BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

¿Encerramos a nuestros niños en armarios?

Por Nayra Marrero (@nayramar)

'Infancia' / Foto: Ignacio Palomo Duarte

‘Infancia’ / Foto: Ignacio Palomo Duarte

-Mamá, estoy harta. No sé si es por machismo o por esas cosas, pero no me gusta que me pregunten todo el rato que si tengo novio ¡Tengo 10 años! No tengo novio, nadie de mi clase tiene ¿para qué quiero un novio con 10 años? Pero es que me enfada mucho, mamá, porque ¿por qué me preguntan si tengo novio? ¡Si yo aún ni siquiera sé si tendré novios o novias!

Me cae bien mi prima. Es una niña extremadamente inteligente, escucha, razona, y expone sus ideas con lógica. Me gusta cómo se enfrenta a sus dudas, cómo las plantea. El otro día quería saber si mi tía Sylvia, que es lesbiana porque le gustaban las mujeres, antes de tener novias había tenido novios:

– ¿Eso se puede?

-Cariño, en el amor, cabe todo lo que tú sientas. Si no encaja en la palabra, es la palabra la que está mal, no tus sentimientos.

Mi prima tiene la oportunidad de compartir su vida con personas que responden con amor y con respeto a sus preguntas, que no le imponen límites sino le ofrecen posibilidades. Le abren las puertas a ser quien sea, querer a quien desee y disfrutar de la vida.

Hace unos años le preguntaba a mi tía si no quería ser normal. No hablaba de Sylvia, sino de Nuria, heterosexual y ennoviada desde tiempo atrás, pero no casada.

-Si tú y Manolo se quieren ¿por qué no se casan, como los demás? Mamá y papá se casaron, Sylvia y Joana también, las personas que quieren se casan ¿no?

-No, cariño, se casan las personas que se quieren casar. No hay más amor porque te cases, ni menos porque no lo hagas.

Lo normal es tan adaptable, tan moldeable, como el entorno en el que te desarrollas. Mi prima habla de amor, habla de parejas, con naturalidad. Abordar con ella el tema de las orientaciones sexuales, el matrimonio o la identidad es simplemente acompañarla en las preguntas que a ella se le plantean, sin imposiciones ¿o es que acaso los niños y niñas no hablan de familias? ¿No juegan a las casitas? ¿No sueñan con cómo serán sus familias? En ese esquema, podemos construirles unos muros que no notarán si en su desarrollo encajan a la perfección con el espacio que les hemos dejado, o vivirán con tristeza los límites. Entonces esos muros se convertirán en armarios de los que tendrán que salir, haciendo un sobre esfuerzo por culpa de nuestras imposiciones. Los armarios, por tanto, no vienen con la diversidad sexual y/o de género, los construye la sociedad para encerrarla.

8 comentarios

  1. Dice ser VictoriaDD

    Mi hija cuando tenía cuatro años volvió un día del colegio y dijo que tenía una novia nueva. Enseguida saltó alguien a decir “pero cómo va a ser noviA??? Será noviO!!!”. Mi hija contestó, “No, es una chica, es mi nueva novia y es muy simpática”. La abracé y le dije “Si te hace reír tú ten lo que te dé la gana, cariño”.

    Se refería a que tenía una amiga cercana, pero por qué va nadie a decirle nada si ella era feliz de conocer a alguien con quien se sentía a gusto y podía compartir su pequeño mundo?

    Pasado el tiempo le gustan los chicos, por qué no. Su decisión va a misa, mi obligación es apoyarla sea cual sea si le hace feliz.

