BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Doce años no bastan para olvidar a un perro

imageNo, doce no bastan. Ni veinte, ni cincuenta. Un día como hoy hace doce años tuve que despedirme de Mina, darle el último regalo para que no sufriera más, pagar el peaje obligado que supone amar a alguien que vivirá menos que tú.

Mina fue la primera perra que tuve como adulta. Cuando a los veinticinco años me fui a vivir a mi propia casa lo primero que hice fue acudir a una protectora, a Proa. Allí me conquistó este cruce de pitbull que se convirtió en la madre adoptiva de todos los gatos que fueron llegando o pasando por casa, rápida en tumbarse panza arriba, que haciéndose amiga del mastín más malhumorado del barrio trajo a mi vida a los mejores amigos que se puede tener.

image

Un día como hoy, soleado y cálido, acudí a trabajar a este mismo periódico con el estómago hecho una piedra y rota por dentro, con la imagen de su marcha grabada a fuego, para llorar nada más cruzar la recepción en cuanto mi jefe me dijo “hola”.

Esto fue lo que escribí entonces, para curarme un poco. Los ritos son necesarios para superar la muerte y el mío es escribir.

Tras una leucemia que la ha tenido postrada desde el sábado, esta mañana mi pobrecita preciosa niña se ha dormido para siempre. En su camita y en mis brazos. Yo sabía que la iba a enterrar. Los perros viven pocos años. Pero no me imaginaba que fuese tan pronto. Sé que ha sido muy feliz conmigo estos pocos años, igual que yo con ella, pero eso tal vez me consuele dentro de unos días. Hoy no.

Ya no volveré a verla recibirnos en una explosión de alegría con un hueso en la boca y dar con la pata en la puerta cerrada del dormitorio, ni dar giros completos con el rabo cuando me veía coger la correa, ni pondrá su cabeza encima de la mesa mientras cenamos, temblando de pura gula. Al menos esta semana santa ha podido despedirse de la playa de gijón, que tanto le gusta.

image
Te hemos querido mucho. Y tú nos has querido mucho. Y dejas un buen puñado de gente que te llora. Y has vivido muchos días muy felices. Imagino que muchos perros se cambiarían contigo pese a este final tan abrupto.

Su muerte pasó por el periódico. Por aquel entonces, cuando aún no había una web de 20minutos, escribía una pequeña seccioncita de consejos para una tenencia responsable y Mina, Flash y Maya la protagonizaron con frecuencia. Aquel día el consejo eran en realidad una esquela, aunque pocos se dieron cuenta.
image

La lloramos mucho. Se fue demasiado pronto, aunque en realidad nunca se fue del todo.

Hoy, la lluvia de Madrid también la recuerda.

 

13 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser antonio

    Pues que es maravilloso saver que si hai gente tan sensible y tan humana hata con los animales.

    20 Abril 2016 | 8:46

  2. Dice ser hft

    un abrazo, yo pasé por lo mismo con Rita de 11 años muy parecida a la tuya

    20 Abril 2016 | 9:03

  3. Dice ser Mikel

    Aún sigo teniendo el alma desgarrada. El 23 de Junio hará 2 años que nos dejó el Señor Frodo Bolson. Mi frodito….

    Cada mañana le recuerdo, cada mañana le lloro, ahora lo hago al escribir estas palabras.

    Ni 12, ni 20, ni 50, ni tan siquiera toda una inmortalidad haría olvidar ni un sólo detalle de mi frodito, el Señor Frodo Bolson.

    Tan sólo 10 meses le pudieron alargar su vida con la quimio. Pero traté de disfrutar hasta el último segundo de él.

    Un abrazo para todos los que se han dejado a su amigo o amiga por el camino de la vida, aunque haya momentos en los que me siento estafado por estas reglas del juego, del juego de la vida

    Mikel

    20 Abril 2016 | 9:46

  4. Dice ser melisandra

    Melisa qué guapa eres.
    Perdí a mi perrita preciosa hace 4 meses y sigo desolado. LLamé al veterinario después de 3 día sen los que veía que se me iba poco a poco. Cuando dejo de comer me entró una pena indescriptible.
    Llegó el médico, la baje del sofá, lkapuse delante de la chimenea, su sitio y le preparó la dosis. Primero un poquito para que se fuera durmiendo y de repente se fue. No me pongo a llorar por que ya casi no me quedan lágrimas. Acto seguido llamé al del tanatorio de perros y vino a casa. La cogí y la metí en la bolsa y se pasó en el congelador hasta la mañana siguiente que llegué al tanatorio. Dura y fría la perra y la mañana. La cogí la besé y la puse en el horno.
    La urna está encima de la chimenea hasta que me de la gana y la suelte por el campo donde ella jugaba.
    Abrazos a todos.

