BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

¿Es favorito el Barça ante el Madrid?

Estamos ante el que probablemente sea el Barça – Madrid más incierto de los últimos años. Tras muchos años de predominio culé desde la llegada de Pep Guardiola, en los últimos clásicos la tendencia se ha invertido. Son ya cinco los partidos en los que los culés no son capaces de ganar a los madridistas.

La llegada de Ancelotti ha traído, por el momento, un Madrid imprevisible. Tras el desastre ante el Atlético, llegaron algunos cambios y el gran encuentro ante el Málaga. A la Juventus se le ganó pero sin convencer y con un equipo excesivamente reservón.

Leo Messi y Cristiano Ronaldo

Leo Messi y Cristiano Ronaldo.

Por su parte, el Barça ha hecho casi un pleno en la Liga y está invicto esta temporada, pero con bastantes dudas. En los partidos grandes, ha dejado ciertas dudas y su tono físico es, o así lo parece, malo. Messi todo lo oculta con sus goles y Neymar ha supuesto una bocanada de aire fresco, pero veremos si es suficiente. Sus dudas en la zona defensiva preocupan y mucho justo antes de enfrentarse a Cristiano Ronaldo y compañía.

Y así llegamos al clásico, un choque en el que puede pasar cualquier cosa y en el que no sorprendería ni una goleada azulgrana ni una victoria contundente blanca. De lo que no tengo dudas es de que el dominio del juego será del Barça y que el Madrid esperará su oportunidad a la contra. La vida sigue igual en ese aspecto.

Como sucedió en el derbi ante el Atlético, en 20minutos nos mojamos y dejamos los pronósticos de nuestros especialistas deportivos, con resultado y jugador más decisivo. Yo apuesto por un 1-3 y con Cristiano como estrella del partido.

RUBÉN RUIZ: El Camp Nou no es buen sitio para llegar con dudas en el juego y eso es lo mejor define, de momento, al Madrid de Ancelotti. Lo complicado es saber si esa deriva llevará al Barça a sentenciar (pronto empezamos) la liga en su casa o si los blancos serán capaces de centrar el rumbo en territorio hostil. Porque también el Barcelona añora tiempos mejores.

El duelo de secundarios (Neymar-Bale) se lo lleva de calle el brasileño. Y aún está por ver que el galés relegue a Di Maria al banquillo en el Camp Nou. En cuanto a los principales, color blanco. Cristiano anda pletórico y Messi… desubicado. Así las cosas, la clave del sábado puede estar en la velocidad. El Barcelona de Martino toca pero no daña y perdonar al Madrid puede salirle caro en un partido en el que la presión vuelve a ser blaugrana.

Mi resultado es un 1-2, con Cristiano como jugador más decisivo.

MAMEN HIDALGO: Es difícil hacer un pronóstico del duelo entre el Barça menos creativo de los últimos tiempos y un Real Madrid en construcción. Más difícil todavía cuando no sabemos a qué jugará Ancelotti, que sigue pensándose si quiere tocar el balón-como dijo al inicio de la sesión- o prefiere un fútbol más ‘italiano’.

Precisamente esas son las dudas que pueden ‘matar’ a los blancos en el feudo azulgrana. Las dudas entre querer el balón o despreciarlo, entre querer golear al Málaga o defenderse panza arriba ante la Juventus. ¿Fútbol con un trivote liderado por Khedira y tres balas aisladas? Se antoja imposible. Carlo está tardando en asumirlo y  esa incógnita, que también se refleja en la escasa continuidad de su once, le puede pasar factura ante la habilidad de Neymar, Messi o Iniesta. Porque este Barça tiene menos fútbol, pero mantiene intacta la capacidad de ejecutar en una milésima de segundo y tras una sola mirada.

Ese desorden del Real Madrid y la falta de madurez de sus nuevas adquisiciones, si es que juegan, dan al resultado un tinte azulgrana que se puede equilibrar con la garra de Cristiano Ronaldo frente a los despropósitos de la zaga local.

