BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

No, los gatos no son egoístas ni traicioneros, simplemente no son animales jerárquicos

No, los gatos no son egoístas, traicioneros o interesados, tres adjetivos que he oído con frecuencia referidos a ellos. La sobreabundancia de vídeos online protagonizados por gatitos monos no ha logrado evitar esa mala prensa que aun los acompaña injustamente.

Los gatos no son como perros. Tampoco como nosotros. Simplemente hay que entender el tipo de animal que es el gato y no esperar que al olmo le crezcan peras.

Ellos no son como los perros, no son jerárquicos, no entienden que haya alguien por encima de ellos al que haya que obedecer ni lo entenderán jamás y por tanto su relación con nosotros vendrá marcada por esa manera tan felina de ver el mundo. Si aceptamos y entendemos eso, podremos tener una relación enriquecedora y diferente con cada gato. Que esa es otra, si cada perro tiene su carácter y personalidad, siempre he defendido que con los gatos esas diferencias están aún más marcadas en cada individuo.

Además, son animales muy territoriales, con frecuencia apegados a sus rutinas y poco amigos de los cambios. Aunque aquí también las individualidades mandan.

Los gatos no son interesados, egoístas o traicioneros. Los gatos nos miran desde una misma altura y nos ven como somos. Por eso para mí es un regalo tan preciado que un gato te entregue su absoluta confianza.

Que no entiendan de escalafones, sumisión u obediencia a un líder es también lo que hace tan difícil adiestrar a estos animales, por mucho que en numerosas pruebas hayan demostrado tener incluso más inteligencia que los perros.

Y muchos de estos fascinantes animales se hacinan en perreras y protectoras, sufriendo el encierro aún más que los perros, buscando una segunda oportunidad.

image

A Misi, Homer y Retornado los rescataron en junio con apenas unos días de vida en una acequia bajo intensas lluvias.

Han logrado salir adelante y convertirse en tres preciosos cachorros, juguetones y divertido si que necesitan con urgencia casa de acogida temporal o adopción definitiva. Mejor lo segundo, claro,

Contacto: julia.refugiodelviento@gmail.com

image

image

27 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser DSA

    He tenido perros y gatos, me quedo con los gatos sin duda, son sin mantenimiento, no hay que sacarlos a la calle, se gasta poco en veterinarios, y no comen mucho ademas de ser unos cachondos, juegan con cualquier cosa todo les vale, y te dan el cariño a su manera, simplemente son eso….distintos.

    22 Septiembre 2015 | 11:00

  2. Dice ser danli

    Buenos días Melisa. Por cierto, botánicos nombre y apellido.

    No suelo leer tus artículos, pero en este caso he hecho una excepción para señalarte que decir que los gatos no son egoístas ni interesados y a continuación afirmar que no entienden de sumisión u obediencia es completamente absurdo, dado que cualquier cosa viva (incluso algunas que técnicamente podamos dudar que son cosas vivas, como un gen o ciertas proteínas) lleva implícita en el solo hecho de estar viva la pulsión hacia asegurar su propia supervivencia y reproducción por encima de cualquier otra consideración, algo que sin duda podemos llamar tranquilamente egoísmo o interés. No sé si tu encontrarás otra palabra más exacta para definirlo, yo creo que esta es perfectamente útil.

    Los animales gregarios, y por tanto jerárquicos, como los perros o los humanos, utilizamos diversas herramientas para mejorar nuestras posibilidades de supervivencia y entre ellas están la sumisión u obediencia, que en cierto modo anulan o al menos ocultan el egoísmo connatural a la vida; de ahí que al afirmar que una especie que no utiliza esos recursos de anulación del egoísmo ya no puede ser considerada egoísta, estamos entregándonos a un silogismo completamente falso, absurdo o infundado…algo así como afirmar que puesto que los patos no tienen dos picos sino uno, necesariamente tienen que tener ocho.

