BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Archivo de la categoría ‘Real Madrid’

¿Hizo el Real Madrid un partido desastroso en la final del Mundial de Clubes?

El poso que ha dejado la final del Mundial de Clubes es que el Real Madrid ganó casi de milagro. Por esa pegada de la que tanto se habla y que no acabo yo de ver en cada partido de los blancos. Y que ganó, básicamente, por la suerte y por una ayuda arbitral.

Gol del Kashima al Real Madrid

Gol del Kashima al Real Madrid (EFE).

Así, se me ha ocurrido ir a las estadísticas de la final. Tras leer en todos lados el fantástico partido que hizo el Kashima japonés (que lo hizo, ojo), y el desastre que fue este Real Madrid que al parecer no juega a nada (pese a que lleva 37 partidos sin perder, desde febrero), suponía que me iba a encontrar con mucha más posesión de balón de los nipones, mucho más disparos a puerta y muchas más ocasiones de gol.

Pues bien, esto es lo que reflejan las estadísticas del partido (*web de la FIFA, de Marca y de As):

  • El Real Madrid tuvo el 64% de la posesión, por el 36% el Kashima Antlers.
  • El Real Madrid tiró entre los tres palos 12 veces, el equipo japonés 5.
  • En total, el Real Madrid hizo 30 intentos de disparo (entre los que fueron a puerta, los que fueron fuera y los bloqueados, por 11 el Kashima.
  • El Real Madrid lanzó 14 saques de esquina, por 6 el conjunto nipón.
  • El Real Madrid hizo 14 jugadas de ataque, por 6 el Kashima Antlers.
  • Keylor Navas tuvo que intervenir (paradas) en 3 ocasiones. Hitoshi Sogahata, el portero japonés, en 7.

No, no veo por ningún lado la superioridad del Kashima y el desastre del Real Madrid. De hecho, considero lo normal que gane el partido el equipo que ha tenido más posesión, ha disparado más veces a puerta, ha sacado más córners y ha atacado más. Quizás lo raro fue que el partido se fuera a la prórroga.

El escandaloso perdón de la expulsión a Ramos en el Mundial del Clubes

Este domingo hemos asistido a una imagen que demuestra que el nivel del árbitraje fuera de la élite UEFA o CONMEBOL es lamentable, por mucho que la FIFA se empeñe en igualarlos.

Ha ocurrido en la final del Mundial de Clubes, entre el Real Madrid y el Kashima Antlers japonés (y que ha acabado 4-2 para los blancos). Transcurría el minuto 89 de partido con empate a dos en el marcador: el partido se encaminaba a la prórroga.

Tras un ataque blanco, el Kashima iba a montar un contragolpe que Ramos cortó con una falta muy clara. El árbitro del partido, Janny Sikazwe (de Zambia), se apresuró a pitarla y se echó la mano al bolsillo para sacar la tarjeta… hasta que se dio cuenta de a quién se la tenía que sacar. Ramos llevaba una amarilla desde el principios del segundo tiempo y cuando parecía que iba a ser expulsado y el Madrid iba a jugar la prórroga con uno menos, el colegiado no ha sacado la tarjeta.

El vídeo es bastante descriptivo:

Si ya me parece escandalosa la decisión de Sikazwe, más sorprendido me deja la explicación que excapitán del Real Madrid, Manolo Sanchís, dio en la narración en TVE: “Se ha dado cuenta de la repercusión que iba a tener y se lo ha pensado”. Así, como si fuera lo normal. Como si las expulsiones dependieran de “la repercusión que iban a tener”. Casi tan escandaloso como la decisión del árbitro zambiano.

El Real Madrid, con una flor en el culo de camino a la Duodécima

Quien diga que el Real Madrid no tiene suerte, miente. Por mucho que digan los madridistas que el Nápoles es un rival complicado (emulando la filosofía de Guardiola) para que no se hable de su tan repetida fortuna, es uno de los más asequibles (sin querer menospreciar a nadie) para superar los octavos de final de la Champions League. Si no que se lo digan al Barça y a su mala racha.

Ramos, Cristiano y Zidane celebran un gol ante la Roma en octavos de final de la Champions 2015/2016. (EFE)

Ramos, Cristiano y Zidane celebran un gol ante la Roma. (EFE)

Pero claro, ¿a qué llamamos “complicado”? Aquí hay una vara de medir que se declina a favor de los intereses de cada uno. Porque si lo comparamos con los otros seis rivales anteriores que ha tenido en la misma fase europea desde la temporada 2010, podríamos darles la razón: complicado.

