BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Archivo de la categoría ‘FC Barcelona’

Cinco razones por las que el Barça sí podrá remontar a la Juventus como hizo ante el PSG

En respuesta a: Cinco razones por las que no creo que el Barça pueda remontar a la Juventus como hizo ante el PSG

  • Cierto es que la Juventus no es el PSG y su manera de ver el fútbol tampoco es la misma. Dudo que los de Allegri se metan atrás y dejen el balón a los azulgrana tal y como hicieron los de Emery, que se acojonaron (hablando en plata). Sin embargo, la motivación de los culés es mayor que nunca después del hito conseguido y sabemos de sobra que ocasiones para remontar no faltarán. Como dijo Luis Enrique: “no tenemos nada que perder” y eso ya es una cosa en común con lo que ya sucedió el 8 de marzo.
Messi celebra el 6-1 ante el PSG.

Messi celebra el 6-1 ante el PSG.

  • El centro del campo azulgrana será clave. Luis Enrique deberá dejar las apuestas arriesgadas para otra ocasión. Sergio Busquets ya está disponible tras cumplir su sanción en Turín. Su presencia, sumada a la de Iniesta, Rakitic o Jordi Alba, será imprescindible. Además, Sergi Roberto también ha hecho muy buenos partidos y podría ser otra opción, incluso en el eje de la defensa, que tendrá que parar a Dybala. No habría que echar mano de jugadores como André Gomes o Denis Suárez, que no están en su mejor momento.
  • El árbitro tendrá que hacer su trabajo lo mejor que pueda, es decir, sin favorecer ni perjudicar a nadie. Porque sí, contra el PSG las decisiones arbitrales fueron claves pero el equipo no debe acogerse a que vuelva a suceder. Lo único que pido es que tampoco perjudique.
  • Basta de irregularidad. El equipo culé ha hecho una temporada muy irregular y eso se tiene que terminar ya si quieren optar al triplete hasta el final. El partido contra la Juve es una final y hay que afrontarla como tal. Y ya sabemos el dicho: las finales no se juegan, se ganan.
  • La MSN estará a tope. Con un tridente como Messi, Luis Suárez y Neymar el Barça puede hacer milagros, ya lo demostró. Lo único que les hace falta es seguir con su racha goleadora y con la compenetración que han demostrado en las grandes ocasiones de esta la temporada. Juntos deberán salir a por todas para marcar el primer gol en los primeros instantes del partido. Para ello, tener al mejor del mundo debería ser una diferencia notable respecto al equipo italiano.

Cinco razones por las que no creo que el Barça pueda remontar a la Juventus como hizo ante el PSG

  • ¿Recuerdan los nervios de Kevin Trapp en el inicio del partido entre Barça y PSG en el Camp Nou? Pues bien, no, eso no le va a pasar a Gianluigi Buffon, el portero con más experiencia del fútbol mundial. Puede fallar, obvio, es humano, pero no será porque el acontecimiento le supere, y si comete un error no se vendrá abajo y seguirá parando como si nada.
Neymar

Neymar se lamenta ante el PSG (EFE).

  • El fabuloso centro del campo del PSG (Verratti, Rabiot), lo más destacado del equipo parisino, tiene una media de 23 años. La Juventus tendrá como sostén a su defensa, que probablemente será de tres hombres, con Bonucci, Barzagli y Chiellini (29, 35 y 32 años, respectivamente).
  • No voy a entrar en teorías conspiranoicas, ni a decir que la UEFA quería que pasara el Barça, ni nada similar. Pero en ese partido hubo mucha polémica arbitral, y todas las decisiones fueron favorables al conjunto azulgrana. Del penalti final a Suárez, pasando por el que no se le señaló a Mascherano sobre Di María. O el más que dudoso que sí se pitó sobre Neymar. Es imposible que, nuevamente, todas las decisiones del colegiado sean a favor de los azulgrana y en contra de la Juve. Bueno, supongo.
  • El momento del Barça. Quitando la milagrosa remontada ante el PSG y las goleadas ante el Sevilla y el Celta, en el resto de partidos los de Luis Enrique han dejado una imagen muy triste en el último mes y medio. Derrotas en Riazor y Málaga, goleadas en contra en París y Turín y victorias sin buenas sensaciones ayer ante la Real Sociedad, en Granada y ante el Valencia.
  • Messi no es infalible. Se ha vendido la idea de que Leo, con el Barça, nunca falla. Que siempre se luce en los grandes momentos. Obvio que no es así, y ahí tenemos el ejemplo del Parque de los Príncipes y del Juventus Stadium. Ser el mejor no garantiza que siempre aparezca para salvar los muebles a su equipo.