    Nada más que esa observación, gracias. Aunque ya que he opinado en este blog…no puedo dejar pasar la ocasión de señalar que preferiría que este periódico dedicase este recurso a temas más acuciantes que la defensa de los derechos de los animales. Que también…pero cuando hayamos resuelto los atropellos que se cometen continuamente con el ser humano. ¿Egoísmo de especie? probablemente…

    22 Septiembre 2015 | 11:08

  3. Dice ser Cristina

    Supongo que a la gente le pasa con los gatos lo que con las personas: mucho más sencillo tener a alguien obediente, incondicional y sumiso, a alguien con carácter propio y desinteresado. Yo prefiero un gato mil veces: cuando te muestra su aprecio sencillamente te derrites porque lo hace porque le da la gana, no porque espere algo a cambio.

    22 Septiembre 2015 | 11:27

  4. Dice ser marian

    Preciosos cachorros, ójala encuentren hogar pronto.
    Yo tuve un pequines hace como 30 años y era lo más parecido a un gato, de perro solo tenía los andares, es más, le gustaba más el pescado que la carne y su forma de actuar y comportarse era más de gato que de perro.

    22 Septiembre 2015 | 11:40

  5. Dice ser los prefiero a los perros

    He convivido con muchos gatos en mi vida. Y no digo “he tenido gatos” porque los gatos no se dejan tener.
    Y eso es lo mejor de ellos. Nunca me sentí dueño de ninguno, porque no va con ellos eso de “ser de”.
    Dan lo mejor, son excelentes amigos, compis geniales, y su independencia los hace aún mejores. Son libres.
    Y que sean asi en el fondo y gusten de la compañía de quien viva con ellos pues no hace otra cosa que hablar bien de quien sea su “dueño”.

    22 Septiembre 2015 | 11:54

  6. Dice ser Montse

    ¿Sufriendo en las perreras incluso más que los perros? ¿Hay pruebas que demuestran que son más inteligentes que los perros? ¿Sabe usted siquiera en qué consiste la inteligencia? A mi me parece que no.

    Por favor, lea e infórmese un poco antes de escribir semejantes sandeces.

    22 Septiembre 2015 | 12:15

  7. Dice ser Gema

    Tengo perros y gatos. Nunca diría que los gatos son traicioneros ni egoistas son como son, si quieren algo lo piden ya sea un objeto, comida mimos. Son únicos, curiosos, cariñosos, juguetones pero también son dueños de su espacio y sobre todo les encanta compartir el tuyo y sí, increiblemente listos.
    Los perros se rigen más por la manada y la jerarquía se nota tanto en la relación con las personas como con otros perros sin embargo mis gatos no, todos son iguales, incluso los perros.

    22 Septiembre 2015 | 12:24

  8. Dice ser MiMiga

    Melisa, no se pueden ‘adiestrar’ a los gatos… pero sí se les puede enseñar cosas – siempre con refuerzo positivo, porque los gatos tampoco entienden de castigos. Hay muchos a los que les encanta que les enseñemos pequeños trucos, siempre atendiendo a sus preferencias y habilidades especiales.
    Saludos felinos!

    22 Septiembre 2015 | 12:38

  9. Dice ser sergio

    Mis gatos tienen una clara jerarquía en casa de quien come antes y quien después.
    Cuando el gato dominante viene a por caricias el otro gato agacha la cabeza y se retira dos pasos.

    Si eso no es sumisión a mi que alguien me lo explique.

    22 Septiembre 2015 | 12:45

  10. Dice ser Justo

    A veces se pueden obsevar en los gatos muchos de loscomportamientos atribuídos a los portadores del síndrome de Asperger. Son fanáticos de la rutina diaria. Pueden soportar un determinado cupo de actividades sociales, ya sea con sus congéneres o con quienes les abren las latas; pero lo que más aprecian es poder retirarse a su rincón, y desde allí observar la vida y filosofar un poco sobre la misma.

    22 Septiembre 2015 | 13:26

  11. Dice ser Danli

    Completamente de acuerdo con el comentario de Sergio. Ya me dí cuenta de esa incorrección en el artículo, bastante sangrante en alguien que dice ser etóloga aficionada…pero preferí centrarme en el tema del egoísmo, que también estaba erróneamente enfocado.

    Sinceramente, creo que habría que pensar un poco más las cosas antes de lanzarse a escribir. Y dos blogs en el mismo medio, además…¬¬

    22 Septiembre 2015 | 13:29

  12. Dice ser pED

    No los gatos no son egoistas, en vida salvaje, matan o hacen abandonar a las crias para que la gata tenga el celo. Todos los animales somos egosistas, de hay lo de la ley del mas fuerte.

