BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Entradas etiquetadas como ‘Liga de fútbol’

El objetivo del Barça: ganar la Liga para olvidar el desastre

Así estamos a falta de una jornada de Liga: empatados a puntos Barça y Madrid luchan por el título. Un título que hace poco más de tres meses los azulgranas veían muy lejos por culpa de una primera vuelta bochornosa con cinco empates y dos derrotas.

Pero las temporadas de los equipos grandes son así. Cuando menos te lo esperas caen ante el colista y un recién ascendido de Segunda División o ganan al líder y le adelantan en la clasificación… Un caos incomprensible para la mayoría de los aficionados al fútbol pero que ayuda a dar emoción y morbo a la Liga.

Los jugadores del Barça celebran un gol. (EFE)

Los jugadores del Barça celebran un gol. (EFE)

Tras dejarse 16 puntos por el camino hasta mediados de enero, los de Luis Enrique ahora rozan el título, un premio que haría olvidar las irregularidades que ha mostrado el equipo esta temporada… Que no han sido pocas, tanto en liga como en otras competiciones; y tanto dentro como fuera del campo. Jugadores y directivos imputados, fichajes que no progresan adecuadamente, lesiones, empates y derrotas inesperadas… una situación que los culés supieron remontar en la segunda vuelta. Bueno, más o menos: perdieron dos partidos más y empataron otro y Luis Enrique anunció su dimisión.

Sin embargo, pese a que no haya sido el mejor año, y con la ayuda de algún pinchazo que otro de los rivales, el Barça ha logrado alzarse hasta la cabeza de la clasificación a expensas de lo que hagan los madridistas mañana contra el Celta (partido aplazado) y el sábado ante el Málaga. Si estos pierden en Balaídos o en La Rosaleda, el Barça dependería de sí mismo y si gana en el Camp Nou contra el Eibar se haría con el título de Liga gracias al golaveraje.

De ganarlo, los culés añadirían a sus vitrinas un trofeo conseguido gracias a los goles marcados en el Bernabeu que ayudaría a olvidar el desastroso año de competición, tanto nacional como internacional, y que se podría sumar la Copa del Rey el día 27 de mayo. Un doblete que no merecería desde un punto de vista objetivo pero que sería muy bienvenido.

André Gomes y Paco Alcácer: el despertar más tardío

Siempre son el objetivo de toda las críticas, pero ellos se lo han ganado a pulso. Probablemente uno de los deseos de todos los culés de cara a la próxima temporada es que ni André Gomes, ni Paco Alcácer continúen en el club (cito a estos dos por no citar a toda la segunda plantilla del Barça). Y hay rumores que retumban desde hace tiempo que dicen que se va cumplir.

No ha sido la mejor temporada de ninguno de ellos. Bueno, ni esta ni la anterior, ni la anterior de la anterior… ¿para qué engañarnos? Y ahora ven su futuro más fuera que dentro del Barcelona, pero a nadie le sorprende. Este miércoles, intentaron reivindicarse, callar bocas (entre ellas la mía) y alejar fantasmas, pero no consiguieron hacer que las dudas que sobrevuelan sobre sus cabezas se disipen.

André Gomes, ayer ante Osasuna. EFE

André Gomes, ayer ante Osasuna. EFE

Porque ahora no, ahora no es el momento. El momento era en la primera o la segunda oportunidad que Luis Enrique les dio, no tras decenas de partidos sin hacer nada. Un doblete contra Osasuna (ya en Segunda División) y cuando el partido tuvo complicación cero no vale lo mismo que uno en Champions y a punto de caer eliminado o uno a principios de año y en partidos decisivos. Lo siento, pero no.

Por tanto, el trato a Gomes o Alcácer tras lo de ayer no debería cambiar: marcaron dos goles para redondear una victoria hasta el 6-1.

Lo mismo podría decir de Mascherano, que lleva sin oler balón en el centro de la defensa desde sabe dios cuánto. No me acuerdo, así de pronto, de ningún ‘partidazo’ del argentino esta temporada. Incluso sus compañeros tuvieron que cederle ayer un penalti para no irse del Barça, con más de 300 partidos jugados, sin marcar ni un solo gol. Y lo marcó, sí, pero tarde.Tan tarde como el despertar de sus compañeros, que se irán del club con la cabeza gacha y por la puerta trasera.

