BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Pray for Burkini

Por Violeta Assiego (@vissibles). Una invitación a la reflexión y a la solidaridad desde la “hermandad” que da la vulnerabilidad.

Foto: Sebastian Nogier / EFE

Foto: Sebastian Nogier / EFE

Los atentados de París marcaron un antes y un después en el trato que Europa está dando a las personas que practican el Islam. Aquel viernes 13 de noviembre será recordado como una fecha infame por el horror de aquella masacre y por la respuesta de las autoridades galas que, tras la acción terrorista del ISIS, habló de declaración de Guerra y decidió suspender la Convención de Derechos Humanos.

Aquella fecha, paradójicamente, también dejó una consigna pacifista: Pray For París. La invitación al rezo por el ataque de un estado islámico a una sociedad laica se convirtió en la expresión más viral de solidaridad de aquellos días. Un apoyo no solo a las víctimas y supervivientes sino también a la paz. Desde entonces, cada vez que sucede un atentado (especialmente en una ciudad europea), se sigue ondeando ese mensaje cual bandera pacifista. Sin embargo, también a partir de aquella fecha, en las redes sociales (y no solo) se ha ido incrementado el odio hacia el musulmán, la islamofobia. 

La lgtbfobia y la islamofobia comparten mesa y mantel, de ahí este texto. Sus comensales comparten las fuentes de las que beben: la intolerancia, la ignorancia, la manipulación, la violencia, el miedo irracional, el extremismo (sea ideológico o religioso), la aversión…

El que odia, el odioso, quiere aniquilar aquello que odia: la libertad de expresión, la convivencia de la diversidad y la universalidad de los derechos. No dialoga, impone. No pregunta, actúa. Y lanza un mensaje a toda la sociedad al tiempo que la atemoriza y responsabiliza de su propia seguridad. La invita a unirse a depurar lo que hace que todo vaya mal, a purificar. El odio necesita del poder y de la opinión pública para eliminar a quienes formamos parte de los colectivos que para ellos son indeseables y culpables de los males sociales. Para los nazis los judíos eran avaros, egoístas y mezquinos, los gitanos tenían la criminalidad en el ADN que se transmitía de padres a hijos y los gais eran hombres débiles y afeminados que no podían luchar por la nación alemana…

En este blog, de vez en cuando, recibimos en la bandeja de comentarios pendientes de moderar algunos mensajes que destilan ese tipo de odio que no distingue colectivos y que, precisamente, se acerca mucho a esa mentalidad del nazismo. Lo comprobamos con la entrada de Sita Lorenzo (Es nuestra ignorancia la que invisibiliza al pueblo gitano) y, en estos meses, lo venimos corroborando cuando mencionamos a la población musulmana. El último ejemplo fue un comentario que recibió la entrada de nuestro compañero Enrique Anarte (Paso al frente de la Comisión Europea: no más discriminación LGBTIy que, por incitar al odio, no ha sido aprobado por la moderación del blog:

Joder qué risa cuando Europa se llene de musulmanes y aquí no queden más que viejos llenos de pelos de gato, sin descendencia, os vais a acordar de la la campaña de estigmatización de la familia tradicional que ha llevado a cabo el lobby gay y sionista en esta asquerosa y antiblanca Europa. Vais a rezar porque os acojan en la malvada Rusia. (De Burzum)

Este mensaje, o podríamos decir especie de recado, refleja con bastante fiabilidad la cantidad de creencias latentes que hay en aquellos que incitan al odio. No se trata de un totum revolutum sino de las señas de identidad de la ideología fascista.

Diferentes organizaciones están denunciando que el estado de emergencia decretado en Francia está yendo más allá de la lucha antiterrorista y está modificando sustancialmente la separación de poderes y la seguridad jurídica de la población, especialmente musulmana. El propio ministro francés del Interior reconoció que:

entre el 14 de noviembre de 2015 y el 13 de mayo de 2016, la Policía llevó a cabo 3.579 registros administrativos, en los que se encontraron varios centenares de armas y 420 personas fueron detenidas, de las que finalmente tan solo 31 resultaron “susceptibles de ser actos de terrorismo, la mayoría por apología del terrorismo”.

La prohibición del burkini en las playas de Cannes –ya extendida a más de una docena de playas francesas– es consecuencia de este clima creciente de islamofobia en el que se estigmatiza y vulnerabiliza a los miembros de la cultura musulmana sin que estos hayan cometido ninguna acción criminal. Es su solo atuendo y presencia la que puede representar una amenaza para la seguridad nacional en Francia, es decir, se les criminaliza sin más, por ir como van.

Multar por el uso del burkini coarta la libertad de expresión y hace una mezcla imprudente de ley, moralidad y seguridad cuya peligrosidad bien conocemos las personas LGBTI porque paradójicamente, en una decena de Estados donde se practica el islam, la homosexualidad está castigada con la pena de muerte porque sus leyes religiosas nos consideran indeseables.

La polémica prohibición es el reverso de la misma moneda, con el agravante de que -como pasa en los conflictos armados- es a la mujer a la que se ataca como parte del botín de la guerra que está librando Francia contra el enemigo terrorista.

Impedir y multar a las mujeres por el uso de una prenda concreta para estar en la playa atenta contra su dignidad como ha dicho el secretario de Naciones Unidas, y es una injerencia en su vida privada y en su intimidad. Es tratarlas como niñas de 5 años sin voluntad para tomar decisiones sobre su propia vida. Una norma que multa la expresión de una religión (nos gusten o no) es asimilable a lo que hace Putin cuando multa a los gais que celebran el Orgullo en las calles de Rusia.

La imagen denigrante de los cuatro policías franceses en una playa francesa, en pie, multando y esperando a que una mujer musulmana se desvista delante de su hija llorando y del resto de bañistas que las gritan que se vayan a su país es… vergonzosa, y convierte a las mujeres que quieren llevar burkini en víctimas de esta escalada de odio que, con actos de este tipo, va repartiendo las victorias en esta guerra. Es necesario volver a ondear la bandera de la solidaridad, al margen de que se sea musulmana, religiosa o mujer porque el burkini -tal y como explicó su creadora a The Guardian- era un símbolo de libertad. Es tiempo del Pray for burkini, es tiempo de reclamar que se respete la Libertad de cada cual a decidir sobre su vida, su cuerpo y su apariencia. De eso el colectivo LGBTI sabemos mucho y bien. Sumémonos pues: #PrayForBurkini

Foto: GTRES

Foto: GTRES

57 comentarios

  1. Dice ser Kawai

    Consentir y promover la esclavitud, el machismo y la marginacion de la mujer no es darles libertad. Es quitarsela.

