BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Archivo de la categoría ‘Fútbol’

¿Es favorito el Madrid pese a que el partido se juega en el Camp Nou?

Messi celebra un gol ante Cristiano en el clásico de marzo de 2014 (EFE).

Messi celebra un gol ante Cristiano en el clásico de marzo de 2014 (EFE).

Este sábado (16.15 horas, Camp Nou) juegan Real Madrid y Barça y los tres miembros de este blog nos mojamos sobre qué creemos que va a pasar:

Por Raúl Rioja @raulriojazubi, creo que toca ganar.

Ha tenido el Real Madrid un defecto en los últimos años: el de dejar vivo al eterno rival cuando peor estaba. Sucedió, lo recuerdo perfectamente, en el partido del Camp Nou hace dos temporadas, cuando pese a ser superior, acabó cayendo con un gol de Luis Suárez.

Los de Zidane llegan mejor al clásico y es el momento perfecto para que lo demuestren con una victoria que deje al Barça muy tocado y a nueve puntos. No sentenciaría la Liga, desde luego, pero sería un golpe encima de la mesa importante. El Real Madrid ha conseguido que no se noten las ausencias de jugadores tan importantes como Bale o Kroos, y el partido ante el Atlético del Calderón, donde se vio a un equipo solidario y a la vez ambicioso, es el camino a seguir para los blancos.

MI PRONÓSTICO: 1-3

Por Noelia Pérez @NoeliaPerez13, con los nervios a flor de piel.

Una victoria sin florituras ni concesiones. Eso es lo que necesita el Barça. No hay otra opción. Los azulgrana están obligados a conseguir un triunfo que cambie los fantasmas de lado, que haga que las dudas se disipen y se siembren en el bando contrario. Porque así va esto. Un día empatas con un Segunda B y estás hundido, y al siguiente le ganas al eterno rival y subes a lo más alto.

“¿Cómo ves el clásico?” me preguntaba ayer una amiga. “Pues si te digo la verdad: difícil”, le contesté yo. Se sorprendió. Pero, pese a quien le pese, las preocupaciones en Barcelona son infinitas: ni los defensas del equipo culé están en su mejor forma ni los delanteros tienen afinada su puntería. Y en Madrid todo parece ir a las mil maravillas.

Es verdad que jugar en casa siempre es un factor a favor, pero eso no significa que el Barcelona sea el favorito para ganar este clásico. No lo es y hay que asumirlo. Por eso no creo que vayamos a ver un partido espectacular con grandes goles y filigranas. Será un partido sufrido y los jugadores del Barça deben saltar al césped del Camp Nou con calma, mente fría e intensidad. Una mezcla de factores compleja que le evitaría hundirse a nueve puntos del líder y, posiblemente, caer a la tercera plaza. Como para dormirse a la hora de la siesta…

MI PRONÓSTICO: 2-1

Por Edu Casado @EduCasado, que se maten entre ellos.

Más allá de las posturas ante el partido, que ya conté anoche, veo al Real Madrid muy fuerte. Más allá de su buen o mal juego, que todo es discutible, lo veo con una cosa que de por sí gana partidos, y eso es la confianza. Esta virtud la ha tenido siempre el Real Madrid muy presente, cuanto más ahora, que parece que ha encontrado con Zidane el equilibrio que durante años buscó.

El Barcelona, por su parte, tiene una cosa a favor: que tiene en el ataque a tres de los cinco mejores jugadores del mundo. Teniendo sólo a Messi sería suficiente. Habrá que ver si el de Rosario tiene uno de sus días. Si lo tiene, no hay confianza que pueda con ello.

MI PRONÓSTICO: 2-2

Tú puedes votar en nuestra encuesta.

El Mundial podría quedarse sin Messi

Sí, habéis leído bien. El Mundial de Rusia 2018 podría quedarse sin Leo Messi. No al revés. Porque un Mundial sin el mejor jugador del mundo no tiene el mismo interés futbolístico.