La BBC al lado de Messi, puro postureo

Messi celebra el gol ante Bale.

Messi celebra el gol ante Bale.

Messi está un escalón por encima del resto. No hay nadie en el mundo que pueda aportar argumentos sensatos y verídicos para negar eso. No me canso de decirlo y de alabar al argentino y ya se me acaban los calificativos para un genio de tal calibre.

Da igual que le rompan la cara (literalmente hablando), Messi se recompone rápidamente para marcarse una de sus jugadas por excelencia y dejarnos a todos boquiabiertos. O para ayudar a su equipo robando balones, presionando y dando pases de gol. Lo tiene todo y es un lujo verlo cuando está en uno de sus mejores momentos, es decir, casi siempre.

Ya lleva 500 goles con el Barça, pero no es lo único que se le da bien. Dar de probar al rival de su propia medicina es otra de sus especialidades: ¿Que tú marcas un gol? él dos; ¿que tú eres el mejor lanzando faltas? él te supera. No hay quien le pare. Y así hasta llegar al clásico de ayer. Leo Messi fue el protagonista en el momento más oportuno. Marcó dos goles, pero metió el que más le duele al rival: el que se encaja en el último minuto, cuando ya no tienes capacidad de reacción, cuando tus esperanzas de ganar se esfuman y llega la rabia y la impotencia.

Una pena que Sergio Ramos tuviese que verlo desde el vestuario. ¿A que fastidia? Pero alguna vez le tendría que tocar al Real Madrid, equipo experto en decidir un partido en las ultimas jugadas gracias a la aportación del jugador de Camas, que saca a su equipo de más aprietos que su tridente galáctico.

Y es que la BBC, con Bale lesionado, Benzemá que no da pie con bola y Cristiano pasando una de sus peores rachas profesionales… es todo postureo.

Luis Enrique arriesga el título de Liga por André Gomes

Parece que el técnico del Barça solo quiere eso: ceder la Liga al Real Madrid. Parece de locos, pero cuando tenía todo en su mano para poner al Barça líder y con el clásico por delante para poder sentenciarla, Luis Enrique decidió apostar por un equipo que podría ser perfectamente el del Barcelona B (excluyendo a la MSN). André Gomes, Denis Suárez, Mathieu, Alcacer… son un claro ejemplo de ello. No están en su mejor momento, ni lo han estado en toda la temporada… pero el asturiano sigue apostando por ellos. ¿Quien lo entiende? estoy segura de que nadie. Cabezonería por encima de resultados.

Luis Enrique, ante el Málaga. (EFE)

Luis Enrique, ante el Málaga. (EFE)

Porque el barcelonismo, y sobre todo su entrenador, tienen que aceptar (si no lo han hecho todavía) que no tienen un equipo A y un equipo B igual de buenos como para arriesgar una Liga para a poner a los suplentes. Y sí es verdad que en el partido ante el Málaga, el planteamiento inicial podría ser ese, pero tras el empate entre R.Madrid y Atlético las cosas tenían que haber cambiado. Tiempo había, pero no lo hicieron.

Luis Enrique siguió optando por André Gomes en el centro del campo en vez de sacar a uno de sus pilares base: Iniesta. De verdad, quien lo entienda, que lo compre. El portugués ha participado en 14 de las 15 derrotas encajadas por los azulgrana esta temporada. Suma y sigue. Un récord del que seguro que están muy orgullosos tanto él como su entrenador. Un jugador sin chispa, que no corre, que no pelea por el balón, que no crea ocasiones y que provoca errores garrafales e imperdonables para un equipo de la categoría del Barça no debería ni tener ficha en el club. Como para ganar un Balón de Oro está… ¡qué optimistas los que hicieron la famosa cláusula!

Ayer leí un mensaje que decía “André Gomes sería suplente en el Barça B“. Y tiene más razón que un santo. Pero la culpa no es suya, claro. La culpa es de un entrenador que apuesta por él sabiendo que se arriesga a perder todas las opciones de luchar por uno de los títulos más importantes de esta temporada. “Tenemos que ganar todos los partidos”, dijo el asturiano hace tan solo dos días, pero no se dónde se dejó ayer las ansias por la victoria. Quizá se quedaron en simples sueños que se esfumaron a la hora de la siesta…

El Barça, más fantasma que el gol en el Villamarín

Un gol más claro que fantasma a favor del Barça no subió al marcador en el minuto 77 del partido entre el Betis y el Barcelona. Más de un metro entró el balón en la portería de Adán pero el colegiado Hernández Hernández y sus asistentes no lo dieron por válido. Hubiera supuesto el empate culé y la polémica invadió el Benito Villamarín.

