BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Archivo de la categoría ‘FC Barcelona’

¿Es Messi el mejor tirador de faltas de la historia?

Tres golazos de falta en tres partidos consecutivos. Leo Messi ha vuelto a superarse. Esa es la estadística más próxima que podemos encontrar en cuanto a los lanzamientos de falta directa que ha colado en portería ajena el astro argentino.

Leo Messi, chutando la última falta

Leo Messi, chutando la última falta (EFE)

La pulga marcó el jueves pasado el único gol de su equipo en San Mamés para dejar abierta la eliminatoria de Copa del Rey ante el Athletic (2-1); el domingo puso el 1-1 en Villarreal y salvó al Barça de otra derrota en Liga esta temporada; y, por si fuera poco, ayer marcó el gol definitivo (3-1) para clasificar al Barcelona para cuartos de final en el partido de vuelta el domingo, también en Copa, contra los bilbaínos en el Camp Nou.

Así, en una semana, Leo firmó su primer ‘hat-trick’ de falta directa. Pero, no son los únicos goles que ha encajado de esta manera como azulgrana: ya van 26 dianas. Y los elogios no se han hecho esperar.

Felicidades Leo #Messi por marcar 26 goles de falta con el FC Barcelona. Te falta 1 para el récord 😉

Así felicitaba ayer Ronald Koeman a Leo, que le ha igualado en tiros de falta directa en la historia del club azulgrana.

Leo es el mejor en muchos ámbitos del terreno de juego (por no decir en todos): regateando, asistiendo, rematando a puerta, e incluso —con su apenas metro setenta— ha demostrado que no se le da nada mal rematar de cabeza.

Ahora se le suma otra cualidad: muchos hablan de que ya es el mejor tirador de faltas de la historia. Y razones, les sobran. Cuando el balón está colocado en la frontal del área, preparado para el disparo, Messi no lo duda: colocadito, sin mucha fuerza, pero con precisión, allí donde nadie —ni el portero más veloz— puede llegar.

Hace unos años, se hablaba de que el puesto lo ostentaba Cristiano Ronaldo pero las comparaciones son odiosas… Les dejo las tres últimas de Messi, para que las disfruten.

 

Los datos detrás de los continuos atracos arbitrales al Barça

Uno ve ayer a Gerard Piqué encararse con el presidente de la Liga y, si no ha seguido mucho la competición últimamente, piensa que ha sido la gota que ha colmado el vaso de continuos atracos arbitrales, de meses sufriendo expulsiones injustas, penaltis en contra y demás decisiones que le han impedido llevarse un torneo tras otro.

Gerard Piqué

Gerard Piqué señalando a Javier Tebas tras el Villarreal – Barça (TWITTER RADIOESTADIO).

Piqué ahora mismo está en modo semidios. Me quedó claro en esa frase en la que se regocijaba por tener más seguidores en Twitter que el diario deportivo más leído de España. Y si se tiene que encarar con Tebas por un par de partidos en los que se ha sentido perjudicado, lo hace y punto. Que para eso va a ser el próximo presidente del Barça.

Pero la realidad de los datos es diferente, muy diferente a lo que el central del Barça denunció ayer. Sí, al Barça le perjudicaron ante el Villarreal con un claro penalti no señalado por manos de Bruno (otros que se reclamaron en ambas áreas no fueron tan claros como éste). Y también recibió decisiones arbitrales en contra en el partido de Copa ante el Athletic, con un claro penalti sobre Neymar no señalado y una agresión de Aduriz que el colegiado no vio.

No recuerdo que después del pasado Barça – Madrid de Liga se hablara tanto desde el equipo azulgrana del arbitraje, la verdad. Debe ser que la conspiración ha sido algo reciente.

Justo después de las quejas arbitrales, varios conocidos periodistas especialistas en estadística deportiva dieron varios datos demoledores, de los que deberían hacer que Piqué y todos los que están en su barco conspiranoico se sonrojen y mucho.

El primero de ellos lo ofreció Pedro Martín, periodista de la Cadena Cope, que desveló que en las últimas 61 jornadas al Barça le habían señalado 24 penaltis a favor por solo uno en contra. Después, el analista Alexis (Mr. Chip), colaborador de Onda Cero y As, hizo una comparativa demoledora sobre los penaltis a favor y en contra de Madrid y Barça y las expulsiones que habían recibido. Que cada uno juzgue.

