BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Poliamor… muchos amores

Por Brenda Ruano Bodemer, psicóloga y futura sexóloga.

Foto: Stew-Dean

¿Qué es eso del poliamor?

El poliamor consiste amar o tener una relación con más de una persona de forma simultánea, consciente y ética. Hay tantas formas de poliamor como personas que lo practican, por ello, mencionaremos las más comunes:

  • Follamistad, amigos con derecho a roce.
  • Swinger, intercambio de pareja.
  • Tener relaciones sexuales y vínculos afectivos con más de una persona a la vez.
    • Polifidelidad, por ejemplo, un grupo de 4 ó 5 personas que tienen una relación entre todos.
    • Polisoltería, una persona que establece vínculos con varias.
    • Mono y no-mono, el caso de que un miembro de la pareja es monógamo y el otro no.
  • Anarquía relacional. La diferencia con el poliamor es que se cuestiona el cómo se establecen los vínculos: con quién se convive, con quién se tiene hijos,…

Pequeñas claves para llevarlo a cabo

Para ser sincerxs, no existe un manual sobre el poliamor, por lo que surgen problemas, si no más, como en una pareja normativa. Es cuestión de ir diseñando” la relación (teniendo en cuenta a todas las personas que la componen). Hay que dedicarle tiempo para pactar los tipos de vínculos, las condiciones, la sinceridad, la ética,… Por ejemplo, si se practica la polisoltería se debe avisar a cada una de ellas que se está con otras y que, por tanto, el tiempo es limitado y el compromiso menor. O sea, un embrollo.

Y de eso exactamente va el poliamor y las relaciones abiertas. Debo decir de antemano que no es la clave para la felicidad en lo que a vínculos afectivos y sexuales se refiere. En una relación poliamorosa van a surgir problemas como en una pareja monógama, dado que somos humanos y humanas, y habrá que saber afrontarlos. De hecho, puede suponer una fuente de estrés si no se lleva bien; como hemos comentado, hay que pactar de antemano consensos y acuerdos para llevar a cabo una ética que sea viable para todos los miembros de la relación.

Comencemos a reflexionar. Desde siempre nos han enseñado que la única forma de relación amorosa y romántica que existe es la pareja monógama heterosexual. Antes, el matrimonio hetero era necesario para la supervivencia de la especie. Hoy día, lo que buscamos es sexo, afecto y cariño, intimidad y una conexión emocional. A pesar de ello, los mitos sobre el amor romántico siguen rondando en nuestra sociedad: el de la media naranja (sólo existe una persona especial para ti), el de la exclusividad (sólo puedes enamorarte de una persona a la vez), el de los celos (si no sientes celos, es que realmente no están enamorado/a),.. entre otros muchos.

Para abrirnos a la diversidad afectivo-sexual hay que saber de primeras que el amor no se dosifica, no se gasta. Tampoco es cierto que sólo haya una persona en este mundo adecuada para ti, a la que puedas amar (tendría que ser mucha coincidencia si llegas a encontrarla). Por otro lado, los celos son lógicos sentirlos, la clave está en cómo los manejamos.

¿Trampa para la promiscuidad?

Cuando escuchamos la palabra poliamor de primeras nos puede sonar a que se lo ha inventado la gente para tener más acceso al sexo o que la pareja está aburrida y pone como excusa la modernidad del poliamor. Esto puede ser así, puede ser una trampa o simplemente una aventura para probar. Hasta nos puede sonar más que la propuesta de abrir la relación haya sido hecha por la figura masculina de la pareja, a lo que hemos de añadir, que curiosamente, los libros sobre poliamor han sido escritos por mujeres (Ética promiscua de Dossie Easton y Jante W. Hardy, es un ejemplo).

En ocasiones, puede ser la solución para la pareja, incluso. Pero cuidado. Que tampoco te engañen, si abres tu relación que sea porque quieres y lo deseas desde el minuto uno, no porque te hayan comido la oreja o vendido la moto. Si decides embarcarte en este tipo de relación y no eres feliz, aborta la misión.

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser el mundo que no se ve

    ¿Quién tiene la medida correcta para el amor, para la capacidad de amar, par ala de gustar y ser gustado?
    Siemrpe lo mismo, el canon, la regla, el orden, en base a… hipocresía, represión e intolerancia. EL mundo humano es un caos. Más cuernos que en todo el bosque animado.

    19 Mayo 2017 | 11:18

  2. Dice ser Carmen

    Poliamor…Eh? 🤔

    No termino de entender esa obsesión que tienen muchas personas por complicar lo que es sencillo. Eso es sexo con diferentes personas. Ya está. Camuflarlo con neologismos de tipo “poliamor” es querer disimular algo.

    El lenguaje es lo que es. No confundirlo con la realidad. A la hora de tener sexo con quien quieras, no hace falta tanto término risible, para justificar las tendencias personales.

    Porque al fin y al cabo, en el post no se habla del amor realmente. Sino de sexo. ¿Verdad?

    19 Mayo 2017 | 19:06

  3. Dice ser Dersú

    La vida ya es bastante complicada como para complicársela aún más

    19 Mayo 2017 | 22:11

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.