BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Archivo de la categoría ‘Real Madrid’

Atlético de Madrid: 5 motivos para creer que, este año, sí eliminará al Real Madrid

Koke, Torres y Griezmann el gol del francés ante el Leicester en la ida de cuartos (GTRES).

Pues ya tenemos sorteo. Por cuarto año consecutivo, los dos grandes equipos madrileños se verán las caras en Champions League. Muchos atléticos lamentan de este hecho, habida cuenta de los antecedentes, pero creo que en esta temporada 2016/2017 hay motivos para ser optimistas o, el menos, no tan pesimistas.

  1. Insistencia. El Cholo, tras las terribles decepciones de Lisboa y, sobre todo, Milán, empezó a usar como un mantra una idea: INSISTIR. Lo ha dicho en varias ocasiones. Te caes, te levantes, te caes, te levantas… esa filosofía es la que le ha hecho al equipo volver otra vez a semis. Mentalmente, están fuertes.
  2. Momento de forma. Este Atleti no es, ni de lejos, el que en noviembre cayó con claridad en el derbi de Liga en el Calderón. Es cierto que no está haciendo un juego especialmente bonito y que le sigue costando marcar goles, pero están en su mejor momento de la temporada en cuanto a fiabilidad y firmeza.
  3. Arbitraje vigilado. Tras el escándalo de la vuelta de cuartos entre Real Madrid y Bayern, donde el húngaro Viktor Kassai se hizo acreedor de la insignia de oro y brillantes del club blanco, hay que confiar en que la UEFA vigilará muy de cerca los arbitrajes y elegirá a colegiados que no entren en la sempiterna dinámica de ayudar a los madridistas, como sin ir más lejos hizo Clattenburg en la final de Milán. Esperemos al menos un arbitraje justo.
  4. La vuelta en el Calderón. Simeone ha comentado en alguna ocasión que prefiere la vuelta fuera porque en casa, los goles del rival valen doble, algo que puede ser definitivo en caso de prórroga. Pero más allá de esta teoría, hay que pensar que el del 10 de mayo va a ser el último partido europeo de la historia del Vicente Calderón, que se va a decidir la eliminatoria allí (debería, al menos) y que será una olla a presión. Si te tienes que jugar la vida en una cita tan especial, mejor hacerlo ante 50.000 fanáticos, ¿no?
  5. El derbi, mejor ahora que en la final. En una hipotética final, el abismo de una tercera derrota sería un peso con el que los colchoneros tendrían que contar como hándicap. Las botas pesarían el doble. En una semifinal, a doble partido, ese peso se disipa (un poco).

La suerte está echada.

¿Fue un robo el arbitraje de la eliminatoria entre Real Madrid y Bayern?

Como el que ha eliminado al 12º de la Premier y de la Bundesliga no ha sido el Real Madrid, sino otro equipo, hoy no toca hablar de bolas calientes, el tema es los árbitros y ese presunto robo que hizo que los de Zidane, el entrenador de la flor, se clasificaran para las semifinales de la Champions por séptima vez consecutiva, lo que nadie había hecho hasta ahora.

Vidal tras ser expulsado en el Bernabéu

Vidal tras ser expulsado en el Bernabéu (EFE).

Vamos por partes. ¿Qué es un robo? Considero un robo una sucesión de decisiones que, una detrás de otra, favorecen al mismo equipo. O una decisión concreta tan escandalosa que clama al cielo. ¿Vimos algo así en la eliminatoria entre Bayern y Real Madrid?

Decisiones que, quizás, perjudicaron al Bayern (en rojo las claras, en naranja las dudosas):

  • Gol en fuera de juego de Cristiano en el 2-2. Ya en la prórroga, el segundo tanto del luso fue en clara posición antireglamentario. No hay duda de ello.
  • Otro gol en fuera de juego de CR. Este es mucho más difícil de ver, pero la repetición no deja duda, estaba ligeramente más adelantado que Marcelo y que el balón.
  • Expulsión de Vidal. Tocó balón antes de golpear a Asensio, por lo que la falta es más que dudosa, aunque bien es cierto que al final el chileno levanta el pie para trabar al madridista. No parece amarilla.
  • No expulsión de Casemiro. En la segunda mitad, debió ver la segunda amarilla en una dura entrada a Robben.