    No los gatos no llevan una vida gerarquica solo hay que verlos en vida salbaje. Hasta en csa como dicen para arriba tienen orden para comer.

    22 Septiembre 2015 | 14:15

  13. Dice ser la verdad

    Dani para decir eso mejor no opinar, ademas de no tener ni puñetera idea del tema, encima criticas una simple hoja hacia los animales, cuando ningún otro medio lo tiene? venga cierra la puerta al salir.
    en cuanto al articulo es correcto, cada párrafo que indica, quizás los que no sabes como son o que es tener gatos, sois vosotros.
    los que realmente tenéis gatos, por vuestras palabras esta claro que en algo debeis fallar y vuestros gatos os lo indican y no sabeis verlo.

    22 Septiembre 2015 | 14:26

  14. Dice ser enrique

    >Eres la puta jefa, claro que si.

    Es verdad que yo siempre he pensado que son unos bordes e interesados,, pero en verdad llevas razón

    22 Septiembre 2015 | 14:45

  15. Dice ser fox terrier

    Los gatos son gatos ,cada especie animal tiene sus caracteristicas fisicas pero tambien su forma de ver las cosas y expresarse ,que algunas personas les vean egoistas y traicioneros es porque no tienen ni idea de ver una especie como lo que son e intentar ver su forma de actuar como si fueran humanos ,y no lo son ,son gatos.

    Gatos que como los perros y otras muchas especies en España tienen que sufrir ,el maltrato y muerte por mucha gentuza ,sufren verdaderas salvajadas y todavia no hay leyes que protejan a los animales del maltrato y muerte con multas fortisimas y carcel .
    En los paises serios y cultos se respeta y mucho a los animales y su maltrato se castiga .

    Son muchos los gatos que tambien estan esperando su segunda oportunidad ,si te gustan dasela ,estan esperando y son preciosos.
    Reconozco que doy mucha importancia a la libertad y no me gustan ni las aves sean cuales sean encerrados en una jaula ,y tampoco tener entre cuatro paredes a un gato ,me gustan en libertad,comprendo que son felices en su territorio y con quien quieren .

    22 Septiembre 2015 | 15:16

  16. Dice ser Manuel

    Para 3
    Exactamente igual que los perros y te lo digo porque he tenido tengo y tendré perros y gatos, viviendo juntos, separados y mediopensionistas.
    Después de comer o jugar un perro viene a darte lametones porque le da la gana o porque te ve triste o simplemente te acompaña dónde estés, en lugar de estar en su sitio de costumbre. En cambio un gato si quiere algo es muy insistente y te reclama atención. Puede estar horas mirando las musarañas y a lo suyo, pero , aparecerá a comer siempre
    El gato sabe igual que el perro, que su alfa le está alimentando y se lo agradece con gatunadas o muestras de cariño.Tienen mala prensa por desconocimiento y leyendas de brujas, pero todo bicho que tiene alguien que lo cuida bien, le mostrará su afecto de una manera u otra.
    Perros y gatos no son comparables. Es como mezclar nueces y castañas.

    22 Septiembre 2015 | 16:22

  17. Dice ser Babu

    danli,
    creo que te confundes profundamente en tu razonamiento. Los animales gregarios no son por obligación jerárquicos. En realidad se ha demostrado con creces que los gatos, son la definición perfecta de gregario, ya que incluso les traen comida y hacen compañía a aquellos compañeros (sean humanos u otros animales, incluso perros) que estén enfermos. No les gusta vivir solos, pero adoran que se respete su espacio personal, tal y como nos pasa a los seres humanos.

    22 Septiembre 2015 | 16:39

  18. Dice ser Postpucio

    Yo encuentro a los gatos como animales estúpidos y sucios. Para uno que te sale cariñoso, hay 1000 que te miran por encima del hombro y que solamente se te acercan si les das de comer. No se por qué se le llama animal de compañía.

