BLOGS

Archivo de la categoría ‘Social’

El drama de perder toda la información de tu móvil

¿Alguna vez la ira hacia un móvil se ha apoderado de vosotros hasta el punto de querer estrangular su frío metal, ponerlo debajo del agua hasta que se vaya a negro o lanzarlo contra la primera pared de cemento para que sangre cristales?

Pues bien, esta fue la sana relación que mantuve con mi móvil la semana pasada, antes de que junto con la desobediencia se llevara consigo 24.000 fotos – entre ellas las de mi boda-, el historial de whatsapp, y todos mis recuerdos de los dos últimos años.

Siempre he dicho que lo que más pena me daría perder, si las llamas alcanzaran mi casa y nadie resultara herido, serían las fotos que te devuelven en qué piel has vivido y te refrescan cada escenario y pequeño detalle. Imágenes en las que un puré con grumos desparece hasta en tu pelo, el dedo de tu hermano tapa un cuarto de la playa en la que jugabas o esas otras con cara torta con una pañoleta y horribles bermudas siendo scout. Si pudiéramos viajar con una cápsula del tiempo nos daríamos cuenta de lo perfectas de aquellas fotos de antes por lo reales que resultaban: sin filtros, sin retoques que modifican el pasado, escondidas hasta el momento de revelarse como la mejor sorpresa y conservadas dentro de grandes libros o debajo de la almohada, para besar en la penumbra.

Ahora que no volcamos nuestras vidas en álbumes y lo hacemos sobre nubes que no sabemos en qué cielo se alojan, nada nos resulta tangible. Con un solo movimiento del dedo, por muy lejanas que nos parezcan, accedemos a ellas como si desplegáramos una escalera, hacia el azul de ahí arriba, detrás de la cual los recuerdos cobran vida.

Maldigo no haber sabido anticiparme al desastre, en parte por esos hackers que casi a diario intentan arruinar mi privacidad y me generan desconfianza, motivo por el cual decidí no guardar mis fotos más allá de la memoria de mi antiguo móvil, que al morir se llevó consigo la verdad y mis ensoñaciones de asesinarlo de mil maneras antes de que dejara de agonizar.

Y ahora camino por mi día a día como si fuera uno de esos coches de kilómetro cero sin apenas pasado ni rasguños, volviendo a crear historias recientes que revivir. Quizá esté exagerando, pero comprended mi duelo. Qué cruel la tecnología de ahora, que en lugar de borrar 24 o 36 fotos de un plumazo lo hace a gran escala, dejándome huérfana de muchos besos ya dados, situaciones que no volveré a vivir o personas interesantes a las que les dediqué un hueco -y ellas a mí- y que ya no existen en la memoria si algún día fuera borroso todo lo anterior.

Beaucoup de peine…

Avec tout mon amour,

AA

Espiar el móvil de tu pareja

GTRES

Hay una situación que se repite con frecuencia, ese momento en el que tu pareja se va al baño, duerme o pasea al perro y la tentación hace que te tires en plancha a “gitanear” en el móvil de tu media naranja, que puede convertirse en una triste monda encogida en espiral si hay indicios de algo feo.

Pero vulnerar el espacio de la intimidad de otro sin levantar sospechas es como comer pipas: una vez que empiezas ya no puedes parar. Y si además encuentras el rastro de algo que no cuadra, un mensaje te lleva a otro mensaje y lo más probable es acabar víctima de la locura, bien por descubrir una verdad o por malinterpretar informaciones que no deberíamos manejar.

En la cima de lo inmoral tropiezo con un amigo que esta semana me confesaba cómo hace unos meses había descubierto un programa espía en su móvil, lo cual no sólo es ilegal sino que constituye un delito y es cárcel; y ya no digamos si difunde a terceros… Su pareja durante semanas había seguido cada movimiento y conocido cada palabra y cada foto enviada a través de su smartphone. Motivos para dudar de mi amigo sí los había, pero no por ello deja de sorprenderme que sigan juntos, puesto que las relaciones en las que cabalga la duda, tarde o temprano, acaban por no sostenerse.