Decisiones que, quizás, perjudicaron al Real Madrid:

  • Gol en fuera de juego de Lewandowski en el 1-2. El tanto que llevó el partido a la prórroga fue en fuera de juego. Por muy poco, sí, pero el delantero estaba ligeramente adelantado.
  • No expulsión de Vidal antes. Al comienzo de la segunda mitad, una dura falta en la frontal del chileno a Casemiro debió castigarse con la segunda amarilla. Vidal debió ver la roja en ese momento, no después. Y en la primera tarjeta que vio, entró a Isco al tobillo y sin posibilidad de tocar el balón.
  • Penalti de Casemiro a Robben. La repetición deja claro que el brasileño toca ligeramente el balón, aunque también golpea al holandés. Jugada cuando menos dudosa.
  • Penalti sobre Casemiro. En la segunda mitad, el brasileño fue derribado dentro del área. También jugada muy dudosa, hay contacto aunque parece que el brasileño lo exagera.
  • Penalti de Carvajal. La pena máxima que se le señaló a Carvajal por mano en el partido de Múnich, la única jugada polémica de aquel choque, no lo fue. Como Vidal lo falló, finalmente no influyó en la eliminatoria.

Que cada uno decida si esto es un robo del Madrid, un arbitraje que le ayudó o, simplemente, un desastre del colegiado. Pero compararlo con lo de Aytekin en el Barça – PSG me parece una broma de mal gusto.

Qué hacer con la BBC definirá a Zidane

Estaban los cuchillos, incluido el mío, afilados contra Zidane por sus desastrosas decisiones en el derbi ante el Atlético, cuando de repente le dio al Barça por perder en Málaga y lo tapó todo. Definitivamente, el galo es un tío con suerte, lo que no es poco en el mundo del fútbol.

Bale, Benzema y Cristiano

Bale, Benzema y Cristiano (EFE)

Confío el técnico en el equipo de gala, en el que salió en Milán para conquistar la Undécima. Suena a decisión lógica. Los estados de forma le dieron igual. Y bueno, no fue del todo mal la cosa, pues el Madrid dominó, fue mejor y creo más ocasiones de gol. No muchas, pero más.

Ya por delante en el marcador, llegó el caos. Era obvio que el Atlético se iba a ir arriba a por el gol del empate, el partido le pedía a gritos a Zidane que sacara otro centrocampista para controlar más el balón y a su rival. Y el galo quitó a Kroos para meter a Isco. La BBC, intocable de nuevo.

Hubo una época en el que a la BBC se le comparó con la MSN. No hace tanto, de hecho. Ahora, suena a risa. Para igualar a Cristiano con Messi, tienes que ser muy creyente. Comparar las cifras goleadoras de Benzema con las de Luis Suárez me hace tener tendencias homicidas. Y Bale, el único que podría aguantar el pulso con Neymar, se lesiona cada dos por tres y ha vuelto hecho un desastre.

Lo que quiero decir con esto es que Messi, Suárez y Neymar son intocables y bien hace Luis Enrique en dejarles en el campo siempre, especialmente en partidos decisivos. Pero no pasa lo mismo con el tridente del Madrid, especialmente con Benzema y el actual Bale. Porque el equipo blanco tiene una cosa que no tiene su eterno rival, un banquillo espectacular. Ahí está Isco, pidiendo más minutos en partidos importantes. Y Asensio, todo talento. También Kovacic, un centrocampista ideal para los minutos finales de partidos como ante el Atlético.

Ahora llega el partido en Múnich, ante el Bayern. Allí se ganó 0-4 con la BBC en el ’11’, por cierto, pero no conviene confiar siempre en los milagros. En esta eliminatoria, Zidane deberá decidir qué tipo de entrenador quiere ser, y eso dependerá de cuántos minutos jueguen Bale y Benzema. Porque Cristiano es otra cosa.

 

 

Caso Isco: chantajear a Florentino con irse al Barça hace efecto

No hay otra cosa que tema más Florentino Pérez que vuelva a darse un caso como el de Luis Enrique. Los traspasos que entre el Barcelona y el Real Madrid han sido pocos, pero muy mediáticos —véase el caso del ahora entrenador culé (primero madridista y luego blaugrana) o el de Luis Figo (primero culé y después merengue)— y el presidente del club blanco no quiere verse inmerso en otro, mucho menos siendo él el que pierde.

Isco en un partido con el Real Madrid. (EFE)

Isco en un partido con el Real Madrid. (EFE)

Todo esto Isco Alarcón lo sabe y el jugador, por ahora madridista, ha chantajeado al club con irse al eterno rival para aumentar su salario. Según publicó ayer La Vanguardia, Isco pedía diez millones de euros al año para renovar su contrato, que vence en junio de 2018 y tras el que se iría sin dejar ni un duro en Madrid.

