BLOGS
140 y más 140 y más

"It's the end of the world as we know it (and I feel fine)" Michael Stipe

Pontifex, ¿el Twitter vacante?

Todo el mundo sabe a estas alturas que ligar una cuenta personal de Twitter al nombre de la empresa donde uno trabaja puede no resultar un acierto. Porque uno se va -y a lo mejor no puede quedarse con la cuenta-, uno escribe algo indebido e involucra a su jefe, uno no sabe equilibrar, etc.

Y me refiero estrictamente al nick, no a colocar debajo de él el nombre de la compañía en cuestión, que eso es opcional y siempre puede añadirse, por si las moscas, eso de ‘estas son mis opiniones, solo mias y de nadie más, por los siglos de los siglos, amén’.

Pasa algo parecido cuando un político se abre una cuenta solo para una web electoral, con año incluido, y después lo deja porque ya ha pasado el día de urnas en cuestión. Las prácticas han mejorado en este sentido, que conste. Ahora se modifican los nombres -en vez de eliminarlos- para adaptarlos a nuevas realidades -casi siempre después de perder-, aunque siempre quedan los que se metieron en Twitter casi por ‘obligación’ y, tras dejar por imposible lo de entender el medio, cierran el chiringuito (Burbujas, burbujas).

Yo soy partidaria de tener una cuenta personal en la que mezclar diferentes aspectos de la vida y de intentar gestionarla adecuadamente. Pero con un nick propio, significativo, con un valor que identifique a su dueño con aquello que dice. Si se aplica el sentido común, no debería ser un problema.

Esto tiene, claro, la salvedad de las empresas que obligan a separar a sus trabajadores las cuentas personales y profesionales (en el sector de los medios de comunicación pasa mucho). Y si hablamos de una institución o de una figura política o religiosa mundial al frente de la misma, la cosa también puede cambiar (vale, con Obama no).

Por eso @pontifex fue (es) un buen nombre. Sin ataduras y ligado al papado, que no al papa. Un nombre creado para perdurar y con un significado más allá de lo terrenal: “constructor de puentes”. El Vaticano ya lo dijo: “Twitter es más institucional”. Y ahí pudimos (y podemos) suponer que una vez dejado el anillo, el pontífice no iba a hacer de su móvil un sayo y ponerse a tuitear.

Por el momento, el Twitter del Papaaún en manos de Benedicto XVI y su equipo– no ha dicho nada sobre la inminente renuncia. Quizá no sea esa su función. Su último mensaje fue: “Confiemos siempre en el poder de la misericordia de Dios. Todos somos pecadores, pero su gracia transforma y renueva nuestra vida”.

 

 

En la Agencia 101, que consiguió dotar de identidad digital al papa el pasado mes de diciembre, me comentan que prefieren no hablar sobre la continuidad, en tiempo y forma, de la misma hasta hablar con el Vaticano. El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, ha asegurado que Benedicto XVI seguirá actuando como hasta ahora hasta que comience la sede vacante.

Gustavo Entrala, CEO de 101, dijo en diciembre, por su parte, que la cuenta seguiría siendo utilizada por los sucesores de Benedicto “hasta que Twitter deje de existir”. Supongo que esa era la intención inicial y que lo estarán meditando. En cualquier caso, entiendo que el día 28 de febrero, a las 20 horas, inicio de la sede vacante, @pontifex cambiará, al menos, de avatar y la cuenta quedará en stand by hasta la fumata blanca.

Lo único que ha manifestado Entrala -en su cuenta de Twitter- es que el lunes, día del anuncio de la renuncia, @Pontifex “sumó 40.000 seguidores” y la versión en español, @pontifex_es, “sumó 16.000”. Además, informó de que tuvieron que “multiplicar por cuatro” los servidores de news.va, la web de información del Vaticano que también gestionan.

De momento, los hay que con 34 tuits de nada andan haciendo estadísticas. Pero aún queda algo por saber: ¿cuál será el próximo tuit de Benedicto XVI -que habrá al menos uno, supongo-?…

 

Por cierto, que la periodista de la Agencia Ansa que dio la noticia de la renuncia, Giovanna Chirri, lo tuiteó. ¿Su acierto? Por supuesto, contarlo primero donde debía; pero lo fundamental fue que sabe latín y entendió al papa a la primera.

 

*Foto: EFE.

2 comentarios

  1. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Estoy de acuerdo ,pero ¿Quien le pone el ratón al gato?

    Clica sobre mi nombre

    13 febrero 2013 | 10:36

  2. Dice ser Adam

    Esta bueno el de la fumata, me los imagine escuchando reggae y quemando moño, riéndose de nuestras estúpidas creencias y no doy mas lora.
    En fin en cuanto al tema lo de la cuanta de Twitter del papa, si lo considero institucional, lo que conlleva a que lo utilicen los demás papables, es lo más lógico.

    15 febrero 2013 | 23:31

Los comentarios están cerrados.