A otros niveles, me indigna sentir constantemente que nos vigilan, Aplicaciones como Facebook, Twitter, Whatsapp o Instagram, por ejemplo, acceden a los datos almacenados en nuestros dispositivos y da la impresión de que ninguno de nosotros le damos suficiente importancia. Permitimos el acceso de terceros a nuestras listas de contactos, nuestros mensajes, nuestra ubicación, nuestros vídeos, nuestras fotografías y otros datos personales, sin pestañear, con un solo clic.

Mirar el móvil es como mirar dentro de la caja fuerte de la intimidad de otro, y en una relación -si no te han regalado el código para que busques y encuentres con absoluta libertad e impunidad -, descubrir deslealtades a golpe de deslealtad no tiene sentido. ¿Os acordáis cuando un paparazzi fotografió a Ashton Kutcher espiando el móvil de Mila Kunis?

No en vano, muchas parejas rompen por este motivo. Porque detrás de la curiosidad, hay un gran poso de desconfianza o inseguridad en uno mismo o hacia tu pareja y una insana necesidad de controlar al otro.

Personalmente, sólo entendería bucear en los secretos de otro si sospechas que tiene algún problema que no desea compartir y crees poder ayudarle rebuscando a golpe de ladrón.

¿Vosotros qué pensáis?

¡Feliz día!

Avec tout mon amour,

AA

Mi experiencia en Facebook Live

wqe

La noche del viernes, mi buen amigo Jorge Gallardo me la volvía a liar en una de nuestras pantagruélicas cenas.

Él me ha iniciado en todas las redes sociales que existen -además de en la tele-, tras la negativa inicial de quien se hace la estrecha con todo lo relacionado con las nuevas tecnologías y desea evitar la sobredosis de intercomunicación, a pesar de vivir desde hace unos años una realidad paralela gran parte del tiempo, como quien sueña mientras camina despierto.

La vez pasada me convenció para hacerme un perfil en Snapchat, abandonado como un juguete sin cabeza desde que existe Instagram Stories; y esta vez le tocaba el turno a Facebook Live.

Así que, pese a la romántica y poco favorecedora luz del lugar y tras asegurarme que no hablaba sola, giré la cámara hacia mi persona y me zambullí en una nueva dimensión de madrugada, al aceptar retransmitir en directo para las personas que me siguen en mi página oficial de Facebook. 

Enseguida una lluvia de corazones, sonrisas y mensajes se agolparon en la pantalla y, para alguien como yo que no ha utilizado jamás Periscope, aquello fue lo más parecido a invitar a sentarse alrededor de mi mesa a miles de personas o a permitir atravesar las celosías del portal de mi casa a muchos de los que se molestan en escribirme tantas y tantas veces cada vez que cuelgo una foto, un vídeo o una noticia y que no siempre reciben respuesta por falta de tiempo.

Facebook Live permite acortar las distancias en un mundo que me gusta pero me asusta, por lo dura que resulta la afirmación de que si vives al margen de los teclados no existes y lo fácil que es construir la farsa de tu vida y entremezclarse de manera impecable con la realidad, hasta confundirnos a nosotros mismos.

Perfiles con frases felices pueden ser los más tristes, una exagerada tirada de fotos de comida sana puede estar detrás del esfuerzo por gobernar una inusual pasión por la comida basura e individuos con un constante apego al lujo estar más tiesos que la mojama.

En mi caso, prefiero entender la vida como una sucesión de cosas buenas y malas, así cuando las últimas llaman a mi puerta no me siento frustrada, lo contrario sería agotador. Y, pese a la poca verdad que hay detrás de Internet, hay mucho que rescatar de genuino que hace que no salga una mañana corriendo con lo puesto.

Ojalá pueda mostraros muchos días mi vida de la manera más auténtica e imperfecta que me sea posible.

¡No faltéis a nuestra cita hoy lunes con Hazte un Selfi, a las 16 horas en Cuatro! ¡Y a las 20 horas en Pasapalabra, celebrando Halloween!