 

Luis Enrique arriesga el título de Liga por André Gomes

Parece que el técnico del Barça solo quiere eso: ceder la Liga al Real Madrid. Parece de locos, pero cuando tenía todo en su mano para poner al Barça líder y con el clásico por delante para poder sentenciarla, Luis Enrique decidió apostar por un equipo que podría ser perfectamente el del Barcelona B (excluyendo a la MSN). André Gomes, Denis Suárez, Mathieu, Alcacer… son un claro ejemplo de ello. No están en su mejor momento, ni lo han estado en toda la temporada… pero el asturiano sigue apostando por ellos. ¿Quien lo entiende? estoy segura de que nadie. Cabezonería por encima de resultados.

Luis Enrique, ante el Málaga. (EFE)

Luis Enrique, ante el Málaga. (EFE)

Porque el barcelonismo, y sobre todo su entrenador, tienen que aceptar (si no lo han hecho todavía) que no tienen un equipo A y un equipo B igual de buenos como para arriesgar una Liga para a poner a los suplentes. Y sí es verdad que en el partido ante el Málaga, el planteamiento inicial podría ser ese, pero tras el empate entre R.Madrid y Atlético las cosas tenían que haber cambiado. Tiempo había, pero no lo hicieron.

Luis Enrique siguió optando por André Gomes en el centro del campo en vez de sacar a uno de sus pilares base: Iniesta. De verdad, quien lo entienda, que lo compre. El portugués ha participado en 14 de las 15 derrotas encajadas por los azulgrana esta temporada. Suma y sigue. Un récord del que seguro que están muy orgullosos tanto él como su entrenador. Un jugador sin chispa, que no corre, que no pelea por el balón, que no crea ocasiones y que provoca errores garrafales e imperdonables para un equipo de la categoría del Barça no debería ni tener ficha en el club. Como para ganar un Balón de Oro está… ¡qué optimistas los que hicieron la famosa cláusula!

Ayer leí un mensaje que decía “André Gomes sería suplente en el Barça B“. Y tiene más razón que un santo. Pero la culpa no es suya, claro. La culpa es de un entrenador que apuesta por él sabiendo que se arriesga a perder todas las opciones de luchar por uno de los títulos más importantes de esta temporada. “Tenemos que ganar todos los partidos”, dijo el asturiano hace tan solo dos días, pero no se dónde se dejó ayer las ansias por la victoria. Quizá se quedaron en simples sueños que se esfumaron a la hora de la siesta…

Gerard Piqué: ¿Se le ha ido el personaje de las manos o dijo lo que el barcelonismo piensa?

A FAVOR:

Por Noelia Pérez, @NoeliaPerez13

A Piqué le gusta más la polémica que a un tonto un lápiz y nadie debería sorprenderse. Parece que sus declaraciones, subidas de tono y acusaciones hechas a diestro y siniestro las tiene preparadas al milímetro porque en el momento en el que las aguas están calmadas, que nadie se lo espera: ¡zasca! ¿A qué venía en ese momento hablar de los procesos judiciales en los que están enzarzados Messi y Neymar? A nada, pero él lo soltó. No le importan las críticas, de hecho le gusta estar en el foco del huracán, y dijo lo que todos piensan en Can Barça pero nadie más se atreve a decir.

Gerard Pique

Gerard Pique (EFE).

Bartomeu está más pendiente de salir impune de todas los enredos en los que se ha visto implicado que en pensar en que una posible ‘mano negra’ sea la causante de ellos. Y Luis Enrique… bueno, este ya está más fuera que dentro del equipo.