El argentino podría perderse la competición después de que la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) haya puesto una sanción a la Federación Boliviana de Fútbol por alineación indebida dando por perdidos los partidos ante Perú y Chile que había ganado y empatado, respectivamente. Bolivia incluyó en su once al defensa Nelson Cabrera, nacido en Paraguay, por lo que el máximo organismo de la FIFA ha decidido emprender procedimientos legales.

Así, Bolivia pasa a la penúltima posición del grupo dentro de la primera fase y Argentina queda en sexto lugar, tras ser adelantada por Chile, ambas con 16 puntos, pero con gol average para los chilenos. De quedar así la casificación, la albiceleste no disputaría el Mundial de Rusia 2018 y la decisión de Messi de volver a la selección —tras haber renunciado— no habría servido para mucho.

Así está la clasificación en este momento. (FIFA)

Así está la clasificación para el Mundial en este momento. (FIFA)

Este imprevisto se suma a los muchos problemas que tiene el astro argentino para triunfar con su selección. Cuatro finales y cuatro derrotas. Messi ha perdido con Argentina las finales de tres ediciones de la Copa América (2007, 2015 y 2016) y una del Mundial (2014). Y pese a ser el máximo goleador histórico (56 goles). Esas son las sorprendentes (para mal) estadísticas que maneja Leo con su país.

La pulga sabe, mejor que nadie, que no es el mismo jugando con el Barça que con Argentina. Porque no es lo mismo reunirse cinco veces al año para jugar cuatro partidos que entrenar a diario y jugar cada semana. En el Barcelona tiene un equipo que gira a su alrededor y en la albiceleste le acompañan grandes jugadores pero falta entendimiento.

Por ello, otra de las polémicas del día ha venido motivada por las declaraciones de Daniel Passarella, excapitán de la selección Argentina: “Yo le sacaría la cinta de capitán a Messi”. Passarella considera que retirarle la capitanía “le quitaría un peso de encima” por su forma de ser “de persona retraída y tímida”.

Sin embargo, el Mundial es el momento clave para que Leo pueda redimirse. Su gran oportunidad para triunfar con Argentina está en la cuerda floja aunque todavía no hay nada decidido: el 15 de noviembre Argentina juega contra Colombia, ahora en la tercera plaza, y si vencen los albicelestes podrían ponerse quintos con opción de repesca. También tiene que enfrentarse todavía a Chile y Ecuador (situados con más puntos) dentro de la primera fase. Tendremos que esperar hasta entonces para saber el paradero del 10 de la albiceleste.

Por Noelia Pérez, @NoeliaPerez13, con esperanzas.

Ni Messi ni Cristiano, la pelea por el Balón de Oro aburre

Monotonía, rutina, aburrimiento… eso es lo que me provoca pensar en otra ceremonia de entrega del Balón de Oro en el que el ganador sea Cristiano Ronaldo o Leo Messi. Parece que no haya más jugadores en el mundo que merezcan tal distinción. Puede que sea cuestión de moda o puede que sea verdad que no hay nadie mejor que ellos, pero ya cansa la lucha constante entre ambos por superarse.

Balon de oro

Messi y Cristiano en la rueda de prensa previa a la ceremonia de 2014. (Archivo)

Cristiano quiere recortar distancias a Leo y hacerse con la cuarta esfera dorada; y Leo quiere distanciarse aún más del portugués para dejar claro —si todavía no lo está—que es el mejor jugador del mundo y nadie puede echarle mano a nivel futbolístico. Una competición a nivel individual que, de seguir así, nunca tendrá fin.

Hoy salió la lista con los 30 nominados, de los cuales podríamos descartar así, en frío y sin contemplaciones, a más de la mitad —que ya no sé ni para qué los nominan— y nos quedaríamos con los mismos de siempre entre los que, aparte de el astro argentino y el portugués, estarían: Griezmann, Bale, Neymar, y Suárez de la LaLiga Santander; Pogba y Payet de la Premier League; y Lewandowski, Müller y Neuer de la Bundesliga. Punto. Lo que decía: rutina. Sin apenas variaciones respecto a los que ocuparon los 10 primeros puestos de las últimas votaciones.