En el ‘clásico’ más igualado de los últimos años, apuesto por un empate (2-2) o una victoria del Barça por la mínima (2-1). ¿El hombre decisivo? Neymar. Tendrá ganas, y sólo le falta el gol para cuajar un buen inicio de temporada.

EDU CASADO: Pronostico un empate. El Barça ha arrojado dudas en sus dos últimos partidos y por el contrario, el Real Madrid parece haber mejorado. Además, el Madrid se emplea mejor en los clásicos cuando se disputan en el Nou Camp y la defensa azulgrana no está en su mejor momento. A pesar de ello, si Leo Messi tiene el día de poco valdrá lo demás.

Voy a apostar por un 2-2 y creo que el jugador más determinante será Messi.

EUGENIO G. DELGADO: Tanto Barça como Real Madrid llegan al clásico con dudas, aunque de diferente intensidad, así que, por una vez, no podemos hablar de favorito.

Los culés sufren en defensa y pueden perder a Piqué, con molestias musculares, para el choque. Entraría Puyol junto a Mascherano, un riesgo, ya que el capitán azulgrana ha regresado a los terrenos de juego hace una semana después de una larga lesión y el argentino es un mediocentro reconvertido a central y comete, cada cierto tiempo, fallos graves, como él mismo reconoció después de Milan. También cuentan con un Neymar totalmente integrado en el grupo y con Messi en línea ascendente, después de su última lesión muscular.

El Madrid de Ancelotti todavía no sabe a lo que juega o, más bien, quiere jugar al toque, pero el equipo, heredado de la época Mourinho, está armado para la contra. Bale es un gran problema porque el técnico italiano le tiene que hacer hueco y eso significa desplazar a Cristiano del flanco izquierdo a la punta -algo que detesta- o sacar del equipo a Di María, el futbolista más en forma está de los merengues, con permiso de CR7. Además, su centro del campo, con la propuesta del trivote -Illarramendi, Modric y Khedira- es claramente inferior a la del Barça -Busquets, Xavi e Iniesta-.

Ganará el Barça por la mínima porque su idea futbolística está consolidada desde hace años y porque juega en casa. Solo CR7 (7 goles en Liga y 7 en Champions) parece capaz de evitar la derrota blanca
Resultado: 2-1.

ALEJANDRO HERRERA: A día de hoy, el Barça parte con ventaja de cara al clásico por juego (pese a no jugar bien, lo hace mejor que el Real Madrid o por lo menos lo tiene más claro) y por la condición de local (el Camp Nou, pese a ser suelo favorable últimamente para los blancos, no se pisará con la intensidad de Mourinho).

El Madrid llega desconcertado, sin saber muy bien qué hacer. Todo apunta a trivote y a poco dominio, porque es a lo que puede aspirar este Madrid ahora mismo, mientras consigue un hueco con calzador para Bale. Es decir, a cruzar los dedos y a esperar a Cristiano o Di María. Lo positivo, que podría salir por delante en la clasificación pese a un comienzo de temporada con muchas dudas y a la espera de encontrar timonel en el proceso de recuperación de Xabi Alonso.

El Barça llega tras dos partidos en los que ha arrojado muchas dudas, mucho más lento y tedioso que de costumbre, pero con la reaparición de Puyol (factor deportivo y anímico). Es en esa lentitud en donde puede pescar algo el Madrid, en ese caos algo ilógico tras años de rigor. Ahí se decidirá el partido, en el equilibrio defensivo culé para armar el eje algo lento últimamente. Messi, Xavi e Iniesta parecen estar justos, por lo que apostaría a que Neymar va a darle la tarde a más de uno.

Dicho esto, creo que el Barça ganará 2-1. (Goles: Messi y Neymar / Cristiano). Mejor jugador: Neymar.

DANIEL MATEO: Habrá empate. Los dos están igual de mal. El Barça, con ciertos momentos -largos- de desconexión y poca chispa. A las pruebas me remito con los empate en Pamplona y en Milán; el Real Madrid sigue jugando mal al fútbol, admitido por Ancelotti y constatado sobre el césped, por mucho que haya ganado los dos últimos partidos.

