BLOGS
140 y más 140 y más

"It's the end of the world as we know it (and I feel fine)" Michael Stipe

Un tablón de anuncios anónimo y para universitarios

El boom de las aplicaciones / redes sociales en las que el anonimato es uno de los puntos fuertes es una realidad desde hace meses. Por lo que veo a mi alrededor, en España es Secret la que ha suscitado cierto interés, basado fundamentalmente en el morbo de lo que allí se cuenta. Pero hay otra que, con sus pros y contras, está encontrando su nicho: es Yik Yak, y se dirige a un público mayor de diecisiete años, los estudiantes universitarios. Actualmente, leo en The Guardian, se usa en unas 1.000 comunidades de este tipo. Se supone que el año que viene van a expandirse más allá de Estados Unidos.

Se supone que esta aplicación pretende ser un lugar en el que compartir, básicamente, bromas y acontecimientos que tienen lugar en lugares determinados y reducidos; como un tablón de anuncios. Nada misterioso ni retorcido, en principio. Hay una limitación espacial, el radio para los contactos e interacciones es de un máximo de 2,4 kilómetros (se utiliza la geolocalización), aunque se puede cotillear lo que se dice en otros lugares. Los usuarios, eso sí, participan sin desvelar sus identidades. Hay también un sistema de votos positivos y negativos para los posts.

No parece demasiado novedoso o interesante, aunque el tema de la comunidad acotada puede ser lo más acertado para el entorno universitario. En la web hay un apartado llamado geofence request. Resulta que no solo a los estudiantes mayores les gusta Yik Yak, sino también a los más jóvenes. Ha habido varios problemas de ciberacoso y algunos episodios desagradables, por lo que los creadores de la aplicación permiten el bloqueo de institutos y colegios para que sus alumnos no puedan acceder. Ya hay decenas de miles de bloqueos activos.

Veo que acaban de introducir los emojis. Llevo leyendo sobre Yik Yak desde hace semanas, aunque no me había puesto a profundizar hasta hoy. Coincido con aquellos que la han analizado en que, pese a su cierta utilidad en un público determinado, desbancar a gigantes como Twitter y Facebook es complicado. Además, parece que no acaban de solucionar el asunto del mal uso; eso es algo que ocurre en todas partes, aunque un entorno tan sensible como el educativo puede verse muy dañado por estas cosas. Aquí podéis ver una radiografía de la aplicación.

 

From Cornell.

A photo posted by Yik Yak (@yikyakapp) on Sep 9, 2014 at 11:33 PDT

Los comentarios están cerrados.