2010/2011: Lyon

2011/2012: CSKA de Moscú

2012/2013: Manchester United

2013/2014: Schalke 04

2014/2015: Schalke 04

2015/2016: Roma

Estos son los últimos cinco equipos a los que se tuvo que enfrentar el Real Madrid en octavos. El único que pudo hacer temblar las piernas de los blancos fue el Manchester United y tampoco lo consiguió. Por no hablar de los emparejamientos de cuartos (Tottenham, Apoel de Nicosia, Galatasaray, Wolfsburgo…). Raro es que no haya llegado más veces a la final.

Este año no es la primera vez que los merengues tienen suerte y estoy convencida de que tampoco será la última. Hablando en plata: el Real Madrid tiene una flor en el culo que le está allanando el camino a la ansiada Duodécima. No me sorprendería que la ganase y después alardease del “tan duro camino hasta llegar a ella”.

Si esto no es suerte que venga Dios y me lo diga. Eso sí, las sucesivas y ya habituales remontadas en el último segundo (y cuando digo segundo no es minuto) de partido ya no se cómo calificarlas: si como suerte o como mala leche…

Un Balón de Oro merecido… y probablemente el último

Si algo se le ha achacado a Cristiano es que sus goles han sido, en muchas ocasiones, intrascendentes. Tantos que rellenaban goleadas y que convertían sus cifras en estratosféricas, pero que no se traducían en títulos. El 2016 no es, desde luego, el caso. Pese a haber dado síntomas de un cierto declive en su juego, los goles siguen cayendo sin descanso y los títulos también.

Cristiano con el Balón de Oro

Cristiano con el Balón de Oro que ganó en 2014 (EFE).

Fue el máximo goleador de la Champions con el Real Madrid y acabó levantando el título. También lideró a su selección, una Portugal que no era desde luego la favorita al triunfo, a ganar la Eurocopa. Su implicación fue, además, total. El año fue para él, por lo tanto, casi perfecto.

Además, al poco de levantar la Eurocopa vio cómo su eterno rival, Messi, fallaba el penalti decisivo en la final de la Copa América. Sí, el año de Leo ha sido otra vez extraordinario, pero falló el ‘día D’. Y tampoco fue capaz de llevar a su equipo más lejos que de los cuartos en Champions. También falló Griezmann en los momentos decisivos, pues perdió las dos finales (Champions y Euro) ante Cristiano.

Su Balón de Oro tiene que considerarse justo, pero en un año, como hemos dicho, apoteósico para él, se le han visto cosas que avanzan un claro declive. Su desborde es inexistente, su peso en el juego de su equipo muy inferior y se ha quedado en, nada más pero nada menos, un impresionante finalizador de jugadas. Es decir, la sensación que queda es que es un Balón de Oro merecido y, probablemente, el último para Cristiano.

¿Le conviene al Real Madrid no ganar al Borussia Dortmund en la Champions?

Insistió mucho Zidane ayer en rueda de prensa. El Real Madrid saldrá a ganar en el partido ante el Borussia Dortmund para tratar de acabar la fase de grupos líder de su grupo.

Modric ante el Borussia Dortmund

Modric ante el Borussia Dortmund (EFE).

Pero, viendo cómo se están quedando los grupos, surge una pregunta: ¿le interesa a los blancos quedar en la primera posición?

Ahora mismo, y con la mitad de los grupos ya finalizados, así quedaría la cosa (*en mayúscula, equipos con su posición ya segura):

Siendo primeros, les podría tocar el BAYERN, el MANCHESTER CITY, el PARIS SAINT-GERMAIN, el BENFICA, el Bayer Leverkusen o el Oporto.

Siendo segundos, les podría tocar el ARSENAL, el MÓNACO, el LEICESTER, el NÁPOLES o la Juventus.

Pues sí, viendo a los equipos que le podrían tocar en el sorteo de los octavos de la Champions, al Real Madrid no le conviene ganar al Borussia Dortmund, pues en el bombo de los segundos habrá tres rivales que son claros candidatos al título (Bayern, City, PSG), mientras que en el de los primeros solo hay uno (la Juve) o quizás dos (contando el Arsenal).

Mariano le demuestra a Zidane que puede ser el plan B para el Camp Nou: gol a los 23 segundos y hat-trick

Tiene el Real Madrid un plan B, un arma con el que nadie cuenta pero que está ahí, esperando su oportunidad. Se llama Mariano y aunque tiene ya 23 años, es una de las grandes promesas de la cantera blanca.

Mariano

Mariano celebra un gol (EFE).