Volviendo a Gerard, si lo que dice es cierto y tiene constancia de ello no me extraña que haya lanzado la bomba y haya defendido a su club, a sus colores y sus derechos. El hecho de que Marta Silva, “quien imputó a Messi y Neymar” – según sus palabras – fuera secretaria de la Junta Directiva del Real Madrid y haya estado “en el palco del Bernabeu” podría ser sospechoso por sí solo. Pero, ¿y las pruebas? Eso juega en su contra.

EN CONTRA:

Por Raúl Rioja, @raulriojazubi

A Gerard Piqué se le ha ido totalmente de las manos. Hace tiempo que se cree por encima del bien y del mal, y no hay semana en la que no se enfunde la capa de superhéroe, de gran defensor del barcelonismo, para hacer justicia. Porque él es el elegido. El señalado para destapar las injusticias de nuestro país, decirnos “cómo es España” y hacernos ver lo que solo tuiteros ilustres como Fonsi se atreven: que Florentino está detrás de todo.

Sí, en el mundo de Piqué, Messi es inocente y no defraudó a Hacienda. Pero el presidente del Real Madrid se llevó al palco a la ex abogada general del Estado y urdieron un plan para intentar enchironarle. También, ya que estaban, tramaron algo para intentar encalomar a Neymar. Su fichaje fue muy limpio, pero ya saben, la mano que mece la cuna de este país (Florentino, por supuesto) hizo que se investigaran las irregularidades hasta en Brasil. Y a Cristiano no se le investiga porque es del equipo del Gobierno.

Piqué, solo este año, ya se ha mofado de los sorteos de la Champions, ha cargado contra TVE, ha señalado a Tebas con un dedo acusador tras un partido por los arbitrajes y ahora acusa al Madrid de influir en los juicios de Messi y Neymar. Este país se le está quedando pequeño, por lo que ahora debería ir a por Trump. Nadie dijo que ser un superhéroe fuera fácil, Gerard, tocan retos mayores.

Sí, lo de Guardiola ha sido un fracaso

Hay entrenadores con los que solo existe el blanco y el negro. Uno de ellos es Pep Guardiola. O es el mejor del mundo, o está sobrevalorado, no hay término medio. Y tras su eliminación, muchos le estaban esperando.

Pep Guardiola

Pep Guardiola en el partido ante el Mónaco (EFE).

Hace poco más de un año ya di mi opinión sobre él, que sigue siendo la misma. No consideré fracaso que se quedara tres veces seguidas en las semifinales de la Champions con el Bayern y ganara todos esos años la Bundesliga. Sí fue una pequeña decepción, eso sí.

Pero esta vez, en su estreno con el Manchester City, ya sí podemos empezar a hablar de fracaso. Caer en los octavos de final de la Champions, la primera vez que le pasa en su vida, es motivo para ello. Más aún por cómo ha sido y ante quién.

Puede parecer que este era el reto más complicado de Pep, porque en el recuerdo está cuando cogió a un Bayern campeón de todo en 2013. Y ahí es cuando hay que analizar cómo ha sido la cosa. Los citizens venían de ser semifinalistas de la Champions, y apostaron por él para dar un paso adelante tras varios años en los que Pellegrini no convencía cuando llegaba la hora de la verdad.

Para ello, Guardiola ha dispuesto de un presupuesto espectacular. Ningún equipo del mundo ha gastado tanto como el equipo de Manchester en fichajes. 220 millones de euros, nada menos. Y ahí está el gran debe del técnico catalán. Cogió a un equipo bueno, con grandes jugadores, y no ha sabido cómo hacerlo para convertirlo en grande entre los grandes:

  • Su portero era irregular (Joe Hart), y decidió prescindir de él para apostar por Claudio Bravo (20 millones). Le ha salido tan mal que ahora el titular es Caballero, suplente estos años de Hart.
  • Había carencias en defensa y se fichó a John Stones. Un fichaje a precio de oro, 55 millones, que de momento ha demostrado que se pagó mucho más de lo que vale. Sí, es responsabilidad de Pep no haber sabido emplear mejor ese dinero.
  • Su centro del campo no domina, y talento tiene para ello. Ahí tiene jugadores como Silva o De Bruyne, que no es poco.
  • Se ha pagado 50 millones por Sané, 18 por Nolito, 32 por Gabriel Jesús…

¿Qué más necesitas, Pep?