El Barça y los árbitros: Otro penalti claro no pitado que le aleja de la Liga

Cansancio y asombro. Eso es lo que me produce que siempre se diga que al Barça le benefician los árbitros. Dos penaltis claros no pitados (por no incluir los que “podrían haber sido”) en dos partidos consecutivos hacen que todos los argumentos de quienes piensen eso se derrumben.

Mano de Soriano que impide el remate de Messi

Mano de Soriano.

Empecemos por el último: El colegiado Iglesias Villanueva no otorgó al Barcelona fue en el partido de liga frente al Villarreal. Bruno Soriano extiende el brazo para impedir el remate de Messi. Y que un jugador toque el balón con la mano en el área es penalti siempre. Pues en esta ocasión pasó desapercibida para el árbitro.

Hasta el propio jugador se reía tras el partido al ser preguntado por la acción… lamentable.

El primero, clamoroso, de Etxeita sobre Neymar en el partido de ida de Copa del Rey ante el Athletic de Bilbao. De haberlo pitado (y marcado) seguramente hubieran cambiado las tornas en el juego. Así, el 2-1 final y Fernández Borbalán (árbitro) dejan al Barça con la soga al cuello en la competición.

La segunda vez que sucede en dos partidos. ¿Casualidad?

Messi, Suárez y Neymar siguen de vacaciones

La MSNMessi, Suárez y Neymar— no apareció cuando se la necesitó en el partido de este jueves ante el Athletic de Bilbao en Copa del Rey. Al Barça le urgían sus goles, jugadas o asistencias pero ellos seguían de vacaciones, de fiesta, con la familia o atiborrándose a polvorones. Quién sabe.

Sobre el césped de San Mamés estaban, pero casi no se hicieron notar. Bueno, ni ellos ni muchos de los jugadores azulgrana que pisaron el campo bilbaíno. Ni los defensas, con errores garrafales; ni los centrocampistas, que no consiguieron hacerse con la posición del balón; ni los delanteros, muy poco acertados de cara a la portería de Gorka Iraizoz.

Una jugada de Neymar ante el Athletic

Una jugada de Neymar ante el Athletic / EFE

Una primera parte bochornosa que empezaba bien para los culés, acabó convirtiéndose en un sorteo de tarjetas amarillas, faltas tontas y monólogo de protestas. Alguna acertada, eso sí, porque Fernández Borbalán se comió, como mínimo, un penalti claro sobre Neymar.

En la segunda parte, apareció momentáneamente el de siempre (Messi) para marcar el primero para los culés y acercar a su equipo en el marcador (2-1) de falta. Muy protestado por los bilbaínos pero que subió justamente al marcador. Un par de jugadas sin acierto más y no volvió.

A partir de ahí, nada. Nada de nada. Bueno sí, el colegiado siguió con su habitual mete-saca de la mano al bolsillo: expulsó a Raúl García e Iturraspe por doble amarilla y dejó a los bilbaínos con nueve jugadores sobre el terreno de juego.

De nada sirvió porque el marcador no se movió y la superioridad (en número) apenas se notó. El Barcelona tendrá que ganar la vuelta en el Camp Nou si quiere pasar a cuartos de la Copa. Empezamos bien el 2017.

Otra maravilla de Messi que deja sin palabras

Leo Messi, entre varios jugadores del Espanyol. (EFE)

Leo Messi, entre varios jugadores del Espanyol. (EFE)

Leo Messi volvió a convertirse en el protagonista del partido. El derbi catalán entre el Barcelona y el Espanyol disputado este domingo en el Camp Nou volvió a dejar otra obra de arte del astro argentino para la historia. Rodeado de defensas, con un caño y tres regates Messi consiguió sacar un disparo de una jugada que comenzó un espectacular Iniesta.

Vaya dúo: tres regates de Andrés y otros cuatro de Leo que dejan esta maravilla que no pudo culminar en gol.

El rechace de Roberto Jiménez lo aprovechó un atento Luis Suárez. Suponía el 2-0 en el marcador y las felicitaciones fueron para el argentino. Otra obra para la colección de jugadas ‘maradonianas’ que solo hace Messi. Que solo hace el mejor jugador del mundo.

Pero Leo, no contento con el hito, apenas un minuto después volvió a probar suerte y se marcó otra exhibición. Y, aunque esta vez los zagueros del Espanyol lograron detenerle, el balón salió disparado a los pies de Jordi Alba. Lo aprovechó y sentenció el de L’Hospitalet.

