BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

La ansiedad por separación, difícil pero posible de manejar

BBnqwtwCEAA7sJkEsta perrita es aún una cachorra, nació en julio y es un cruce de golden retriever. Es de tamaño grande.

Necesita con urgencia un hogar, es una perra cariñosa, dulce y bien educada, que sabe hacer sus necesidades en la calle, pero tiene un problema: ansiedad por separación. Si hay gente en casa es muy tranquila. Si se queda sola sufre mucho. Necesita una familia dispuesta a afrontar este problema, complejo pero con solución si se trabaja mucho.

Está desparasitada y en la comunidad de Madrid, aunque se podría enviar a otras provincias.

Contacto: 675480804 patrix_snaf@hotmail.com adopciones@doghorsecity.org

Y aquí os dejo un post que escribí hace tiempo sobre la ansiedad por separación:

El problema suele ser que el animal desarrolla hiperapego hacia uno o varios de sus amos y sufre cuando se queda solo. Las manifestaciones más típicas de la ansiedad por separación son ladridos, destrozos (muchas veces de las puertas de salida) y evacuaciones indebidas. Se manifiesta muchas veces tras determinados cambios: una mudanza, cuando llega un nuevo miembro a la familia…

Es algo que conozco bien: mi perra, adoptada en Anaa hace cosa de un lustro, tiene ansiedad por separación desde hace un tiempo. Creemos que se desarrolló a causa de un cambio de rutinas.

Los adiestradores, los castigos y los collares antiladridos no sirven para nada. Hay gente que opta por adoptar otro perro para que se hagan compañía, pero muchas veces es contraproducente: el perro puede contagiar su ansiedad al recién llegado.

La verdad es que el problema de la ansiedad por separación es una cosa peliaguda. Se trata probablemente del problema de comportamiento más difícil de solucionar, porque no estás presente para corregirlo. Pero eso no significa que no tenga solución.

La única solución pasa por una terapia para que soporte la separación, que puede estar acompañada de medicación (ansiolíticos), mucho ejercicio (el exceso de energía siempre es malo en los perros) y mucha paciencia.

Esa terapia consiste por un lado en limitar las muestras de afecto hacia el perro, sobre todo en el momento de entrar y salir de casa: lo que hay que hacer es saludarle brevemente e ignorarle hasta que esté tranquilo.

Por otra parte hay que llevar a cabo unas pautas que desdramaticen el momento de la marcha y acostumbren al perro a quedarse solo a intervalos cada vez más largos.

Y si tu perro tiene ansiedad por separación, aunque responda bien y parezca recuperado, siempre vendrá bien que repitas esas pautas regularmente.

Os dejo una explicación de cómo llevar a cabo este tipo de pautas:

El tratamiento principal para casos más severos de ansiedad por separación es un proceso sistemático que acostumbra a su perro a quedarse solo. Usted debe enseñarle a su perro a permanecer calmado durante partidas de “práctica” y ausencias cortas. Recomendamos el siguiente procedimiento:

* Comience a llevar a cabo sus actividades de partida normales (buscar las llaves, ponerse el abrigo), luego, vuelva a sentarse. Repita este paso hasta que su perro no muestre ninguna angustia en reacción a sus actividades.

* Ahora, lleve a cabo sus actividades de partida normales y vaya a la puerta y ábrala, y luego, vuelva a sentarse.

* Ahora, salga por la puerta, dejando la puerta abierta, y regrese.

* Por último, salga por la puerta, cierre la puerta y regrese inmediatamente. Acostumbre a su perro a estar solo poco a poco, con la puerta cerrada entre ustedes, por varios segundos.

* Proceda muy gradualmente de un paso a otro, repitiendo cada paso hasta que su perro no muestre indicios de angustia. El número de repeticiones variará, dependiendo de la severidad del problema. En caso de que, en cualquier momento durante este proceso, sus acciones produzcan una respuesta de ansiedad en su perro, ha procedido demasiado rápidamente. Regrese a un paso anterior en el proceso y practique este paso hasta que el perro no muestre ninguna reacción de

angustia, y luego proceda al próximo paso.