El Barça ya ha ganado la Champions

Repito, sí, el Barça ya ha ganado la Champions, al menos su Champions particular. Y es que ayer, tras la espectacular remontada ante el PSG del equipo de Luis Enrique, tanto aficionados como jugadores, exdirectivos y hasta el propio entrenador festejaron como si la Orejona ya estuviera puesta en la vitrina del Camp Nou.

El sueño de todos los culés -que parecía imposible que se cumpliera- se hizo realidad en un momento en el que nadie se lo esperaba: el último segundo del partido. Sergi Roberto le quitó el puesto a Ramos y consagró una remuntada histórica que quedará grabada en la memoria de todos los aficionados al fútbol.

Los nervios, acompañados de temblores y taquicardias, en los últimos instantes hacían presagiar el milagro. “Esto ya está sentenciado”, decían algunos en el minuto 87. “Es imposible que marquen otro gol en el último minuto”, afirmaban otros.

Leo Messi, manteado por sus compañeros al final del partido. (FCB)

Leo Messi, manteado por sus compañeros al final del partido. (FCB)

Pues bien, esos que tiraban la toalla no conocen al Barça y su poder de cumplir sueños. Porque cuando todos los factores se alinean, cuando el Camp Nou se convierte en una olla a presión (cosa que por desgracia no sucede muy amenudo) y cuando los jugadores luchan con garra contra quienes los daban por eliminados… una gesta así puede lograrse. Es más, lo más probable es que se logre.

Todo comenzó como los más optimistas esperaban y el gol en el minuto 2 fue decisivo. Tanto que hizo que el París Saint Germain desapareciera del partido. El temor de los galos estaba a flor de piel y eso lo supieron aprovechar muy bien Neymar y compañía. Y lo más importante: los jugadores no decayeron ante el tanto de Cavani que parecía sentenciar la eliminatoria. Buscaron el pase a cuartos y lo encontraron con tres goles en seis minutos.

Y vale sí, el árbitro también fue determinante. Los dos penaltis que pitó a favor y que no eran hicieron posible la épica. Pero hubo otros factores más importantes que influyeron la remontada: unión y fuerza. Sin esas dos cosas hubiera sido imposible dale la vuelta al marcador pese al ‘robo’ del que hablan en Madrid y al que atribuyen la proeza.

No voy a criticar al equipo de Unai Emery porque lo único que se debe hacer en este momento es elogiar al Barça y disfrutar de que uno de los mejores equipos del mundo (sino el mejor) vaya a disputar más partidos europeos. Y quién sabe si al final pueda lograr de verdad la ansiada copa de campeón o Luis Enrique se retracte de su decisión de irse

Luis Enrique deja al Barça compuesto y sin novia, ¿y ahora qué?

Como ya adelanté hace tan solo quince días, a Luis Enrique le quedan dos telediarios en el Barça. Y hoy lo confirmó el propio técnico azulgrana. El asturiano decidió anunciar, tras golear 6-1 al Sporting de Gijón, que no renovará con el equipo culé y dejará su puesto al final de esta temporada.

Quizá no fuera el mejor momento ni el más esperado para comunicarlo y quizá nos pilló a todos traspuestos, pero era una noticia que se veía venir desde hace, por lo menos, un par de meses. O desde la pretemporada, como afirmó Bartomeu… quién sabe… Lo que sí sabemos es que cuando el ambiente está caldeado en Can Barça o el club no pasa por su mejor momento, las críticas de un sector de la afición y de la directiva caen siempre hacia el mismo lado: el entrenador.

Luis Enrique, en rueda de prensa. (FCB)

Luis Enrique, en rueda de prensa. (FCB)

No cabe la menor duda que el legado que deja el asturiano es grande. Ocho títulos en dos años: dos ligas, dos Copas del Rey, una Supercopa de España, una Champions, una Supercopa de Europa y un Mundialito de Clubes. Y podría aumentar en los tres meses que le quedan.