Prometo hacer un Facebook Live al mediodía, para que veáis cómo es la trastienda de este loco programa nuestro, sin ser molestados.

dasda

Avec tout mon amour,

AA

El exhibicionismo que reina en los vestuarios de los gimnasios

adrianagim

Puedo afirmar categóricamente que he regresado a los gimnasios. Desde hace varios meses la nuestra era una relación de virtuosísimo desapego: cada uno en su orilla, sin odiarnos, sin amarnos, ajenos.

Y aunque no sé qué empuja a los individuos a acudir a estos templos de tortura en los que la gente sufre y regurgita pavo, en octubre he recuperado los guantes anticallos, mi inseparable plátano negro que me acompaña en una bolsa de plástico durante días y mi flamante tarjeta de socia en la que se me ve con un entusiasmo inusitado, pese al esfuerzo que me supone acudir regularmente a desgastar las articulaciones, ya que lo más parecido a las odiosas series de repeticiones que hago en mi vida diaria es cuando saco del carro de la compra los yogures.

Así pues, tras meses atrincherada a los triglicéridos que tanto me gustan, vuelvo a familiarizarme con los que convocan las orejas vecinas levantando pesas y dificultad respiratoria, los sudorosos sin toalla y los de tirantes ínfimos que andan inflados y garrosos, todo humildad

Pero lo que más me perturba, sin duda, es el momento vestuario, motivo por el que ya decidí hace tiempo no hacer gasto de agua e irme cuanto antes a casa. Porque vamos a ver, compañeros y compañeras de gimnasio, una cosa es ir a la ducha desnudos y otra hacer vida social en paños menores o con el badajo a la fresca. Lo sé porque en la primera toma de contacto con mi gimnasio, todavía perdida, me introduje con paso decidido y frialdad clínica al vestuario de hombres, en vez de al que me correspondía (en el mismo lugar, pero en diferente planta) y al verme en mitad de un “huerto de pepinos”, me di cuenta de que debía correr hacia la salida antes de poner cara a esas hortalizas y que cambiara todo para siempre.

En el de mujeres, la cosa no mejora. Es agacharme a coger un calcetín y, a lo que me descuido, toparme con un culo en pompa a escasos centímetros de mi cara, mientras me pregunto dónde quedó la distancia de seguridad necesaria para evitar sobresaltos.

Y ojo, que está muy bien que vivamos la naturalidad de los cuerpos desnudos como animales gregarios que somos en un vestuario, pero a las adelfas que optan -todo betacaroteno y piel marrón – por secarse el pelo en pelotas, mientras se les va la vida en un espejo y te chocan, como si de una palmada se tratara, con los implantes mamarios en el lavabo, mientras te escoras pudorosa, las condenaría a ganar grasa en las caderas hasta no encontrar vaquero.

Por otro lado, tan extendida está la depilación integral entre nosotras, que miedo me da que vuelvan las melenas y en esos montes ya no surja la vida, como cuando te arrancas por error un pelo de la ceja y ya no vuelve a crecer.

En el lado opuesto, están todos aquellos que, más chulos que un ocho, después de una clase de spinning con un body y pantalón, lo hacen multifunción como las navajas suizas y abandonan el vestuario, sin desvestirse, en dirección a la piscina con su “bañador” resudado, mientras tú recoges los enseres y juras no meterte en esa misma charca a no ser que se eche tal cantidad de cloro que creas tener un unicornio en el establo. Apercibimiento máximo.

Vamos, que no sé que es peor.

Os deseo una maravillosa semana mientras sufro el vaivén de los cuerpos de vestuario, ahora que el deporte alumbra mi camino magro.

adrianagim2

Avec tout mon amour,

AA

Lo que tienen en común Ava Gardner y Adriana Abenia

Está claro que nos parecemos como un huevo a una castaña, pero si hay algo que ambas habríamos compartido, esa hubiera sido nuestra pasión por Museo Chicote, un lugar en el que, si las paredes hablasen, el mundo se volvería del revés.

Y es que quien no ha penetrado en Chicote, no conoce Madrid.

