BLOGS
140 y más 140 y más

"It's the end of the world as we know it (and I feel fine)" Michael Stipe

¿Te ha atrapado la serie ‘El Ministerio del Tiempo’ en sus redes?

El Ministerio del Tiempo me captó ayer.

Las promos de TVE sugerían algo diferente. Las referencias que me vinieron a la mente, solo viendo esas imágenes previas -y así lo apuntan hoy Verne y Bluper-, señalaban directamente a La liga de los hombres extraordinarios (aunque no está precisamente entre mis películas preferidas), y después vinieron el Ministerio de Magia de Potter, Matrix y otras.

No es mi papel hacer una crítica, que para eso ya está Jesús Travieso, aunque diré que me entretuvo y que me reí con algunos de los guiños casi surrealistas que deslizó el guión. Así que he decidido ya mismo que veré el segundo capítulo, porque podré comprobar, además, si aquellas cosas que no terminaron de convencerme evolucionan bien.

 

 

Según Kantar Media, El Ministerio del Tiempo fue el martes el segundo programa del día más comentado en esta red social.

Por lo que vi, hubo más de un hashtag, entre ellos el oficial (#MdT1) y el que usamos al final buena parte de los usuarios (#ElMinisterioDelTiempo), que -lo reconozco- apenas leímos sobre el tema los días antes.

La cuenta creada para la serie, @MdT_TVE, hizo alguna que otra llamada a seguir su etiqueta, aunque después terminó tuiteando con las dos y el día después aún lo hace. A veces es mejor sumar, aunque ya han lanzado hashtag para la semana que viene: #MdT2.  

 

 

La actividad en redes está siendo frenética. La cuenta ha aprovechado el tirón de ayer y continúa alimentando el entusiasmo del estreno. Por cierto, que he visto que TVE ya ha cambiado de día la serie, será los lunes y un poco antes, a las 22.15 h. Rodea así a la competidora Bajo sospecha -era una pena que coincidieran y así lo han manifestado muchos espectadores- y llena el hueco dejado por Velvet.

Sigamos con las redes. La cuenta @MdT_TVE, con más de 5.000 seguidores (lejos aún de los 78.000 de Velvet, pero démosle tiempo), aportó durante la emisión algunos datos de contexto, histórico y de la ficción, lanzó microvídeos con escenas ya vistas, explicó datos de los personajes, repitió algunas de las frases más tuiteadas, etc. También contestó dudas, hizo retuits a mansalva…

Y siguió con contenidos extra, como el making of y entrevistas en directo. Está claro que se han provisto de suficiente material para no dejar morir la serie enseguida –on line-, aunque creo que hoy están tan embriagados que ¡parece que no van a parar! La expectación causada, no obstante, lo merece un poco, ya que la onda expansiva está siendo bastante potente. Si consiguen mantener el interés, el lunes obtendrán resultados.

 

 

Me gusta que hayan apostado por extender el tono de la serie a las herramientas.

Es decir: las noticias en web están firmadas por la “secretaría de comunicación del MDT”; hay una cuenta de Instagram privada (de momento, con algo más de 250 seguidores) que, aparentemente, ofrece contenido diferenciado a aquel que sea admitido (interesante la gestión de esto, ¿harán una selección de la gente? ¿tendrá el mismo tirón que otras redes?); y hay un grupo de WhatsApp solo para 10 seguidores, de los que cinco irán cambiando semanalmente.

Facebook (más de 7.500 likes) lo están aprovechando para obtener un feedback más reposado, y han optado por no actualizar la página con la misma frecuencia con la que están usando Twitter (menos mal). Hay, asimismo, un foro en la web.

El despliegue, por tanto, es de alabanza, aunque me debato entre una sensación de estar un tanto abrumada y otra de entender perfectamente la estrategia de enganchar a los fieles. En cuanto al sentido de los comentarios que pude apreciar en Twitter, creo que esta vez los groupies ganaron a los haters, y eso, visto lo visto, es todo un triunfo. Ah, el capítulo de ayer ya está colgado.

MDT

*Foto: RTVE.

La conversación de los Oscar en Twitter

Como suele ser habitual, Twitter ha dado sus cifras sobre la ceremonia de los Oscar de cine. En este mapa, de Carto DB, se han resaltado los hitos más importantes de la gala y la intensidad de la conversación en Twitter mientras se sucedían. Los picos de tuits por minuto han ido a parar, entre otros, para Lady Gaga y Patricia Arquette.

 

Las conexiones raras de Uma Thurman

Todos sabéis ya lo de Uma. Que si maquillaje, que si fail.

 

El caso es que, repasando con Topsy y Twitter las menciones a la actriz en el último mes, me encuentro con todo un submundo de conexiones raras. Mucho más allá de los Petersellers y de Renée (Demi Moore queda fuera, que está así de estupenda). La pobre Uma ha sido depositaria estos días de lamentos, críticas y compasiones. Mírala, si parece un monstruo.