* Una vez que su perro esté tolerando el que usted esté del otro lado de la puerta por varios segundos, comience ausencias de duración corta. Este paso implica darle al perro un indicio verbal (por ejemplo, “Regresaré”), saliendo y luego regresando dentro de un minuto. Su regreso debe ser como si fuera algo común. No le haga caso a su perro o salúdelo tranquila y calmadamente. Si él no muestra indicios de angustia, repita la práctica. Si parece ansioso, espere hasta que se relaje antes de repetir la práctica. Aumente gradualmente el tiempo que usted está

ausente.

* Practique todas las ausencias que sean posibles que duren menos de 10 minutos. Puede hacer muchas partidas dentro de una sesión si su perro se relaja lo suficiente entre partidas. También debe dispersar partidas y ausencias de corta duración de práctica durante todo el día.

* Una vez que su perro pueda aceptar las ausencias a corto plazo (30-90 minutos), normalmente podrá aceptar intervalos más largos solo y usted no tendrá que repetir ese proceso cada vez que piense ausentarse por más tiempo. La parte difícil es al principio, pero el trabajo se vuelve más

fácil a medida que usted avanza. No obstante, debe proceder lentamente al principio. La cantidad de tiempo que tome acondicionar a su perro a estar solo depende de la severidad de su problema.

Cómo enseñar siéntate-quédate y abajo-quédate

Otra técnica para reducir la ansiedad por separación de su perro es practicar las actividades de entrenamiento comunes “siéntate-quédate” o “abajo-quédate”, utilizando el refuerzo positivo. Su objetivo es que su perro lo pierda de vista brevemente mientras queda en la posición “quédate” y, por lo tanto, enseñarle a su perro que puede permanecer calmada y felizmente en un lugar mientras usted va a otro. Para hacer esto, usted aumenta gradualmente la distancia que se aparta de su perro. Al avanzar, puede hacer esto durante el transcurso de sus actividades cotidianas normales. Por ejemplo, si está viendo televisión con su perro a su lado y se levanta para buscar un bocado, dígale que se quede y salga usted de la habitación. Cuando regrese, dele una golosina o elógielo tranquilamente. No castigue nunca a su perro durante estas sesiones de entrenamiento.

8 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Tambien los animales tienen sentimientos pero no nos damos cuenta y a muchos los matamos y nos los comemos. La raza humana es la más dañina para la convivencia mundial

    Clica sobre mi nombre

    12 Febrero 2013 | 13:35

  2. Dice ser Christian

    Desde luego, está bien que reconozcas que eres etóloga aficionada porque el artículo no puede ser más desacertado y desfasado. Antes de decir que un adiestrador “no sirve de nada” deberías informarte y ponerte un poco al día. Entre otras varias pautas que llevar a cabo en la terapia, un adiestramiento básico no aversivo, es decir, en positivo, es en muchos casos parte de la terapia para solucionar la ansiedad por separación (el trabajo mental cansa mucho más a un perro que el ejercicio físico) y establecer o reestructurar un vínculo afectivo sano entre el propietario y su perro.

    En todo caso, es sólo una de las partes a tener en cuenta dentro del conjunto de pautas que se deben adoptar para solucionar el problema, entre las cuales sí están habituar al perro a quedarse solo pero no de forma exponencial. Es decir, un programa de ausencias mal realizado puede empeorar el problema, así como castigos o reprimendas hacia el animal (normalmente a causa de los destrozos o evacuaciones indebidas).

    Por encima de todo, quien ha de cambiar su rutina es el PROPIETARIO. Sin la implicación total del dueño del perro la terapia está abocada al fracaso, porque se trata de una cura lenta cuyas pautas han de mantenerse necesariamente a lo largo de un tiempo más o menos largo según la gravedad del caso.

    La ansiedad por separación tiene distintos grados de severidad, la solución de este problema debe ser siempre PERSONALIZADA. El diagnóstico debe realizarlo un profesional, ya que no siempre que existen destrozos o malos hábitos higiénicos se trata de ansiedad por separación.

    Quien sufra este problema ha de contactar con un buen profesional en corrección de conductas (que además puede saber adiestrar, ¡oooohhhh!). Bajo ningún concepto, seguir consejos inexpertos en los foros, corta y pegas de internet o artículos tan vagos y desinformados como este. Un mal enfoque de un caso de ansiedad por separación de cierta gravedad puede terminar con el abandono del animal en el peor de los casos, por desgaste de la familia propietaria. Me sorprende que se haga difusión de consejos tan a la ligera desde un medio de comunicación masivo por parte de alguien que dice amar a los animales y luchar contra su abandono.