Personalmente, si tuviera que descartar a Messi y a Ronaldo y si pesara más con el corazón que con la cabeza yo se lo daría a Iniesta por su elegancia y solvencia (bueno, ya se lo hubiera dado cuando la selección española estaba en su más alto nivel, en aquella nominación de 2010, justo cuando España había sido campeona del Mundo, pero se lo dieron a Messi…). Dejando sentimentalismos atrás, creo que el que más opciones tiene y el que probablemente se lleve otra vez este año el balón de bronce es Neymar.

Sí, otro delantero. Imprescindible en el Barça e imprescindible con su selección. En 2016 ha ganado su primer oro olímpico con Brasil sub23 en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y consiguió un doblete como azulgrana: Copa y Liga. Buen palmarés para enfrentarse a esta nominación pero seguramente no el suficiente para llevarse el ansiado trofeo.

¡Ya basta! Alguien tiene que parar esto. El problema llega cuando nos paramos a pensar en quién. ¿Quién está a la altura del argentino y el portugués? ¿Quién podría considerarse ‘el tercero en discordia’ en la lista de los mejores del mundo? Difícil elección.

Hace justo una década que no lo gana un futbolista que no juegue en posición de ataque, desde que lo logró Fabio Cannavaro en 2006. Quizás es hora de cambiar esa tónica y dar la sorpresa. Hagan sus apuestas y dejen las obviedades a un lado, por favor.

La Copa del Rey del ‘selfie’ y la camiseta firmada

Los jugadores del Villanovense, el año pasado brindando tras el sorteo de Copa

Los jugadores del Villanovense, el año pasado brindando tras el sorteo de Copa (Archivo).

Ya tenemos el sorteo de Copa del Rey y, como cada año, tres modestos de nuestro fútbol se sienten como el puñado de españoles que salen abriendo los informativos cada 22 de diciembre: como si les hubiera tocado el ‘Gordo’.

Cultural Leonesa, Hércules (modesto pero histórico donde los haya) y Guijuelo han sido los ‘afortunados’ clubes que se enfrentarán en Copa ante Real Madrid, FC Barcelona y Atlético de Madrid, respectivamente. Para los clubes, un partido así te soluciona la temporada económicamente hablando. Para los jugadores, en este caso de 2ª B, es una ocasión de oro para brillar y lucirse… O al menos así debería ser.

Desde que en la temporada 2005/2006 se desterró el formato de partido único, la Copa, el torneo en vigor más antiguo de España se ha convertido en una competición con un preludio anecdótico para, al final, poder ver a los de siempre pelear por el título. Las alarmas se encendieron cuando en 2003, la final fue Mallorca-Recreativo de Huelva. Los dirigentes de nuestro fútbol decidieron que no se podía volver a repetir tal afrenta al ‘espectáculo’ y dos años después volvía el horrible formato actual, no fuera a ser que los mayores se lleven un susto.

El problema es que los clubes pequeños aceptan encantados el formato. La ida es en casa para asegurarse la recaudación, pero el mensaje está claro: la vuelta es para hacerse ‘selfies’ en el Bernabéu o el Camp Nou (o el Calderón -gracias, Cholo-), pedirle la camiseta a Cristiano/Messi/Griezmann y tener una anécdota que contar a los nietos.

Todo son desventajas: es casi imposible que haya una sorpresa (sí, Real Unión y Alcorcón lo lograron, es cierto, por eso digo “casi”). Los equipos grandes se pueden permitir el lujo de llevar a los suplentes al desplazamiento (vaya por Dios, con la buena taquilla que íbamos a hacer). El calendario se sobrecarga y en muchos casos, la vuelta es un tostón, un trámite con el estadio vacío.

Este formato es un síntoma claro de lo que es el fútbol actual en España. Vean cualquier informativo de deportes si no me creen. Real Madrid, Barça, un poco Atleti y después… después da igual.

