BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

André Gomes y Paco Alcácer: el despertar más tardío

Siempre son el objetivo de toda las críticas, pero ellos se lo han ganado a pulso. Probablemente uno de los deseos de todos los culés de cara a la próxima temporada es que ni André Gomes, ni Paco Alcácer continúen en el club (cito a estos dos por no citar a toda la segunda plantilla del Barça). Y hay rumores que retumban desde hace tiempo que dicen que se va cumplir.

No ha sido la mejor temporada de ninguno de ellos. Bueno, ni esta ni la anterior, ni la anterior de la anterior… ¿para qué engañarnos? Y ahora ven su futuro más fuera que dentro del Barcelona, pero a nadie le sorprende. Este miércoles, intentaron reivindicarse, callar bocas (entre ellas la mía) y alejar fantasmas, pero no consiguieron hacer que las dudas que sobrevuelan sobre sus cabezas se disipen.

André Gomes, ayer ante Osasuna. EFE

André Gomes, ayer ante Osasuna. EFE

Porque ahora no, ahora no es el momento. El momento era en la primera o la segunda oportunidad que Luis Enrique les dio, no tras decenas de partidos sin hacer nada. Un doblete contra Osasuna (ya en Segunda División) y cuando el partido tuvo complicación cero no vale lo mismo que uno en Champions y a punto de caer eliminado o uno a principios de año y en partidos decisivos. Lo siento, pero no.

Por tanto, el trato a Gomes o Alcácer tras lo de ayer no debería cambiar: marcaron dos goles para redondear una victoria hasta el 6-1.

Lo mismo podría decir de Mascherano, que lleva sin oler balón en el centro de la defensa desde sabe dios cuánto. No me acuerdo, así de pronto, de ningún ‘partidazo’ del argentino esta temporada. Incluso sus compañeros tuvieron que cederle ayer un penalti para no irse del Barça, con más de 300 partidos jugados, sin marcar ni un solo gol. Y lo marcó, sí, pero tarde.Tan tarde como el despertar de sus compañeros, que se irán del club con la cabeza gacha y por la puerta trasera.

Los comentarios están cerrados.