BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

La baja de Modric desata el pesimismo entre el madridismo

Me ha venido a la mente cuando, en diciembre de 2012, Luka Modric fue elegido el peor fichaje del año 2012 por los lectores del diario Marca.

Luka Modric lesionado (EFE).

Luka Modric lesionado (EFE).

El croata había costado alrededor de 35 millones de euros (y 7 más según objetivos), pero a pesar de su alto precio no era titular en el Real Madrid. Khedira y Özil le cerraban el paso. Suena todo muy extraño, hay que reconocerlo.

Poco más de dos años después de esa votación, si ahora se hiciera una probablemente Luka Modric sería elegido el jugador más insustituible del actual Real Madrid. Solo Cristiano y, quizás, Toni Kroos, le podrían disputar ese honor.

El croata es el motor del juego del Real Madrid, el hombre por el que pasan la mayoría de balones en ataque. Siempre mira hacia adelante, siempre con criterio, nunca pierde un balón comprometido. Y a todo esto suma que, además, defiende mucho y bien. Ningún jugador del Real Madrid puede hacer lo que él hace. Isco asumió su rol en la anterior lesión del croata, pero el malagueño es un jugador muy distinto. Y ante el Atlético se le requerirá para otras funciones.

Pensar que ante el Atlético su sustituto podría ser Illarramendi, Lucas Silva o Khedira (su cuerpo aún sigue en el Madrid) hace que las opciones de los blancos de pasar la eliminatoria hayan bajado drásticamente. Y ha desatado un cierto pesimismo en la afición blanca, que ve como el jugador que peor recambio tiene dentro del equipo se perderá prácticamente toda la temporada, empezando por la vuelta de la Champions ante el Atlético.

8 comentarios

  1. Dice ser COLCHONERO HASTA LA MUERTE

    VAMOS ATLETI

    Cholo, follatelos

    20 abril 2015 | 17:41

  2. Dice ser Espoz y Mina

    Ya están poniéndose la venda antes de recibir la herida. Quedar eliminado sería un fracaso tan grande como el del Barça el año después. El atlético no es el PSG ni el Bayern, les podrá ganar, pero ni tiene esos jugadores ni el presupuesto. El Madrid tiene la obligación de pasar.

    20 abril 2015 | 17:41

  3. Dice ser Jostias Pedrín

    Es una pena por 2 cosas:

    1/ la mas importante: aunque sea culé antimerengón, no deseo ningún mal a nadie…
    2/ si el madrit no gana… conocemos la cantinela!!!

    CHOLO A POR ELLOS!

    20 abril 2015 | 18:09

  4. Dice ser Carlos

    El problema es cuando hay tanta diferencia entre los titulares y los suplentes. Están a años luz. Y estas cosas suelen pasar, y cuando pasan, miras al banquillo y te pones a llorar. Pero tambien es complicado tener una plantilla de 22 cracks. Además, manternerlos con ritmo cuando todos quieren jugar. Ahí es cuando hay buenos y malos entrenadores, en esto, el Cholo lo ha hecho mejor, hay que reconocerlo. Igualmente, en un partido puede pasar de todo, como en la vida.

    20 abril 2015 | 18:37

  5. Dice ser Pepon

    Uno de los cientos de jugadores con talento que pasan por este equipo sin hacer ruido y sin cartel de estrella, pero cuando faltan se echan las manos a la cabeza.

    Quien se acuerda de un tal Makelele, un francés pequeño y trabajador que se dejaba el alma en el campo por recuperar y iniciar el ataque de los galácticos, con el ganaron el cielo, cuando lo vendieron creyeron que hicieron el negocio del siglo, pero a partir del siguiente año se pasaron casi diez años buscando al siguiente Makelele.

    El Madrid notará su ausencia, porque cuando estuvo de baja no dieron opción a Illarra para sustituirle, ahora que se juegan la temporada tendrán que tirar de un banquillo inexistente durante todo el año para salvar el culo a los que mandan…. Bien por el entrenador y el director deportivo del club.