    22 Septiembre 2015 | 17:01

  19. Dice ser Nacho

    > Buenos días Melisa. Por cierto, botánicos nombre y apellido.
    > No suelo leer tus artículos, pero en este caso he hecho una excepción para señalarte
    > que decir que los gatos no son egoístas ni interesados y a continuación afirmar que
    > no entienden de sumisión u obediencia es completamente absurdo, dado que cualquier cosa
    > viva (incluso algunas que técnicamente podamos dudar que son cosas vivas, como un gen o
    > ciertas proteínas) lleva implícita en el solo hecho de estar viva la pulsión hacia asegurar
    > su propia supervivencia y reproducción por encima de cualquier otra consideración, algo
    > que sin duda podemos llamar tranquilamente egoísmo o interés. No sé si tu encontrarás
    > otra palabra más exacta para definirlo, yo creo que esta es perfectamente útil.

    Un comentario extraordinario, por su obviedad reduccionista. Cualquiera que sepa un poco de evolución, etología y teoría de juegos sabe que en última instancia todo comportamiento (incluidos y especialmente los comportamientos sociales; en su arbitraria exclusión es donde te equivocas) están en última instancia originados en el propio interés. Lo que sentimos como amor no es otra cosa que una pulsión interesada por beneficiar a los demás, ya sea porque comparten más o menos de nuestros genes o porque podemos salir beneficiados a posteriori de cualquier otra forma. La diferencia crucial que como seres humanos nos hace considerar los comportamientos como egoístas o altruístas, en un sentido menos reduccionista (y por tanto más relevante) es si esta evaluación de ayuda frente a beneficio se da conscientemente (“ayudo a mi jefe para que me suba el sueldo”) o inconscientemente (“cuido de mi hijo porque le quiero”).

    En el caso de los gatos, cualquiera que haya tenido uno más o menos cariñoso (que los hay de todo tipo, como las personas) sabe distinguir cuando están haciendo méritos para que se les de una lata de comida húmeda, de cuando se acurrucan a nuestro lado buscando nuestra compañía y nuestros mimos. Es perfectamente posible cuestionarse que incluso ésto último sea una elaborada pantomima para ganarse nuestro afecto a largo plazo y por tanto seguridad/comida, pero esto implica otorgar una capacidad de manipulación y planificación a largo plazo a los gatos de la que, simplemente, no disponen (y por otro lado, de nuevo, tal duda reduccionista es legítimamente aplicable a cualquier acto altruísta, incluyendo los humanos).

    En cuanto al manidísimo argumento de “dedicad más tiempo a los atropellos contra los seres humanos”, no es más que otro cansino ejemplo de la falacia de privación relativa:
    https://en.wikipedia.org/wiki/Fallacy_of_relative_privation
    Estaría bien que los detractores de los derechos de los animales renováseis vuestro elenco de argumentos, o más bien “argumento”, especialmente cuando es una falacia de libro. O, en su defecto y quizá más productivo, que dedicaseis más tiempo a luchar por las causas que tanto defendéis verbalmente, y menos a criticar las de los demás, aunque ésto requiera un esfuerzo mayor que pulsar teclas y hacer clics.

    (Puntualizo que formo parte de una asociación que en los últimos tres años ha rescatado y encontrado adoptantes a más de doscientos gatos en condiciones de peligro).

    22 Septiembre 2015 | 18:06

  20. Dice ser CatLover

    Hola, me gustó el artículo. Me gustan tanto los perros como los gatos. Para tener en casa prefiero los gatos. Respecto a ciertos comentarios un poco borde que leí anteriormente, aunque discrepo con el tono y la forma petulante de los mismos, es MI OPINIÓN basada en cosas que he he ido viendo y aprendiendo, que todos tienen un poco de razón: El gato NO ES UN ANIMAL JERÁRQUICO. Fue solo TRAS SU DOMESTICACIÓN que el gato animal SOLITARIO por naturaleza, se vio forzado a aprender a vivir en grupos. Todos los seres vivos compiten por alimento, pareja, y necesariamente unos se sobreponen y otros son dominados. CLARO que los gatos tienen que reaccionar de alguna forma a estas nuevas condiciones. En este “nuevo entorno” donde el gato vive con otros gatos han comenzado a parecer nuevos rasgos (para ellos) ya bien establecidos en otro tipo de animales acostumbrados a la convivencia grupal.