Así lo que más lógico, a priori, se antoja el empate. A ambos les salvan sus estrellas, que para algo marcan la diferencia con el resto de conjuntos de la Liga. Según están ambos equipos, los Ronaldo, Messi, Neymar me da que marcarán el devenir del ‘Clásico’.

Resultado: 1-1. Jugador más decisivo: Cristiano Ronaldo

FRANCISCO PELAYO: Ninguno de los dos equipos llega con buenas sensaciones y los resultados a día de hoy, hayan sido buenos o malos, no sirven para determinar con claridad quién está en un nivel superior. El Barcelona no acaba de encontrar su ritmo de juego y el Madrid aún no tiene definido su estilo.

Preveo un choque con el Barça mandando y los blancos esperando su oportunidad a la contra. A principio de temporada, con ambos equipos algo perdidos, el factor campo cobra más relevancia que nunca. Por ello, creo que la victoria será azulgrana por 2-0 con goles de Pedro y Messi. El argentino volverá a ser el mejor de su equipo.

10 comentarios

  1. Dice ser Fanraulnash

    Tienes toda la razón!

    26 octubre 2013 | 10:01

  2. Dice ser Carla

    Se sigue hablando de las malas sensaciones de ambos, pero están ahí arriba, y deseando que llueguen grandes partidos como este.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    26 octubre 2013 | 10:02

  3. Dice ser lucas

    Sin duda: el árbitro y la hormona

    26 octubre 2013 | 10:11

  4. Dice ser Vergamulo

    Ganará el Barsa y el jugador decisivo será Arbeloa.

    26 octubre 2013 | 11:24

  5. La primera víctima ha sido un joven que murió atropellado la noche del jueves en Ribeirao Preto. En esa población tuvo lugar una de las manifestaciones en demanda de mejores servicios públicos que han movilizado a más de un millón de brasileños en al menos 80 ciudades del país. La segunda, una mujer barrendera que inhaló gas lacrimógeno lanzado por la Policía en la ciudad de Belén. Ha muerto de un paro cardíaco. Era Cleonice Vieira de Moraes, de 54 años, empleada de la compañía de limpieza pública de Belén.

    Los choques en la noche del jueves dejaron al menos 62 heridos en Río de Janeiro y 50 en Brasilia, pese al carácter pacífico de la mayoría de las manifestaciones. Las protestas comenzaron la semana pasada en Sao Paulo, contra la subida de precio del transporte público. Luego se añadieron otras reivindicaciones: mayores inversiones en salud y educación pública, y críticas a los elevados gastos del Gobierno para organizar eventos como el Mundial de fútbol de 2014.
    Algunos aficionados a las puertas del templo futbolístico de Brasil, han subrayado que Maracaná es la estampa perfecta de lo que condena el pueblo [1]. “El coste de la renovación se disparó respecto al presupuesto inicial y al final ha supuesto más de 300 millones de euros”.

    “No estamos contra el fútbol, sino contra la corrupción”, se leía el pasado miércoles, 19 de junio, en varias pancartas desplegadas en el estadio de Fortaleza, en el encuentro entre Brasil y México. Unas 15.000 personas habían intentado bloquear los accesos.
    Los futbolistas, esta vez sí, han sentido la necesidad de intervenir. La inmensa mayoría se ha posicionado a favor de los manifestantes.

    Horas antes del partido Brasil-México, corrió por la rede la idea de que los aficionados brasileños dieran la espalda al himno al inicio de los protocolos del encuentro.
    Juninho Pernambucano, ex internacional con la Canarinha, apoyó la idea desde Estados Unidos.
    Alves, el defensa del Barça, se solidarizó por Instagram. “Por un Brasil sin violencia, mejor, en paz, educado, con salud, honesto y feliz”.

