumento, por cierto) como una barbaridad.

Pero es algo de lo que llevo ya hablando años con expertos. La primera vez fue en 2012, cuando empezó a sonar más en serio todo este tema. Lo hice con uno de los mejores adiestradores de este país y maestro de adiestradores, y esto fue lo que me contó en un correo:

En un principio el entregar un verdadero perro de seguridad a una persona inexperta y en una situación emocional crítica, es poco menos que una locura. Por lo que lo que seguramente (y por lo que he visto) están haciendo es entregar supuestos perros de seguridad que realmente no lo son, entregan perros ex-deportivos de mediana calidad y se aprovechan del desconocimiento de la gente sobre el asunto mostrando ataques a supuestos agresores utilizando el material típico de perros de deporte como mangas de SchH. Todos los que estamos en ésto sabemos que es mentira que defiendan y que la manga es simplemente un señuelo, que el contexto del supuesto ataque está totalmente condicionado y el perro discrimina entre una exhibición con manga y una situación real, donde realmente no funcionaría.

En resumen, hay dos planteamientos:
A) Perros verdaderos de seguridad y una locura.
B) Perros de exhibición que solo defienden en un contexto deportivo (una estafa).

Si tuviera que elegir, elegiría la opción B porque resulta la menos peligrosa, pero en definitiva este proyecto me parece que no tiene ningún sentido.

acurn

Loba, la perra de la primera imagen, es una pastor alemán de tres años que fue rescatada de una perrera de Valencia.

Es tranquila, cariñosa y simpática. Le encanta la compañía humana, lo que más le gusta es ponerse panza arriba pidiendo mimos y los paseos por el campo. Se lleva bien con los niños. Con otros perros es sociable, convive perfectamente. Padece leishmania, pero la tiene controlada y nada impide que tenga una vida larga y sin problemas. También tiene algo de displasia de cadera y artrosis, por lo que necesita tomar condoprotectores y omega 3 como suplemento alimentario.

El perro de la segunda foto se llama Pablo y es un mestizo de bóxer de siete años.

Fue utilizado como guardés de una fábrica en un pueblo de Valencia y cuando les dejo de ser útil quisieron llevarlo a la perrera. Es un perro de buen carácter y alegre. Le gustan muchísimo las personas y se acerca feliz a conocerte demandando interactuar en los juegos y buscando atenciones y caricias. Con otros perros es sociable, se lleva bien y convive con ellos perfectamente. Está sano.

Ambos están en Madrid esperando una segunda oportunidad. Se entregan desparasitados, vacunados, chipados, con las pruebas de enfermedades hechas, esterilizados y con contrato de adopción.

Contacto: acunrmadrid1@hotmail.com o acunrmadrid@gmail.com

Los perros no hacen magia y los labradores y golden retrievers no son peluches

Un amigo me pasó este fin de semana emocionado una noticia que publicamos en 20minutos.es, una noticia preciosa que contaba la historia de una residencia de ancianos que había adoptado a una mastina en la protectora madrileña Perrigatos en apuros y cómo esa perra había cambiado la vida de muchos de los ancianos, motivándoles a pasear, incluso a hablar pese a que la enfermedad de Alzheimer estaba robándoles esa capacidad, ilusionándoles, ilusionando también a los trabajadores del centro. Una historia muy bonita, no lo niego, especialmente porque detrás hay una segunda oportunidad de una perra abandonada.
image
Es cierto que los animales pueden ser un apoyo fantástico, elevando nuestra autoestima, reduciendo el estrés, conectándonos al mundo, haciendo que nos relacionemos, que salgamos a la calle a andar, que nos sintamos útiles por tener que cuidarlos…

Lo primero que me vino a la mente de todas formas al ver la noticia de la mastina fue pensar “lo que hay que hacer es permitir que los ancianos vayan con sus propios perros y gatos y no tanto meter perros ajenos, que también está bien oye, pero peor es que te separen de tu compañero”.

Lo de que envejezcas hasta ser dependiente y en las residencias no te permitan ir con tu perro o tu gato es un drama habitual en este país. Mangoneamos a nuestros viejos como a niños de teta en demasiados aspectos, ese es uno de ellos. Miedo me da cómo llegaré a la vejez, por mucho que intente dejar todo atado.

Está genial que haya perros de terapia entrando en residencias, hospitales y colegios especiales, pero no podemos olvidar que los ancianos entran en las residencias dejando atrás a sus animales, que la gente se muere en el hospital sin poder despedirse de ellos o que los niños con discapacidad no pueden entrar en los coles con sus perros de asistencia.

Los medios recogemos como noticia todas esas iniciativas en las que perros de terapia acuden a ver a niños con cáncer, a las cárceles, a los juzgados… que está genial, claro que sí, pero al hacerlo contribuímos a reforzar también su reverso tenebroso, que crea nuevas problemáticas en el panorama de la protección animal.

Por un lado las empresas, autónomos o asociaciones que se dedican a la terapia con animales están creciendo como setas y con escaso control, adiestrando no siempre de la manera óptima, sin especialización en técnicas de terapia e incluso criando y vendiendo con un claro afán de lucro como prioridad.