Solo nos queda rezar por otro caso Cheryshev, porque si no, vaya peñazo.

Por Edu Casado @EduCasado.

Un Tridente al Contragolpe

Por mucho que se diga que ya hay equipos en crisis, apenas estamos a mediado del mes de octubre, la temporada no ha hecho más que arrancar. Y, para abordarla, habrá cambios en este blog. O, más que cambios, refuerzos.

Pasa a ser un espacio compartido y, como consecuencia, más plural. Todos los amantes del fútbol tenemos un equipo -también los periodistas- y negarlo es cínico, así que los que aquí escribiremos no esconderemos nuestros colores y, a la vez, trataremos de ser justos, ecuánimes. Hay un término medio entre ocultar de qué equipo eres y el periodismo de bufanda, hay un punto equidistante entre negar que Messi es el mejor del mundo y que, en ciertos momentos, otros jugadores le han superado.

Y, dicho esto, como de un blog de fútbol se trata, aquí se verterán opiniones, y cada uno es libre de tener la suya. Aparte de un servidor, aquí escribirán Noelia Pérez, relativamente recién llegada y que aportará los valors que tanto se han echado en falta por aquí, y Edu Casado, compañero de fatigas de fin de semana y sufridor resignado de bromas continuas sobre cierto partido de Lisboa.

Como bien dice el nuevo título del blog, un Tridente al Contragolpe, ahora que, tras años de tiranía del tiki taka, se ha vuelto a poner de moda.

Messi, Griezmann y Bale

Messi, Griezmann y Bale (ARCHIVO).

Al ‘Gato’ le han traído un perro aún más feroz

Corría el minuto ochenta y algo, y había gente que pensaba que el Real Madrid iba a perder solo porque el rival había jugado mucho mejor e iba perdiendo 0-1. Qué cosas.

Álvaro Morata

Álvaro Morata celebra su gol al Sporting (EFE).

El Sporting fue bastante mejor que los de Zidane en muchas fases del partido y mereció sacar algo positivo del Bernabéu, quizás hasta ganar. Y en esas que el Madrid se encontró con una falta en la frontal, muy parecida a otras 250 que Cristiano ha mandado a las nubes en los tres últimos años. Pues bien, esta vez le dio por meterla, el primer gol de libre directo que marca habiendo realizado un buen lanzamiento. Ahora que Bale se encargaba de lanzar las del perfil más favorable a los zurdos, marca Ronaldo desde ese lado.

Con el tiempo cumplido, como tanto le gusta a los madridistas, llegó el gol de Morata. Después de que Benzema se arrastrara por el campo durante casi 70 minutos, la entrada del canterano fue un soplo de aire fresco, le dio al ataque el mordiente que no le dio el galo, que no se sabe muy bien a que ha dedicado el tiempo desde la final de la Champions allá por el mes de mayo.

Morata tiene pinta de haber hecho una mili en Turín que le ha sentado pero que muy bien y su inicio de temporada es un aviso serio para Benzema, al que no le gustaba la competencia con Higuaín y que ha vivido demasiado bien estos últimos años.

Al ‘Gato’ le han traído un perro aún más feroz que el anterior.

La audiencia del derbi de Manchester y cómo la Premier va ganando en interés a LaLiga hasta en España

Organizando el calendario futbolístico del pasado fin de semana, sin duda había un partido prioritario sobre los demás: El United – City. El derbi de Manchester era mucho más que el morbo de ver ese saludo (que al final fue pseudoabrazo) entre Mourinho y Guardiola, era ver cómo habían modificado ambos entrenadores a dos equipos que el año pasado no estuvieron a la altura de lo que se esperaba de ellos.

Mourinho y Guardiola

Mourinho y Guardiola se abrazan antes del derbi de Manchester (EFE).