Por su parte, el Real Madrid solo le había ofrecido seis millones y el principal problema llegó a raíz de que el Barcelona propuso (de irse gratis) una prima de fichaje de veinte millones de euros y cinco años de contrato. Pero, cuando hay una puja del Barcelona en el mercado el contraataque blanco no tarda en llegar, y eso es lo que buscaba a priori el malagueño.

Y parece ser que lo ha conseguido. A pesar de que Florentino atacó diciendo que o renovaba por seis millones o se pasaría un año viendo los partidos desde la grada, según informa hoy el diario As, Isco ha conseguido lo que quería: renovar y cobrar más del doble. El jugador continuaría así en el Madrid cinco o seis temporadas más y pasaría de cobrar tres millones brutos por temporada a ocho.

Chantaje va, chantaje viene para acabar tomando la decisión esperada desde el minuto uno. Sin embargo quizá no es lo mejor para Isco. Fichado por Florentino como un galáctico, el malagueño ha pasado casi más tiempo en el banquillo que sobre el césped y su juego no rima con el del equipo blanco pero sí con el del Barça.

No es la primera vez que es pretendido por el club catalán, al que siempre ha visto con buenos ojos, pero antes el centro del campo tenía dueños inamovibles: Xavi, Iniesta y Busquets. Ahora, con Xavi en Qatar e Iniesta a tiro de piedra de la jubilación, Isco sería la pieza clave que falta en la medular azulgrana.

Sin embargo, el presidente blanco no mira por el bien de sus jugadores, sino por el bien de su prestigio. ¿Cómo va a irse Isco al Barça por cero euros? ¡Eso sería un fracaso! Y no le falta razón… Ahora le toca mover ficha al propio jugador y decidir si acepta o no la propuesta de su presidente, decisión que parece clara. La duda que me entra ahora es… ¿de verdad va a jugar más? ¿Le compensa? Eso solo él lo sabrá.

Ya se puede hablar de árbitros, hubo una decisión que favoreció al Real Madrid

Hoy, por fin, se puede hablar de los árbitros. Hace apenas unos días, casi horas, si lo hacías no había más que una explicación: que no te gusta el fútbol.

Gol del Real Madrid

Los jugadores del Real Madrid celebran un gol al Betis en presencia de Mateu Lahoz (EFE).

Sí, efectivamente, nos hemos tirado días leyendo que ante lo grandioso de la remontada del Barça, si hablabas del colegiado no eras más que un resentido, que no te gusta el fútbol (tengo que repetirlo de nuevo, aún no me lo acabo de creer), y que los colores te ciegan. Una mala persona que se estaba ahogando en su bilis, prácticamente.

Y entonces ha llegado una actuación de un árbitro que podría haber favorecido al Real Madrid. Ni siquiera está del todo claro que fuera así, porque aparte de una posible expulsión de Keylor Navas que, quizás, Mateu Lahoz perdonó, también hubo un par de penaltis posiblemente escamoteados a los blancos y un gol mal anulado a Cristiano.

De esto ya hemos hablado aquí alguna vez, solo conviene analizar una parte de la historia, en esta caso la de la no roja a Keylor, luego es evidente: otro robo del Madrid.

Haciendo el repaso a las portadas de la prensa deportiva, me ha sorprendido, quizás porque soy ingenuo, que los dos periódicos de Barcelona llevaran hoy una mención al arbitraje, dejando claro que de nuevo había ayudado al Real Madrid. Uno no espera ya objetividad. Tampoco ni siquiera ya que sean justos. Pero sí vergüenza torera. Creí a que, después de la exhibición de Aytekyn en el Camp Nou del pasado miércoles en la Champions, dichos diarios estarían un tiempo calmados con el tema de los colegiados. He vuelto a subestimarles.

Y, ya, por último, ayer domingo había gente comparando lo del Barça-PSG con lo del Real Madrid-Betis. “Los árbitros se equivocan, son humanos”. Sí, efectivamente, la no expulsión de Keylor ha sido la coartada perfecta para justificar lo de Aytekin. Para no creérselo.

Otro error garrafal de Keylor Navas que reabre el debate sobre su titularidad

Viendo a Keylor Navas, me viene a la mente la célebre frase de Alfredo di Stéfano: “no te pido que atajes las que vayan dentro, pero por lo menos no te metas las que vayan fuera”. Define perfectamente el estado de forma del portero costarricense.

Keylor Navas

Keylor Navas (EFE).

El partido ante el Betis ha sido uno más dentro de una temporada catastrófica, plagada de errores, goles en los que parece que puede hacer más y apenas buenas paradas. De cuajar una temporada 2015/16 siendo clave en la Undécima a cometer un fallo tras otro que está costando muchos goles al Real Madrid.