    20 abril 2015 | 18:43

  6. Dice ser Ivi_vk

    @espoz y Mina, el Atleti se comería con patatas al PSG. Los nombres no hacen a un equipo, de hecho los franceses y el City son la mayor estafa europea

    20 abril 2015 | 20:33

  7. Dice ser La cita del Madrid frente a sus contradicciones

    No es cuestión de ser pesimistas, ni ventajistas tras comprobar cómo Modric especialmente, pero tb Bale (si bien dado su perfil y aportación al juego colectivo del equipo, su baja no se antoja tan determinante) y hoy Benzemá, no podrán ser alineados frente al conjunto rojiblanco, hemos de ser realistas y con ello, rigurosos, porque las bajas antedichas, excepto situaciones incidentales (la lesión de Modric propiamente dicha, se produce como consecuencia de un encontronazo con un jugador rival del Málaga, y la de Benzemá por un esguince en un entrenamiento), obedecen en último término a una mala planificación de la temporada por parte del cuerpo técnico (muy tupido por cierto, no se entiende cómo es posible que con un cuerpo técnico como el del club blanco, no se haya podido prever este tipo de incidencias graves, con una adecuada política de rotaciones que pudiera distribuir y repartir esfuerzos de forma adecuada), exacerbado todo ello por una política de fichajes errónea, caprichosa, poco rigurosa, por parte del club, y que ya ha sido apuntado (“a la fuerza, ahorcan”, se diría del refranero castizo), tras mucho tiempo de tertulias estériles, sensacionalistas y vacías de contenido en los múltiples espacios deportivos con los que cuentan los medios de comunicación oficialistas de este país (especialmente los televisivos, convertidos en Tómbolas diarias pseudodeportivas -Chiringuitos fundamentalmente-), por algún medio más o menos “independiente” (es decir, no cortesano, algo que no sucedía con anteriores regentes del club, donde las críticas eran furibundas y nada objetivas, los tiempos evidentemente han cambiado) en el día de ayer.

    Mala planificación deportiva, pq en el mes de abril donde nos encontramos no es comprensible cómo no se haya adoptado una política de rotaciones indispensable para la buena marcha de la plantilla, como sí ha ocurrido en otros grandes clubes europeos (Barça, Atco. de Madrid, Bayern), que evitaran la sobrecarga de encuentros de buena parte de la misma, especialmente de jugadores que, como Modric, salían de una lesión duradera precedente y que como confirmó el propio médico de la selección de Croacia, podía haberse evitado si el jugador croata hubiera dosificado sus apariciones desde su reaparición. Que la lesión se produjera en un lance del encuentro, es accidental, ahora bien, que por ello se responsabilice directa o indirectamente al portero titular del Madrid, Casillas desde algún medio de comunicación, para presionar aún más su salida del club obedeciendo a intereses o motivaciones cuanto menos poco confesables, es de todo punto inconcebible, delirante y falto de rigor, virtud ésta que en los tiempos que corren, brilla por su ausencia en esos medios de comunicación más preocupados de competir por ofrecer sensacionalismo amarillista y procaz que eleve sus índices de audiencia o por alcanzar trendings topics en esa plataforma del chismorreo en que se ha convertido en muchas ocasiones Twitter, que por ofrecer a sus seguidores/as un mínimo de credibilidad informativa, entre tanta falta de objetividad y veracidad, pero como sabemos este tipo de espectáculos mediáticos no son exclusivos de la información deportiva desgraciadamente (no hay más que observar el repertorio de informaciones que aparecen en el ámbito político, donde al parecer el mayor o menor éxito de un candidato en los comicios se deciden vía Sálvame).

    Pero la mala planificación de la temporada no está tan alejada del argumento expuesto en el 1er párrafo, ya que está directamente conectada con la política de fichajes del club, cuyos máximos responsables parece que nunca son analizados con la misma vara de medir que el portero titular del club por ejº o que a otros miembros de la plantilla (el cuestionado Illarramendi, un jugador con muy buenas prestaciones, que vino precedido por un precio desorbitado en su traspaso -algo de lo que como sabemos, no es responsable-, pero que ha gozado de muy pocas oportunidades, en forma de escasa continuidad, y esto al igual que otros casos de jugadores prácticamente inéditos a lo largo de la temporada -Jesé, Chicharito-, ya sea porque son “presa fácil” de debates tertulianos absurdos y tramposos, ya sea porque con ello se desvía la atención de la (verdadera) raíz de las causas de los problemas estructurales del club, y que en esta segunda etapa supuestamente más madura en la presidencia de FPérez, vuelven a reproducirse tal y como se manifestaron en su primera etapa, y que llevaron al club a “morir de éxito” de forma efímera, no tanto por el exceso de protección proyectada hacia las estrellas del club en su momento (ya que esta plantilla es afortunadamente mucho más madura), sino más bien por anteponer los criterios crematísticos a los criterios deportivos, que llevados al extremo como ha sucedido a lo largo de toda la temporada, han propiciado la lesión muscular de Bale, o la alineación cuando no era lo coherente dado su rendimiento, de CR7 o Benzemá. La política de rotaciones conlleva que todos los jugadores deben sacrificarse por el bien del colectivo, esto sucede en cualquier club grande del mundo, pero al parecer, desgraciadamente, este axioma es un tabú para la filosofía societaria del actual Real Madrid, y claro, las consecuencias más pronto que tarde terminan por manifestarse en forma de lesiones (accidentales o no, Modric de no haber sido alineado, pq no era imprescindible dada la profundidad de plantilla del club y lo mucho que se jugaba la semana siguiente, no estaría lesionado), sobrecargas musculares, y demás situaciones inconvenientes sucedidas a lo largo de la temporada.