    Hasta los cojones de lo politicamente correcto.
    El burkini es una aberracion contra los derechos de las mujeers, y el ISLAM todavia mas.

    BASTA YA: NO AL BURKINI

    25 agosto 2016 | 14:41

  2. Dice ser El_Soberano

    Esperaba este artículo en el blog feminista, pero… ¿en el vuestro? ¿Qué mosca os ha picado?

    El Burkini es exactamente lo mismo que ir paseando con una camiseta que lleve una esvástica por alemania, ni más ni menos. Simbolo de la maldad y la opresión encarnadas.

    El islam actual es como la santa inquisición de entonces, como el día que franco se levantaba con almorranas. ¿De verdad la comunidad LGTB va a defender al islam y sus costumbres machistas y homófobas?

    Habéis perdido el norte si es así, de verdad. Esta gente vive en el siglo XIII, y como tales, no vais a poder razonar con ellos. El único razonamiento correcto para ellos es lapidaros o veros colgando de una grúa.

    No lo entiendo, de verdad. A cuadros me quedo.

    25 agosto 2016 | 14:52

  3. Dice ser italeri

    “Es tratarlas como niñas de 5 años sin voluntad para tomar decisiones sobre su propia vida.”

    Pues resulta que la mayoría de mujeres musulmanas no pueden tomar decisiones propias en ningún momento de su vida, mira por dónde.

    Y por cierto, te recuerdo que los decretos del Islám son lgtbfobos y que en los países donde se rigen por la Sharia no sólo no podrías tener un blog como éste sino que hace tiempo que habrían acabado con tu vida.

    25 agosto 2016 | 14:57

  4. Dice ser la seguridad es lo primero

    la mujer fotografiada en la playa envuelta en un fardo de tela y prendas de ropa parece que oculte algo peligroso debajo de su vestido, resulta siniestro visto lo visto, a mi me daria bastante miedo acercarme a ella. Aunque a mi no me importa un carajo esta gente ni su forma de vivir sinceramente, como si quieren formar una secta apartada del resto de la sociedad y deciden arrojarse todos dentro de un volcan ardiendo. Allá ellos, que nosotros ya tenemos bastante con lo nuestro, creo yo.
    Mejor que persistan las diferencias, podían haber sido asimilados hace 40 o 50 años en los años setenta o así pero ahora ya es imposible porque seremos una minoría muy pronto y ya no se puede hacer nada para asimilarlos, rezar para que estos cabezones, tozudos algún día se abran más a otras formas de pensar y de vivir sin querer imponer su pensamiento a los demás que viven en sus casas y permiten abusos como el que consideren a una mujer sin velo una mujer fresca, impura, o lo que ellos crean que no me importa un carajo sinceramente.

    25 agosto 2016 | 15:03

  5. Dice ser por qué no sí al naturismo?

    ¿Por qué no aceptan el desnudo integral?
    ¿El cuerpo es malo? ¿Sí? ¿Multan también por ir desnudos? Pues vaya calidad democrática esa.

    25 agosto 2016 | 15:12

  6. Dice ser vaya mal rollo con el cuerpo

    El día que el ser humano en las sociedades que se dicen libres acepten el NUDISMO en sus playas y se comporten como verdaderos seres racionales, como tienen que hacerlo seres humanos escondidos y apartados en calas alejadas, entonces tendré esperanza en un mejor mundo humano.
    Y no te digo ya la aglomeración de sombrillas y el agobio de ver tanta ropa por todas partes.
    Mientras tanto, a arrastrar cadenas del pasado, una y otra vez.

    25 agosto 2016 | 15:14

  7. Dice ser Lulil

    Buenas tardes:
    La verdad es que, como musulmana, me quito el sombrero ante estas palabras. Soy española, nací y viví en España, país que adoro y en el cual me siento muy a gusto. Tengo la libertad de ir como quiero, porque Yo quiero. Aprendi de pequeña que cuando algo que haces, genera daños a alguien, no se debe hacer y con esa idea crecí. No voy a decir si llevo velo ya que no veo ninguna diferencia entre la persona que lo lleva o no. El respeto y la tolerancia debe imponerse por encima de cualquier prenda que uno guste llevar. Cualquiera podria decir, lleva esto o lo otro ya que es esclavo/a de sus ideas o pensamientos. ¿Que de malo tiene? ¿Por que uno tiene que encerrar sus ideas o su forma de ser solo por que lo tachen de esclavo/a? ¿Por que no preguntamos uno a uno si es feliz siendo como es? Personalmente, pienso que eso es lo importante, la felicidad de cada persona, ya que eso da tranquilidad y se transmite. Saber que una persona es feliz y deja a los demás serlo nos permite vivir en armonía y paz. No debemos imponer nada a nadie, ya que eso es quitar la felicidad de una persona. Tan mal está obligar a alguien a hacer algo, como a no hacerlo. Por eso, si no llevo velo, estaría fatal que me obligase alguien a llevarlo y si me lo pongo… Tambien estaria fatal que me obligasen a quitarlo.
    Que en Francia pase todo esto, me entristece mucho, ya que es nuestro país vecino y como europea me siento orgullosa de la igualdad de derechos de los ciudadanos, pero visto el panorama francés, deja mucho que desear el sentirse orgulloso de ser francés.
    Dicho esto, solo falta decir Pray…. Pray por la justicia, la igualdad y la felicidad para todas las personas sean del sexo, raza, etnia, nacionalidad, orientación sexual y religión que sean.

    Un saludo

    25 agosto 2016 | 15:15

  8. Dice ser Deliranta

    Jamás defenderé el burkini pero…. ¿me queréis contar qué diferencia tiene con los trajes de neopreno que utilizan ambos sexos para el surf? Ya, ya sé que unos lo ponen por deporte y la otra por imposición pero… ¿qué se arregla con esa prohibición si la víctima del “chantaje” estilístico es la mujer siempre?
    Y reitero, para nada defiendo la vestimenta islámica radical que tienen a las mujeres como meras reproductoras. Pero hasta no hace tantos años en España estábamos igual. De hecho el desnudo integral sigue generando controversia, polémica y mal rollo entre la ciudadanía.