Ya no hay palabras milagrosas, los reflejos felinos parecen haber desaparecido y, lo peor de todo, ha perdido la confianza. No sale a por muchos balones por miedo al fallo y cuando lo hace, es a destiempo.

La primera parte de Keylor ante el Betis fue un show. Primero salió tarde a por un balón, no acertó a darle de cabeza y acabó arrollando a Sanabria. Casi le cuesta la expulsión, pero el árbitro no estimó, extrañamente, no estimó que hubiera habido falta. Posiblemente con la jugada aún en la cabeza, un disparo centrado del delantero intentó atajarlo Navas, se hizo un lío y acabó metiéndoselo el mismo.

Cambiar a un portero siempre es complicado y genera mucha controversia, más aún en el Real Madrid, pues estás ‘matando’ al jugador, señalándole directamente. Pero Keylor no está mentalmente y Kiko Casilla siempre ha cumplido esta temporada. Es la hora de que Zidane tome una decisión, por dolorosa que sea.

Actualización: Y sí, al final del partido una gran parada de Keylor salvó la victoria para el Real Madrid. Aun con ello, el debate está ahí.

El madridismo o cómo nunca estar conforme con nada

Ayer, el Real Madrid se clasificó para los cuartos de final de la Champions. Tampoco es gran cosa, pensará usted. Aún no ha ganado nada y el cruce ha sido ante un rival complicado, pero sin pasarse. No es precisamente el Nápoles candidato a nada.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo (EFE).

Y se ha pasado de aquella manera. O ese al menos es el sentir general. Una mala primera parte hizo que los blancos se vieran a un gol de la eliminación. Hoy se leen más críticas que halagos, pese a que el resultado global fue un contundente 6-2.

Pues bien, quiero recordar que hace no tanto, al Madrid le eliminaban de la Champions en esa fase. Constantemente. Año tras año. Hasta seis veces seguidas. Unas veces era el poderosísimo Olympique de Lyon, otras el Arsenal (ejem). O la Roma, que el año pasado todo eran bromas cuando le tocó a los blancos en el sorteo, pero que nos eliminó en 2008 con un equipo más bien justito.

Y luego está lo del chorreo. Ya saben, lo de Liverpool, esos cuatro goles que cayeron como una losa en Anfield. Ahora esas cosas le pasan a otros.

Recuerdo perfectamente que yo solo quería dos o cuatro noches más con amigos y cervezas, ni soñaba con que la ganáramos. Ahora, esa inercia negativa, esa depresión constante, ese quedarse sin Champions a las primeras de cambio, hace ya tiempo que se acabó. Y qué poco sabemos apreciarlo.

Esa inercia se modificó, por cierto, el día que Florentino, hundido tras Alcorconazos y Lyonazos, decidió que había que fichar a José Mourinho, aunque bueno, ese es otro debate. Lo que sí está claro es que algo ha cambiado en este equipo en estos últimos años, de ser un equipo acomplejado por tanto fracaso y por el mejor Barça de la historia a que al madridismo le sepa mal pasar a cuartos por 6-2 solo porque el juego del equipo no ha sido del todo bueno. Qué rápido se acostumbra uno a los éxitos.

 

Los problemas del Real Madrid que el arbitraje ha tapado

Árbitros, árbitros y más árbitros. Solo de eso se habló después del partido disputado en el Estadio de la Cerámica, pero allí pasaron más cosas, muchas más cosas. Y, aun con la victoria, destapó bastantes problemas que tiene este Real Madrid que lleva un 2017 muy irregular tanto en juego como en resultados.

Vamos con ellos:

  1. Karim Benzema. Lleva los mismos goles que un centrocampista poco goleador y que no es titular (Isco), uno menos que el central del equipo (Sergio Ramos), dos menos que un jugador que ha estado tres meses sin jugar (Bale) y tres menos que su suplente (Morata). Lo de Benzema es cada vez más difícil de defender, y ante el Villarreal desesperó con sus fallos ante la portería contraria. Un buen día como el del Nápoles no justifica que lleve 5 goles en Liga esta temporada.
  2. Isco. Es, posiblemente, el jugador más en forma del equipo. ¿Es eso un problema? Sí, si no tiene hueco en el equipo. Casemiro, Kroos y Modric son innegociables para Zidane en el medio y la BBC arriba, también. Otra vez lo mismo, demasiado inmovilismo, demasiado miedo al cambio en el Real Madrid. Isco se está ganando ser titular en la mayoría de partidos, y es Zidane el que debe ver cómo hacerlo con rotaciones y suplencias de jugadores menos en forma.
  3. Keylor Navas. Ha pasado de pararlo todo a que casi cada tiro que va a puerta sea gol y nadie tiene explicación para ello. De una temporada fabulosa, a otra mediocre. Esta vez, ningún pero a los goles que encajó, pero pasan los partidos y no le da puntos a su equipo como sí sucede, por poner un ejemplo, con Ter Stegen en el Barça.
  4. Mala defensa, desconexiones constantes. El Madrid no se relaja en su juego ofensivo, ataca sin descanso siempre, pero atrás encaja con una facilidad asombrosa. Marcelo remonta partidos con sus goles, pero su banda es un agujero negro. La baja de Varane, que estaba siendo un desastre, debe aportar mayor rigor defensivo al equipo. ¿Por qué Nacho juega tan poco de central si está siendo el más seguro del equipo?Benzema ante el VillarrealBenzema ante el Villarreal (EFE).