    22 Septiembre 2015 | 19:51

  21. Dice ser Alba de Valle

    No son ni traicioneros ni egoistas ni nada malo. Por una sencilla razón: No son personas. Por lo tanto, carecen de sentimientos bajos. Lo poquito que se les ofrece, enseguida les luce. A muchas personas, por mucho que les ofrezcas siguen siendo un pozo sin fondo. Así que, astuto, egoista y traicionero por excelencia, por casta, EL SER HUMANO

    22 Septiembre 2015 | 19:55

  22. Dice ser Alba de Valle

    LOS ATROPELLOS DEL SER HUMANO ESTAN PROVOCADOS POR ERRORES PRÓPIOS O DE OTRAS PERSONAS. LA SITUACIONES DELICADAS DE LOS ANIMALES, TAMBIEN SON CAUSADAS POR MUCHAS PERSONAS.

    CADA UNO DEDICAMOS NUESTRO ESFUERZO Y RECURSOS CON QUIEN NOS SALE DEL CORAZÓN. Y ENCIMA NO TENGO QUE SOPORTAR EL ODIO DE UNA PERSONA QUE NO ME PERDONA HABERLA TENIDO QUE AYUDAR PORQUE EN UN MOMENTO DADO ME CONTÓ SU VIDA Y SU SITUACIÓN.

    22 Septiembre 2015 | 20:10

  23. Dice ser Maria

    Los que conocemos tanto a perros como gatos, en muchas cosas compartimos la opinión del artículo, yo tuve una perrita y después conocí por casualidad a los gatos y me enamoré de ellos, simplemente son distintos, y si que tienen más personalidad, son más independientes por regla general, cuando te dan su confianza y su cariño, eso es un lujo que debes valorar como un tesoro. Ellos son los únicos animales que están con el hombre desde hace siglos simplemente porque les convenia a ambos, nunca domesticarás a un gato, un gato se quedará contigo si quiere y lo cree conveniente, si no…simplemente se irá y punto. Respecto a lo que dice Montse cuando pregunta si los gatos sufren más que los perros en las perreras, o zoosanitarios…o como quieran llamarlos POR DESGRACIA Y SALVO HONROSAS EXCEPCIONES ES ASI, un gato por desgracia tiene mala fama por lo que acabamos de leer su independencia , la falta de conocimiento, hay muchos más amantes de los perros que de los gatos, sé por experiencia de quien tiene miedo y odia a los gatos y es precisamente quien gestiona un lugar asi y son ellos los que menos cuidados reciben, estan hacinados y los que menos promocionan para su adopción quieras tú verlo o no, asi que por favor informate que tampoco tienes la verdad absoluta.

    22 Septiembre 2015 | 20:39

  24. Dice ser Grettel

    Hola.
    Tengo 57 años y en casa sólo hubo un canario que cuidaba mi padre y al que, como a todos los animales, yo tenía miedo. Con gatos y perros era pánico. En Diciembre del 99 me regalaron a Coca; ella era una cachorrita de un mes, cruce de persa, bonita, buena y tranquila. No pude resistirme. A los dos meses adopté a Tara, una cachorra maltratada, cruce de mastín con pastor y así empezé mi andadura con estos bellos amigos y, por supuesto mi terror no sólo desapareció sino que ahora los adoro.

    A ellos les siguieron Trasto (hijo de Coca ) , Babel un okupa callejero y viejito que terminó por quedarse en casa, Pirata que sólo acudía a comer y que aunque entraba en casa prefería irse a dormir con los suyos …

    También sufrí la pérdida de todos ellos y el dolor que causa su partida. Pero ya me habían enseñado lo maravilloso que es compartir espacio y vida con ellos y, dos meses después de la partida de Coca, en la calle se oía un maullidito y allí agazapado en mi portal estaba aquel vaquita de cinco semanas al que conseguí “atrapar” con un poco de esfuerzo. Figui, aunque en su cartilla aparece como Fígaro, ya tienen cuatro años y es un gato bueno y cariñoso pero independiente. Un gatito que result ser inmuno pero para mí no ha sido inconveniente.