    25 agosto 2016 | 15:20

  9. Dice ser moda baño 2017 como en la luna

    Hablando de otra cosa, la moda podría tranquilizar a muchas personas que se sienten acomplejadas por los motivos que sean. El próximo verano todos vestidos de hombres rana en la playa. Por la libertad, por el progreso, por la liberación de cuepro y alma. Liberémonos cubriéndonos los complejos y la maldad que tienen el cuerpo que es indigno a las miradas y a las cámaras fotográficas, sí.
    O de trajes de astronauta que también quedan monos que no se nos ven los michelines ni las desgracias varias.
    Vayamos todos de hombres rana y astronautas. Así las empresas venderán tela, y seremos lo más, súper naturales, amantes de la naturaleza, cubiertos totalmente, humanos de espíritus elevados. El ser humano por fin encontrará el camino a su liberación apartándose totalmente del entorno y de sí mismo y seremos los reyes y reinas de la playa y nadie protestará; se quedarán todos tranquilos, que si culo, qeu si teta, que si nalga por aquí, que si arruga por allá, que si trozo de tortilla, que si pipa de aceituna, que si pelotita que levanta arena y nos cubre la visión… Nada. De astronautas. Viva la libertad que dicen.

    25 agosto 2016 | 15:22

  10. Dice ser Juan

    no lo llevan por que quieran ellas, lo llevan por que su religion les obliga, y la religion no tiene que estar por encima de los derechos de las personas

    25 agosto 2016 | 15:23

  11. Dice ser Sociedades patriarcales

    Francia
    Seleccion de futbol practicamente compuesta solo por africanos y musulmanes

    La mayor poblacion de musulmanes de Europa

    Que malos son estos franceses! Que sociedad más cerrada e intolerante!

    Pobre musulmana que le privan de sus derechos de forma tan humillante y desconsiderada

    No jodamos que ya somos mayorcitos,

    25 agosto 2016 | 15:30

  12. Dice ser ciudadanox

    juajuajuajuajua Me troncho y me parto…Un gay defendiendo al islamismo mas radical y degenerado, el que cuelga a los gays de grua o los arroja por las azoteas…no hay quien entienda a esta gente.

    25 agosto 2016 | 15:33

  13. Dice ser Lola

    ¿Han visto los colaboradores de este blog y de otros políticamente correctos cómo se vestían las mujeres en las décadas de los 60/70 en Afganistán o en Irán? Pues eso sí es para reflexionar.

    25 agosto 2016 | 15:39

  14. Dice ser Lola

    ¿Los autores de este blog y los de otros políticamente correctos saben cómo se vestían las mujeres en las décadas 60/70 en Afganistán o Irán? Pues eso sí que es motivo de reflexión.

    25 agosto 2016 | 15:56

  15. Dice ser Pepe

    El burkini, como el burka, no es un símbolo de la libertad de las mujeres musulmanas sino todo lo contrario: es un símbolo de la opresión a la que las somete su cultura islámica. La autora de este artículo se equivoca completamente.

    25 agosto 2016 | 16:05

  16. Dice ser un_españolito

    Lo siento mucho, pero la “presión” sobre el colectivo GAY no es comparable con la ola de terror creada por islamistas radicales.

    Si no hubiera terroristas islamistas en Francia se podría llevar BURKA hasta en los campos elíseos (a mi me daría igual), pero lo primero es LA SEGURIDAD.

    Si fueran terroristas católicos los que tengan en jaque a un país yo prohibiría también ir vestido de nazareno por la calle, como dije, lo primero es la seguridad.

    Los islamistas moderados deberían estar todo el día renegando de ellos y DENUNCIANDO sus prácticas porque son los que mejor los conocen, pero pasan.

    Si tantas bondades veis en el Islam id a esos países a ver QUÉ DERECHOS os permiten comparados con los que tenéis aquí.

    Como han dicho antes, mientras el Islam no avance en derechos estará igual de mal que el catolicismo de la edad media y la inquisición.

    Incoherencia lo llaman.

    Pd. Ver noticia de la chica trans icono LGTB que han violado y matado en Turquía hace unos días. Ver noticia de la chavala de Marruecos a la que violaron, grabaron en video y la justicia puso a los violadores en la calle y SE SUICIDÓ. Por no hablar de los asesinatos por honor a las violadas o que se tengan que casar con los violadores.

    25 agosto 2016 | 16:06

  17. Dice ser Marieta

    Es cierto que la imagen de los policias en la playa forzando a la mujera quitarse la ropa es denigrante y es cierto que por desgracia el odio y la intolerancia se estan desatando de mala manera. Pero ahora ponerse a defender el burkini o burka o toda manifestación radical de una religión en una sociedad laica también me parece irresponsable y fomenta precisamente las posiciones opuestas y el auge de las extremas derechas. Recomiendo leer el libro de Marieme Hélie Lucas, musulmana moderada para entender lo que estoy tratando de decir, hacemos un flaco favor a los musulmanes si empezamos a tolerar estas cosas.

    25 agosto 2016 | 16:41

  18. Dice ser alotofbeercans

    Todo sistema autoritario siempre necesitará sus “tontos útiles” para imponerse en cualquier sociedad abierta. Francamente, no esperaba que el Wahabismo, el Chiismo radical y movimientos similares encontraran puntos de apoyo en el movimiento LGTB, que tantos crímenes ha sufrido y sufre de sus manos.

    25 agosto 2016 | 16:46

  19. Dice ser Ignacio

    Islam NO es cultura, es MACHISTA

    25 agosto 2016 | 17:15

  20. Dice ser ¿libertad para todos, de veras?

    ¿Y estas personas no son libres?
    ¿No tiene derecho a expresar libremente su idea del ser humano?
    ¿Ve alguien que se parte el Universo, que se acaba el mundo?
    ¿Qué pasa? ¿Que los doctores de la libertad van a ser ahora los que menos la han conocido y los que menos la practican en sus culturas?

    http://ccaa.elpais.com/ccaa/imagenes/2014/07/11/andalucia/1405099186_991914_1405099945_noticia_grande.jpg

    25 agosto 2016 | 17:16

  21. Dice ser Embraer

    No se trata de facismo blanco, europeo, francés.
    Dado el traumatismo vivido aqui por los atentados, y las timidas reacciones de repulsa de la comunidad musulmana, el burkini o le velo integral se asimila a la provocación y a la adhesion de la persona que lo porta,
    a los valores del grupo Estado Islamico, o bien,al salafismo radical.
    Lo vivo a diario en suelo francés.
    Pobres homosexualles, bi, trans et paro de contar , si la ley republicana fuera sustituida por la Scharria.

    25 agosto 2016 | 17:23

  22. Dice ser Maria del Pino

    Curioso que os rasgueis las vestiduras con afirmaciones como la de “420 personas fueron detenidas, de las que finalmente tan solo 31 resultaron “susceptibles de ser actos de terrorismo, la mayoría por apología del terrorismo” cuando es EXACTAMENTEM EXACTAMENTE los mismo que se hace diariamente aquí con la Ley de Violencia de Género.

    Y aun no es he visto escandalizaros por ello, más todavía cuando es una ley que discrimina al colectivo LGTB.