Sin embargo, el crack del Barça no se podía ir con las manos vacías y se adjudicó el cuarto. Eso sí, más sencillito para no abusar de los periquitos, que lograron poner el 4-1 en el marcador.

Messi ya no da miedo en los clásicos

Leo Messi lamenta el empate del Real Madrid al final del partido

Leo Messi lamenta el empate del Real Madrid (1-1), al final del partido. (EFE)

Parece mentira que el mejor jugador del mundo se haga pequeñito en uno de los duelos más importantes de la temporada. Leo Messi, el mayor goleador en la historia de los clásicos (14 goles, empatado con Di Stéfano), lleva seis partidos ante el Real Madrid sin marcar. Más de 500 minutos sobre el césped sin brillar y sin ser determinante ante su víctima favorita.

Nadie duda de su calidad futbolística pero esta cifra comienza a ser preocupante. ¿Qué le pasa a Messi cuando se enfrenta al Real Madrid? ¿Le puede la presión? ¿Tiene miedo a las comparaciones con Cristiano Ronaldo?

En el partido del sábado Leo estuvo desaparecido. Solamente tuvo una oportunidad clara, un mano a mano ante Keylor Navas pero no consiguió batirlo. El disparo del argentino se fue demasiado cruzado y desaprovechó la ocasión de poner el 2-0 en el marcador y casi sentenciar el partido, un gol que les hubiera dado tranquilidad y, quizá, los tres puntos.

Y no solo eso, es que la pulga tampoco destacó precisamente por sus asistencias o jugadas personales. Perdió un total de 13 balones. Algo que a los culés nos cabrea, y mucho. Es verdad que todos los equipos ponen su foco de atención sobre Messi, que si cualquier delantero tiene detrás a un defensa, él tiene a tres. Pero debería estar acostumbrado a ello.

A pesar de que es el jugador más determinante del Barcelona, Leo Messi ya no da miedo en los clásicos. Los madridistas ya no le temen como antes y eso es una mala señal para los azulgrana. La última vez que anotó en un duelo de este calibre fue en la temporada 2013/2014: un hat trick en el Bernabéu que dio la victoria a su equipo (3-4). Cuanto menos preocupante.

Por Noelia Pérez @NoeliaPerez13, decepcionada.

Aleix Vidal: 22 millones por un futbolista que no juega ni contra el Hércules

Sí, es una realidad: Luis Enrique no cuenta con Aleix Vidal. A estas alturas de la temporada, visto lo visto, a nadie le sorprende. Lo que sorprende es que fue él quien lo pidió hace dos temporadas, lo fichó por 22 millones de euros (18 fijos y 4 en variables) y ahora se arrepiente. Es un secreto a voces que la relación entre técnico y jugador no es la más idónea.

No estuvo el pasado domingo en la lista de Lucho ante la Real Sociedad porque tenía permiso por boda (se casó el sábado) ¿¡Quién se casa en plena temporada!? Pues nadie se sorprendió, nadie le puso pegas y nadie lo echó en falta. Y, para variar, no tiene pinta de que Aleix vaya a jugar el partido de Copa del Rey de este miércoles ante el Hércules. El técnico azulgrana ha llamado a siete jugadores del filial y seguramente tengan más oportunidades que Vidal. Así, el jugador catalán se une a la larga lista de fichajes (hace poco hablaba de Paco Alcácer) que han pasado con más pena que gloria por el Barça.

Aleix Vidal, en su presentación con el Barça. (EFE/ARCHIVO)

Aleix Vidal, en su presentación con el Barça. (EFE/ARCHIVO)

Pero no es la primera vez que Aleix no juega. Esta temporada ha estado más ausente que presente. El último (y único) partido en el que ha participado fue ante el Alavés. Jugó los 90 minutos, el Barça perdió 1-2 en el Camp Nou y él fue señalado como uno de los responsables. Después volvió a desaparecer y, aunque regresó a la convocatoria para los dos partidos anteriores ante el Málaga (en Liga) y el Celtic (en Champions) alegando que estaba recuperado de una lesión, no disputó ni un solo minuto de ambos encuentros, es más, en el europeo fue descartado antes del inicio.

¿Los motivos? El entrenador asturiano y el futbolista catalán no ven de la misma manera el fútbol, no se entienden. Y no solo ellos, Aleix no se compagina bien tampoco con sus compañeros, quizá por su rebeldía. Y eso que jugar rodeado de jugadores de la talla de Rakitic, Iniesta o Messi —por no mencionar a las tantas estrellas del Barcelona— debería ser fácil.