Sin embargo, Luis Enrique siempre ha sido foco de crítica. Ya sea por su manera de actuar ante la prensa, su semblante serio y poco amigable, con bastantes discusiones de por medio, o los rumores que decían que el míster no cuajaba bien con algunos de sus jugadores (véase Aleix Vidal, Rakitic e incluso tuvo algún que otro rifirrafe con Leo Messi). Pero, ahora, cuando nadie lo esperaba, deja al equipo de su vida compuesto y sin novia (o entrenador).

El asturiano necesita “descansar” y en Barcelona comienza la búsqueda de nuevo técnico. Muchos nombres y caras conocidas en el mundo del fútbol, tanto nacional como internacional, planean como posibles reemplazos… pero la mayor duda llega cuando nos preguntamos: ¿Cuál es el adecuado? ¿Cuál tiene ADN-Barça?

¿Sampaoli? ¿Valverde? ¿Koeman? Comienza la cuenta atrás. En tres meses lo sabremos, o en menos….tic-tac…

A Luis Enrique le quedan dos telediarios en el Barça

Nunca he sido de las que echan la culpa al entrenador por la derrota de un equipo. Los que están en el campo y tienen que dejarse la piel son los jugadores. Pero el martes fue diferente. Un técnico tiene que saber levantar el ánimo a los suyos cuando van perdiendo, animarlos y conseguir motivarlos en el camino de la remontada. Otra cosa es que lo consiga o no, pero en el intento está la virtud.

Ya se sabía que el PSG era un rival duro. Se venía diciendo desde el sorteo y el planteamiento de Luis Enrique no funcionó en la primera mitad, bueno, ni en la primera ni en todos los 90 minutos. Pero, al ver que las cosas no iban bien en el descanso algo tenía que cambiar. Y no lo hizo. Todo siguió igual: baño de fútbol y goles por parte del París Saint-Germain que un Barça sin alma no supo parar.

Luis Enrique serio durante el partido. (EFE)

Luis Enrique, serio durante el partido. (EFE)

Parecía que los azulgrana estaba en el recreo del colegio. Como si la Champions se hubiese perdido justo en el momento en que salió la bola del equipo de Unai Emery en el sorteo de octavos de Suiza. Y, con la Liga tan lejos, es incomprensible cómo un equipo de élite como el Barça puede conformase con ganar la Copa del Rey (sin menospreciarla).

Esta vez ni las genialidades de Messi (siempre marcado por varios rivales y sin apenas posibilidades de tocar el balón) ni la intensidad de Neymar pudieron batir la portería contraria. El único que tuvo una gran oportunidad para marcar fue André Gomes. Y que el que tenga la mejor opción sea uno de los jugadores peor valorados del equipo (y con motivo)… dice mucho del planteamiento táctico del Barça.

Acompañando a Gomes en el centro del campo estaban un Iniesta renqueante de las lesiones y un Sergio Busquets que no pasa por su mejor momento futbolístico. Un combo que no resulta nada efectivo a la hora de controlar la pelota, un factor clave para los azulgrana.

Y ahora … “¿Cómo vamos a plantearnos la remontada? Eso es de locos”, deben pensar en Can Barça. “El Madrid estaría evocando al espítirtu de Juanito“, me dijo mi compañero Raúl Rioja ayer y es cierto. Porque sí, fastidia decirlo, pero los culés hemos tirado la toalla a pesar de que, siendo el Barça el encargado de remontar un 4-0 en contra, una épica así no sería de extrañar.

Falta ánimo, ganas e ilusión entre los jugadores. Y Luis Enrique no está para inculcarla. Prefiere discutir con los periodistas en sala de prensa que asumir que la derrota fue, en gran parte, culpa suya. No me extraña que algunos hablen de que “los jugadores están desilusionados con él” o que incluso haya rumores de que el club está en busca y captura de otro entrenador. Porque al asturiano le quedan dos telediarios.