    20 Abril 2016 | 9:57

  5. Dice ser Victoria

    Hace ya 16 años que pasé por lo mismo con mi gordito, mi precioso y dulce doberman…. Aún me visita en algún sueño

    20 Abril 2016 | 10:43

  6. Dice ser Santiago

    Como te comprendo Melissa

    Yo tampoco he podido olvidar a todos los que han pasado por mi vida, desde “Txampa”, el pequeño scotch terrier que me mordió en la cuna previo mordisco mio en su oreja, pobre !! hasta “Ospa”, mi última perrita cruce de Foxi, quizás la perra mas feliz del mundo. No paró de mover el rabo hasta el mismo día de su muerte. Ahora, a mis 61 años convivo con “Luz” una mezcla de Gos d’atura recogida y me doy cuenta de que mi vida no hubiera tenido sentido sin ellos y doy gracias a quien sea por que siempre han estado allí, dando amor a diestro y siniestro sin pedir nada más que un poco de cariño y calor humano.

    20 Abril 2016 | 11:11

  7. Dice ser anaset

    Siento lo mismo por mi querido Trufa…en junio hara 6 años que se fue,,parte de mi vida,,,todavia me caen las lagrimas..cuando lo recuerdo…tenia 16 años…..y tengo varias fotografias.por casa..(hasta una en mi mesita de noche) mi yorki sigue viviendo en mi..porquelo añoro mucho…..lo que mas deseo es cuando me llegue mi hora poder encontrarme con el

    20 Abril 2016 | 11:23

  8. Dice ser Laura

    Entiendo tu dolor, Melisa.

    Hace casi dos años que perdí a mi primera perrita, que no llegó a cumplir los 17 años porque los achaques de la edad estaban destrozando su calidad de vida y tuvimos que tomar una de las decisiones más duras que existen. Todavía se me llenan los ojos de lágrimas cuando hablo de ella.

    Un beso para ti y para todos los que han perdido un amigo.

    20 Abril 2016 | 11:31

  9. Dice ser Victoria

    !Y que toda la vida nos acompañen en el recuerdo y en nuestro corazón! Yo ya he dicho hasta luego a muchos amores, queda mucho para que la gente se comporte como mínimo con el civismo de los animales y no me puedo quedar indiferente viendo todos los perros que abandonan por carreteras y campos, algunos malheridos, viejitos, en los huesos, así que a día de hoy tengo 10 en casa, con la esperanza de ir encontrando un buen hogar al menos para algunos, en vano. Así llevo muchos años, y aunque mi Lunita, Lani, Coco, Chili, Rosita, Mami Tona, Mondita, Pacote, Lucky, Manchi, Manuel, Dina, kika, Paquita, Canelita en Rama, no están ya entre nosotros, los llevo en mi corazón.

    20 Abril 2016 | 11:53

  10. Dice ser manolo

    Eso de que “el tiempo todo lo cura” solo es válido con los que no tienes lazos afectivos fuertes.
    A los seres que has querido de verdad y te han querido de verdad, su ausencia no la cura el tiempo. ;pueden ser perros ,gatos ,una ninfa pajarito ,o tu padre. Si de verdad se los ha querido su ausencia duele incluso más con el tiempo.

    20 Abril 2016 | 12:08

  11. Dice ser Javier Ruiz

    Precioso, Melisa. 🙂 Jamás se les olvida, porque siempre siguen formando parte de ti. Hay que disfrutar y dejarse llevar mientras están aquí: mientras estamos aquí. 😉

    20 Abril 2016 | 13:55

  12. Dice ser Maralvarez

    Es inevitable echarles de menos de por vida, su ausencia siempre duele. Cuando se van una parte nuestra se va con ellos, pero su esencia permanece con nosotros.

    20 Abril 2016 | 22:17

  13. Dice ser Hanky-panky

    Cuando se me murió el Chise, me pasé un mes muy triste, estaba trabajando y se me caían las lágrimas de repente. Lo enterré en pleno bosque como quien dice, a los pies de un gigantesco nogal. Lo echaba de menos…era un mestizo de belga y alemán que encontré vagando por el barrio. Le llamé, se acercó a mí y comprobé que estaba muy flaco, en lo huesos y que se había acercado porque sabía que era su última oportunidad de sobrevivir. Los vecinos estaban a punto de llamar a la perrera porque solía haber niños jugando y tenían miedo de que les mordiese, así que le hice un gesto de que viniera conmigo …¡no se lo pensó dos veces! Los años que vivó conmigo tuvo lo que muy pocos perros privilegiados pueden tener: libertad. No me hizo falta atarlo, ya no se separó de mí. Fue suya la playa, fue suyo el monte, el camino, el parque con todos los niños que se acercaban a jugar con él, el río, cada sitio donde vivimos. Corrió como,los lobos, viajó, jugó con todos los perros, se echó en la hierba todas las veces que quiso…Pasaron unos meses y decidí darle una oportunidad a otro perro que se le parecía mucho y que daban en adopción pero han pasado los años y todavía hoy a pesar de todo le echo de menos. Nunca es lo mismo… pero siempre merece la pena dar una oportunidad, si se puede, a otro perro.

    23 Noviembre 2016 | 10:10

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.