BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Federico Baudin: “Es fundamental cuando quieres un cachorro ver cómo el criador tiene a sus perros”

Federico Baudin, es criador desde 1988. Se trata de la persona que está detrás de los bullmastiffs de Castro Castalia, perros imponentes que hacen que mucha gente se cambie de acera. Prejuicios equivocados por el aspecto de unos perros que son dulces, tranquilos y cariñosos, varios de los cuales están preparados para trabajar como perros de terapia con personas con discapacidad. Probablemente Federico Baudin sea juzgado también equivocadamente por ser criador, pese a que este amante de los animales ha rescatado, reeducado y encontrado familia a más de 150 molosos en los últimos años.

Este año está nominada a seis premios Goya la película Truman, en la que Ricardo Darín tiene una enfermedad terminal y se dedica con ahínco a encontrar un buen hogar a su perro Truman, un perro que no lo tiene fácil por su aspecto y tamaño. No sé cuántos Goya se llevará el próximo fin de semana, pero por su especial sensibilidad y por cómo muestra el amor entre una persona y su perro, ya se llevó el mes pasado el premio Bienestar Animal del Colegio de Veterinarios de Madrid.

El perro que interpreta a Truman no era un perro actor, era un perro de terapia, lo que trajo alguna anécdota en el rodaje: “Al principio de la película, acostumbrados a trabajar con perros actores, llenaron todos los sets con carteles que ponía “prohibido interactuar con el perro para no distraerlo”. Eso les duró dos días. Luego dijeron, menuda estupidez de cartel, al perro le toca un pie que la gente le haga mimos”, cuenta Federico.

Pero no os voy a hablar de la película o de los perros de la labor de sus perros con niños con autismo, para eso tenéis este reportaje.  Con Federico Baudin también estuve hablando de la Ley de perros potencialmente peligrosos y de su labor rescatando molosos. Os dejo con la entrevista, que también podéis ver algo abreviada en vídeo:

Federico Baudin junto a uno de sus perros. (JORGE PARÍS)

Federico Baudin junto a uno de sus perros. (JORGE PARÍS)

P- ¿Qué opinas de la ley de perros potencialmente peligrosos?

Es uno de los grandes despropósitos hechos a base de noticias de prensa. En un momento dado, por desgracia, hubo una serie de fallecimientos y mordeduras por parte de unas razas determinadas. Los políticos, para intentar aplacar la demanda social, hicieron una ley que era un despropósito, llegaban a hablar de esterilizar y matar una serie de razas. La suerte es que Cristina, mi mujer, que en aquel momento formaba parte del consejo de bienestar animal de la comunidad de Madrid, logró convencer a Coalición Canaria y conseguir que la ley acabase reducida al 25% de lo que estaban proponían. Aun así es una ley absurda. No existen razas peligrosas, lo que existen son individuos.

Pero la ley sí que tiene algo bueno y es que exige que no puedas adiestrar a un perro si no tienes un certificado reconocido de adiestrador por una administración que te ha evaluado previamente. Antes cualquier persona adiestraba a un perro para guarda y defensa y claro, si tu adiestras a un perro para que si alguien cruza tu puerta le pegue un mordisco, tarde o temprano vas a tener una desgracia. Por suerte eso va en desuso y la gente tiene alarmas o guardas de seguridad. Además lo de tener un perro de guarda es una tontería porque es facilísimo que dejen de guardar.

No hay perros peligrosos, solo hay perros mal educados y dueños irresponsables, que es la parte peor. Y luego, por desgracia, hay determinado tipo de gente con imagen muy determinada que cogen determinadas razas. Esa conjunción acaba generando que el resto gente tenga rechazo a esas razas.

P- ¿Alguna vez has tenido problemas por el aspecto de tus perros?

Un momento de la entrevista en vídeo, rodeados de perros (JORGE PARÍS)

Un momento de la entrevista en vídeo, rodeados de perros. (JORGE PARÍS)

El problema de mis niños es que tienen una cara de bestias que no hay quien les mire, y además son unos perros enormes. Sí que me pasa que se cruzan de acera, pero en el momento en que los conocen se acaba cualquier tipo de rechazo.

P- ¿Debería regularse mejor cómo se cría en España?

El gran problema de la crianza canina hoy en día es la cantidad de irresponsables que se consideran con derecho a decir “quiero un hijo de mi perro” sin antes haberse preocupado por si transmite enfermedades genéticas, si tiene problemas de agresividad patológica que es hereditaria… Por desgracia en España los perros están considerados como sillas, son parte de nuestra familia y nos dan todo el amor del mundo pero cualquier persona puede hacer con ese perro casi lo que quiera. Hasta hace muy poco tú matabas a tu perro y no tenías ni siguiera una multa. Hoy en día por lo menos hay una multa, pero es la anécdota sobre lo que ocurre continuamente. Sería absolutamente fundamental que la administración regulase la cría y exigiese que cualquier persona que va a criar tuviese unos conocimientos mínimos de genética, de crianza, de atención al parto…

Tener una camada no es solo que la perra para, hay que socializarlos , impregnarlos, educarlos… y eso requiere mucho tiempo. Yo solo tengo una camada al año, dos excepcionalmente, pero cuando lo hago estoy tres meses dedicándome en cuerpo y alma solo a eso. Vale que el último mes tal vez estoy más relajado, pero eso los ganaderos de perros no lo hacen, porque para ellos el perro es únicamente dinero.

P – ¿Cómo puede una familia que quiere un perro de raza encontrar un buen criador?