    Esta claro que vuestros valores son los que lleva la corriente.

    25 agosto 2016 | 17:25

  23. Dice ser Violeta Assiego

    No deja de ser paradójico que la mayor parte de los comentarios realizados vienen a corroborar lo que dice el texto que escribo.
    Desde un enfoque de derechos humanos no hay bandas ni buenos ni malos. Hay violaciones de derechos, víctimas con nombres y apellidos y responsables que deben ser llevados a la Justicia.
    Ser gay o ser musulmán no te hace ni mejor ni peor. Hay gays criminales y hay musulmanes extremistas.
    Efectivamente la religión musulmana al igual que la católica no recibe los derechos de las personas LGBTI, y efectivamente, en países musulmanes la persecución a la población lgbt es cruel como también lo es en países católicos como Nigeria y Uganda.
    El texto habla de odio hacia los colectivos vulnerables y ese nexo lo tenemos muchos en las sociedades, por la orientación sexual, la identidad de género, las creencias religiosas, la clase socia, la raza… El texto habla de las zonas comunes y la solidaridad. No hace falta ser gay para defender los derechos humanos de las personas LGBTI ni ser musulmana para hacer lo mismo con los miembros de esa religión.
    Lamentablemente, el incremento de la islamofobia es un hecho cargado de estereotipos.
    Saludos y gracias a cada uno por dejarnos saber qué pensáis

    25 agosto 2016 | 17:29

  24. Dice ser Noelia

    Tardaba ya por salir la falacía “tu quoque” intentando equiparar el catolicismo con el islam.

    Y cómo no… el intentar recurrir a los estereotipos de los demás, cuando desconocemos el grado de conocimiento y/o experiencia esos “demás”.

    Cuantos juicios de valor gratuitos para alguien que se queja de ellos.

    25 agosto 2016 | 17:48

  25. Dice ser Alex

    Yo aceptaré el burkini en Europa cuando se acepte que una mujer pueda ir como quiera en una playa o en una calle de cualquier país musulmán. Nos piden respetar formas de vida y de vestir, cuando los países de mayoría musulmana niegan el derecho a cualquier mujer a enseñar su cabello o vestir sin que tenga de taparse de cabeza a los pies, como en Irán, Arabia Saudí o Emiratos Arabes entre otros…

    25 agosto 2016 | 18:10

  26. Dice ser dialoguen, no tiren la toalla

    ¿Una sociedad libre o mejor dicho una sociedad compuesta por personas con una mentalidad abierta se siente amenazada por una mujer que va a la playa en burkini? eso es lo que nos quiere decir Violeta Assiego.
    Pero Violeta Assiego no tiene en consideración todo lo que hay detrás de esa prenda que es lo que realmente supone un impacto para la mentalidad abierta de las personas liberales, ¿podría ser aceptado el burkini o resulta un ataque contra las libertades de los individuos? ¿pero debería ser aceptado entonces todo el pensamiento ideológico detras del burkini también? lo uno y lo otro van unidos, ¿que prefieren hacer? Violeta Assiego apuesta por el burkini. Yo apuesto por el ¿? no lo voy a decidir yo.

    Decidan ustedes, hablen con esas mujeres y sus maridos, dialoguen con ellos y dejense convencer o convenzan.
    Todo es relativo, vayan a sus casas, hablen, hablen todo lo que sea necesario.

    25 agosto 2016 | 18:38

  27. Dice ser JOF

    Ay qué risa me da, ahora van a resultar los musulmanes los defensores de la libertad y la democracia. Vaya a venderle la moto a otro, que aquí cada vez nos tragamos menos sus milongas.

    25 agosto 2016 | 18:50

  28. Dice ser JOF

    Por cierto, ¿se puede ser gay y no querer que tu país sea islamizado? porque yo conozco alguno.

    25 agosto 2016 | 18:52

  29. Dice ser dialoguen, no tiren la toalla

    ¿Si nos importa sobrevivir, sea lo que sea eso o lo que signifique esa palabra debemos ser como Violeta Assiego y consentir y ser laxos o debemos ser restrictivos e imponer nuestra voluntad?
    La respuesta es muy fácil
    no es posible ganar cuando el boxeador ya no se aguanta los pedos.
    Lo que uno quiere no es lo que uno puede.
    No se puede elegir siempre la mejor opción solo existen alternativas.

    Todo son alternativas, Violeta Assiego es un claro ejemplo.
    Debemos aclarar todos los puntos primero si no de que sirve hacer o dejar de hacer nada.

    25 agosto 2016 | 19:03

  30. Dice ser Marta

    Cuando yo pueda ir de visita a sus países, llevar falda, ir sola o sin acompañantes masculinos, no tener que cubrirme la cabeza para entrar en ciertos sitios, no me miren o traten como a una puta por ello y cuando pueda besar a mi pareja sin miedo a que me lapiden , ellos y ellas podrán venir con las mismas libertades a pasearse por el mío.

    Mientras tanto, donde fueres has lo que vieres y si no les gusta, ahí está la frontera.

    25 agosto 2016 | 19:08

  31. Dice ser mmm...autum is coming

    La foto no mola nada, nada de nada.

    25 agosto 2016 | 19:09

  32. Dice ser Laura

    Hay diferentes colectivos vulnerables (LGTBI, musulmanes, mujeres, etc.), el punto importante no es su singularidad (las características específicas de cada grupo), sino identificar y reconocer a estos colectivos para que puedan pensar y defender conjuntamente la libertad, la igualdad, etc. Se trata de sumar ideas, acciones … En este contexto, a un colectivo LGTBI le debe interesar tanto la vulneración de sus propios derechos como la prohibición del burkini.

    Esto es lo que se desprende del artículo.

    25 agosto 2016 | 19:21

  33. Dice ser Antonio Larrosa

    El burkini no es para tomar el Sol sino para todo lo contrario. No tiene sentido llevar esa prenda en una playa salvo por motivos religiosos y culturales. Esa señora de la foto debe estar asandose de calor porque le enseñaron eso.

    Clica sobre otro nombre

    25 agosto 2016 | 19:29

  34. Dice ser Malvado Señor X

    sobra decir que todo estaba más que preparado para que fuese noticia, no había ni una sola tía con burkini, y mucho menos en Niza después de los brutales atentados y donde antes nunca se veía a una tia con burkini…. pero claro, ahora vamos con la noticia de mira que mal nos tratan a los musulmanes para que luego tengan justificación (para ellos claro) de matar infieles….

    25 agosto 2016 | 19:30

  35. Dice ser It's Raining Men

    Vamos… que yo no puedo ir por el paseo marítimo sin camiseta, puesto que me ponen un multazo, y aquí nadie se ha indignado por ello ni ha dedicado un artículo excusándose en los “derechos humanos”.