Y así, subida a un estrado como una firme candidata a las Presidenciales de EEUU, tuve el honor de presentar la segunda edición de unos galardones que reconocen los logros de personalidades de la cultura, el deporte, la música y la medicina en un templo de culto de la Gran Vía madrileña en el que, nada más cruzar sus puertas, el tiempo se detiene y crees escuchar las voces de quienes se dejaron seducir alguna vez por esta emblemática coctelería que abrió sus puertas en 1931 y que cada día sigue escribiendo su historia.

Ava Gardner, Frank Sinatra, Grace Kelly, Ernest Hemingway, Sofía Loren, Dalí o Adriana Abenia (broma) son muchas de las estrellas que han penetrado en el universo Chicote y han sido arrastradas por el glamour y la magia que envuelve el local que convierte el frío en calor.

Y la nórdica de pelo platino con raíces andaluzas que soy, se presentó al evento en encajes y falda rosa plisada de la firma sueca H&M, forzando empeines en unas preciosas sandalias fucsias y clutch de Úrsula Mascaró y sonriendo hacia todas las direcciones como una rosa de los vientos.
adriana1
Poco a poco fueron desfilando por ahí los premiados: Pablo Alborán, que una vez en Tenerife me cantó al oído -podéis odiarme-, Alaska y Mario, que tras la ruptura de los Brangelinos hacen que sigamos creyendo en el amor, una entregada y dulce María Esteve, que le robó la sonrisa a más de uno, Gemma Mengual, emocionadísima y a la que casi todos hemos imitado en la intimidad de nuestras bañeras, y el Doctor Clotet Sala, eminente investigador sobre el sida.

premiados
Junto a ellos, se dejaron besar con nocturnidad una trasnochadora Ana Rosa Quintana, con el sonido de su despertador pisándole los talones, Antonio Orozco, una simpática y confidente María Escario, que me desveló secretos de la movida madrileña que ni imaginaríais, mi directora de Sálvame y actual estrella de la tele Carlota Corredera, mi loca y querida Carmen Alcayde, con la falda muy corta y acorralando al personal con su alcachofa y su arte, una cariñosa Mila Ximénez que ya me conquistó hace años, el diseñador Ion Fiz, la galerista más divertida Topacio Fresh, mis amigos de Telecinco Néstor Barreira y Kike Calleja, y un largo etcétera de caras conocidas que se acercaron a disfrutar de los Premios Chicote y de la mejor compañía.

chicote

Fue una noche entrañable, entre fotografías en blanco y negro entre las que me gustó encontrarme. Y pasó de todo. Pero como diría Perico Chicote… “Lo que pasa en Chicote, se queda en Chicote”.

¡Enhorabuena a los premiados! ¡Hasta el próximo año!

chicote2

Avec tout mon amour,

AA

El probador indiscreto

IMG_2606

No soy una de esas chicas que escanean con la mirada la ropa de su tienda favorita y saben, como si Dios les alumbrara, si esa prenda va a caer de cara o del revés, y aunque la pereza casi siempre me arrastra directamente hasta la línea de meta -que no es otra que la caja-, en ocasiones intento coger el primer desvío en dirección a los probadores para no volver con el rabo entre las piernas y admitir que me he equivocado con mi última adquisición, como tantas otras veces que me he dejado engatusar por la compra online y he acabado con vestidos sin forro, sujetadores mayúsculos en los que cabían los pechos de tres alemanas del Oktoberfest o camisetas diminutas de las que pellizcan las axilas.

Pero lo que me sucedió en los probadores de una conocida tienda va a dar un giro inesperado a mis compras habituales. Se acabaron las colas y los espejos engañosos dentro de esas duchas secas en las que te das golpes para ver cómo te queda de culo un vaquero, alejándote del espejo y encaramándote a la pared como un percebe. SE ACABÓ.

