BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

La asexualidad: un mito que queremos disipar

Por Andrea Puggelli (@aikkomad) activista italiano LGBTQI

Foto: peter oconnor akaa nemoneprojectors

Foto: peter oconnor akaa nemoneprojectors

Cada finales de octubre se celebra la “Asexual Awareness Week”, la semana de la visibilidad asexual. El movimiento asexual se ha desarrollado en los últimos años, y quizás por eso es poco conocido. De lxs asexuales no sabemos mucho y muchas de las ideas que circulan sobre ellxs no son exactas. Pero, ¿quiénes son lxs asexual?, ¿realmente no tienen sexo?, ¿experimentan el deseo sexual? Estas son muchas de las preguntas que se ponen las personas sobre la asexualidad.

Este movimiento ha crecido hasta convertirse prácticamente en un fenómeno de investigación. Un estudio publicado en la pagina web de la AVEN (Red para la Educación y la Visibilidad de la Asexualidad)  identifica el porcentaje total de personas asexuales en el 1% de la población. Recientemente se ha desarrollado como un movimiento organizado pero hay que recordar que la asexualidad siempre ha existido. El movimiento asexual se ha extendido y vive sobre todo gracias a las redes sociales. Los encuentros reales entre  personas son escasos y difíciles, posiblemente en consonancia con la no necesidad de relaciones físicas prefiriendo formas de contacto indirecto.

Lxs asexuales reclaman ser reconocidos como una cuarta orientación sexual (como la heterosexual, la homosexual y la bisexual). Para ellxs es simplemente una forma diferente de ser y de ver el mundo. La asexualidad es una parte integral de su identidad, y no está apoyada por las prohibiciones morales o religiosas o por intentos de purificación espirituales (como en el caso de ciertas formas de castidad o fobias sexuales).

Dentro del mundo asexual podemos encontrar diferentes tipos de perfiles:

  • los arománticos que no sienten la necesidad de formar relaciones de tipo románticas, pero que están satisfechos en tener profundas relaciones de amistad;
  • los románticos, que desean  tener relaciones románticas, pero sin la presencia del sexo;
  • los demisexuales que no sienten atracción sexual al menos que no se haya establecido un fuerte vínculo emocional con anterioridad;
  • el gris-A para la cual hay una zona intermedia ( “gris”) entre la sexualidad y la asexualidad.

La asexualidad no es un trastorno del deseo. Es más correcto hablar de una falta de atracción sexual que no afecta a todas los demás aspectos de la vida, lo que le permite desarrollar y mantener una vida y una personalidad armónica y equilibrada. Entre otras cosas, no es verdad que las personas asexuales no tengan relaciones sexuales: pueden experimentar deseo sexual pero no experimentan atracción sexual hacia otras personas. Como resultado, una persona asexual tiene placer durante el acto sexual (si pasa a practicarlo) pero no siente la necesidad de realizar este tipo de relación.

Muchos se preguntan si la asexualidad es una elección o una condición. Si bien es cierto que la castidad es una elección como la de no tener una relación de pareja, la asexualidad es más bien una condición. Lxs asexuales tienen relaciones, pero no perciben la intimidad sexual como una condición necesaria, aunque en la práctica podrían llegar a tener relaciones sexuales. Ejemplos de asexuales en la historia son: Nikola Tesla que pensaba que la actividad sexual podría en cierta medida perturbar el potencial mental; el filósofo Immanuel Kant que  nunca tuvo relaciones sexuales (puede que fuera homosexual) y el físico Isaac Newton que no tuve ningún tipo de relación.

La literatura también proporciona ejemplos de personajes asexuales: Remedios de Cien años de soledad de Gabriel García Márquez es asexual. Clara, uno de los personajes principales de la novela La casa de los espíritus de Isabel Allende, podría ser asexual pues expresa la falta de interés en la actividad sexual, argumentando que hacerla le duele a los huesos. Sherlock Holmes también se describe a menudo como asexual a pesar de muchas interpretaciones modernas del detective, en las que es atraído por las mujeres, pero en la versión original de los libros no muestra ningún interés por ningun de lxs otrxs personajes.

La principal dificultad para los asexuales, y también uno de los desafíos en el que se encuentran, es la manera de vivir su identidad y en el encontrar  otras personas asexuales en la vida real, fuera de Internet. La comunidad asexual de hecho se ha formado en las redes sociales y encuentra “difícil” enfrentarse al “cotidiano”. Desde hace algunos años este movimiento está trabajando en la posibilidad de crear una comunidad física con su propia identidad, al fin de facilitar la reunión y el nacimiento de las relaciones que se basan en los aspectos más románticos que los instintivos.

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.