Messi se lamenta en el césped del Benito Villamarín. (EFE)

Messi se lamenta en el césped del Benito Villamarín. (EFE)

Polémica tras polémica arrastra el Barça desde que comenzó el año. Sin embargo, esta vez, las críticas no solo las merece el árbitro. El gol no fue el único ‘fantasma’ que merodeó por el estadio bético. El Barça estuvo más ausente que presente y sus estrellas no brillaron. Con Messi desaparecido, solo Neymar intentó abatir a Adán un par de veces, algo que Luis Suárez consiguió en los últimos minutos para empatar un partido que ya se daba por perdido.

Así, las buenas sensaciones que arrastraban los azulgranas desde hace un par de semanas se perdieron hoy ante un Betis luchador, que no se dio por vencido, fuerte en la presión y que mereció ganar. El Barcelona sacó un punto que no sabe a nada después de tener a tiro de piedra un liderato momentáneo (a la espera de los partidos del Real Madrid y el encuentro del Sevilla) y la oportunidad de que no se escapara la Liga.

“Teníamos que haber despertado antes. No hemos hecho un buen partido, hay que ser autocríticos”, dijo Suárez tras el partido. Una frase que resume los 90 minutos de un Barça dormido sobre el terreno de juego, que solo espabiló (y no demasiado) cuando se vio por debajo en el marcador. Ahora solo queda “esperar a que los rivales pierdan“, finalizó. Y no, no hay otra opción.

El Barça y los árbitros: Otro penalti claro no pitado que le aleja de la Liga

Cansancio y asombro. Eso es lo que me produce que siempre se diga que al Barça le benefician los árbitros. Dos penaltis claros no pitados (por no incluir los que “podrían haber sido”) en dos partidos consecutivos hacen que todos los argumentos de quienes piensen eso se derrumben.

Mano de Soriano que impide el remate de Messi

Mano de Soriano.

Empecemos por el último: El colegiado Iglesias Villanueva no otorgó al Barcelona fue en el partido de liga frente al Villarreal. Bruno Soriano extiende el brazo para impedir el remate de Messi. Y que un jugador toque el balón con la mano en el área es penalti siempre. Pues en esta ocasión pasó desapercibida para el árbitro.

Hasta el propio jugador se reía tras el partido al ser preguntado por la acción… lamentable.

El primero, clamoroso, de Etxeita sobre Neymar en el partido de ida de Copa del Rey ante el Athletic de Bilbao. De haberlo pitado (y marcado) seguramente hubieran cambiado las tornas en el juego. Así, el 2-1 final y Fernández Borbalán (árbitro) dejan al Barça con la soga al cuello en la competición.

La segunda vez que sucede en dos partidos. ¿Casualidad?

Otra maravilla de Messi que deja sin palabras

Leo Messi, entre varios jugadores del Espanyol. (EFE)

Leo Messi, entre varios jugadores del Espanyol. (EFE)

Leo Messi volvió a convertirse en el protagonista del partido. El derbi catalán entre el Barcelona y el Espanyol disputado este domingo en el Camp Nou volvió a dejar otra obra de arte del astro argentino para la historia. Rodeado de defensas, con un caño y tres regates Messi consiguió sacar un disparo de una jugada que comenzó un espectacular Iniesta.

Vaya dúo: tres regates de Andrés y otros cuatro de Leo que dejan esta maravilla que no pudo culminar en gol.

El rechace de Roberto Jiménez lo aprovechó un atento Luis Suárez. Suponía el 2-0 en el marcador y las felicitaciones fueron para el argentino. Otra obra para la colección de jugadas ‘maradonianas’ que solo hace Messi. Que solo hace el mejor jugador del mundo.

Pero Leo, no contento con el hito, apenas un minuto después volvió a probar suerte y se marcó otra exhibición. Y, aunque esta vez los zagueros del Espanyol lograron detenerle, el balón salió disparado a los pies de Jordi Alba. Lo aprovechó y sentenció el de L’Hospitalet.