    Antes de soltar vaguedades y despreciar a todo un colectivo de profesionales, por favor examina tus conocimientos e infórmate a través de alguien que de verdad sepa de lo que está hablando.

    12 Febrero 2013 | 16:17

  3. Dice ser Francisco

    Hasta no hace muchos años los “adiestradores” e incluso a los mismos veterinarios se les explicaba el adiestramiento en negativo (castigar por hacer algo mal) De hecho, los ejemplos de programas en la tele salvo alguna notable excepción son siempre de adiestramiento negativo, esto suele ser porque tiene efectos más rápidos en el comportamiento aunque no por ello más efectivos.

    Es cierto que la solución para la ansiedad por separación debe ser un tratamiento especializado para cada caso y cada animal pero esta solución no llega de la mano de un “adiestrador” sino de un veterinario especializado en etología canina que son los únicos realmente preparados para este tipo de problemas.

    Para un caso tan complejo y que provoca la mayor cantidad de abandonos de perros lo mejor es acudir siempre a un etologo que podrá ofrecernos las soluciones y pautas a seguir para nuestro caso en concreto, de nada sirve leer foros, consejos, etc…

    Espero que la perrita tenga suerte y encuentre un hogar que estén dispuestos a dedicar tiempo para ayudar a este animalito.

    12 Febrero 2013 | 17:11

  4. Dice ser Alejandro

    Buenas tardes,

    Solo decir que comparto con Christian que debe ser un profesional el que haga el diagnóstico y plantee el tratamiento para un problema de ansiedad por separación. Debe ser un veterinario el que haga el diagnóstico clínico de éste sínndrome médico que sufren nuestras mascotas y debe ser un veterinario el que plantee el posterior tratamiento.

    Añadir que con 7 meses no se puede concluir que un perro tiene ansiedad por separación ya que con esa edad aún no tiene su personalidad formada y estos comportamientos pueden ser incluso normales, solo ya siendo adulto se considera como una verdadera alteración del comportamiento, siempre analizando cada caso de forma individual.

    Añadir que sin duda un adiestrador puede ayudar a resolver estos problemas, pero siempre como complemento al tratamiento médico y comportamental que debe implementar un veterinario, a ser posible etólogo, ((especialista en comportamiento) y a los cambios de pautas en el entorno familiar.

    El tratamiento comportamental sin apoyo farmacológico tiene pocas posibilidades de éxito, salvo que utilicemos nuevas terapias alternativas como la acupuntura, homeopatía, flores de Bach, medicina ortomolecular, etc..que pueden sustituir en determinados casos el tratamiento farmacológico.

    Concluir que este blog no es para expertos, por lo que me parece que la información ayuda a tener una idea del problema a los propietarios y eso es lo importante, crear una cultura animal que ayude a dar importancia y valor a lo que lo tiene. He de decir de paso que los adiestradores hacen un muy buen trabajo, en la educación de nuestras mascotas.

    12 Febrero 2013 | 18:56

  5. Dice ser Alejandro

    Lo siento, se me olvidó despedirme.

    Saludos!!

    12 Febrero 2013 | 18:58

  6. Dice ser Lola Ruiz

    He tenido durante muchos años una perrita cocker que tenía el síndrome antes explicado, lo solucione con un collar el cual cuando ella lo veía no se estrés aba y la separación era mucho mas llevadera, para las dos partes, fue una solución a mi problema.

    12 Febrero 2013 | 19:25

  7. Dice ser Patricia

    Me gustaría añadir que la perrita ha estado toda su vida en un refugio, y sólo hemos podido comprobar durante semana y media que sufría mucha ansiedad estando sola tantas horas en una casa. No sabemos si es ansiedad por separación u otro tipo de problema, aunque siendo tan cachorra me han comentado que es poco probable que sea ansiedad por separación.

    Gracias.

    14 Febrero 2013 | 17:39

  8. Dice ser Patricia

    En el mismo refugio en el que está esta perrita están buscando financiación para poder poner un techo y que los perros no se mojen cuando llueve. Éste es el grupo de teaming que hemos creado de Microdonaciones, es SÓLO un euro al mes.

    https://www.teaming.net/untechoparalosperrosdedoghorsecity

    ¡Con muy poco de cada uno podemos hacer mucho!

    14 Febrero 2013 | 17:51

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.