    No es que la composición de la plantilla del Madrid esté como antaño desequilibrada entre titulares y suplentes, no es verdad, ya que cualquiera con un mínimo de rigor, puede observar cómo los 20 o 22 componentes de la plantilla actual del Madrid tienen un nivel bastante alto y son todos jugadores que podrían triunfar perfectamente en otro gran club europeo (todos ellos internacionales, ahora o hace pocas temporadas), el problema radica en el criterio existente a la hora de fichar jugadores que puedan suplir las posibles y eventuales carencias del club en determinados puestos. El ejemplo más paradigmático, que no el único, lo encontramos en el mediocentro defensivo Lucas Silva, un muy buen jugador, sí, pero con una experiencia nula en el fútbol europeo, algo que no sucedía en el caso de su homólogo, Casemiro, que ya estuviera en el curso de la temporada pasada en el club, y que dada su proyección, y habida cuenta de los problemas registrados en el mediocampo actualmente, hubieran sido un bálsamo para la configuración del equipo mañana mismo sin ir más lejos, pero una vez más, ya sea por la falta de autonomía de los técnicos a la hora de analizar las necesidades deportivas del equipo (algo que es perfectamente observable en la lesión de Bale, un muy buen jugador, pero que ha sido víctima una vez más de las imposiciones contractuales que rodearon su fichaje en su momento), ya sea precisamente por su falta de acierto a la hora de tomar una decisión de este calibre (en caso de que el descarte de Casemiro se haya producido por decisión puramente técnica, algo incomprensible observando el rendimiento de un jugador, Silva que era desconocida en Europa, y que no ha mejorado las prestaciones de Casemiro, más bien al contrario), sea como fuere, un club de las dimensiones del R. Madrid no puede seguir tropezando en la misma “piedra filosofal” de confundir deporte con mercantilismo, equilibrio técnico en la composición de la plantilla con falta de conocimiento deportivo en la confección de la misma (de lo que no es responsable directo c/u de los entrenadores del club, sino que obedece a excesos de la parte ejecutiva del club, como antaño), porque sólo así se entiende que jugadores “secundarios” desde el punto de vista mediático como Di María (el caso más reciente) o Robben en su momento (entre otros muchos), hayan sido tan despreciados por no responder al axioma mercadotécnico impuesto por el club, y del que no fueron ajenos el propio Del Bosque, el mejor entrenador que ha tenido la historia reciente del club, junto al propio Ancelotti, si bien es cierto que en contextos muy diferentes, ya que si bien el primero cosechó grandes títulos a pesar de no contar con la anuencia del actual responsable del club, el segundo ha reeditado éxitos, pero con un modelo muy definido y mucho más costoso desde el punto de vista de la inversión económica (sólo los fichajes de Bale o CR7, lo pueden justificar).

    A pesar de todo ello, de las fisuras y costuras deportivas que generan los moldes mercadotécnicos a los que ha de someterse el club por cuestiones más o menos razonables, no es menos cierto que la inmediatez del futuro del club a corto plazo, ha de girar entorno al encuentro de mañana Miércoles, ante un rival el Atco. de Madrid que llega muy beneficiado por las bajas que presentará la alineación de su rival en el Bernabeú y por una decisión errónea en la tarjeta amarilla a Marcelo en el partido de Ida, y que fue forzada por la actitud impresentable, una vez más de ese jugador sobrevalorado, atropellado, chulesco y poco deportivo llamado Fernando Torres (que nadie olvide que reite la misma acción pero sin suerte en el área del rival, frente a Sergio Ramos, algo que una vez más vuelve a psar desapecirbido por esos medios “plurales” y objetivos -el partido de Ida, algo insólito, fue comentado en TVE por Esnaider y Paunovic, cuyo pasado no era precisamente “imparcial-), a mayor gloria de un gol determinante, es cierto, en la final de la Eurocopa de 2008 frente a la selección alemana, pero que no justifica en absoluto el crédito en blanco que la prensa local le concede a su comportamiento dentro del terreno de juego, es lo que tiene confundir forofismo radical pseudopatriótico, con periodismo deportivo veraz (Segurola, uno de esos pocos ejemplos de ejemplaridad y talento crítico deportivo).