Ni con el marcador en contra, ni a favor. Da igual lo mal que lo estén haciendo los otros 21 integrantes de la plantilla que Aleix Vidal no pisa el césped e incluso los del filial le adelantan. De seguir así, lo más probable es que emigre del club. Los rumores de su salida del Barça en el mercado de fichajes de invierno son cada vez más potentes y en este caso no solo suena el agua del río, también desborda.

No ha habido resurgimiento, más bien todo lo contrario y cada partido que pasa Luis Enrique confirma más el destierro del centrocampista. Lo peor: ningún aficionado al fútbol se sorprende al no verlo sobre el terreno de juego, es más, muchos nos habíamos olvidado de que todavía forma parte del equipo…

El Barça decepciona en Anoeta una vez más, y ya van siete

Cabreados y, a veces, resignados. Así nos sentimos los aficionados al fútbol cuando nuestro equipo pierde o empata. Pero el empate de ayer del Barça ante la Real Sociedad (1-1) no fue un empate normal. No fue un empate más. Fue, incluso, peor que una derrota.

El Barça mereció perder y sacó un punto que sabe a decepción de un partido que no dominó, en el que fue inferior y en que dejó mucho que desear. Un Barça sin su esencia donde solo Leo Messi (siempre es Leo Messi) consiguió aportar algo de optimismo con su gol.

Los jugadores del BArça hablan con el árbitro al final del partido en Anoeta. (EFE)

Los jugadores del Barça hablan con el árbitro al final del partido en Donosti. (EFE)

Los donostiarras demostraron que es verdad eso de que le tienen cogida la medida al conjunto de Luis Enrique. Y es que el técnico azulgrana, desde que ocupa dicho puesto (hace tres temporadas) no ha conseguido llevarse nunca los tres puntos de Anoeta. Y digo más. El Barça no consigue ganar en Donosti desde hace siete temporadas. ¡Siete años y ocho partidos consecutivos! Que se dice pronto…

Como me dijo ayer un compañero tras leerlo en Twitter: “Anoeta es para el Barça, lo que Riazor era para el Madrid”. Su verdugo. Un campo difícil, al que los jugadores se enfrentan con miedo a no ganar, y no ganan.

“Así es muy difícil que ganemos la Liga”, dijo Gerard Piqué tras el partido. Y en esa frase resumió el pensamiento de todos los culés (o por lo menos el mío). Porque no, así no. Los lapsus se le acumulan al conjunto azulgrana, tanto en Liga como en Champions. Hay quien ya empieza a hablar de “crisis” o “minicrisis”, y razones no le faltan.

El año pasado a estas alturas, en la jornada decimotercera de liga, el Barça estaba en la primera posición (el Atlético de Madrid era segundo y el Real Madrid tercero) con 33 puntos de los 39 posibles y tras haber ganado a la Real en el Camp Nou por 4-0. De aquella solo había perdido sus partidos en Balaídos y en el Sánchez-Pizjuán. Ahora está segundo, empatado con el Sevilla (tercero), tiene 27 puntos y ya se ha dejado 12 por el camino: lleva dos derrotas y tres empates.

La temporada pasada los de Luis Enrique llegaron, además, como líderes al primer clásico (duodécima jornada) y con 3 puntos sobre el Madrid. Ganaron y se distanciaron aún más. Este año, con solo dos jornadas más disputadas, la situación se ha invertido. El Barça llega seis puntos por detrás del eterno rival y las sensaciones son bien distintas. Más les vale que solo sean eso, sensaciones…

El caso de Paco Alcácer: ¿30 millones de euros a la basura?

No estaba Leo Messi, tampoco Luis Suárez y Paco Alcácer fue delantero titular —junto a Neymar y Arda Turan— en el partido del pasado sábado ante el Málaga en el Camp Nou (0-0). Un Alcácer que necesitaba darse a valer, demostrar que los 30 millones que el club catalán pagó por él no eran desorbitados. Pero, no marcó ni fue determinante. Otra vez más ¡y ya van 8! defraudó.

Defraudó como goleador y como jugador de campo. Disputaba su octavo partido con el Barça —séptimo en Liga— y existen estadísticas que dicen que Alcacer no tocó ni un balón entre el minuto 10 y el 41. Más de media hora sin participar en el juego, desaparecido y sin aprovechar su oportunidad.