Para jugar en el equipo blanco hace falta tirar la puerta abajo, aprovechar cada oportunidad que se presenta y eso es lo que está haciendo Mariano, un delantero de la República Dominicana con un físico poderoso y un gran olfato de gol.

Ante la Cultural Leonesa, solo necesitó 23 segundos para marcar su primer tanto, un remate al primer toque con el que se convirtió en el goleador más rápido del Real Madrid en la Copa del Rey en toda su historia.

Después, un zapatazo de ‘killer’ puso el 3-0. Sin Morata y con Benzema aún lejos de su mejor momento, es importante para Zidane saber que tiene un delantero así en caso de que lo necesite, más aún con el clásico a la vuelta de la esquina.

Para completar la noche, después de sacarse un potente remate con la derecha, fue al remate y conectó un gran cabezazo para firmar un hat-trick.

Ojalá el Real Madrid pierda el clásico con el Barça

Pues sí, parece que eso es lo que el fútbol de nuestro país necesita en estos momentos. Que el Madrid pierda el clásico y, a poder ser, por goleada ante el Barça este sábado.

Cristiano Ronaldo y Messi

Cristiano Ronaldo y Messi (EFE/ARCHIVO)

¿No han notado que estas dos semanas se habla bastante menos de fútbol que en otras? Desde luego, esa es la percepción que tengo. Estamos en noviembre, no hay títulos en juego y lo que vende es el drama, las tragedias, fracasos de jugadores y similares. Pero claro, resulta que Cristiano ahora no para de marcar goles, el Madrid gana hasta por goleada al Atlético y el que no lo hace es el Barça. Y esos dramas, tragedias, fracasos y similares que venden son… los del Real Madrid.

Quiero recordarles que hace alrededor de un mes se hablo de que había crisis (o minicrisis, o pseudocrisis, o amago de crisis o llámenlo x) en el Real Madrid porque llevaba cuatro partidos seguidos… ¡¡¡empatando!!!. Los de Zidane llevaban en ese momento más de 20 partidos sin perder (van 31 ahora), acababan de ganar la Champions por segunda vez en tres años y también se habían llevado la Supercopa aun sin jugar Cristiano. Pero se hablaba y mucho sobre si Zidane no valía, sobre que el equipo no tenía un estilo definido de juego (¿?), que la BBC era muchísimo peor que la MSN y sobre por qué Isco no jugaba más, entre otros muchos debates.

Es curioso, porque he recordado algo que escribí hace dos años, muy poco después de la Décima del equipo blanco, sobre esa especie de esquizofrenia que vive siempre alrededor del Real Madrid. “No han pasado ni cuatro meses desde que el Real Madrid levantara la ansiada Décima tras 12 años de espera y pese a ello el Bernabéu es un plebiscito constante. De Casillas, sobre todo, pero también de Benzema, de Arbeloa e incluso de James o Bale. De locos”, decía entonces. Porque todo es polémica, todo se mira con lupa, todo se estudia y analiza al detalle. Y eso solo pasa, con esa magnitud, en Chamartín.

Así que ahora toca esperar al clásico. Y en él, una derrota del Madrid (que saldrá líder del Camp Nou pase lo que pase) hará que se vuelve a hablar de lo superior que es Messi a Cristiano, que los blancos no tienen estilo ni personalidad de juego y, por supuesto, se buscarán y señalar culpables. Un poco de tragedia griega para que se vuelva a hablar de fútbol y podamos empezar a preparar una nueva crisis en el Real Madrid.

Por Raúl Rioja @raulriojazubi, esperando la nueva crisis del Madrid.

¿Por qué Koke llama “maricón” a Cristiano Ronaldo y las críticas (y mofas) son para el portugués?

Tengo que reconocer que a veces leer las redes sociales y los comentarios de las noticias es bastante desalentador. El último ejemplo, el del ‘intercambio de pareceres’ entre Cristiano Ronaldo y Koke en el que el atlético llamó “maricón” al portugués.

Koke y Cristiano

Koke y Cristiano se encaran durante el Atlético – Real Madrid (EFE).

La verdad es que cualquiera que haya jugado al fútbol sabe que muchas veces en el campo se dicen cosas que no se piensan, que las reacciones en caliente son irracionales en demasiadas ocasiones. No me sorprende ya nada de lo que se diga en un campo de fútbol. Pero lo que sí me alucina (bueno, no tanto en realidad…) es que la gente lea una noticia con el titular “Koke me llamó maricón y yo le he dicho ‘un maricón sí, pero lleno de pasta, cabrón'” y se ceben con el portugués porque es un chulo o, directamente, se diga que “por fin Cristina ha confesado que es gay” (frase real y literal) o comentarios similares.