    Hace dos años empecé a pensar en “darle un compañero/a” de vida y juegos pero no era el mejor momento. Cuando las cosas se solucionaron ( hace tan sólo un año ) seguí con la idea, aunque el miedo a que no se llevasen bien me paralizaba un poco; había un montón pero nunca terminaba de decidirme hasta que a primeros de julio de este año ví una princesita tricolor que ya había estado en tres casas. La última, una protectora. No lo pensé, me puse en contacto y el 4 de julio llegaba a casa una tricolor menudita de aproximadamente seis semanas. Sólo el día que llegó la tuve “aislada”; había hecho visita al vete, viaje de hora y media en transportan, casa nueva, nueva mami … había que dejarla tranquilita. Al día siguiente y dada la pena que me daba tenerla así, me salto el protocolo e hice las presentaciones. Sólo hubo grititos por parte de figui pero allí estuve todo el día y todo el tiempo protegiendo a la peque y mimando años mas al futuro hermano mayor. Al día siguiente ya dormían juntos y conmigo.

    Todo ha ido muy bien. Se quieren, juegan, no hay ni nunca hubo gruñidos ni bufidos y la pequeña Grettel es un terremoto de ya cuatro meses cariñosa y zalamera a mas no poder.

    Excepto Tara, el resto han sido felinos y reconozco que me fascinan y que son los bellos desconocidos.

    Sus llegadas a casa han sido por distintos cauces y salvo Coca y Trasto, los otros eran callejeros y diferentes en pelaje: Coca y Trasto rubietes, Babel atigrado, Pirata y figui vaquitas y ahora la pequeña Grettel tricolor. Sólo Coca tenía algo de raza el resto callejeros. Pero todos bellos por fuera y muy bellos por dentro.

    Y ES QUE SÓLO HAY QUE QUERERLOS Y DEJARLOS SER ELLOS MISMOS. Y NO TRATAR DE BUSCAR COMPARACIONES NI CON LOS PERROS NI CON LOS DE SU PROPIA ESPECIE.

    El primero siempre será el primero y a quien debemos la llegada de los demás, pero todos ellos igual de queridos y llorados.

    ESO SÍ, NO TODOS LOS HUMANOS DAN EL PERFIL PARA TENER DE COMPAÑERO A UN FELINO, DEL MISMO MODO QUE NO TODOS LO DAMOS PARA TENER POR AMIGO A UN PERRO.
    EN CUANTO A FIDELIDAD, LA MISMA.

    He contado toda esta historia porque bastó aquella peludita para cambiar no sólo mi percepción sobre la mayoría de los animales y especialmente sobre los gatos sino toda mi vida por completo.

    Espero que este relato sirva de algo.

    22 Septiembre 2015 | 22:54

  25. Dice ser Patricia

    Yo tenía esa misma idea preconcebida de imaginarios así, hasta que una noche, se me acerco un pequeñín en la calle, lo miré, me miró, y pensé, me lo llevo a casa, le damos un buen baño, le quitamos las 500mil pulgas, y le buscamos una casita; se la busqué,duró un día(por la noche de peques juegan mucho), y ya volvió para no irse, vive conmigo y su hermana perruna. De esa idea preconcebida, pasó a decir, que siento amor por él, es agradecido, cariñoso (sobre todo a la hora de dormir), no a bufado nunca, no sabe que es sacar las uñas, y es agradecido. Fue una suerte conocernos pq su forma de jugar y dormir, me encantan! Animo a que los conozcan y le den una oportunidad! merece la pena.

    23 Septiembre 2015 | 3:22

  26. Dice ser bego

    Queria decir a Danli que no dé tantas vueltas para desprestigiar los argumentos de alquien que intenta potenciar las aptitudes de los gatos. Referido a que primero van las personas y después los animales; será para tí. Yo en lo particular, no tengo por qué seguir la obligación de defender antes a una persona que a unos animales. Las personas están constantemente legislando para proteger intereses humanos. Así que, permíteme que alguien promueva los derechos animales.

    23 Septiembre 2015 | 14:14

  27. Dice ser ostrogodo

    Convivir con un animal, porque no tengo nada que hacer con, por, a el, es como decir me caso para foyarme å todo lo que se mueve. Simplemente absurdo.
    P.D. Ya se… hay mucha gente absurda.

    25 Septiembre 2015 | 14:23

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.