    Sin embargo lo hacen con un burkini y… ¡¡escándalo supremo!!

    ¿Cual es la diferencia? ¿Que ellos son musulmanes?

    Para que luego hablemos de derechos, provilegios, diferenciaciones y estereotipos.

    25 agosto 2016 | 19:33

  36. Dice ser José Luis

    Violeta, Violeta,…esa creencia-ideología-secta que impone esa moda no tiene el mismo respeto por tí ni por tu libertad.
    Y lo que es peor, tampoco por la mía. A ver si maduramos todos y conseguimos que todos cumplan las normas.

    25 agosto 2016 | 19:51

  37. Dice ser es bonito aprender

    Que piensen lo que hacen en la cultura de la que vienen y dicen ser libres…, que piensen y pongan ejemplos de lo que hacen a una mujer libre que use bikini o tanga. Y luego que no eduquen en libertad, más bien que aprendan,. que les queda larga.

    25 agosto 2016 | 19:52

  38. Dice ser acerswap

    Puedo “entender” que se les pida que no vayan a la playa asi vestidas para evitar disturbios (hay mucho loco por ahi suelto), pero lo que no puedo entender es que alguien les prohiba vestir de una manera porque “no tienen la libertad de vestir como quieren”. ¿No es eliminar su libertad de vestir esa misma ropa, si asi lo decidieran?

    Al igual que los miles de “que se vayan a su pais” (cuando muchos han nacido alli) o “que acepten nuestras costumbres” (cuando lo unico que deben hacer es respetar las leyes y si no aceptan las costumbres lo mas que pueden sufirir es rechazo).

    Me parece que ultimamente en este pais de “libertad” nos estamos encontrando con demasiados jueces de lo ajeno.

    25 agosto 2016 | 19:55

  39. Dice ser Brm

    Si si ya ya
    Sabes q en dubai si vas d vacaciones con tu pareja y vais cogidos d la mano paseando te encarcelan?
    No te digo nada si te besas….e incluso si eres residente alli.
    Cuando ellos respeten nuestra ideologia y costumbres…seran respetados en la misma forma …igual q nosotros respetamos en nuestras playas q las mujeres d etnia gitana se bañen vestidas.
    Y cuando viajamos a otros paises…respetamos sus costumbres …y aunq no te lo parezca aqui somos muuuuuy flexibles con otras culturas hasta incluso si nos perjudica.
    Vamos a preguntar a cualquier turista q vaya d hotel en agosto a cualquier lugar con turismo ingles o noruego..tenerife x ejemplo…la cena en el hotel…d 18 a 20 h …en agosto…y te jodes y te aguantas y pagas..
    Vete a irlanda y ve a un bar pasadas las cinco d la tarde….closed.
    Yo no puedo ir desnuda si no es playa nudista verdad? Me multan.
    Yo no puedo entrar a un restaurante sin camiseta verdad?
    Me multan.
    Incluso dentro d tu coche pueden hacerlo.

    Y se llama HIGIENE!!!

    Cada uno en su casa va como quiere…en su casa!

    Y hay muchos colectivos vulnerables…tantos q es imposible enumerarlos.
    Ya estamos cansados d poner todo en cuestión..en nuestra casa y en nuestro pais.

    Y no lo compares con el colectivo gay…no os haceis ningún bien…mientras no lo normaliceis no lo conseguireis…las mujeres u hombres heteros no van en su dia dia normal como representais vosotros en las fiestas dl orgullo.
    Si quereis normalidad ( q esta sociedad está ya en eso más q avanzada) empezad x vosotros…hay muchiiiisimos gays y lesbianas q no comparten las fiestas pq les parece ridiculo y vejatorio…..y lo es.

    En cuanto a los derechos humanos….ellas eligen o las imponen…y en etiopia existe la ablación …y en republica dominicana se casan a los 13 …las hacen 10 hijos y a los 20 las dejan x otras d 13…y podria seguir asi eternamente.

    25 agosto 2016 | 20:21

  40. Dice ser Jesús

    Bueno, ya lo dicen los respetuosos libertarios del lobby gay: si discrepas y tienes tu propia opinión eres un nazi. Así frivolizan con el nazismo que asesinó a tantas personas. Venga, a censurar de nuevo.

    25 agosto 2016 | 21:35

  41. Dice ser Sonia

    Está claro q todo ser humano tiene derecho a ser respetado y respetada su opinión…y con ello incluyo tb la mia.
    Si no lo quiero..no lo quiero..si no me gusta..no me gusta..asiq respeta tb a los q pensamos q nuestra casa..nuestras costumbres…y q el no quiera ahí está la puerta.
    Cansados ya d tanta compresión hacia los demás y q a nosotros nos minduneen.
    Es respetable mi opinión?

    25 agosto 2016 | 21:40

  42. Dice ser Virginia Wolf

    Os molestan los librepensadores y os seducen los borregos, como a todos los lobos.

    25 agosto 2016 | 21:43

  43. Dice ser Lu

    Burkas y ‘burkinis’. El dulce triunfo del patriarcado islámico
    por Aina Díaz

    Estos días asisto atónita a la defensa en redes sociales por mujeres progresistas y feministas del burkini, vestido patriarcal especial para ir a la playa que se caracteriza por esconder toda la piel de la mujer excepto rostro, manos y pies. En realidad debiera llamarse ‘chadorkini’ ya que es una adaptación del chador, no del burka. Tan atónita estoy que he decidido escribir este post explicando lo poco que sé sobre las prendas de opresión patriarcal islámicas para ver si sirve para ilustrar y a la vez hacer reflexionar desde mis propias convicciones a esas y a esos feministas que defienden tales prendas como un icono cultural a preservar por quienes no quieren ser acusadas de etnocentristas (y que olvidan que la lucha por la Igualdad es intercultural y que el patriarcado y sus símbolos y armas nunca serán un valor cultural a defender por quienes creen en la igualdad de hombres y mujeres).

    Antes de nada conozcamos cómo se llaman esas vestimentas que encarcelan en tela a las mujeres musulmanas:

    El burka es una vestimenta muy usada en Afganistán y zonas limítrofes de Pakistán que cubre el cuerpo entero y que se acompaña de guantes para las manos y que cubre los ojos con una rejilla.

    El niqab al igual que el burka cubre todo el cuerpo y manos y pies, pero los ojos quedan descubiertos por una ranura que apenas es de un centímetro.

    El chador, típico de Irán, cubre todo el cuerpo menos el rostro. La cara queda al descubierto.