Siendo ese partido total y absolutamente prioritario en la agenda de cualquier amante del futbol, sorprendió ver que a la misma hora había puesto la Liga el partido entre el Celta y el Atlético de Madrid. Un buen partido, sin duda, pero el interés de todos aquellos aficionados que no fueran de ambos equipos estaba en otro lado en ese momento.

Pues bien, hoy nos ha dejado un dato interesante Ricardo Sierra, periodista de Movistar+: hubo más gente que vio el United-City en esta plataforma que el Celta-Atlético. Son datos, conviene aclararlo, solamente de Movistar+, sumando los de Bein Sports la audiencia del partido entre vigueses y colchoneros habrá superado al de la Premier, pero evidencian una mala elección de la hora… y un cierto desinterés hacia la Liga española.

Hay que admitir que la emoción por la Liga (perdón, LaLiga) es cada vez menor. Un año más, veremos una lucha titánica entre Barça y Real Madrid y, con suerte, se colará de nuevo el Atlético de Madrid. Es absolutamente imposible que se dé algo distinto a ello, por mucho que el Alavés fuera capaz de ganar en el Camp Nou, un caso aislado evidentemente. Cada vez que un jugador destaca en otro equipo, se va a otra competición o a uno de los grandes, como hemos visto en el caso del Valencia con Alcácer y André Gomes o del Sevilla con Gameiro. Se tienen que conformar con las migajas el resto, desangrados tanto por los de aquí como por clubes extranjeros (Premier, especialmente), con mucho más dinero.

El argumento de que LaLiga española es la mejor del mundo se puede sostener de momento gracias al dominio de Real Madrid, Barça y Atlético en la Champions en las últimas temporadas y a la gran labor del Sevilla, que ha ganado varias veces la Europa League gracias a los milagros de Monchi fichando.

Ahora es eso precisamente lo que tienen que hacer el resto de clubes, milagros. La competencia con la Premier es ya imposible con los precios desorbitados que se están pagando en Inglaterra, y solo lo rematadamente mal que fichan muchos de ellos (no hay más que ver las millonadas que se han pagado por jugadores mediocres como Benteke, Mangala, Sterling y un largo etcétera) hace que, de momento, no dominen las competiciones europeas.

Pero lo que es innegable es que su competición es, ahora mismo, más interesante, más abierta y mejor organizada y que, como esto siga así, casos como el de este fin de semana con el City-United con más audiencia en una plataforma que el Celta-Atlético puede repetirse con frecuencia. Aquí jamás habrá un Leicester que enamore hasta proclamarse campeón, ni un Tottenham que le quite la plaza de Champions a equipos muy superiores. La liga española se ha visto tan previsible que hace que miremos a otro lado en busca de emociones distintas. Y la Premier espera con los brazos abiertos.

Mourinho y la (absurda) polémica del cambio de Juan Mata

En plena efervescencia de los Juegos Olímpicos, el único mes (cada cuatro años) en el que el fútbol pasa a ser un deporte absolutamente menor, la Community Shields (la Supercopa inglesa) animó un poco la cosa para el deporte rey. Y, cómo no, con Mourinho de protagonista.

Mourinho y Mata

Mourinho y Mata tras el cambio del asturiano.

Se le espera con el cuchillo, lo sabemos todos. Y como se le ocurrió ganar el torneo, pues había que buscar la polémica en otro lado, y el cambio de Juan Mata fue la excusa perfecta.

El mediapunta asturiano entro al campo en el minuto 63 y, pese a ello, fue sustituido en el minuto 93, cuando apenas quedaban unos segundos para que acabara el choque. La clásica sustitución para perder tiempo, aunque es cierto que algo extraño pues se suele hacer con un jugador que ha empezado el partido.