    12 abril 2016 | 10:38

  2. Dice ser asd

    Buen articulo..sencillo, directo y para todos los públicos. Sin pretensiones o rencores como suele haber a veces en estos temas…
    Me encanto el principio

    12 abril 2016 | 11:11

  3. Dice ser Nina

    Hace pocos días mis nietos, (5 y 10 años) conocieron a unos niños que no tenían papá, tenían dos mamás. Al pequeño le chocó un poco, pero la mayor lo contó con toda la naturalidad del mundo, incluso le dio explicaciones a su hermano, diciendo que era tan normal como que ellos tuvieran papá y mamá. Me encantó… Deben entender que las familias son muy variadas.

    12 abril 2016 | 11:43

  4. Dice ser Vanessa

    Lo siento, pero el ejemplo no resulta creíble.

    Es muy difícil escribir bien y la autora de la frase, que no tiene diez años ni es la prima de Nayra, no es lo suficientemente buena como para poner en labios de una niña una frase que resulte natural.

    Los niños, simplemente, no hablan así ni les preocupan esos temas, a no ser que sean otros los que se los meten con calzador.

    12 abril 2016 | 11:52

  5. Dice ser Laura

    Un detalle: hay armarios que no se ven, que se camuflan demasiado bien. Ojo con ellos!

    Me estoy refiriendo al género. No es esencia. Es tb una construcción social que, además, oprime a una parte de la sociedad. Puestos a derribar muros, ¿por qué mantenemos estos?

    Me encanta el detalle del camión, tb la sencillez con la que está escrito el artículo. Un poco menos que hagas referencia “niños y niñas” 🙂

    En relación con el comentario de Vanessa: lo que cuentan los niños depende de su entorno. Al menos, es mi impresión.

    12 abril 2016 | 12:44

  6. Dice ser Kikilla

    Una cosa es enseñar tolerancia a los niños y que vean natural todo lo que es natural y otra meterles ideas en su cabeza para que vean natural lo que no lo es.
    Es natural que 2 personas se amen y tengan o adopten un niño o niña. No es natural que tengan novio ni novia con 4, 5 o 10 años y menos que venga casi alentado por el padre o la madre. Los niños tienen amigos y amigas. No es natural que estemos preguntándole la tontería del novio o la novia cuando ellos están en la edad de jugar y no saben aún ni lo que eso significa. No demos por hecho que les estamos haciendo tolerantes a lo mejor les estamos haciendo un lío. No se es más tolerante por querer adelantarles en edad lo que no les toca. Dejemos que ellos elijan lo que quieren ser y hacer a su debido tiempo. Cada uno tiene su ritmo y no tienen por qué ser precoces porque nosotros queramos ir de guays… Pobres niños..que la infancia es demasiado corta…no les quitemos encima más tiempo…

    12 abril 2016 | 13:39

  7. Dice ser Ismael

    Creo que te sorprenderías de las reflexiones que son capaces de hacer a estas edades es simplemente que no se les da los recursos para hacerlo. Realmente alucinarías con las reflexiones que son capaces de hacer en un 4º curso de primaria en un tertulia literaria en la que se este leyendo una buena adaptación de Frankenstein o las ideas sobre el amor romántico que puede surgir con Romeo y Julieta. En definitiva, para mí es creíble les he visto sacar reflexiones mucho más profundas que esas a edades más tempranas.

    También creo que no es una cuestión de adelantarles, no se adelanta nada son cosas que surgen en la vida, y ellos se preguntan cuando ven algo y preguntan, todos estos temas se han de tratar con normalidad y tratarlos porque si no surge un problema, que nunca se tratan.

    12 abril 2016 | 15:30

  8. Dice ser Tobor

    Mi hija tiene sólo 6 años y razona igual. Algunos comentaristas de aquí (aunque parece un único troll) alucinarían con la capacidad de razonar que tiene con todo tipo de temas. Eso sucede cuando tratas a tus hijos pequeños como a personas inteligentes, no como a idiotas, si conversas con ellos de todo lo que se les ocurra a ellos, si no existen temas tabús en la familia. Eso es lo propio y natural en las crías de nuestra especie.

    12 abril 2016 | 16:58

Los comentarios están cerrados.