    El hiyab es el típico velo de identidad cultural islámica que cubre cabeza y pecho. Puede ser llevado por mujeres vestidas con falda corta o vaqueros ajustados, o vestidas con chilabas, túnicas o vestidos recatados. Es normalmente usado por decisión femenina en reivindicación/ significación de su cultura musulmana.

    El Corán en ninguna parte habla de burkas, niqabs o chadors. El hiyab tal vez sí sea una vestimenta que pueda deducirse de su lectura. Los ulemas (los estudiosos eruditos del islam –siempre hombres–) han interpretado sus escritos sagrados a conveniencia geopolítica del control patriarcal que los gobernantes de sus sociedades hayan querido ejercer sobre las mujeres. Por lo tanto estas cárceles en tela poco tienen que ver con la religión islámica en su redacción original y mucho tienen que ver con el fuerte patriarcado imperante en las sociedades islámicas.

    Origen del burka y del niqab

    Curioso que las vestimentas similares al burka y al niqab, y origen de los mismos, son preislámicas y eran (y son) usadas tanto por hombres como por mujeres en el desierto para protegerse de las tormentas de arena. Quien ha estado en el desierto sabe que un fuerte viento que arrastre arena puede desollarte viva en horas. Por ello hace miles de años ya se inventó una vestimenta que cubría el cuerpo entero, como protección frente a la abrasión. Nada que ver con las cárceles en tela para las mujeres.

    Fuera de este ámbito también entre las tribus del desierto se empezaron a usar hace miles de años vestimentas similares al burka y al niqab como ‘protección’ de las mujeres jóvenes cuando la tribu era asaltada. En esos asaltos se solía secuestrar a las mujeres en edad de procrear, las mayores y las niñas no eran de interés. La solución de los hombres que vivieron hace milenios ante estos raptos fue esconder a las mujeres tras estas vestimentas que impedían saber si bajo las mismas había jóvenes bellas púberes o ancianas. Una manera de no ponerle fácil a los asaltantes el a quién raptar. Se cree que en el Imperio Persa, siglo VI a.C., los burkas-niqabs se generalizaron por los motivos anteriormente expuestos entre las tribus nómadas.

    ¿Cómo unas prendas con unos inicios tan lejanos –mucho antes de que Mohamed/Mahoma naciera–, y con unos fines tan específicos, pueden ser hoy día mal consideradas un símbolo cultural del islam? Posiblemente sean los pastunes los que más hayan contribuido a ello. Los pastunes son un grupo etno lingüístico con orígenes que se remontan al siglo II a.C. Actualmente lo conforman unos 50 millones de personas y viven principalmente en Afganistán y Pakistán.

    Este grupo étnico caracterizado por su base patriarcal (son el mayor grupo tribal patriarcal del mundo) y donde la mujer es considerada una propiedad del hombre, tenía y tiene un estricto código ético anterior al islam regido por 10 principios fundamentales. Uno de ellos es el Namus. Un principio que tiene que ver con la salvaguarda del honor de las mujeres, con su protección física. En defensa del Namus los pastunes adoptaron el burka como vestimenta de sus mujeres desde tiempos pre islámicos. Donde había un pastún había un burka. Normalmente en aldeas que nunca habían tenido contacto con otras culturas o grupos etno lingüísticos de la zona. Aldeas que no hemos conocido hasta el siglo XX.

    La islamización de las zonas pastún no consiguió acabar con su código ético, que se fundió con los preceptos del Corán y que incluso con los siglos se impuso al verdadero significado del Corán, interpretándolo según el Namus, según la interpretación centenaria del Namus que aseveraba que la protección de una mujer pasa por el esconderla de miradas de otros hombres que no sean su marido, padre, hermanos o hijos. Y, por desgracia para nosotras las mujeres, demasiados ulemas que nada tienen que ver con los pastunes vieron en el Namus adaptado al islam una manera de interpretar el Corán bajo la perspectiva patriarcal de control de la mujer. Y el burka, el chador y el niqab fueron asimilados como un valor cultural del buen y radical musulmán, extendiéndose fuera de los territorios pastunes, como en Irán, y llegando hasta nuestras playas creando un falso debate sobre cultura cuando debiera debatirse sobre las ingeniosas formas que tiene el patriarcado de esconder sus miserias bajo conceptos de libertad religiosa o cultural. Conste que no creo que la solución sea estigmatizar y sancionar a la mujer atrapada en un entorno familiar patriarcal. Señalar a la víctima de los cánones machistas y ridiculizarla solo consigue agravar el problema.

    La reciente historia del burka

    El burka afloró de nuevo en Afganistán a principios del siglo XX. En 1900 y pico, Habibullah Khan, emir-monarca del país, decidió recuperar el burka para las mujeres de su harén, unas 200, para ocultarlas de la libidinosa mirada de otros hombres. Eran su propiedad y había que protegerla. Pero no les puso cualquier burka andrajoso de esos que vemos actualmente en televisión. Las obligó a ponerse un burka de hilos de oro, con bordados de plata y pedrería. Su harén estaba encarcelado bajo telas dignas de reinas. Y la alta sociedad masculina afgana consideró ese acto como un elemento diferenciador de clase. El hombre de clase alta debía esconder a sus mujeres bajo telas bordadas en oro y plata para resguardarlas de las miradas de los pobres –que no tenían derecho a observar la belleza de una dama de la alta sociedad- y de otros hombres de la misma clase social. Hasta tal punto se extendió esta práctica que en los años 50 era generalizada entre las clases pudientes, y el hombre de clase media-baja empezó a obligar a sus mujeres a vestir el burka para parecerse a la clase acomodada. En los 70 el burka ya se había extendido como vestimenta habitual en todos los sectores sociales afganos de etnia pastún.

    ¿Cuándo se hizo visible para nosotras el burka?

    Con la llegada de los talibanes al poder en 1996 a Afganistán. La mayoría de los talibanes son de etnia pastún. Cuando Estados Unidos decidió combatir, tras la caída de las torres en el atentado del 11 de septiembre de 2001, a los talibanes que había armado desde los 80 para expulsar a los soviéticos de Afganistán vimos por primera vez de forma generalizada los burkas en nuestras televisiones como símbolo de aquellos terroristas que habían osado atacar al Imperio.

    Cuando los talibanes tomaron Kabul impusieron a las mujeres de cualquier etnia afgana el uso del burka. Hasta ese momento solo lo usaban, salvo excepciones, las pastunes. El uso del burka llevaba aparejada la exclusión social de las mujeres afganas. Los talibanes les prohibieron trabajar, ir a la escuela o universidad, tener sanidad, acudir a hospitales, leer, salir a la calle sin ir acompañadas de un hombre de su familia… Las clínicas donde daban a luz tenían prohibido tener insumos médicos para atender a las parturientas. Sin anestesia se realizaban la mayoría de las cesáreas. Las cirujanas a las que dejaban operarlas debían operar con burka. El uso del burka, del niqab o del chador implica una dependencia total de la mujer hacia el hombre. El maltrato físico y psíquico es constante. Una disputa se arregla con una paliza. Bajo un burka sobrevive la propiedad de un hombre. Ninguna mujer libre elige vivir así.