Se acabó en el mismo momento en que mis ojos se toparon con los del pariente que acompañaba a mi vecina de al lado, sentado cómodamente en un sillón enfrente de su chica, que tenía en su ángulo de visión mis bragas de Supergirl (las más indignas de mi casa) y mis medianas vergüenzas aireándose sin tapujos inclinadas hacia delante y colgando como si fueran las de una cabra. Sentí mi intimidad violada hasta en tres ocasiones, sin decoro por parte de aquel desconocido que en lugar de mirar a su chica me observaba a mí a través del hueco de la tela que no tapaba. Porque esa mierda de cortinas no evita las inesperadas pupilas que se cuelan por las rendijas y te pillan a por uvas, con la tripa relajada y deseando repartir hostias sin levadura.

Indignada por esas vulgares cortinas que suenan a collar de perro al correrlas y son una ventana indiscreta para cualquier voyeur que se precie, finalmente salí del probador, ese lugar en el que las dependientas te recompensan en ocasiones con palabras que suenan a limosna, con la poca honra que aún conservaba y mis más íntimos superpoderes anulados por los rayos láser de los ojos de ese tío con la cabeza gacha, al percibir que abandonaba el cubículo en el que estaba atrapada.

Así pues, que nadie se extrañe si devuelvo ropa a discreción, no pienso volver a pisar un probador hasta que no existan cortinas que cubran más del 80% de la anchura del probador en el que desparramar las carnes sin agobios.

O que pongan puertas, ¿tan difícil es?

Supergirl.

 

Avec tout mon amour,

AA

Coacción a una berenjena

berenjena

Dado que incluso medios internacionales, al otro lado del charco, como el periódico Hoy Bolivia, se han hecho eco de lo sucedido el pasado fin de semana, he decidido explicar en mi blog lo ocurrido el pasado sábado, para que cada uno saque sus propias conclusiones.

El día 25 se celebraba la boda religiosa de Álvaro de la Lama y Emilia Alfaro en Dènia y, esta feligresa que os escribe, acudió a la costa para presenciar el “sí, quiero” y enchufarse todas las paellas posibles en las 72 horas que íbamos a pasar allí.

La misa, celebrada en un santuario al final de una serpenteante carretera en el Montgó (en la que casi acaba parte de mi estómago aplastado sobre el asfalto), estuvo oficiada por el joven y salado sacerdote Juan Pons, amigo de la familia, que hizo más de un guiño a los novios. Al terminar la misa salí corriendo, presa de una ola de calor, a tomar aire a los jardines de la ermita donde optimicé mi tiempo y decidí sacar brillo con mis caderas al precioso coche de los novios antes de que aparecieran (un detalle a tener en cuenta, además de mi regalo de bodas).

Hasta aquí todo en orden.

El convite transcurrió sin incidentes entre congas de amigos, alpargatas que nos salvaron a más de una de la cojera, huevos cocidos que emergían de la cremallera del pantalón de Nacho Montes y un entregadísimo novio emulando a Dani Martín sobre el escenario, junto a la piscina en la que caerían todos como moscas de madrugada.

Entre los asistentes, el atractivo párroco disfrutaba como uno más de la boda y fardaba de runner frente al fibrado Antonio Rossi, que sólo le faltó acudir a la boda en bici, meneando arriba y abajo sus calcetines amarillo limón, a juego con su chaleco.

Ya es mala suerte que el Padre Juan apareciera justo en el momento álgido en el que una descomunal berenjena me servía de micrófono para cantar a viva voz la canción de Dorian A cualquier otra parte (lugar al que habría querido dirigirse de saber lo que iba a ocurrir después) para pedirme, con mucho respeto, una foto tal y como había hecho hacía unos segundos con otros invitados, como Carmen Alcayde. Y, gustosa, accedí. Pero como el párroco me pareció el colmo de la modernidad y se había integrado tan bien en la fiesta, a mí me nació pedirle a él otra foto -que hizo mi marido-, sin apartar la colosal hortaliza de mis manos y así continuar con el karaoke después.

La foto me pareció muy simpática y decidí colgarla en mis redes sociales, acompañada de un texto en el que precisamente alababa y reivindicaba ese atisbo de modernidad que había descubierto en este cura que reía y opinaba como uno de nosotros: “Yo acabé la noche con el párroco. Curas modernos que se ríen de cualquier cosa. Así debería ser la Iglesia”. En qué hora, Señor.