    Lejos de adoptar una actitud derrotista (algo incomprensible en la historia del club), el Madrid ha de cohesionarse entorno a la figura de su afición, porque como es lógico y justo tb forma parte de los éxitos y las derrotas del club, ya sea en forma de ejercer una presión ambiental insoportable para el rival propia de otros tiempos en los que el club remontaba eliminatorias mucho más adversas que ésta misma (sin que por ello se deduzca que haya que apelar a ninguna actitud violenta, que nadie se equivoque), ya sea porque en caso contrario, cualquier atisbo de rumor o murmullo crítico en forma de silbidos, pueda mermar la fe y la mentalidad de una plantilla que está sobradamente capacitada para vencer al rival, con o sin bajas reseñables. si claro está la sinergia madridista confluye en el partido de mañana, que más que juego de salón o aventuras individualistas de sus jugadores más emblemáticos (CR7, que estuvo una vez más excesivamente individualista en zonas del campo además, donde este tipo de roles eran contraproducentes o irrelevantes, en el partido de Ida de Champions), requiere de un juego cohesionado, solidario, y muy profundo por las bandas, especialmente por la izquierda, donde Coentrao que es un estupendo lateral izquierdo (cuando estás concentrado, sobre todo), pueda complementar a CR7 en sus incursiones desde esa zona. Por el centro va a ser complicada esas incursiones habida cuenta de que el rival se presentará presumiblemente con hasta 3 mediocentros que con la baja de Mario Suárez, no sólo no sufrirá merma alguna si no que mejorará, dado que éste último es un jugador que no aporta nada constructivo al mediocampo rojiblanco ya que su función es exclusivamente destructora. Por ello, Isco que ha demostrado sobradamente su gran calidad a pesar de que le ha costado hacerse un hueco en el equipo titular, ha de ser el jugador que retome el relevo de enganche que de forma puntual ha venido desempeñando ese gran jugador que tb es Benzemá, suritendo de balones al delantero centro que se alinee mañana. El juego por fuera por todo lo dicho, se antoja fundamental para las aspiraciones ofensivas del club blanco mañana, y es que ante la baja de Modric, no podemos desdeñar las múltiples alternativas que ofrecen jugadores como Kroos, el propio Isco, o CR7, dado su potencial en los disparos fuera del área. Las mismas pretensiones han de replicarse de las jugadas a balón parado, donde Ramos, Varanne o el propio Pepe en caso de que pueda ser alineado, se antojan como jugadores de gran nivel en este tipo de jugadas. En el plano defensivo, huelga decir que el Madrid no puede permitirse errores de concentración en la salida de balón de grandes jugadores como Ramos, que en el partido de Ida entregó hasta en tres ocasiones el balón al contrario en intentos de cambio de juego o en desplazamientos frontales de balón y que pudieron causar un roto en el casillero blanco, por no hablar del trabajo de presión que habrán de ejercer desde mediocampo los jugadores del Madrid, sólo así se evitarán como siempre en este tipo de encuentros, que el rival pueda sacar ventaja de su juego directo en el que Thuram y Griezman ocupan a mi juicio un papel fundamental. Sólo desconectando a estos dos jugadores de Mandzujkic, el Madrid podrá minimizar las incursiones ofensivas del conjunto rojiblanco, que jugará sus bazas obviamente en el desarrollo de un partido largo, agresivo (la propia alienación del conjunto rojiblanco con mediocampistas destructores lo dice todo, con el siempre marrullero Gabi al frente).