    Hulk, interior derecha titular, escribió en la red: “La gente de Brasil necesita mejoras”.
    El defensa David Luiz también dijo la suya: “Me parece bien que la gente proteste por sus derechos”.
    Neymar, el nuevo jugador del Barça, el icono actual del fútbol brasileño, reconoció estar “triste” por lo que sucede estos días en su país. “Siempre tuve fe en que no sería necesario que llegáramos al punto de tirarnos a la calle para exigir mejores condiciones de transporte, sanidad, educación y seguridad, sobre todo porque es una obligación del Gobierno. Mis padres trabajaron mucho para poder ofrecerme a mí y a mi hermano un mínimo de calidad de vida… Hoy, gracias al éxito que ustedes [aficionados] me proporcionan, podría parecer demagógico por mi parte .pero no lo es- levantar la bandera de las manifestaciones que recorren todo Brasil; pero soy brasileño y amo a mí país (…) Quiero un Brasil más justo, más seguro, más saludable y más honesto. En el partido contra México entro en el campo inspirado por esas movilizaciones, estamos juntos”. Durante el choque con México, Neymar gesticuló una y otra vez hacia la grada.
    Uno de los gritos en los aledaños del partido fue: “Brasil, despierta, un profesor vale más que Neymar”.

    No faltaron varios ex jugadores. Al frente, no podía faltar Pelé.
    Pero el gran Pelé metió la pata (siempre ha estado más o menos cercano al poder). Colgó un vídeo en la Red: “Pido a los brasileños que no confundan las cosas. Estamos preparando la Copa del Mundo, vamos a apoyar a la selección, vamos a olvidar la confusión que reina y vamos a olvidar las protestas”.

    Romario, el inolvidable Romario, el actual diputado federal por Río, le pidió callar –“Pelé en silencio es un poeta”- y criticó con dureza la “escandalosa” inversión estatal para el Mundial (sin contar la que tendrá que abordar Brasil para Río 2016).
    En las redes las cargas contra Pelé acumularon detractores. El embajador del Mundial 2014 intentó rectificar: “Siempre he luchado contra la corrupción, tras mi gol mil hablé sobre la importancia de la educación, no me entiendan mal, solo pido no descargar nuestras frustraciones en la selección”.

    Para Rivaldo, uno de los grandes jugadores de todos los tiempos [2], “es una vergüenza que el Mundial se vaya a celebrar en Brasil con las desigualdades existentes, con gente pasando hambre”. Y añadió: “Yo fui pobre y sentí el no tener un buen servicio sanitario. Mi padre fue atropellado y murió por no haber sido atendido en un hospital público de Recife.”
    ¿Y la Rja? ¿Dónde está la Roja? ¿Villa no dice nada? ¿Y Xavi? ¿Iniesta tampoco? ¿Piqué no sabe de qué va la cosa? ¿Sergio Ramos también está callado? ¿Iker? ¿Y Del Bosque, una persona razonable y sensata, no tiene nada que decir? ¿No van con ellos, no va con todos?
    PS: Boaventura de Sousa Santos da alguna claves de la situación en un reciente artículo: “El precio del progreso” [3]:
    Este Brasil está hecho de tres narrativas y temporalidades, señala. La primera es la narrativa de la exclusión social (Brasil uno de los países más desiguales del mundo), “de las oligarquías latifundistas, del caciquismo violento, de las élites políticas restrictas y racistas, una narrativa que se remonta a la colonia y se ha reproducido sobre formas siempre mutantes hasta hoy”. La segunda narrativa es la de la reivindicación de la democracia participativa: “se remonta a los últimos 25 años y tuvo sus puntos más altos en el proceso constituyente que condujo a la Constitución de 1988, en los presupuestos participativos sobre políticas urbanas en centenares de municipios, en el impeachment del presidente Collor de Mello en 1992, en la creación de consejos de ciudadanos en las principales áreas de políticas públicas, especialmente en salud y educación, a diferentes niveles de la acción estatal (municipal, regional y federal)”. La tercera tiene apenas diez años de edad: “versa sobre las vastas políticas de inclusión social adoptadas por el presidente Lula da Silva a partir de 2003, que condujeron a una significativa reducción de la pobreza, a la creación de una clase media con elevada vocación consumista, al reconocimiento de la discriminación racial contra la población afrodescendiente e indígena y a las políticas de acción afirmativa, y a la ampliación del reconocimiento de territorios y quilombolas [descendientes de esclavos] e indígenas”.