Una de las cosas fundamentales cuando decides tener un perro en tu vida es enterarte muy bien qué perro quieres. La ventaja de un perro de raza es que vas a tener una idea bastante clara de cómo va a ser su comportamiento, la necesidades de ejercicio… Cuando hablamos de buscar quién es el que está criando a tu cachorro, el que va a compartir tu vida, el que va a estar al lado de tus hijos, tenemos que distinguir dos tipos de personas que se dedican a tener cachorros: uno es un criador y otro es un carnicero. Las puppy mills, las granjas de cachorros son como, por desgracia, una explotación ganadera y lo único que le preocupa al dueño de ese sitio es ganar dinero con ese producto. Importándole un bledo la socialización, enfermedades hereditarias… solo hay que leer los foros y te encuentras continuamente gente diciendo que se ha llevado un cachorro de determinado sitio y a los dos días se le ha muerto, y le han vuelto a mandar otro bebé. Sitios en los que que por supuesto no se encargan de vacunas ni de nada y que entregan a los bebés excesivamente pronto.

Es fundamental cuando quieres un cachorro ver cómo el criador tiene a sus perros. Si los tiene encerrados en a jaulas y no los saca, pues los bebés no van a estar bien socializados. Si además no ves que tenga perros mayores con él o ves que tiene un montón de razas o un montón de perros, sabes que esa persona no es la adecuada para que críe a tu cachorro.

Otra de las cosas que te puede ayudar a distinguir cuando un criador es aceptable es cuando alguien es capaz de entregarte un cachorro sin conocerte. Yo, de cada diez personas que quieren un cachorro mío, nueve son “no”. Busco un determinado perfil: una familia con niños pequeños, una persona mayor… pero para mí es fundamental conocerlos, que vengan a mi casa y charlar con ellos, para que puedan entrar en la lista de espera.

P – ¿Qué opinión te merecen los perros que están en cristaleras?

Es algo que hay que erradicar de raíz lo antes posible. Un perro no puede estar en un cuchitril encerrado. La inmensa mayoría de los que están en esos sitios provienen de los países del este, y la gente tiene que saber que son perros a kilo de carne viva llegada a España. Los meten en una furgoneta y cuando llegan a España abren y los pesan. A esa gente de esos sitios de vitrina, que no digo que sean todos, pero sí muchísimos, les sale más barato que un bebé se muera que tratarlo con un veterinario. Las vacunas, microchips… casi todo suele ser falso. Un criador medianamente aceptable jamás va a poner a su perro a que sufra el estrés de estar encerrado detrás de una cristalera. Y menos con dos meses.

P – ¿Cómo empezaste a rescatar molosos?

El cruce de presa canario en primer termino estaba esperando sacrificio en una perrera por agresivo, ahora tiene un buen hogar. (JORGE PARÍS)

El cruce de presa canario en primer término estaba esperando sacrificio en una perrera por agresivo, ahora tiene un buen hogar. (JORGE PARÍS)

Hace diez años. Una familia me llamó porque no podían encargarse del bullmastiff del abuelo, que había muerto, de una manera óptima. Ni siquiera era un bullmastiff criado por mí, pero sabían que tenía lista de espera y me preguntaron si podía encontrar un hogar para ese perro. Lo que hago es, sobre todo aquellos que están en riesgo de sacrificio en alguna perrera, me los traigo a casa, los reeduco y les busco familias que disfruten de ellos.

Por desgracia al ser tan grandes es más difícil que encuentren una familia. En estos diez años hemos debido gestionar las adopciones de unos 150 o 160 perros. Hubo un momento en el que dejé de llevar la cuenta, pero son unos 10 o 12 al año. Hay años que por desgracia han sido peores, como estos últimos, y he tenido un poco más de trabajo. Todos han acabado con familias increíbles. Solo hubo un caso de una cachorrita cruce de pitbull hace ocho meses, que era una delicia y tardé tres familias en encontrarle casa. Normalmente es a la primera.

P – ¿Cómo es el proceso de reeducación?

Generalmente les educan mis perros más que les educo yo. Lo que yo hago es marcar límites de lo que pueden hacer o lo que no pueden hacer, pero la educación fundamental se la da la manada. La gran ventaja que tiene tener un grupo de perros que convive juntos es que cuando uno se porta mal, ellos lo corrigen. Hay casos en los que hay que tener más cuidado, como cuando vienen perros agresivos, que generalmente es por culpa del entorno o de un mal dueño pero que no son realmente agresivos. Yo tengo muchos mordiscos;  si te paras a pensarlo, si uno de estos perros quiere morderte acaba haciéndote muchísimo daño. Normalmente son mordiscos de marcaje para avisarte y decirte déjame en paz. Con ellos es una cuestión de paciencia, de calma y estar un mínimo de tres meses hasta que están perfectamente socializados.

P – ¿Y que hace ese galgo entre el resto de perros?

El galgo estaba encerrado en una jaula, eran cuatro galgos y les daban de comer una vez cuando ni se sabe, estaban llenos de sarna. Junto con una amiga nos los llevamos. Los tuve dos meses encerrados sacándolos cuando los demás perros no estaban, porque la sarna que tenían era muy contagiosa. Estaban totalmente aterrorizados, me costó muchísimo recuperarlos. Cuando veían a un hombre se hacían pis, se hacían caca, temblaba… probablemente porque les pegaban palizas. Ya le ves ahora, corriendo por aquí.

 

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.