    Cuando los talibanes tomaron en el 96 el poder en Afganistán, las mujeres (que habían logrado su mayor cota de emancipación bajo el mando soviético) representaban el 60% del profesorado universitario. Las mujeres eran el 40% del alumnado. Centenares de miles de mujeres eran funcionarias, médicas, ingenieras, arquitectas, abogadas, juezas, fiscales… A todas ellas, que obviamente no eran pastunes, les llegó la obligación legal de dejar de trabajar y de vivir bajo un burka, y lo que ello significa (hasta ese momento vestían, sobre todo en la capital, como cualquier europea). Solo en Kabul 7800 maestras fueron encerradas bajo un burka y obligadas a dejar de enseñar, y de aprender, y 63 escuelas fueron cerradas.

    El burka pesa unos 7 kilos, impide la visión lateral, está diseñado para impedir correr con él puesto, la visibilidad no va más allá de a 1 metro de distancia. Produce raquitismo e hipovitaminosis de la vitamina D en las mujeres que habitualmente lo llevan. Osteoporosis. Y convulsiones en los recién nacidos de mujeres con uso habitual de burka por falta de transmisión de la vitamina D. Los talibanes siguen controlando hoy día parte de Afganistán y Pakistán, concretamente los territorios donde la etnia pastún es predominante. En esos territorios siguen blandiendo el burka como arma y amedrentando con rifles, veneno y ácido a las niñas que se atreven a ir a las escuelas.

    Malala, niña pastún pakistaní que en 2014 recibió el Nobel de la Paz, fue tiroteada por los talibanes por ser referente en defensa de la educación de las mujeres. Por no querer usar el burka. Por querer ir a la escuela. Malala le dijo al mundo: “No me importa si en la escuela debo sentarme en el suelo. Lo único que quiero es educación. Y no le tengo miedo a nadie”. Defender el burka y el burkini es defender el símbolo patriarcal más doloroso de nuestros tiempos.

    En los años 30 el burka también se usaba en Turquía. Mustapha Kamal Atatürk, fundador de la república turca y su primer presidente, decidió eliminar el burka de Turquía por lo denigrante que era para las mujeres, y por cuestiones de seguridad. Sabía que una prohibición legal del uso del burka no acabaría con la mentalidad machista y patriarcal que lo imponía. Así que lo que hizo fue decretar lo siguiente (en vigor hoy día): “Con efecto inmediato, todas las mujeres turcas tienen el derecho de vestirse como quieran. Sin embargo todas las prostitutas deben usar el burka”. No hace falta que os explique que paulatinamente el burka dejó de usarse en Turquía…
    Por desgracia bajo el régimen de Erdogan los burkas vuelven a verse en las calles turcas.

    Sirva esta anécdota para mostrar mi sorpresa ante quienes desde posiciones feministas defienden el uso del burka, el niqab o el chador, olvidando tantas luchas por la Igualdad que los destierran de la faz de la tierra. El falso debate sobre la defensa de lo cultural le proporciona una dulce victoria al patriarcado. Una vez más la desigualdad gana. Defender que la mujer que se enfunda en un burkini lo hace por libertad y libre albedrío es olvidar el machismo bajo el que vive, bajo el que ha crecido. Es defender que una mujer sometida a un entorno familiar y social hipermachista y misógino es libre para decidir ser feminista, o simplemente ser mujer libre, y no morir en el intento. Hubo un tiempo en que la violencia machista era tolerada por casi todas y todos. “Ellas son libres para vivir o no vivir con sus maltratadores” se solía decir. Con el tiempo nos dimos cuenta como sociedad que de la violencia machista no se sale si no nos ofrecen recursos para vivir independientemente y nos devuelven las oportunidades y la autoestima entre otras cosas con políticas de Igualdad. ¿A que nadie considera que la mujer que muere a manos de su maltratador fue libre en su convivencia con él? ¿Es libre una mujer que recibe una paliza tras otra de un mismo agresor que es su pareja? Todas sabemos hoy día que no.

    Leo a compañeras que defienden el uso del burkini porque las mujeres que lo llevan pueden vestirse como les dé la gana para ir a la playa o a la piscina. Que es tan libre la que practica nudismo como la que en la calle lleva chador y en la playa chadorkini. Pero eso es mentira. Cuando yo decido ir en bañador a la playa en vez de en bikini, para que no se me vean tanto los michelines, lo decido sola ante el espejo o sobre la báscula, y por pura coquetería y vanidad. Cuando una mujer se pone burkini, burka, niqab o chador tiene a todo un sistema patriarcal detrás que le dice que no tiene otra opción si no quiere ser expulsada de su familia y de entorno social.

    Bienvenido sea el hiyab y el sentimiento religioso de las mujeres musulmanas. Bienvenida sea su libertad para usarlo o no, y combinar el velo con la vestimenta que consideren. Luchar por el hiyab en nuestros países sí es luchar por la multiculturalidad, por el libre albedrío de la mujer musulmana, y nada tiene que ver con el patriarcado. Defender el uso social del burkini es… una derrota de la que va a ser difícil recuperarse. Sin embargo, la solución no es multar a la mujer que lleva burkini a las playas de Cannes. Ni estigmatizarla. Ni aislarla. Ni hacerla culpable de nada. La solución pasa por empoderarlas. Sin embargo, no me queda claro qué actuaciones institucionales y legislativas deben llevarse a cabo para ganarle esta batalla al patriarcado. ¿A vosotras sí os queda claro?
    ______________

    Aina Díaz es abogada.