¡Otro robo del Real Madrid!

“Ocho” denunció ayer con indignación Piqué en su cuenta de Twitter. No se refería a los penaltis no pitados al Chelsea en aquel partido de semifinales de la Champions en Stamford Bridge, sino que hacía referencia a los puntos que cree que los árbitros le han regalado al Madrid o tangado a su equipo en los partidos ante Málaga y Villarreal.

Cristiano ante el Villarreal

Cristiano celebra su gol ante el Villarreal con el árbitro Gil Manzano a su lado (EFE).

Lo de sacar los errores que interesan es más viejo que el fútbol. Sin ir más lejos, en el partido de los blancos ante el Villarreal de ayer solo se habla del penalti duduso (me mojo, para mí no fue) que se señaló por manos de Bruno Soriano.

Pero esperen. Hubo otras manos en el área del equipo castellonense. Y en el primer gol del Villarreal, Castillejo tocó el balón con la mano. Ah, y en el gol de Bakambu, el jugador franco-congoleño estaba en fuera de juego. Pero bueno, no dejemos que eso que ocurrió empañe lo importante, que parece que en una decisión los de Zidane salieron favorecidos. ¡Robo del Real Madrid! ¡La Liga está adulterada! Yo no sé cómo seguimos viendo fútbol, si total, los árbitros ya han decidido que la Liga va a ser para los blancos favoreciéndoles en una jugada y perjudicándoles solo en tres.

Isco y sus dudas: renovar o no con el Real Madrid

Isco duda si renovar con el Real Madrid. Al genial centrocampista malagueño le queda algo más de un año de contrato, y no lo ve claro. Juega muchos minutos y Zidane cuenta con él, pero no es titular y le toca ver muchos partidos desde el banquillo.

Isco

Isco se lamenta en el partido ante el Espanyol (EFE).

Si todos los jugadores de la plantilla están sanos y hay partido ‘gordo’, al de Arroyo de la Miel le toca quedarse fuera. En el medio le cierran el pase Casemiro, Kroos y Modric, arriba la siempre indiscutible BBC. Es el primer recambio, pues de momento le gana la partida al inconsistente James, pero para él no es suficiente.

Él sabe de la importancia de su decisión. Tiene 24 años y los mejores años de su fútbol le llegan ahora, aún en plenitud física y con mayor madurez futbolística. Sale y se luce en muchas ocasiones, como este sábado ante el Espanyol, partido en el que fue clave no solo con dos fantásticas asistencias, sino también con su presencia en la construcción del juego. Y entonces recuerda que no es titular, y le da que pensar.

Pues sí, Isco debe pensar mucho sobre qué quiere hacer con su carrera, y para ello debe fijarse en algunos ejemplos recientes de jugadores que abandonaron el Real Madrid. El caso más sangrante es el de Robinho, que se fue para ser “el mejor del mundo” y su carrera fue una cuesta abajo constante hasta pasar totalmente desapercibido en su recta final. Acabó jugando en China con solo 31 años.

Hay más ejemplos recientes. Mesut Özil y Ángel di María se fueron por dinero y por ganas de más reconocimiento. El alemán se hincha a dar asistencias y a sumar un fracaso tras otro en el Arsenal, lugar a donde ha llevado su enorme calidad… e inconsistencia. Di María fracasó en el Manchester United, y le va mejor en el PSG, pero (de momento, al menos, a ver este año) en París no tiene la relevancia que su gran juego merece por la debilidad de la liga gala y por los continuos fiascos europeos del equipo.

Cada jugador es un mundo, no cabe duda. Pero bien hará Isco en fijarse qué les ha pasado a otros jugadores que han decidido abandonar el Real Madrid aun teniendo un papel relevante en el equipo. Y que recuerde que Modric cumplirá este año 32 años, su físico es frágil y el malagueño debería ser el jugador llamado a ocupar su lugar en la sala de máquinas blanca.