Mourinho lo explicó así después del partido:

Él (Mata) jugó muy bien. Me dio exactamente lo que necesitaba, pero las reglas permiten seis cambios y quise parar el partido, para agotar el tiempo. Tenía un cambio más y tenía que sustituir al más pequeño (…) Sabía que al final, habría balones largos y centros al área. No podía cambiar a Ibrahimovic o Fellaini. Mata era el más pequeño

La verdad, tampoco suena a nada extraño, pero hay que buscar rápidamente la polémica, los titulares sobre el “ninguneo” de Mourinho a un español no tardaron en aparecer. Si en vez de entrar Mkhitaryan por Mata hubiera sido al revés, también se hubiera hablado de ninguneo, por meterle en el minuto 93, no hay duda. La historia de siempre, vamos.

La última locura en el fútbol: la Juventus está dispuesta a pagar 95 millones por Gonzalo Higuaín

Gonzalo Higuaín se podría convertir en uno de los fichajes más caros de la historia, según informan este fin de semana varios medios italianos. La Juventus estaría dispuesta a pagar una cifra final de auténtica locura: 94,7 millones de euros (su cláusula de rescisión).

Gonzalo Higuain

Gonzalo Higuain con el Nápoles (EFE).

Pese a la relativa mala fama que tiene el argentino en el fútbol español, considerado como un delantero excesivamente fallón y al que además acompaña una especie de maldición de errar siempre en los momentos importantes de su carrera, Higuaín firmó la temporada pasada nada menos que 36 goles con el Nápoles en la siempre complicada liga italiana, marca que no se lograba desde hacía 66 años en el calcio.

Sin embargo, su actuación en la pasada Copa América volvió a desatar las críticas sobre el exjugador del Real Madrid, especialmente tras no convertir un mano a mano ante Claudio Bravo que podría haber cambiado el signo de la final del torneo, que finalmente acabó con derrota de la albiceleste.

El Pipita, de 28 años, acaba contrato dentro de dos temporadas y de confirmarse el traspaso sería uno de los más caros de la historia del fútbol mundial. ¿Se haría la operación con el dinero de la venta de Paul Pogba?

El último sainete de Del Bosque

Aún no sabemos si la eliminación ante Italia fue el final definitivo de una etapa, la de Del Bosque, porque el seleccionador no ha querido decidir si se va, si con tres ridículos consecutivos (hay que recordar también la final de la Confederaciones en 2013) es suficiente o necesita más pruebas de que su tiempo en la selección se ha acabado.

Del Bosque

Vicente del Bosque (EFE).

Pero sí, la era de España se ha acabado. No fue ayer, fue hace bastante más tiempo, pero en el país del ‘con lo que nos ha dado’ hacen falta al menos tres o cuatro batacazos para que algunos se den cuenta de la realidad. Porque esa realidad es que España, que cuenta todavía con magníficos jugadores, quedó eliminada en la primera ronda del Mundial en 2014 (top 32, por lo tanto) y fuera en octavos de la Eurocopa de 2016 (top 16). Un absoluto desastre. Y algo que en la era moderna no había sucedido jamás.

Aun con ello, hay gente que sigue defendiendo que estaría en su derecho de continuar al frente de la selección. Después de ver el desastre táctico ante Italia, cómo Conte le aplastó con su planteamiento, cómo sigue apostando por jugadores trasnochados como Cesc, como ignora a jóvenes valores que están infinitamente mejor que varios de los que jugaron ayer y cómo remató la jugada con la bajada de pantalones que fue recurrir a Pedro para intentar la remontada en los minutos finales, sí, aún hay gente que mantiene que está en su derecho de decidir si sigue o no.

Ayer vimos a un entrenador que, además de preparar de manera magistral el partido, se comió la banda, escenificado en la furiosa patada a un balón que le llegó cerca. En definitiva, transmitió energía a su equipo. Al otro lado, hubo otro que apostó por exactamente el mismo 11 que en los tres partidos anteriores, sus protegidos, que no hizo ningún cambio táctico cuando las cosas iban mal y que transmite desilusión, desidia, complacencia. El hambre se quedó en casa (Saúl) o en el banquillo (Thiago, Lucas). Es hora de que, dos años más tarde de lo que debería haber sido, se produzca un relevo en el banquillo de la selección. Podía haber sido con un gracias sincero, ahora será por la puerta de atrás.