    http://www.infolibre.es/…/burkas_burkinis_dulce_triunfo_del…

    25 agosto 2016 | 22:38

  44. Dice ser María Pía

    Francamente no entiendo el tono beligerante de algunos comentarios.
    Quizás un conocimiento previo del origen y del por qué se creó el Burkini echaría por tierra a más de uno, ya que por el contrario a la supuesta creencia popular, esta prenda ha resultado para su sociedad y su cultura, un signo de libertad.
    Recuerdo que un amigo que viaja constantemente a Japón me dijo una vez: para entender su sociedad no puedes “traducirla” desde la mirada occidental, tienes que abrirte a un concepto diferente.
    En otra ocasión una activista LGBTI africana me comentaba que para poder ayudar al colectivo allí, los de “aquí” debíamos ser cuidadosos porque son códigos de sociedad diferentes y con toda nuestra buena intención podríamos generar un problema antes que una solución. Nuestras recetas no son aplicables tal cual en otro contexto.
    Esto me ha llevado a pensar que si desde nuestra forma de verlo (independientemente de estar de acuerdo en el concepto general que es una aprenda que en nuestra sociedad se ve como opresora de la mujer) estamos haciéndoles bien o mal a ellas.
    Creo que “matar al mensajero” es un camino fácil, lo jodidamente difícil es intentar ser objetivos y verlo todo realmente en su contexto.
    Estando en toples en una playa española de una ciudad bastante conservadora, para más datos con mi pareja que era otra mujer, varios bañistas hombres y mujeres nos acosaron hasta ser rodeada mi toalla por 2 señoras mayores y 1 hombre para que me tapara y me comporta (?) o me tenía que ir, a lo cual respondí: “mi actividad no es ilegal, lo suyo si… Llamamos a al policía?” Yo tuve suerte, estar sin la parte de arriba del bikini no es ilegal… Para ellas estar tapadas si lo es… Eso es justo?

    25 agosto 2016 | 22:44

  45. Dice ser Jeremy23

    En primer lugar me gustaría decir que yo soy gay y que la autora de este texto solo se representa a si misma , no al colectivo de gays y lesbianas.
    Hace unos años el ayuntamiento de Barcelona prohibió a los hombres ir sin camiseta por la calle por algo mucho menos importante y tan relativo como las buenas maneras. Aquello también atentaba y atenta contra la libertad individual. No hubo protestas, no hubo niños llorando, no hubo fotos preparadas de policías multando . En Alemania no se puede vestir con simbología nazi por la calle. ¿no estamos coartando su libertad individual? ¿Por qué me prohíben ir con pasamontañas por la calle igual que otras van con burka ?
    Obviamente no todo vale , y el sentido común es lo que hace que gays, lesbianas y musulmanes no estemos en el mismo saco puesto que ni somos ni defendemos lo mismo. Ahora se quiere legislar sobre una prenda que admitámoslo de una vez supone una apología de una ideología intolerante y extremista que ahorca homosexuales , y eso en un país como Francia muy castigado por sus atentados, una provocación. Por su puesto que se puede prohibir el burkini precisamente para defender las libertades y no que se usen esas libertades para atacarnos, no nos quiera confundir. La autora del texto incomprensiblemente ha elegido el bando del islam y se ha posicionado contra los gays y lesbianas que dice defender mezclando churras con merinas. Me siento profundamente decepcionado.

    25 agosto 2016 | 23:15

  46. Dice ser Ricardo

    El burkini se ha prohibido en Francia por dos razones: la primera, por seguridad dados los acontecimientos recientes; la segunda, porque el país galo ha luchado (Y MUCHO) por conseguir la laicidad y desde 2010 no se permite llevar en espacios públicos vestimentas religiosas de cuerpo entero, y el burkini lo es.

    La religión pertenece al ámbito personal y es ahí donde debe estar. Lamento que no sea capaz de entender esto… o quizá lo entiende dependiendo del caso. Porque lo cierto es que resulta curioso que usted (y los que son como usted), amparados en la defensa de la libertad de expresión, no escatiman en ataques hacia la religión cristiana y, sin embargo, muestran una actitud mucho más tolerante hacia una religión con un estancamiento retrógrado mucho peor como es el islam.

    Desconozco en cuántos países islámicos ha vivido -si es que ha vivido en alguno o su simpatía por ellos viene simplemente de oídas o es puro postureo-, pero yo trabajé durante años en Arabia Saudí y lo que vi ahí me marcó de por vida. Ver lo que el ‘terror religioso’ y el fanatismo puede hacer en una población es algo que jamás olvidaré y en lo que pienso cada vez que miro a mi hija o a mi mujer y pienso en la clase de existencia miserable que podrían haber tenido de nacer en un país así.

    Y ahora resulta que después de luchar para librarnos de las imposiciones religiosas en Europa, hay personas como usted que apoyan el retroceso al medievo, mal llamándolo “libertad de expresión” y para colmo, tildando de fascista a quienes se muestran en contra.

    ¿Le parece mal que un gobierno dicte cómo vestir y, sin embargo, cree que es más correcto que lo haga una religión? Pues se lo digo sin acritud pero creo que es para hacérselo mirar. Lamentablemente, con artículos como éste echa por tierra todo el trabajo de su colectivo y lo convierte en una pantomima, en un sinsentido capaz de defender lo indefendible con tal de poner la nota discordante y más pendiente de descalificar a los que se muestran en contra que en refutar con argumentos razonables. Quizá, en vez de poner etiquetas y hacer retweet 20 veces del único usuario que le ha dado la razón debería informarse de forma objetiva y pensar que a lo mejor el problema no está en el 99% que pensamos así, sino en usted.

    26 agosto 2016 | 00:05

  47. Dice ser jose

    Esto no es derecho humano no tiene nada de malo que se vista asi mientras qie no haga daño a nadie ni que se metan con los demas . De hecho mi mujer es musulmana y a ella le gusta cubirirse nadie le obliga al reves ella es la que quiere

    26 agosto 2016 | 02:21

  48. Dice ser Cale

    No creo que se pueda comparar la lgtbfobia con la islamofobia actualmente. Yo no elijo ser homosexual, sin embargo puedo elegir qué religión y cómo la sigo. A mí que no me metan en el mismo saco que al islam. Y por supuesto burkas y burkinis en sus países, es una amenaza para la seguridad.

    26 agosto 2016 | 06:58

  49. Dice ser Laura

    En el artículo no se defiende la imposición del uso del Burkini, sino más bien la libertad de poder usarlo si así se desea. Lo que no es cuestionable es que prohibiendo su uso, que es lo que muchos sugerís, se resta libertad: no se libera a nadie de nada estableciendo nuevas prohibiciones. Y cuando se restan libertades hay que justificarlo muy bien: la prohibición (o imposición) de algo tiene que estar en consonancia con el problema que se pretende resolver. ¿Qué problema resuelve la prohibición del Burkini? ¿Qué sentido tiene su prohibición?

    Tampoco es cuestionable que si queremos un mundo más justo no podemos conformarnos con los logros de un determinado colectivo. Por esto es tan importante una lucha conjunta de todos los colectivos vulnerables.

    26 agosto 2016 | 08:10

  50. Dice ser elkefaltaba

    excelente comentario 46 ricardo, totalmente de acuerdo contigo.

    26 agosto 2016 | 10:06

Los comentarios están cerrados.