BLOGS
140 y más 140 y más

"It's the end of the world as we know it (and I feel fine)" Michael Stipe

¿Cuajan o no cuajan los vídeos de Vine?

¿Cuaja? ¿No cuaja? Vine, la plataforma de vídeo que se agenció Twitter para compartir algo más que fotos y textos, no termina de arrancar del todo, al menos según los datos oficiosos.

La empresa RJMetrics -Twitter no ofrece estadísticas sobre el tema- ha hecho un estudio sobre la corta vida de Vine y concluye que solo una minoría –de la minoría, de la minoría– graba y cuelga sus piezas de seis segundos de duración.

Para el informe ha usado como base 2,3 millones de tuits de usuarios muy activos, que tuitearon al menos 100 veces entre el 1 de enero y el 24 de febrero, día en el que se lanzó Vine.

Una vez escogida la muestra, a partir de ese momento y durante un mes, solo el 4% de esos usuarios tan activos -según RJMetrics- compartió un vídeo a través de Vine u otra plataforma; eso sí, el 2,8% escogió Vine -el boom del momento-, mientras que el 0,5 optó por Viddy.

De ese 4%, además, el 98% -es decir, casi todos- compartió también al menos una foto en Twitter. Las fotos siguen ganando, de momento. ¿La razón? Los de Vine no son vídeos nada fáciles de ver, ya lo apunté cuando comenzó a funcionar.

No obstante, se hacen muchos experimentos y algunos se han lanzado en serio con Vine, por ejemplo, la película The Wolverine, que se estrenará el próximo verano, que acaba de publicar un “Tweaser”, aunque después haya vuelto a la “vía convencional”:

 

 

O el festival de cine de Tribecca, que ha puesto en marcha una competición especial, con cuatro categorías diferentes, llamada #6secfilms, para “películas” que cuenten una historia en solo seis segundos. Se puede participar hasta el 7 de abril y el premio son 600 dólares. Ya hay unos cuantos que se han animado:

 

 

Y no nos olvidemos del primer anuncio en Vine, de la marca Toyota:

 

 

A pesar de todo esto hay quien cree que llevar el encanto de redes como Instagram al vídeo no es sencillo. Por eso, cuando he visto que a partir de esta aplicación también se pueden hacer videohistorias, por ejemplo con MyInstastory, una app para iPhone que ya tiene unos meses, algo les comprendo.

Se pueden incluir textos, sonido, efectos… Vamos, que es como un pase adornado y con filtros de las fotos de nuestras vacaciones en el Amazonas. Y, probablemente, bastante adictivo. ¿Será lo próximo un álbum digital de luna de miel a lo Mayfair o Lo-Fi? Ahí lo dejo.

 

Los comentarios están cerrados.