Ya. Pues esta semana han sido los Grammy, con chándal de Kanye West y todo. Y en 1965, un señor llamado Jack Marshall, productor de Capital Records -hoy de Universal, igual que MCA (Geffen), que editó la BSO de Pulp Fiction-, recibió una candidatura a los premios por un tema sin letra: The Munsters. Era la canción de aquella serie protagonizada por Fred Gwynne e Yvonne De Carlo.

 

 

 

Bien, pues hace exactamente un mes, el grupo de Chicago Fall out boy estrenó un tema de su nuevo álbum, un disco con un título muy cinematográfico, American Beauty/American Psycho. La canción incluye un sampleado de aquel tema de Marshall y va sobre la forma de bailar que tenía cierta actriz en cierta película de Tarantino. Pues sí, la canción se llama “Uma Thurman”.

 

 

 

Y es por eso que Uma ha tenido un mes de menciones aquí y allá. De momento no hay videoclip, aunque ya hay quien se ha lanzado a hacer coreografías en el salón de casa. Suponemos que al grupo le ha venido de perlas la publicidad indirecta y puede que la viralidad de Uma mire en algún momento hacia alguna cosita que había pasado desapercibida, como estos momentos/meme en Vine.  

 

 

Arriba, por cierto, he colocado el que, supongo, es el tuit que lo inició todo. Porque la cosa iba de una fiesta y del estreno de una serie, The Slap, protagonizada por… Uma.

¿Por qué Arcadi Espada tiene una cuenta de Twitter “para suscriptores”?

La pregunta tiene su miga. Por el protagonista y por la cantidad de veces que durante los últimos días he visto compartido este enlace. En Twitter y con machaque, claro. Hay que decir que el tema no es nuevo, es fundamentalmente recurrente, pero yo acabo de reparar en él y he decidido preguntar, que para eso estoy.

¿A quién? Pues a Arcadi Espada (por mail).

 

 

Dos cosas a tener en cuenta antes de leer.

En primer lugar, para saber de qué estamos hablando, hay que echar un vistazo a @arcadi_espada, que el periodista creó el 7 de enero de 2013. Más de 2.000 tuits, 158 seguidores y ‘candadito’, es decir, que sus tuits no los puede leer todo el mundo, solo aquellos usuarios aceptados previamente. También hay que mirar el mencionado apartado de su web, que dice que quien se suscriba a ella accederá “de forma exclusiva” a los mensajes de la cuenta de Twitter.

En segundo lugar, hay que recordar que la relación entre Arcadi Espada y la red social de la que hablamos no ha sido nunca fácil. Me remito, entre otras cosas, a algunos de sus artículos. Como este, este o este.

Vamos allá.

¿Por qué ligar la cuenta de Twitter a una suscripción de pago? Espada -que me matiza, por cierto, que Diarios de Arcadi Espada no es un blog, sino una “página”- explica que sus tuits “forman parte” de su web y que, por tanto, “es natural que se rijan por las mismas condiciones”. Esto es, una suscripción que cuesta 20 euros al año (inicialmente eran 15). Añade que su cuenta no es privada, sino pública, “aunque ciertamente no es gratuita en ningún sentido”.  

 

He estado buscando una cifra actualizada oficial, pero no he encontrado más que esto: según un estudio de 2012, un 11,8% de los usuarios de Twitter tiene sus tuits protegidos; según otro de 2014, el 5,2% de las cuentas (52,9 millones) llevan candado. Los porcentajes no son muy altos. De hecho, no es que sea una medida demasiado popular, al margen de episodios concretos de cierres repentinos por polémicas puntuales (meteduras de pata, vaya).

Pregunto a Espada si tener la cuenta restringida, sobre todo tratándose de una persona de cierta relevancia, no va contra él y contra la filosofía del medio. Respuesta: “Yo lo único que aspiro es al perdón de sus filósofos [los del medio])”. El periodista me da números. Su página tiene mas de 400 suscriptores -150 de ellos “utilizan Twitter y me siguen”- y, en sus palabras, no pagan para leerle, sino “para que escriba”.

Me lo cuenta porque planteo -el eterno debate- si las fórmulas de pago aplicadas a redes sociales podrían servir para rentabilizar contenidos. Solo apunta que muchos de sus suscriptores lo son para tener “una conversación tranquila” en su web. Y añade: “Esto es algo que los piratillas, los niños desescolarizados y los corruptores de menores no entenderán jamás”. Asumo: conversación reducida, con personas escogidas y lejos de trols e incomodidades varias.

[Aprovecho para señalar una curiosidad: si bien Diarios de Arcadi Espada tiene apartados como “Crónicas 1990-2006” o una llamada “Faction” cuyos contenidos no podemos ver si no estamos suscritos, resulta que las entradas que están en la home sí se pueden leer en otro sitio: están en abierto en El Mundo, al menos todas las que yo he consultado].

Arcadi Espada

Si la cuenta de Twitter va ligada a la web, ¿solo tuiteará sobre lo que allí publique? “Tuiteo lo que me parece, aparte de las novedades diarias. Aforismos. Esbozos. Ideas. Fotos. Un cuaderno de notas público”. No me dice Espada si usa otras redes, aunque descubro por ahí un tumblr, podcasts, listas de spotify… (si es que esto entra en el concepto ‘social’).