Por otra parte les estamos haciendo un flaco favor a todos los perros en general y muy en especial a los golden retrievers y labradores, las razas que suelen emplearse en terapia y aparecer en esas noticias. La gente que tiene poca idea o experiencia con perros compra estas razas pensando que se educarán solos. No es así. La gente compra goldens y labradores creyendo que van a ser peluches, que harán magia con sus hijos con discapacidad o sus ancianos. Y la cosa es fácil que acabe mal.

Los animales no hacen magia, sean de la raza que sean. Hay que educarlos y supondrán retos, trabajo y gastos da igual su pedigree o su carácter. Y no todas las personas con discapacidad, enfermos o ancianos se benefician con su presencia por bien que se lleve a cabo la terapia.

Los goldens y los labradores que veis en las imágenes están en adopción en la asociación SOS Golden. Si entráis en su web veréis numerosos perros de estas razas y sus cruces que busca un hogar.

La historia de Sami, la que podría ser la historia de cualquier gato abandonado en la calle

samili-guapoSami es otro ejemplo, uno de miles, del duro futuro que espera a cualquier gato doméstico perdido o abandonado en la calle.

Llegó a una colonia controlada siendo un gato sin miedo, confiado, aunque de los que necesita tiempo para mostrarse amistoso. Llegó jovencito, poco más que un cachorro, ahora es el gatazo  romano que veis en las imágenes.

Pronto se hizo compañero inseparable de otro gato llamado Víctor durante sun últimos meses de vida. Víctor tenía once años cuando murió, otro triste ejemplo de que en la calle a ninguna gato le espera una vida larga con una vejez confortable.

Ha vivido unas cuantas aventuras que podían haber acabado mal. Por ejemplo, una noche en torno a Semana Santa se cayó a una piscina en cuya cubierta solía tomar el sol. Por suerte pudo salir de allí, chorreando pero sin enfermar.

En mayo  lo llevaron esterilizar y parecía que su suerte había cambiado, ya que se le podría recoger en una protectora rumbo a Alemania, para encontrar allí su segunda oportunidad. Pero el sueño se rompió cuando dio positivo a leucemia felina.

Ahora su vida transcurre limitada a una habitación en la casa de la persona que intentó forzar su buena suerte sin éxito. Me cuenta que es extremadamente dócil y bueno y que está asintomático y en buen estado de salud.

Es difícil encontrar una familia dispuesta a dar un hogar a un gato adulto. Los gatos son los grandes olvidados para ellos encontrar una segunda oportunidad es más difícil aún que para los perros. Si el gato en cuestión tiene inmunodeficiencia o leucemia (o ambas enfermedades) resulta aún más complicado.

Pero no por ello hay que dejar de intentarlo. Sami necesita y merece un hogar tanto o más que cualquier otro animal.

Contacto: PROGATOS@telefonica.net

atento-plumero-1

Los gatos callejeros no son alimañas a las que disparar de la forma que más nos divierta

imageQue los animales abandonados se rescaten repletos de perdigonadas es relativamente habitual, he perdido la cuenta de los que he sacado en este blog que han sido disparados. Igual de habitual por desgracia que tratarlos como basura y arrojarlos a contenedores.

Creía que lo que era extrañísimo era encontrarles atravesados por flechas. Sí. Tal cual. Tan bestia como suena. Pero tras ver la reciente noticia de una veterinaria texana a la que han impedido ejercer por alardear en Facebook de haber cazado a un gato de un flechazo, me puse a hacer memoria y he visto que tampoco es tan raro.

El mes pasado traje a un gato disparado en la cabeza por una flecha de ballesta en Toledo.

Hace dos años, en 2014, apareció este gato en Corral de Almaguer (Toledo).

En 2011 hablé aquí mismo de esta gata que apareció ensartada en Hoyo de Manzanares

Nada menos que tres casos recogidos en este blog, que solo muestra la punta diminuta del iceberg del maltrato animal en este país.

Realmente no es que sea más grave disparar flechas que perdigones. Es únicamente más exótico.

image

¿Recordáis a los matagatos de Talavera? Los jóvenes que difundieron orgullosos en 2008 las fotos en las que mostraban sus ‘trofeos’. No usaron flechas, da igual. La monstruosidad es la misma. Una monstruosidad de la que salieron impunes porque el juez consideró que se trataba de una cacería sin ensañamiento. Tal cual lo leéis. El PP les expulsó de sus Nuevas Generaciones. Y ya.

Disparar a los gatos, independientemente del arma empleada, responde a esa concepción equivocada de plano de que los gatos son alimañas inútiles y que nosotros podemos disponer de su vida o su muerte si nos da la gana y de la forma que más nos divierta.

El ser humano como rey de la creación. El mundo girando alrededor del hombre. Mejor dicho, el mundo girando alrededor mío, fulanito sin empatía que me creo el ombligo de todo.

Pues no es así. No son alimañas, son seres sintientes y con derecho a la vida a los que nadie tiene la potestad de poner la mano encima. Hacerlo no solo es un delito, es una falta de humanidad, de bondad y de empatía. Hacerlo denota maldad, lisa y llanamente. Y no hace maldita la gracia.

A ver si nos vamos mentalizando, que ya va siendo siglo.