Alcácer se lamenta ante el Málaga. (EFE)

Alcácer se lamenta ante el Málaga. (EFE)

El delantero no se entendió, en ningún momento, con sus compañeros. Jugó los 90 minutos pero cuando un balón entraba en el área del Málaga era Piqué (defensa) quien tenía que adelantar su posición y rematar a puerta. Me lo cuentan cuando se pagó 30 millones por él y no doy crédito.

A Alcácer se le fichó en verano para ser el cuarto delantero, la persona que si falla alguien de la MSN tiene que dar la talla. Y no la está dando. Los delanteros marcan goles y son determinantes en ataque: el de Torrent no ha estrenado su cuenta goleadora ni ha dado asistencia alguna a sus compañeros a la hora de definir.

Alcácer se ha convertido en uno de los peores delanteros en su estreno en toda la historia azulgrana, solo empatado con Ángel Cuéllar y Christophe Dugarry, dos de los jugadores que fueron calificados en su día como los mayores errores del Barça en el mercado de fichajes.

Ninguno de ellos anotó en sus ocho primeros encuentros como culés. Es más, Dugarry nunca se estrenó de cara al gol con los barcelonistas en el curso en el que jugó en el Camp Nou (1997/98), mientras que Cuéllar solo fue capaz de anotar dos goles en su año de debut (1995/96) y duró solamente un año más.

En el caso del jugador exvalencianista el fraude podría ser incluso peor. El Barcelona podría haber tirado 30 millones de euros a la basura. Paco Alcácer tiene que espabilar. La presión y la ansiedad le pueden pero, de momento, tiene la confianza de Luis Enrique. Eso sí, de seguir así, su futuro como azulgrana podría tener las temporadas contadas.

¿Se plantea Messi marcharse del Barça?

Leo Messi firma su contrato de 2014.

Leo Messi firma su contrato de 2014. (FCB)

Esta es la imagen que a todos los culés nos gustaría ver, cuanto antes mejor. Pero, para colmo de muchos, Leo Messi todavía no ha cerrado su ampliación de contrato con el Barça —hasta ahora solo está atado al club hasta 2018—. Hace unos meses que se viene hablando del tema pero el equipo catalán no encuentra las claves para que el argentino firme, de una vez por todas, su octava renovación.

“En los próximos meses”, “próximamente”… esas son las respuestas que da Josep María Bartomeu cuando es preguntado por la fecha en la que se producirá la ansiada firma. La prensa de Madrid disfruta. En Barcelona tiemblan.

El presidente del Barça tuvo que salir este miércoles a calmar las mareas que el diario Marca removió el martes. “Messi le dijo al Barça en julio que no quería renovar” titula dicho diario una noticia en la que afirman que el argentino decidirá su futuro cuando cumpla su contrato actual con el Barça, de aquí a dos temporadas. “Estamos convencidos de que acabará su vida deportiva en el Barça”, manifestó Bartomeu en la rueda de prensa posterior a la presentación de su nuevo patrocinador: Rakuten para aminorar rumores.

Es Messi quien marca el tempo y mientras, todos en vilo. Nadie ve peligrar claramente su continuidad en el club pero la incertidumbre acecha. Messi decidirá cuándo, cómo y dónde. El Barça está a su disposición, lo sabe y le gusta. Por ello, el paso final va a tomarlo en el momento que mejor le convenga.

Pero… ¿y si decide irse? También cabe esa posibilidad. No sería de extrañar que el caso de su presunto fraude fiscal y su condena a 21 meses de cárcel hayan hecho mella en el jugador. Que desde su familia le hayan incitado a cambiar de aires o que las críticas le estén afectando más de lo que deberían en el ámbito personal (profesionalmente ya ha demostrado que no).

En Barcelona se liaría parda, seguro. El fin del mundo a su lado sería anecdótico. ¿Os imagináis un ‘Messi se va del Barça’ en todos los titulares? Podría arriesgarme a decir incluso que muchos culés cambiarían de equipo (chaqueteros) y se harían hinchas del club de destino del astro argentino. Muchas son las novias que le salen a la pulga por toda Europa, entre ellas el City de Guardiola, con ofertas tentadoras. Del Real Madrid prefiero no hablar, me da risa que algunos piensen que se decantará por el archienemigo algún día de su vida. Ni borracho, ya os lo digo.

Sin embargo, todo son suposiciones. Leo lleva 13 años en el Barcelona, es el club de su vida, el que le ha dado la gran oportunidad de triunfar y no hay prisa (de momento) para alcanzar un acuerdo, aunque no estaría mal que comenzasen a vislumbrarse todos los trámites.