El Barça, más fantasma que el gol en el Villamarín

Un gol más claro que fantasma a favor del Barça no subió al marcador en el minuto 77 del partido entre el Betis y el Barcelona. Más de un metro entró el balón en la portería de Adán pero el colegiado Hernández Hernández y sus asistentes no lo dieron por válido. Hubiera supuesto el empate culé y la polémica invadió el Benito Villamarín.

Messi se lamenta en el césped del Benito Villamarín. (EFE)

Messi se lamenta en el césped del Benito Villamarín. (EFE)

Polémica tras polémica arrastra el Barça desde que comenzó el año. Sin embargo, esta vez, las críticas no solo las merece el árbitro. El gol no fue el único ‘fantasma’ que merodeó por el estadio bético. El Barça estuvo más ausente que presente y sus estrellas no brillaron. Con Messi desaparecido, solo Neymar intentó abatir a Adán un par de veces, algo que Luis Suárez consiguió en los últimos minutos para empatar un partido que ya se daba por perdido.

Así, las buenas sensaciones que arrastraban los azulgranas desde hace un par de semanas se perdieron hoy ante un Betis luchador, que no se dio por vencido, fuerte en la presión y que mereció ganar. El Barcelona sacó un punto que no sabe a nada después de tener a tiro de piedra un liderato momentáneo (a la espera de los partidos del Real Madrid y el encuentro del Sevilla) y la oportunidad de que no se escapara la Liga.

“Teníamos que haber despertado antes. No hemos hecho un buen partido, hay que ser autocríticos”, dijo Suárez tras el partido. Una frase que resume los 90 minutos de un Barça dormido sobre el terreno de juego, que solo espabiló (y no demasiado) cuando se vio por debajo en el marcador. Ahora solo queda “esperar a que los rivales pierdan“, finalizó. Y no, no hay otra opción.

Gol de Ramos en fuera de juego: Madrid, Barça, basta de lloros

Captura de televisión que muestra la posición adelantada de Ramos en el segundo gol del Madrid (MOVISTAR).

¿Se imaginan que las dos personas más ricas de España estuvieran constantemente quejándose de su situación económica? ¿Que las dos personas más bellas se miraran al espejo y se lamentaran por su aspecto? Pues algo parecido pasa en España con Real Madrid y Barcelona y sus lloros por los árbitros.

Aunque todos los árbitros de España decidieran, a partir del próximo fin de semana, perjudicar a sabiendas a los dos equipos durante diez temporadas seguidas, no compensaría todo lo que han sido beneficiados en sus más que centenarias historias.

Por eso, avergüenza ver a jugadores y directivos de ambos clubes (de los aficionados no voy a hablar) hacer referencias a los arbitrajes. Ver a los futbolistas de Madrid y Barcelona rodear como lobos hambrientos a los colegiados con cada falta, cada saque de banda, cada decisión que toman que no se ajusta a su mundo feliz es realmente sonrojante. Entre otras cosas, porque no lo necesitan.

Este sábado hemos visto otro ejemplo en el Bernabéu. Sergio Ramos marcó el segundo gol de su equipo en claro fuera de juego. No valen excusas. En la imagen que encabeza este artículo vemos claramente cómo el juez de línea está bien colocado y cómo hasta tres futbolistas blancos destacan en posición antirreglamentaria.

Todos los árbitros se equivocan, por supuesto. El problema es que siempre o casi siempre lo hacen a favor del poderoso. Y ojo, que aunque soy colchonero, admito que el Atleti también es el beneficiado con rivales más pequeños. Así funciona el fútbol: siempre a favor del fuerte. El débil es una comparsa. Por eso me hace gracia cuando los grandes hablan de persecución o de campaña. ¿Qué debería decir el Eibar? ¿El Málaga? ¿El Sporting? ¿El Celta? ¿El Alavés?

Quiero pensar que la paulatina entrada de la tecnología en el fútbol acabe, en cierto modo, con estas perpetuas injusticias. Es significativo que los que más reacios se muestran a su implementación sean, precisamente, los que están cerca del poder, incluidos algunos periodistas. Igual temen que se acaben algunas prerrogativas que llevan muchas décadas atornilladas al fútbol español.