Por último, le pido opinión sobre si la tasa Google podría acabar afectando a las redes sociales y sobre cómo se puede compaginar, en su opinión, una legislación sobre PI con una Red basada en compartir enlaces.

Os dejo la respuesta completa: “La llamada conversación de Twitter parte, en su abrumadora mayoría, de contenidos que generan los medios. Twitter gana dinero con esa conversación, pero los medios no ganan dinero con Twitter. Al menos en proporción comparable. Pero los periodistas parecen felices. Y es que a falta de pan, el ego alimenta”.

Twitter ha anunciado hoy la puesta en marcha de los grupos para tener conversaciones en privado. Ahí lo dejo.

Twitter crea los grupos privados

La red social Twitter ha anunciado que a partir de ahora los DM o mensajes directos/privados podrán intercambiarse entre más de dos usuarios. Es decir, se podrán crear grupos para hablar en privado e intercambiar texto, enlaces, fotos y, dice expresamente el vídeo promocional, “emojis”. Al asalto de WhatsApp.

 

Los gifs más adictivos: en 3D

Los habréis visto ya, aunque esta semana han experimentado una especie de explosión debido a que en la red social Reddit están causando furor.

Hay un grupo abierto sobre ello -con usuarios on fire haciendo pruebas sin parar- y decenas de comentarios ofreciendo explicaciones sobre cómo se hacen y funcionan. El más popular es, quizá, el de la película Dos policías rebeldes (más abajo).

Hablo de los llamados split depth gifs, es decir, los gifs en 3D o que ofrecen un efecto visual que nos permite ver una animación que ‘se sale’ de la pantalla. Contienen dos barras verticales blancas con las que consiguen esa sensación de profundidad.

Os dejo algunos ejemplos sacados del hilo de Reddit que os comentaba, aunque si exploráis un poco encontraréis todo un archivo de virguerías, mejores y peores:

 

Y la madre de todos los gifs…

 

 

 

El discurso de Obama con emojis

El departamento de interactivos del diario británico The Guardian ha realizado una traducción muy sui generis del discurso del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sobre el estado de la Unión: con emojis.

No es la primera vez que estos caracteres se utilizan para contar cosas de actualidad (recordad a Jorge Ponce), aunque sí quizá con un texto tan largo y en un medio como el que nos ocupa. Además de la traducción en sí, una cuenta de Twitter creada para la ocasión, @emojibama, fue desgranando el discurso en directo y a esta hora aún sigue lanzando mensajes.

Si pasáis el ratón por encima de los emojis en la página dedicada al discurso de Obama, podréis ver las palabras a las que representa cada uno de estos ideogramas y así entender del todo lo que dice.

State of union in emojis

Festival del humor (y de ruka)

Es recurrente. De vez en cuando, los social media o CM de ciertas marcas dan juego en Twitter con sus respuestas, comentarios y afán de poner salsa a su actividad comunicativa.

Esta estrategia, que a algunos les parece frivolona y a otros les genera bastante empatía –conseguir un equilibrio no es fácil-, ofrece momentos gloriosos de vez en cuando (un saludo a Carlos, de @policia).

En este caso, la protagonista desde hace un par de días con sendos episodios tuiteros es la cuenta de Alcampo. Todo comenzó con un troleo (o bromita) de un usuario y siguió con el cierre de Pirate Bay.

Incluso Fabrik (sí, esa Fabrik) ha participado en las idas y venidas de comentarios, además de unas cuantas conocidas marcas más. Aquí unos ejemplos de todo esto:

 

 

 

Flos Mariae te felicita la Navidad

No podía faltar. La felicitación en forma de villancico de las hermanas Flos Mariae -el fenómeno coral/viral de este año– por Navidad. Atención a la trayectoria paralela de voces, música y letra.

 

Que vuelva el vídeoblog de Rajoy

Hubo un tiempo en el que Mariano Rajoy, candidato entonces a la Moncloa, era prolijo en manifestaciones, apariciones por sorpresa y confidencias en lugares extraños, como playas, ventanas o la propia calle. No os acordaréis, pero el presidente tenía un vídeoblog.

Sí. Un lugar en el que tenía su propia banda sonora y en el que nos enseñaba pasillos y fábricas, encuentros con Álex de la Iglesia y Ana Pastor o visitas a museos. Se llamaba Rajoy en acción y aún está on line, al igual que el canal de YouTube (llamado Política XXL) en el que se colgaban los vídeos.

Duró de abril de 2009 a noviembre de 2011, justo antes de las últimas elecciones generales. Fue, por tanto, algo más que un producto de campaña puntual y algo menos que un proyecto a largo plazo, pero dio de sí bastante. Uno de los vídeos más recordados, quizá, sea aquel en el aeropuerto de Lanzarote.

Ahora que vivimos tiempos de redes sociales y de quitarse vocales, pero sobre todo de mutismos y de silencios administrativos, de pocas explicaciones y de menos comparecencias, yo abogo por la vuelta de la acción a Rajoy. O viceversa.