BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Por cosas así, soy bisexual visible

Hoy es el Día de la Visibilidad Bisexual, y hasta el domingo lo celebraremos con tres textos. Hoy, Amanda Rodríguez (@Amanda_Ca), portavoz de FELGTB

Foto: Francisco Ruano

Aún tengo guardada en mi retina la imagen de la Plaza Pedro Zerolo a rebosar de gente durante el pregón de este último Orgullo de Madrid. Se me pone la piel de gallina y me provoca una sonrisa recordar cómo desde el escenario, sin esperar que nos siguieran, empezamos a corear “yo soy bisexual”. Toda la plaza se unió a nosotras. Alzaban la voz apoyando, quizás sin saberlo, casi un año de trabajo incansable. Gente anónima que con su voz visibilizaron la bisexualidad con fuerza.

Ahora, a escasos cuatro meses de finalizar 2016 y este periodo declarado por la FELGTB como Año de la Visibilidad Bisexual en la Diversidad, podemos parar un segundo y observar con una sonrisa que se haya puesto en la agenda social a las personas que somos bisexuales. Se comienza a tener en cuenta nuestras necesidades específicas, nuestros requerimientos, los mitos que nos rodean para poder romperlos, incluso nuestra discriminación específica, la bifobia. Los medios de comunicación, de forma más o menos acertada, comienzan a hablar de personajes bisexuales. Parece que por fin se comienza a tomar conciencia de la necesidad de un cambio estructural de la sociedad, transformación que rompa con la dicotomía (homosexualidad- heterosexualidad) impuesta, que acabe, en definitiva y de manera más técnica, con el monosexismo. Pero, como decía, “comienza”. Aún queda un largo camino que no se soluciona solo con un año. Necesita de un arduo trabajo de concienciación, pedagogía y visibilidad en la que muchas seguiremos estando.

A colación de este año, donde muchas personas que somos bisexuales hemos hablado de nuestra orientación de manera formal e informal, más que antes quizás, muchas veces me han preguntado “oye, ¿y tú por qué gritas a los cuatro vientos que eres bisexual? Eso es algo privado, personal. ¿Para qué un año entero de algo personal?”. Porque, amigas, amigos, la mejor herramienta que hemos tenido siempre para generar cambios sociales ha sido la visibilidad de nuestras realidades. La premisa feminista “lo personal es político” es extensible a la realidad LGTB. Visibilizarnos como bisexuales supone quitarnos el miedo, huir de los mitos, romper los armarios y ayudar así a abrir camino a las futuras generaciones para que vivan plenamente y sin temores su orientación sexual.

Por eso, las personas bisexuales celebramos con más fuerza, si cabe, el día 23 de septiembre, el Día de la Visibilidad Bisexual. Una fecha que refleja que la sociedad se enriquece cuanto más diversa es y cuando todas las personas que la integramos seamos iguales en derechos. En este día, al igual que todo el año, alzamos la voz para visibilizar nuestra realidad rompiendo los armarios, rompiendo los mitos que rodea a nuestra orientación, demandando una formación específica a profesionales de la salud, educación o de la administración pública, exigiendo que se diluya la doble discriminación que sufrimos las mujeres bisexuales, por mujeres y por bisexuales.

Y seguimos, y seguiremos, reclamando que las personas bisexuales con cierta relevancia social den el paso y rompan con todas nosotras esos armarios y estereotipos tan dañinos. Seguir, por tanto, los ejemplos de nuestra Pluma Especial del Año Temático 2016, Lucía Etxebarría, que ha hablado de su bisexualidad, de la bifobia que ha sufrido y reflejado esta realidad en su obra narrativa. O la influencer de moda Dulceida, también premiada en los premios Plumas y Látigos 2016 por su visibilidad. Ella manifestó públicamente su bisexualidad a través de un video subido a la plataforma YouTube sin tapujos ni miedos. Este vídeo ya ha alcanzado más del millón y medio de visualizaciones.

Llegando a tanta gente como llegan ellas, es indudable su peso específico como referentes bisexuales. Porque visibilizándose rompen con el miedo, rompen con los discursos bífobos y homófobos, muestran la dignidad y el orgullo de ser quienes son. Muestran que somos iguales en la diversidad a todas esas personas que siguen dentro del armario como bisexual, y así sepan que no están solas.

Para acompañar estas reivindicaciones, hoy 23 de septiembre llenaremos las calles de los colores azul, morado y magenta de la bandera bisexual, de norte a sur y de este a oeste de España para que nadie se quede indiferente ante nuestra realidad.

Todo este empeño en conseguir la mayor diversidad posible, donde todas y todos nos sintamos incluidos, servirá para que empujemos en la misma dirección hacia la igualdad real. Son unos cuantos los retos inmediatos que tenemos el colectivo LGTB: conseguir una Ley Integral Trans, una Ley de igualdad social y no discriminación de las personas LGTBI, un pacto de estado contra el VIH y un pacto por una educación inclusiva y libre de acoso. Retos que en realidad no solo repercuten al colectivo LGTB, sino a toda la sociedad. Repercuten en conseguir una igualdad real en la que cualquier persona, independientemente de su orientación sexual o identidad de género, se sienta incluida en la diversidad.

Ojalá con estos días de visibilidad, con estos años de lucha específicos, con esa Plaza Pedro Zerolo coreando “yo soy bisexual, bisexual”, podamos tirar lejos las llaves de los armarios, para que nuestras hijas, hijos, nietas, nietos, no tengan que meterse en uno nunca más.

2 comentarios

  1. Dice ser Daniel L.

    y yo que pensaba que era por ingeniería social y sus correspondientes subvenciones…

    23 septiembre 2016 | 13:31

  2. Dice ser universo

    Ante todo y sobre todo, libertad sin dañar al prójimo

    24 septiembre 2016 | 14:20

Los comentarios están cerrados.