No tardaron en pedirme que retirara la foto debido, al parecer, al enfado del Arzobispado de Valencia, ya que la estampa podía enviar un mensaje equivocado a los fieles. Y, sobrepasada por el giro de los acontecimientos, me negué a hacerlo porque significaba aceptar que me había equivocado al subir la “libidinosa” imagen que para mí era una muestra más de lo bien que lo estábamos pasando todos, sin pretender ofender a nadie y, por supuesto, sin ninguna maldad.

Para colmo, la anécdota se convirtió en noticia y ésta comenzó a multiplicarse como los panes y los peces. Y ahora tengo la sensación de haberme marcado un Pájaro Espino, por aquellos que ven en una foto cachonda una polémica instantánea.

También hay quien culpa a la berenjena. Ay, si ésta hubiera sido más pequeña…

Pero qué tiene de malo que una persona que dedica su vida a la Iglesia pase un rato agradable con la gente. Deberían normalizarse estas conductas que llevo observando demasiados años, porque os recuerdo que, por suerte o por desgracia, he ido a un colegio de curas hasta los 13 años y he vivido en uno de monjas cuando, con 15, me fui a vivir a Milán. Y que Dios me coja confesada, pero sigo sin dar crédito.

Pese a todo, y aunque no tenía ninguna obligación, me he puesto en contacto con el Arzobispado de Valencia para explicar, para tranquilidad del sacerdote, lo ocurrido. No deseo arder en el infierno, sólo bajo el sol de mis inminentes vacaciones.

Tal vez haya todavía en el cielo un hueco para mí y, si no, lo dicho, no me quedará otra que sobornar a San Pedro para que me haga una inmaculada copia de las llaves del cielo.

Avec tout mon amour,

AA

Cómo acudir dignamente a una boda

boda

Quién más, quién menos en estas fechas ha recibido en su domicilio, como si de una multa se tratara, una invitación de boda. Un evento al que muchas veces es imposible decir que no y en el que hay que poner toda la carne en el asador para estar a la altura de lo que esperan de ti los ilusionados novios, una vez ya se han engañado recíprocamente y van cuesta abajo y sin frenos hacia el altar.

Así pues, tengo el honor de contaros que este fin de semana he sido invitada a la boda de un televisivo amigo en Denia, cerquita del mar, y toca prepararse para el inmaculado día.

Basta un vistazo rápido a mi anatomía para comprobar la blancura de mi piel y emprender un viaje por la ruta de los pueblos blancos andaluces. Es una lástima, pero los autobronceadores en mi piel son más inútiles que un supositorio con sabor a fresa; aun siguiendo a rajatabla las instrucciones de éstos, me quedo como si me hubieran asaltado con subrayadores naranjas. Detesto, por mera envidia, a esa gente que con una simple toallita tiene el aspecto de haber compartido durante meses el sol de Marbella con Gunilla Von Bismarck.

Os confesaré que no puedo con los vestidos largos hasta los pies, en bodas, bautizos y comuniones. Suman años, suelen quedar excesivos y es casi imposible salir bien parada. La largura midi es perfecta. En esta ocasión, después de probarme media tienda de BDBA (una firma que me chifla), me hice con un vestido blanco y corto… pero que no se me enfade la novia (risas), salpicado de alegres colores que rompen con el mal gusto y la deshonra de vestir el color prohibido, a no ser que los novios pidan expresamente que eso ocurra o se trate de una boda ibicenca.