Sin embargo, el crack del Barça no se podía ir con las manos vacías y se adjudicó el cuarto. Eso sí, más sencillito para no abusar de los periquitos, que lograron poner el 4-1 en el marcador.

Messi ya no da miedo en los clásicos

Leo Messi lamenta el empate del Real Madrid al final del partido

Leo Messi lamenta el empate del Real Madrid (1-1), al final del partido. (EFE)

Parece mentira que el mejor jugador del mundo se haga pequeñito en uno de los duelos más importantes de la temporada. Leo Messi, el mayor goleador en la historia de los clásicos (14 goles, empatado con Di Stéfano), lleva seis partidos ante el Real Madrid sin marcar. Más de 500 minutos sobre el césped sin brillar y sin ser determinante ante su víctima favorita.

Nadie duda de su calidad futbolística pero esta cifra comienza a ser preocupante. ¿Qué le pasa a Messi cuando se enfrenta al Real Madrid? ¿Le puede la presión? ¿Tiene miedo a las comparaciones con Cristiano Ronaldo?

En el partido del sábado Leo estuvo desaparecido. Solamente tuvo una oportunidad clara, un mano a mano ante Keylor Navas pero no consiguió batirlo. El disparo del argentino se fue demasiado cruzado y desaprovechó la ocasión de poner el 2-0 en el marcador y casi sentenciar el partido, un gol que les hubiera dado tranquilidad y, quizá, los tres puntos.

Y no solo eso, es que la pulga tampoco destacó precisamente por sus asistencias o jugadas personales. Perdió un total de 13 balones. Algo que a los culés nos cabrea, y mucho. Es verdad que todos los equipos ponen su foco de atención sobre Messi, que si cualquier delantero tiene detrás a un defensa, él tiene a tres. Pero debería estar acostumbrado a ello.

A pesar de que es el jugador más determinante del Barcelona, Leo Messi ya no da miedo en los clásicos. Los madridistas ya no le temen como antes y eso es una mala señal para los azulgrana. La última vez que anotó en un duelo de este calibre fue en la temporada 2013/2014: un hat trick en el Bernabéu que dio la victoria a su equipo (3-4). Cuanto menos preocupante.

Por Noelia Pérez @NoeliaPerez13, decepcionada.

¿Es favorito el Madrid pese a que el partido se juega en el Camp Nou?

Messi celebra un gol ante Cristiano en el clásico de marzo de 2014 (EFE).

Messi celebra un gol ante Cristiano en el clásico de marzo de 2014 (EFE).

Este sábado (16.15 horas, Camp Nou) juegan Real Madrid y Barça y los tres miembros de este blog nos mojamos sobre qué creemos que va a pasar:

Por Raúl Rioja @raulriojazubi, creo que toca ganar.

Ha tenido el Real Madrid un defecto en los últimos años: el de dejar vivo al eterno rival cuando peor estaba. Sucedió, lo recuerdo perfectamente, en el partido del Camp Nou hace dos temporadas, cuando pese a ser superior, acabó cayendo con un gol de Luis Suárez.

Los de Zidane llegan mejor al clásico y es el momento perfecto para que lo demuestren con una victoria que deje al Barça muy tocado y a nueve puntos. No sentenciaría la Liga, desde luego, pero sería un golpe encima de la mesa importante. El Real Madrid ha conseguido que no se noten las ausencias de jugadores tan importantes como Bale o Kroos, y el partido ante el Atlético del Calderón, donde se vio a un equipo solidario y a la vez ambicioso, es el camino a seguir para los blancos.

MI PRONÓSTICO: 1-3

Por Noelia Pérez @NoeliaPerez13, con los nervios a flor de piel.

Una victoria sin florituras ni concesiones. Eso es lo que necesita el Barça. No hay otra opción. Los azulgrana están obligados a conseguir un triunfo que cambie los fantasmas de lado, que haga que las dudas se disipen y se siembren en el bando contrario. Porque así va esto. Un día empatas con un Segunda B y estás hundido, y al siguiente le ganas al eterno rival y subes a lo más alto.

“¿Cómo ves el clásico?” me preguntaba ayer una amiga. “Pues si te digo la verdad: difícil”, le contesté yo. Se sorprendió. Pero, pese a quien le pese, las preocupaciones en Barcelona son infinitas: ni los defensas del equipo culé están en su mejor forma ni los delanteros tienen afinada su puntería. Y en Madrid todo parece ir a las mil maravillas.