    Lo que ha sucedido desde que la presidenta Dilma asumió el cargo ha sido “la desaceleración o incluso el estancamiento de las dos últimas narrativas”. Y como en política, sostine BdSS, no existe el vacío, “ese terreno baldío que dejaron fue aprovechado por la primera y más antigua narrativa, fortalecida bajo los nuevos ropajes del desarrollo capitalista y las nuevas (y viejas) formas de corrupción”.

    Las formas de democracia participativa han sido “neutralizadas en el dominio de las grandes infraestructuras y megaproyectos, y dejaron de motivar a las generaciones más jóvenes, huérfanas de vida familiar y comunitaria integradora, deslumbradas por el nuevo consumismo u obcecadas por el deseo de éste”. Las políticas de inclusión social se han agotado “y dejaron de responder a las expectativas de quien se sentía merecedor de más y mejor”. Además, la calidad de vida urbana empeoró en nombre de los eventos de prestigio internacional “que absorbieron las inversiones que debían mejorar los transportes, la educación y los servicios públicos en general”.
    El racismo mostró su persistencia en el tejido social, en las fuerzas policiales. “Aumentó el asesinato de líderes indígenas y campesinos, demonizados por el poder político como “obstáculos al crecimiento” simplemente por luchar por sus tierras y formas de vida, contra el agronegocio y los megaproyectos mineros e hidroeléctricos (como la presa de Belo Monte, destinada a abastecer de energía barata a la industria extractiva)”.

    La presidenta Dilma fue el termómetro de este cambio insidioso, sostiene el autor portugués. “Asumió una actitud de indisimulable hostilidad hacia los movimientos sociales y los pueblos indígenas, un cambio drástico respecto a su antecesor. Luchó contra la corrupción, pero dejó para los aliados políticos más conservadores las agendas que consideró menos importantes. Así, la Comisión de Derechos Humanos, históricamente comprometida con los derechos de las minorías, fue entregada a un pastor evangélico homófobo, que promovió una propuesta legislativa conocida como cura gay”.

    Es necesario que “las dos narrativas (democracia participativa e inclusión social intercultural) retomen el dinamismo que ya habían tenido”. Si fuese así, apunta finalmente BdSS, “Brasil mostrará al mundo que sólo merece la pena pagar el precio del progreso profundizando en la democracia, redistribuyendo la riqueza generada y reconociendo la diferencia cultural y política de aquellos que consideran que el progreso sin dignidad es retroceso”. Ni más ni menos.

    Lo dicho: un profesor vale más que Neymar.

    Notas:
    [1] http://internacional.elpais.com/internacional/2013/06/20/actualidad/1371721208_453376.html
    [2] Un jugador como pocos, capaz de ponerse tras de sí todo un equipo con una elegancia excepcional. Lo hizo varias veces en su etapa barcelonesa.
    [3] http://blogs.publico.es/dominiopublico/7100/el-precio-del-progreso/

    Salvador López Arnal
    Rebelión
    22-06-2013

    26 octubre 2013 | 11:25

  6. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Importante es ganar pero tiene más mérito luchar hasta el final sin rendirse.

    Clica sobre mi nombre si eres inteligente, si no, no.

    26 octubre 2013 | 12:58

  7. Dice ser UNDIANO MALLENCO

    La clave del partido será si Undiano permite, como siempre, el juego duro por encima del reglamento o si aplica correctamente el reglamento y saca las tarjetas correspondientes. Con un arbitraje correcto el Barça es el favorito. Con un arbitraje a la española el Madrid ganará seguro. Miren lo que es un arbitraje a la española: http://xurl.es/zc50b

    26 octubre 2013 | 13:34

  8. Dice ser JUAN

    En estos partidos nunca hay favoritos!!

    26 octubre 2013 | 15:05

  9. Dice ser JUAN

    Lo más logico sería una victoria del Madrid o un empate

    26 octubre 2013 | 15:12

  10. Dice ser Sexxxmarket

    En un partido así nunca hay favoritos y además llegan los dos con sensaciones muy parecidas

    27 octubre 2013 | 09:00

Los comentarios están cerrados.