    Se ha mencionado tb la presión que ejercen los jugadores y entrenador rojiblancos sobre los árbitros cuando no coadyuvan al juego violento de alguno de sus jugadores (que se lo digan al jugador del Espanyol ingresado en el hospital en aquela agresión de Miranda que le pudo ocasionar un serio disgustoen un partido de Liga reciente), algo que se pudo corroborar en el partido de Ida (la tarjeta amarilla a Marcelo, fue producto junto a las malas artes de Torres exagerando una infracción normal en una zona de mediocampo, de esa presión colectiva que ejercieron Raúl García entre otros, y la propia grada sobre el árbitro del encuentro, hecho éste que se le olvidó mencionar al inoperante Mario Suárez en las declaraciones disparatadas postpartido), por lo que el Madrid habrá de tener mucho cuidado en este tipo de lances extradeportivos, pero que sin ningún género de dudas influyen en una eliminatoria tan igualada como ésta (ojo tb a las provocaciones del delantero croata para con los defensores del Madrid, pq tras lo sucedido en el partido de Ida, todo el que conozca la trayectoria de Simeone lejos de forofismos interesados o lecturas fanáticas ventajistas, sabe que forma parte de los postulados del entrenador rojiblanco, ya sea en su etapa como jugador donde hacía gala de este tipo de juego subterráneo para beneficio de su equipo, ya sea como entrenador al intentar influir de mala manera en los árbitros del encuentro, algo con lo que Ancelotti desde luego, no puede ni debe competir, habida cuenta de la diferencia abismal de perfiles) La alineación del entonces discutido y silbado Oblak (algo que parecen olvidar tb aquellos expertos que poco menos que lo denigraban a un segundo o tercer plano), es un seguro para la portería rojiblanca, dado su gran nivel demostrado el otro día pues evitó una goleada en la primera parte, y las incursiones de Juan Fran por su banda, tb, toda vez que cada vez que juega contra la que fue su Casa y que le formó, vuelven a refutar la idea de que las obsesiones e inquinas pasadas son un poderoso aliado para intentar disfrazar de “amor fiel e incondicional” del hoy lateral rojiblanco para con el “eterno rival”, pero esto claro está es otro debate…

    Que gane el fútbol, sobre todo, pero que sea justo para aquellos equipos que como el Madrid el otro día, fueron a pesar del resultado engañoso, merecieron la victoria por juego, imagen y comportamiento (como se mostró en el lance del partido entre Ramos y Mandzjukic, o entre éste y Carvajal), y es que el Madrid más allá del mayor o menor presupuesto que es obvio influye con ambos equipos íntegramente alineados sobre el terreno de juego, tiene mucho que ganar, especialmente en forma de prestigio, orgullo, autoreivindicación de los habitualmente ausentes, y lo que es más importante, sentido de la identidad con lo que ha sido la filosofía ancestral del club blanco a lo largo de casi toda su historia y que no entiende de burdas y artificiosas campañas marketinianas: su fe en el espíritu de superación y la revitalización de esos valores que en cierta forma parece que en ocasiones pierde al calor de estrategias mediáticas aparatosas y ostentosas tan propias de otros clubes multimillonarios en cuyo espejo el máximo responsable del club parece que no quiere nunca fijarse. Esperemos por el bien de mi club, que mañana no tengamos que lamentarnos como esos seguidores que se rasgan las vestiduras muy a pesar de que en el fondo sabiamos que otros equipos conseguían con humildad y un trabajo colectivo a medio plazo, lo que nosostros lográbamos a golpe de talonario. Mañana el Madrid ha de olvidarse de todo ello, y superar todas las adversidades posibles, independientemente de las preferencias o idolatrías de c/u (a este respecto, aquellos que de forma ridícula, caprichosa e injusta centra sus iras en torno a Casillas, que recuerden que ni de Gea excanterano del Atco de Madrid, ni Courtouis pueden defender que sean mejores que el excelente portero madridista, otra cosa diferente son los atavismos o falta de conocimiento de aquellos que tienen que decidir el futuro de la plantilla del club blanco -¿por cierto, Keylor Navas, dónde queda en el supuesto de que se marche el portero blanco?-), eso es lo que diferencia a un seguidor no fanático y conocedor de este deporte, de un autoproclamado hincha de un club determinado que por motivos más o menos confesables (los llamados mourinhistas, cuya influencia para el ahora discutido Casillas es incuestionable), aprovecha cada partido en el Bernabeú para proyectar sus hilarantes inquinas y obsesiones en el cancerbero blanco, algo que no hace más que explicar y corroborar los perniciosos efectos que tuvieron sus decisiones en la última temporada en la que militó en el conjunto blanco, con la anuencia y beneplácito eso sí del máximo responsable del club.

    21 abril 2015 | 18:21

  8. Dice ser País de Pandereta

    El madridismo puede estar muy tranquilo que mientras no se lesionen los árbitros acabarán por ganar títulos regalados, como siempre. Miren esto: http://goo.gl/vFKjDc

    21 abril 2015 | 18:57

Los comentarios están cerrados.