Como no puedo maquillarme las piernas sin manchar cada milímetro del vestido, el sábado recurriré a uno de esos pares de medias que dejan los dedos al aire y no emiten destellos cegadores con los disparos de un flash. Estas medias me gustan porque es como ir con el interruptor apagado y dan un tono a la pierna ideal de la muerte.

boda2

Respecto al calzado, esta semana he arrasado con una de las estanterías de sandalias de Úrsula Mascaró, marca a la que juré fidelidad un día y que me viste para los eventos. Me está costando decidirme entre unas amarillas de tacón fino con las que hacer equilibrios por la finca (con la inestimable compañía de mi bursitis casi curada) o unas de tacón grueso y blancas -de nuevo, no se me enfade la novia- requetesaladas y, lo más importante, requetecómodas. Un yellow clutch (como diría la bloguera más puntera) completaría el look de dignísima invitada. Aunque, como me consta que en la finca donde se celebra el convite hay una piscina, imagino que acabaré allí la noche observando, con mis pies en el agua fresca, a improvisados nadadores etílicos mientras les saludo con los tobillos, en un movimiento semejante al de las manos de la realeza detrás del cristal de un coche.

El problema de jugar fuera de casa es que tendré que maquillarme y peinarme yo solita, cosa que entraña sus peligros, con franqueza. El eye liner a veces cae de pie y otros días con la barbilla en el suelo, pero como en esta boda pienso ponerme fina filipina de comer (sé de buena tinta que va a estar repleta de paellas gluten free), tengo previsto dar protagonismo a la mirada y dejar la boca descansada para engullir deliciosos granos de arroz alicantino. En el pelo, no hay un truco mejor que recurrir a una coleta de pelo natural, como la mía de Flequillos Postizos, es la única manera de ahorrar tacos y evitar quemazos con las jodidas planchas, fáciles de utilizar sólo si perteneces al gremio artístico de quienes la utilizan a diario.

Conforme escribo va apeteciéndome cada vez más bajar a celebrar un día tan especial con mis amigos. En cuento complete el look, subiré foto a Instagram, no os olvidéis darme like (risas). Aquí va un adelanto.

IMG_9313

¡Que vivan los novios! Menuda os espera…

A&E

 

Avec tout mon amour,

AA

‘Phubbing’, el arte de ignorar al prójimo por culpa del móvil

imageAnteayer casi acabo salpicada de restos humanos por culpa de un hombre que no paraba de hablar con su smartphone al cruzar indebidamente la calle, en un paso de peatones con el semáforo en rojo. Lo mejor de todo es que el tipo en cuestión ni siquiera sabe que estuvo a punto de crujir como una cucaracha y terminar como uno de esos millones de pecas que son los chicles usados, sobre los que caminamos y que han acabado convirtiéndose en una alternativa económica al asfalto caliente, con el que se sella el pavimento.

Le observé reír a carcajadas, ausente; y al coche que había frenado en seco llamarle ‘gilipollas’, con las ventanas cerradas. Me di cuenta de lo idiotas que resultamos al aislarnos del universo y, justo hoy, he descubierto que el fenómeno es algo patológico y se acuña con una palabreja muy ibérica, phubbing, que consiste en ignorar a otros por culpa del teléfono.

Trago saliva porque estoy en diagnóstico reservado de lo arriba mencionado, no sé dónde se encuentra la tabla de salvación y no muestro arrepentimiento. Glups.

Recuerdo cuando me daba vergüenza hablar con auriculares por la calle e imaginaba que los viandantes pensaban en lo tarada que estaba por lanzar palabras al viento, sin que me acompañase nadie. Desde luego no habrían ido desencaminados, la cordura no es lo mío, qué os voy a contar. Pero, volviendo a lo que interesa, nos hemos convertido en un ejército de desquiciados que hablan con sus cada vez más aparatosas máquinas y pierden comba de lo que sucede a su alrededor.

Si ahora me preguntaseis qué camino he elegido para ir a ese u otro lugar, quizá no sabría responder. Pierdo detalles que antes eran importantes para mí. Perdemos a las personas. En sentido metafórico y literal: puedo estar cruzándome con mi madre y pasar de largo. Como veis, he aquí una hija ejemplar.

Casas en las que antes todo era bullicio, se vuelven silenciosas. Somos como espías malos, a lo Austin Powers, que vivimos a través de los demás, dejando nuestra vida a un lado. Si no estás en las redes sociales, no existes. Cuento con los dedos y me hallo en cinco: Twitter, Facebook, Instagram, Snapchat y Vippter. ¡Ahí va mi madre, entended que me sienta como una yonki de jeringa en mano!