No sé si es por el odio que se le tiene a Cristiano o porque, al final, seguimos viviendo en una sociedad homófoba pese a todo. Probablemente sea por ambas cosas. Pero la verdad que me parece ciertamente asqueroso muchas de las cosas que he leído con respecto a este tema.

El Madrid pierde a su mejor ‘9’ ante el Atlético y este mes: a Álvaro Morata

“Los grandes delanteros son los que meten más goles que los que en teoría les corresponde”. La frase corresponde a mi colega (y amigo) Salvador Carmona, especialista en estadística deportiva, y para el que le pedí ayuda para la realización de un post.

El debate Benzema-Morata es algo que se veía venir desde que el Real Madrid recuperó al canterano tras dos buenos años en la Juventus, que fue para él una especie de mili. Ha vuelto más jugador, más hecho, y su competencia con el galo está siendo feroz.

Ahora, Morata está lesionado y la sensación que da es que el conjunto blanco pierde en una fase decisiva de la temporada al que está siendo su mejor ‘9’. Saliendo del banquillo ha revolucionado partidos y marcado goles decisivos, y siempre que ha sido titular lo ha hecho bien.

Pero las sensaciones son eso, sensaciones. Y para ello es para lo que el mencionado Salva Carmona me ha prestado su ayuda, para ver si la estadística avanzada respalda las actuaciones de Morata.

Los xG (expected goals, goles esperados) son una estadística que mide cuántos goles se deben producir en una situación determinada teniendo en cuenta la distancia de la portería, el ángulo, la oposición, la velocidad a la que va la jugada, el pase previo al remate y otras muchas variables.

Pues bien, comparando a los dos delanteros del Real Madrid, de Benzema se esperaba que metiera 5,6 goles, y finalmente solo convirtió 4. Por su parte, Morata ha marcado más goles (4) de los que se esperaba (3,6).

Datos, sin duda, interesantes y que me parece intensifican el debate sobre qué jugador debe tener más minutos cuando ambos estén disponibles, especialmente en los partidos grandes de la temporada. Porque al ‘9’ del Madrid hay que pedirle que sea de la súper elite, y eso significa aportar más goles que los que haría un jugador medio. Lo que está haciendo ahora Morata y no Benzema. Lo que pierde el Madrid de cara al derbi de este sábado, al próximo clásico ante el Barça y a dos duros enfrentamientos en Champions ante el Sporting y el Dortmund.

Gráfico goles/acierto Álvaro Morata

Gráfico goles/acierto Álvaro Morata (SALVADOR CARMONA).

Gráfico goles/acierto Karim Benzema

Gráfico goles/acierto Karim Benzema (SALVADOR CARMONA),

La renovación de Cristiano Ronaldo: una hipoteca demasiado alta

Sinceramente, estoy muy preocupado. Y, como yo, muchos amigos madridistas. Porque viendo el partido ante el Leganés, y prácticamente todos los de esta temporada, me parece aterrador pensar en que Cristiano Ronaldo vaya a estar cinco temporadas más en el Real Madrid.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo en el partido ante el Leganés (EFE).

Siempre digo lo mismo con el luso. Dudar de lo que ha hecho es necio. Pero una renovación no debe hacerse por lo que un jugador ha dado, sino por lo que va a dar. Y lo que va a dar Cristiano tiene pinta de que va a ser menos, mucho menos que lo que él acostumbraba hasta ahora.

Se trata de un jugador especial, distinto. No va a aceptar nunca un rol secundario, y tampoco uno en el que él no sea el actor principal. Este equipo es cada vez más el de Bale y menos el suyo, y va a ser difícil que lo asuma. No va a admitir que se le cambie como a cualquier otro jugador, porque él no es cualquier jugador. Y su rendimiento ya no es el de un futbolista imprescindible, el de uno que no deba rotar e incluso quedarse de vez en cuando en el banquillo. Y va a ir a menos, salvo sorpresa, con el paso de los años.

El asunto puede acabar mal en cuanto un entrenador, Zidane o el que corresponda, decida que ya no está para ser titular. O que debe ser cambiado con relativa frecuencia. No lo va a admitir, ni a asumir. Ese va a ser el gran problema.

Lo único bueno de esta renovación es que, en caso de descontento del luso ante su situación (que llegará, no lo duden), siempre se le podrá traspasar y sacar una buena millonada, porque siempre va a tener un cartel espectacular, sus incontables goles le avalan.

Por Raúl Rioja @RaulRiojaZubi, antes de Cristiano, ahora de Bale.