Es verdad que jugar en casa siempre es un factor a favor, pero eso no significa que el Barcelona sea el favorito para ganar este clásico. No lo es y hay que asumirlo. Por eso no creo que vayamos a ver un partido espectacular con grandes goles y filigranas. Será un partido sufrido y los jugadores del Barça deben saltar al césped del Camp Nou con calma, mente fría e intensidad. Una mezcla de factores compleja que le evitaría hundirse a nueve puntos del líder y, posiblemente, caer a la tercera plaza. Como para dormirse a la hora de la siesta…

MI PRONÓSTICO: 2-1

Por Edu Casado @EduCasado, que se maten entre ellos.

Más allá de las posturas ante el partido, que ya conté anoche, veo al Real Madrid muy fuerte. Más allá de su buen o mal juego, que todo es discutible, lo veo con una cosa que de por sí gana partidos, y eso es la confianza. Esta virtud la ha tenido siempre el Real Madrid muy presente, cuanto más ahora, que parece que ha encontrado con Zidane el equilibrio que durante años buscó.

El Barcelona, por su parte, tiene una cosa a favor: que tiene en el ataque a tres de los cinco mejores jugadores del mundo. Teniendo sólo a Messi sería suficiente. Habrá que ver si el de Rosario tiene uno de sus días. Si lo tiene, no hay confianza que pueda con ello.

MI PRONÓSTICO: 2-2

Tú puedes votar en nuestra encuesta.

El Barça decepciona en Anoeta una vez más, y ya van siete

Cabreados y, a veces, resignados. Así nos sentimos los aficionados al fútbol cuando nuestro equipo pierde o empata. Pero el empate de ayer del Barça ante la Real Sociedad (1-1) no fue un empate normal. No fue un empate más. Fue, incluso, peor que una derrota.

El Barça mereció perder y sacó un punto que sabe a decepción de un partido que no dominó, en el que fue inferior y en que dejó mucho que desear. Un Barça sin su esencia donde solo Leo Messi (siempre es Leo Messi) consiguió aportar algo de optimismo con su gol.

Los jugadores del BArça hablan con el árbitro al final del partido en Anoeta. (EFE)

Los jugadores del Barça hablan con el árbitro al final del partido en Donosti. (EFE)

Los donostiarras demostraron que es verdad eso de que le tienen cogida la medida al conjunto de Luis Enrique. Y es que el técnico azulgrana, desde que ocupa dicho puesto (hace tres temporadas) no ha conseguido llevarse nunca los tres puntos de Anoeta. Y digo más. El Barça no consigue ganar en Donosti desde hace siete temporadas. ¡Siete años y ocho partidos consecutivos! Que se dice pronto…

Como me dijo ayer un compañero tras leerlo en Twitter: “Anoeta es para el Barça, lo que Riazor era para el Madrid”. Su verdugo. Un campo difícil, al que los jugadores se enfrentan con miedo a no ganar, y no ganan.

“Así es muy difícil que ganemos la Liga”, dijo Gerard Piqué tras el partido. Y en esa frase resumió el pensamiento de todos los culés (o por lo menos el mío). Porque no, así no. Los lapsus se le acumulan al conjunto azulgrana, tanto en Liga como en Champions. Hay quien ya empieza a hablar de “crisis” o “minicrisis”, y razones no le faltan.

El año pasado a estas alturas, en la jornada decimotercera de liga, el Barça estaba en la primera posición (el Atlético de Madrid era segundo y el Real Madrid tercero) con 33 puntos de los 39 posibles y tras haber ganado a la Real en el Camp Nou por 4-0. De aquella solo había perdido sus partidos en Balaídos y en el Sánchez-Pizjuán. Ahora está segundo, empatado con el Sevilla (tercero), tiene 27 puntos y ya se ha dejado 12 por el camino: lleva dos derrotas y tres empates.

La temporada pasada los de Luis Enrique llegaron, además, como líderes al primer clásico (duodécima jornada) y con 3 puntos sobre el Madrid. Ganaron y se distanciaron aún más. Este año, con solo dos jornadas más disputadas, la situación se ha invertido. El Barça llega seis puntos por detrás del eterno rival y las sensaciones son bien distintas. Más les vale que solo sean eso, sensaciones…