Menos mal que en las comidas y cenas con amigos dejo que se enfríe la carcasa, ardiente como un huevo frito, y acuesto a mi pequeño en el bolso. Pero, aun así, siempre hay dedos que serpentean sobre el mantel y bocas que preguntan sobre algo que ya se ha hablado.

Y qué decir de unas vacaciones sin cobertura, sin ni siquiera una raya de esas que rescatas de debajo de la cama o abandonando un trozo de tu cuerpo fuera de la ventana, a medio camino entre el suicidio y un “quiero tocar la lluvia”; unas que no consten en imágenes en vuestras redes, y dadme la razón cuando afirmo que éstas serían unas vacaciones fantasma. Porque qué sería del goce de saber que, mientras otros están cumpliendo un horario de oficina o cociéndose en la ciudad, tú estás con la fuerza de un percebe abrazada al mar y a los refrescantes mojitos.

Mi etapa phubber tiene que prescribir, lo sé. Pero, hasta que eso suceda, aprovecho para invitaros a que me sigáis en las redes.

image

¡Mi reino por un clic!

Avec tout mon amour,
AA

Besos contra la homofobia

besoNo siempre dispongo de tiempo para leer los comentarios de los posts que publico, sin embargo, con el anterior lo he hecho, concretamente en el que me abría en canal y confesaba haberme vuelto loca por un chico en el pasado. Algunos afirmaban que el belga era “un marica con pinta de macarra”, otros un “soplanucas”. Tal cual.

Soy una persona abierta de mente, dialogante y respetuosa con las opiniones, hasta el punto de que tengo el control sobre los comentarios de mi blog y no censuro ninguno; pero me da mucha lástima comprobar cómo corren buenos tiempos para la homofobia. Y no estamos en uno de esos más de 70 países en los que la homosexualidad se castiga con la cárcel o incluso la muerte.

Me he criado en la normalidad más absoluta en un tema que debería haberlo sido siempre, hasta llegar a contar públicamente en qué consistieron mis primeras experiencias sexuales, sin reparos, a las que no hace falta que acuda de nuevo, ya que google es omnipresente.

La sexualidad no es una opción de vida. Nadie elige ser zurdo o diestro. De la misma manera que algo biológico debería estar exento de toda polémica.

Dicho lo cual, me da miedo y pudor que a mi alrededor existan personas que agredan a los que enarbolan la bandera gay, con la misma lógica que se asesina a los albinos negros en Tanzania o se promovió en el siglo XV El Malleus Maleficarum, un absurdo y misógino manual para reconocer y torturar brujas, donde explicaban que tener el pelo rojo y los ojos verdes era un signo claro de ser una de ellas.

Estos días vivimos “la caza del maricón”, contra aquellos en los que queda en entredicho el destino de su rabo y sus sentimientos.

Imprimir

Es penoso que los prejuicios culturales que muchos adultos transmiten a sus hijos hagan que en las escuelas haya niños que no paren de mirar hacia los barrotes de la verja, camuflando una gran tristeza y deseando regresar a casa para escapar de un infierno con largas llamas de hoguera, más propio de la Inquisición.

Necesitamos desaprender para calmar la homofobia, la bifobia o la transfobia, que tanto daño está generando a pie de calle los últimos días, tal y como exige el colectivo LGTB.

Somos cínicos hasta el punto de enaltecernos al afirmar ser tolerantes y progresistas por tener amigos homosexuales o por no sentirnos molestos si tenemos un hijo con esta “tara” o condición. Contestamos casi todos lo mismo, como muñecos articulados.

Pero aquí va un mensaje para todos los que se limitan a escribir sin pensar, allá y en mi blog, aquellos cuya masculinidad es tan frágil que temen sostener un bolso en plena calle:

La homosexualidad no es una enfermedad, la homofobia, sí; y hasta que encuentren una cura para esta, no me ensañaré más, porque los homófobos, al fin y al cabo, también sois personas.

Imprimir

Avec tout mon amour,

AA

* Ilustraciones cedidas por el artista Xoan Viqueira. ¡Gracias!