BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Archivo de la categoría ‘Asilo’

Mohammed no tiene quien le pregunte

Por Enrique Anarte (@enriqueanarte)

Foto: r2hox (Lavapiés - Madrid)

Foto: r2hox (Lavapiés – Madrid)

Mohammed (nombre ficticio) vive en Madrid. Es árabe, de un país rico en problemas y pobre en soluciones. Probablemente porque se las robaron las oligarquías locales y los intereses extranjeros. Un país que hoy se asocia con algunos de los capítulos más oscuros de las historia de la Humanidad. Podría ser Siria, Irak, Yemen. En el fondo, el nombre no importa. Las vidas deberían valer lo mismo, al margen de las fronteras.

No es ese, sin embargo, el país que Mohammed recuerda. El día en que nos conocemos, tras hablar unas semanas por una popular app para chicos gais, se abre sin problemas a mi quizás demasiado incisiva curiosidad. Me habla de su antigua vida, de su familia, del chico con el que hace un tiempo compartió sueños de futuro. Me habla de su fe. Lo hace armado hasta los dientes de explicaciones, de justificaciones, como si tuviera que rendir cuentas por lo que siente. Como si yo tuviera derecho alguno a juzgarlo. Lee el resto de la entrada »

Refugiad@s LGTB, una huida constante de la violencia y la persecución

Compartimos esta entrada escrita por Sergio Aguado Dívar y publicada en el blog Otro mundo está en marcha. Encantads de publicarla también en 1 de cada 10.

Foto: Thomas Rossi Rassloff - Berlín (vía Flickr)

Foto: Thomas Rossi Rassloff – Berlín (vía Flickr)

En los últimos meses asistimos con desolación a la creciente demanda de personas desesperadas que llegan a las costas y fronteras europeas huyendo de la violencia, la persecución y la muerte. Desde Siria y Oriente Medio, desde África y Asia Menor. La crisis humanitaria que se desencadenó (al menos en los medios de comunicación) el pasado año no ha hecho más que crecer, al mismo tiempo que ha aumentado la atención mediática y social sobre la situación que viven las y los solicitantes de asilo, la efectividad de las políticas de los países europeos en la materia, y la ausencia de recursos destinados a garantizar el derecho a la protección internacional que se instauró en 1951 en la Convención de Ginebra.

Lee el resto de la entrada »

Gais migrantes, el difícil reto en los centros de asilo

Por Andrea Puggelli (@aikkomad) activista italiano LGBTQI

Foto: COC Netherlands

Foto: COC Netherlands

Sirio, homosexual, 20 años. Omar  ha solicitado asilo político en los Países Bajos. Su sueño se quebró ‘gracias’ a la sociedad  holandesa, y sobre todo al acoso de sus propios compañeros.

Holanda fue el primer país del mundo que aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo en 2001. Si embargo, la situación -según denuncian las ONGs de defensa de los derechos de las personas LGTB- en sus centros para solicitantes de asilo sobre la aceptación de la diversidad sexual deja mucho que desear: “ver en los Países Bajos, el país de la libertad de expresión, el acoso gay, para mi fue una locura” se quejó Omar. “Me sorprendió que estas personas, después de pasar por todo lo que han tenido que pasar, me acosarán por ser gay”. Lee el resto de la entrada »

Pareja de refugiados sirios gays construye un nuevo futuro en Alemania

Por Lorna Hayes y Khairunissa Dhala, Equipo sobre Derechos de Personas Refugiadas y Migrantes de Amnistía Internacional*

<em>Jamal* and Said* son una pareja gay de sirios refugiados, Amnistía Internacional se encontró con ellos en setiembre 2015 en Berlín donde viven.

Jamal and Said* son una pareja gay de sirios refugiados, Amnistía Internacional se encontró con ellos en setiembre 2015 en Berlín donde viven.

Said y Jamal huyeron de Siria tras haber sido torturados debido a su activismo político. Están muy ilusionados con empezar una nueva vida en la capital, Berlín, donde han sido reasentados.

“Lloramos de alegría”, afirma Jamal* sobre el momento en que su pareja, Said*, y él se enteraron de que Alemania les abría las puertas.

“Fue un momento de victoria”, prosigue Jamal. “Nos impresionó que nos aceptaran para el reasentamiento tan rápido, en [sólo] seis meses.”

Tuvieron suerte, ya que muchas otras personas refugiadas que cumplen las condiciones de reasentamiento esperan durante mucho más tiempo esa importantísima llamada telefónica que les confirma que pueden establecerse definitivamente en un lugar pacífico y seguro. Lee el resto de la entrada »